Diario Vasco
img
Categoría: Ciencia ficción
‘Logan’, una despedida solemne a un gran personaje

LOGAN

Título original: Logan

Año: 2017

Duración: 135 minutos

País: Estados Unidos

Director: James Mangold

Guion: Scott Frank, James Mangold y Michael Green (basado en la historia de James Mangold)

Música: Marco Beltrami

Fotografía: John Mathieson

Reparto: Hugh Jackman, Patrick Stewart, Dafne Keen, Boyd Holbrook, Stephen Merchant,Elizabeth Rodriguez, Richard E. Grant, Doris Morgado, Han Soto, Julia Holt, Elise Neal y Al Coronel.

Productora: 20th Century Fox

Género: Fantástico / Acción / Ciencia ficción

Sin sus poderes, por primera vez, Lobezno es verdaderamente vulnerable. Después de una vida de dolor y angustia, sin rumbo y perdido en el mundo donde los X-Men son leyenda, su mentor Charles Xavier lo convence de asumir una última misión: proteger a una joven que será la única esperanza para la raza mutante… (FilmAffinity)

Cuando se comentó que ‘Logan’ iba a ser la última película de Hugh Jackman como Lobezno, por una parte me sentí aliviado y por otra sorprendido. Aliviado porque ya era hora de darle descanso al actor y al personaje. Pero sorprendido porque me parece muy poco creíble que un estudio vaya a abandonar un personaje con tantas opciones de esta forma.

‘Logan’ está planteado como un epitafio del personaje. Una manera de despedir a Lobezno por lo grande. Continuas referencias a los cómics y a las otras películas. Una cinta cómplice con los fans de la saga. Y, lo más importante, hecho para engrandecer el legado de un personaje que durante 17 años ha interpretado con maestría Hugh Jackman.

La cinta va moviéndose lenta pero con buena letra. Tal vez sea su ritmo, excesivamente pausado, su gran lastre. A pesar de ello, el buen hacer de Jackman y de Patrick Stewart, con una complicidad enorme, hace que no decaiga. El viejo profesor X encuentra aquí también su manera de despedirse del gran público de un personaje que le ha dado tantas alegrías. Podría arriesgarme mucho diciendo esto, pero considero que Stewart firma aquí su mejor trabajo en toda la saga. Y de Jackman podría decir tres cuartas partes de lo mismo.

Es en los momentos que Jackman y Stewart comparten donde realmente se humaniza un personaje que ha pecado de ser demasiado rudo y violento en pasadas películas. Aunque si empezamos a hablar de grados de violencia, es posible que este ‘Logan’ sea la cinta más extrema, gráfica y violenta de toda la saga de ‘X-Men’, incluyendo también a Deadpool. Al principio está bien, pero el abuso de la violencia extrema finalmente termina por cansar y lastrar el ritmo de la película.

Por parte de los villanos brilla Boyd Holbrook en un papel realmente interesante que consigue sobresalir más al principio que al final. Se trata de un personaje que pone realmente en aprietos al protagonista, tal y como debe ser un villano. En cuanto a Dafne Keen, protagonista femenina de la película, hace un trabajo realmente bueno, sin apenas palabras, las miradas hablan, y las suyas traspasan la pantalla.

Finalmente, a destacar el arco final de la cinta, especialmente la última escena. Gracias James Mangold por regalar a los espectadores fieles a la saga una escena tan emotiva y bien rodada. Como uno de esos incondicionales de los ‘X-Men’, una lagrimilla me ha saltado.

Lo mejor: el trabajo de Hugh Jackman y Patrick Stewart y la escena final.

Lo peor: está bien introducir la violencia extrema en las películas, pero en su justa medida.

Ver Post >
‘Lobezno inmortal’, simplifica la historia y saldrás ganando

LOBEZNO INMORTAL

Título original: The Wolverine

Año: 2013

Duración: 126 minutos

País: Estados Unidos

Director: James Mangold

Guion: Scott Frank y Mark Bomback

Música: Marco Beltrami

Fotografía: Ross Emery

Reparto: Hugh Jackman, Tao Okamoto, Rila Fukushima, Hiroyuki Sanada, Svetlana Khodchenkova, Will Yun Lee, Famke Janssen, Hal Yamanouchi, Brian Tee, Ken Yamamura, Shinji Ikefuji, Conrad Coleby, Taris Tyler, Kimi, Louis Toshio Okada,Hiroshi Kasuga, Ian McKellen y Patrick Stewart

Productora: 20th Century Fox

Género: Fantástico / Ciencia Ficción / Acción

Un Logan amnésico investiga su pasado en el mundo del crimen organizado japonés. Vulnerable por primera vez y desafiando sus límites físicos y emocionales, no sólo se enfrentará al letal acero samurái, sino que además mantendrá una lucha interna contra su inmortalidad, que lo hará más fuerte. (FilmAffinity)

‘Lobezno inmortal’ tenía ante sí un reto mayúsculo, el de hacer que una saga planeada a 3 películas pudiera seguir tal y como estaba previsto cuando la primera entrega fracasó. El trabajo de James Mangold y Hugh Jackman consigue sacar a flote lo que parecía una historia destinada a caer como un castillo de naipes.

En esta segunda parte, Lobezno centra su historia en Japón. Es una más de las películas de Marvel que se van a países orientales, aprovechando el tirón de esos mercados en la taquilla. La historia es cierto que gana en entereza respecto a ‘X-Men Orígenes: Lobezno’. Tenemos un relato mucho más centrado, más coherente y más sencillo. Menos personajes, menos escenas de relleno y menos tonterías puestas ahí para rellenar metraje. Menos efectos especiales y más trabajo actoral. A pesar de ello, la cinta deja el amargo regusto de saberse ante una obra mediocre.

‘Lobezno inmortal’ es una película necesaria para entender el seguimiento de una serie de películas únicamente destinadas a arrasar en la taquilla. Su final es imprescindible para dar paso a la brillante X-Men: Días del futuro pasado. Y, de nuevo, aquí fracasa el planteamiento de  20th Century Fox, ya que plantea ‘Lobezno inmortal’ como una película de transición, como un paso para dar otro, como un escalón a subir para llegar a otra planta.

Muy interesante por escenas concretas (las que comparte con Famke Janssen, la del bar al inicio, la del tren bala o la escena final en el aeropuerto), la película en su conjunto no deja de ser divertida y poco más. Diré lo mismo que dije con su predecesora, el personaje de Lobezno gana con compañía bien elegida. En la primera parte tuvimos una compañía fatalmente elegida, mientras que aquí optan por dejarle absolutamente solo, algo que tampoco mejora el resultado.

Ni la parte más emotiva y tierna de un tipo duro consigue sensibilizar a un personaje que debe ser rudo, porque esa es la faceta que más gusta al espectador de él. Desnaturalizar a un personaje para conseguir sacar un aspecto que ni el espectador ha pedido ni quiere ver. Veremos qué tal con ‘Logan’.

Lo mejor: soluciona algunos pequeños errores de ‘X-Men Orígenes: Lobezno’.

Lo peor: sigue cayendo en los mismos errores de su predecesora.

Ver Post >
‘X-Men Orígenes: Lobezno’, precipitado spin-off

X-MEN ORÍGENES: LOBEZNO

Título original: X-Men Origins: Wolverine

Año: 2009

Duración: 107 minutos

País: Estados Unidos

Director: Gavin Hood

Guion: David Benioff y Skip Woods

Música: Harry Gregson-Williams

Fotografía: Donald McAlpine

Reparto: Hugh Jackman, Liev Schreiber, Danny Huston, Christian Clark, Lynn Collins, Daniel Henney, Kevin Durand, Will I Am, Ryan Reynolds, Dominic Monaghan, Max Cullen,Taylor Kitsch, Michael-James Olsen, Tim Pocock, Julia Blake, Troye Sivan, Peter O’Brien, Aaron Jeffery, Alice Parkinson, Chris Sadrinna, Matthew Dale, James D. Dever, David Ritchie, Asher Keddie, Stephen Leeder, Tahyna Tozzi, Scott Adkins y Patrick Stewart

Productora: 20th Century Fox

Género: Fantástico / Acción / Ciencia ficción / Thriller

Precuela de la película X-Men. Situada 17 años antes, narra los inicios del arma X y la forma en la que Lobezno se convirtió en mutante. Logan, convertido en un mutante que se hace llamar Lobezno, y que es capaz de sacar unas afiladas garras y de una fuerza y agilidad sobrehumana, ultima su venganza contra Victor Creed, culpable de la muerte de su novia. Mientras tanto, otros mutantes se acogen al programa X para unir sus fuerzas. (FilmAffinity)

El universo de los mutantes de ‘X-Men’ es el más prolífico entre los universos cinematográficos de superhéroes. Entre las películas iniciales, las de Primera generación, las futuras de ‘Patrulla X’, la saga de Deadpool, la posible de de ‘Gambito’ y las de ‘Lobezno’. En total 10 películas que en próximos años pueden ampliarse en muchos más.

El problema de plantear ‘X-Men Orígenes: Lobezno’ en 2009 es el de partir de un personaje que destaca en las películas corales para darle una cinta donde es el único protagonista. Lobezno es un personaje muy potente, sí, sobre todo por la interpretación de Hugh Jackman (El truco final), pero brilla más cuando se rodea de un buen equipo. Con ‘X-Men’ partía con la ventaja de rodearse de grandes personajes reconocibles por el gran público, sin necesidad de ser expertos en los cómics. En ‘X-Men Orígenes: Lobezno’, en cambio, han querido arroparlo con personajes potentes e icónicos de la saga, pero llevados de la peor manera.

La gran virtud de la cinta es la de destacar, de nuevo, el gran labor de Hugh Jackman, mimetizado absolutamente con el hombre de las garras de adamantium. Además del australiano, hay que destacar a un Ryan Reynolds (Deadpool), que cuenta con pocos minutos brillantes, pero suficientes para haberle garantizado 7 años después la realización de una película en solitario, mucho más brillante que esta de de ‘Lobezno’.

La película tiene el gran error de abarcar demasiado espacio de tiempo. Pasamos de Logan de niño, a finales del siglo XIX, hasta el Logan previo a perder la memoria, hecho que ocupa gran parte de la trama de las cintas originales de ‘X-Men’. El problema no es querer contar muchas cosas, sino hacerlo sin gracia y sin sentido. La película no fluye entre sus diferentes episodios, todos parecen capítulos inconexos, incluidos con el único propósito de mostrar al mayor número de personajes posibles antes que contar la historia de Lobezno.

La franquicia de ‘X-Men’ ya sufrió un duro golpe con ‘X-Men: La decisión final’, pero esta de ‘Lobezno’ le terminó de dar la puntilla. El varapalo fue tan gordo que se canceló el spin-off planeado sobre el personaje de Magneto, para pasarlo a ser la columna vertebral de X-Men: Primera generación, película que revitalizó la saga y dotó de cierta cordura a una historia que empezaba a irse de madre.

En ‘X-Men Orígenes: Lobezno’ perdemos todo el componente de la épica de las originales de ‘X-Men’. La historia de los marginados aquí se da, pero pasa en segundo plano. No encontramos una narración donde podamos situarnos en el tiempo que se nos cuenta, ni encontramos a un reparto con grandes nombres donde se pueda destacar el gran trabajo de sus actores. Una cinta desaprovechada que podría haber sido muy buena, pero que terminó por ser una pequeña decepción más.

Lo mejor: Nos descubre al personaje de Deadpool, aunque sea de forma cochambrosa.

Lo peor: No había necesidad alguna de hacer esta película.

Ver Post >
‘La llegada’, ciencia ficción del más alto nivel

LA LLEGADA

Título original: Arrival

Año: 2016

Duración: 116 minutos

País: Estados Unidos

Director: Denis Villeneuve

Guion: Eric Heisserer (basado en el relato de Ted Chiang)

Música: Jóhann Jóhansson

Fotografía: Bradford Young

Reparto: Amy Adams, Jeremy Renner, Forest Whitaker, Michael Stuhlbarg, Mark O’Brien, Tzi Ma, Nathaly Thibault, Pat Kiely, Joe Cobden, Julian Casey, Larry Day, Russell Yuen,Abigail Pniowsky, Philippe Hartmann y Andrew Shaver

Productora: Paramount / 21 Laps Entertainment

Género: Ciencia ficción / Drama

Cuando naves extraterrestres comienzan a llegar a la Tierra, los altos mandos militares piden ayuda a una experta lingüista para intentar averiguar si los alienígenas vienen en son de paz o suponen una amenaza. Poco a poco la mujer intentará aprender a comunicarse con los extraños invasores, poseedores de un lenguaje propio, para dar con la verdadera y misteriosa razón de la visita extraterrestre. (FilmAffinity)

Denis Villeneuve lleva una carrera imparable, demostrando ser uno de los grandes directores de hoy día con películas como ‘La llegada’, su último gran triunfo. Filme filosófico con la dosis justa de ciencia ficción y la fuerza narrativa que sólo un director como Villeneuve puede darle.

Estamos ante un gran ejemplo de lo que es la ciencia ficción como género. Hay quien entiende este tipo de películas como una forma de enseñar alienígenas, monstruos, planetas, naves espaciales, etc. pero nada más lejos, es una vía para contar inquietudes y necesidades humanas que no encajan dentro de los parámetros habituales del resto de géneros.

En ‘La llegada’ se plantea la paradoja de qué ocurriría si el ser humano pudiera controlar el tiempo. El tiempo como una dimensión más es imposible de manejar para los humanos, de ahí que plantearnos el dilema de qué haríamos si conociéramos lo que va a pasar en un futuro. ¿Cambiaríamos algo o lo dejaríamos todo igual?

Aprovechándose del lenguaje más puro de la ciencia ficción, Villeneuve crea una atmósfera asfixiante y potente. Visualmente apabullante, ‘La llegada’ es una cinta sobresaliente, que vuelve a dotar de una nueva dimensión a un género que necesitaba volver al tono más clásico para encontrarse con su auténtica esencia.

Estamos ante una película bien construida, bien llevada y bien actuada. Amy Adams (Batman v. Superman: El amanecer de la justicia) hace suyo el papel principal y lo exprime sacándole todo el jugo. Un personaje rico en matices y que es el alma de la cinta. Así mismo, no desentonan Forest Whitaker (Rogue One: Una historia de Star Wars) y Jeremy Renner (Capitán América: Civil War), en papeles secundarios.

Contada de forma no lineal, ‘La llegada’ llama la atención desde su propia narrativa. El espectador se verá inmerso en una historia que no pierde el tiempo en explicaciones vacías y que opta por hacer al espectador el narrador de una historia que se puede entender de muy diversas formas.

Otra de las virtudes, y posiblemente la más grande, está en que narra asuntos muy complejos de una forma muy sencilla. No toma al espectador por idiota para colarle temas de una manera infantil.

Realmente merecidas las nominaciones recibidas por el filme, aunque no opta a más que aquellas en los apartados técnicos. Hollywood no se ha caracterizado por premiar a las cintas de ciencia ficción, por lo que las opciones de la película de Denis Villeneuve se ven mermadas, a pesar de no desmerecer en ningún caso su presencia en la carrera final por los premios gordos.

Lo mejor: narra conceptos muy complejos de una forma fácilmente comprensible y sin necesidad de tomar al espectador por idiota.

Lo peor: el espectador del siglo XXI podría no estar acostumbrado a una película de ciencia ficción que sigue la estela de los grandes del género de los años 70, 80 y 90.

Ver Post >
‘Passengers’, la química entre Lawrence y Pratt traspasa la pantalla

PASSENGERS

Título original: passengers

Año: 2016

Duración: 116 minutos

País: Estados Unidos

Director: Morten Tyldum

Guion: Jon Spaihts

Música: Thomas Newman

Fotografía: Rodrigo Prieto

Reparto: Chris Pratt, Jennifer Lawrence, Michael Sheen, Laurence Fishburne, Andy García y Julee Cerda

Productora: Columbia Pictures / Lstar Capital / Village Roadshow Pictures / Original Film / Company Films / Start Motion Pictures

Género: Ciencia Ficción / Drama / Aventuras / Romántico

Una nave espacial, que viaja a un planeta lejano transportando miles de personas, tiene una avería en una de las cápsulas de hibernación tras el impacto con un gran meteorito. Como resultado, un pasajero se despierta 90 años antes del final del viaje. (FilmAffinity)

Cuando vas a ver una película y la pareja protagonista tiene la química que tienen Jennifer Lawrence (X-Men: Primera generación) y Chris Pratt (Guardianes de la Galaxia) sales del cine con una satisfacción enorme. Ellos dos consiguen hacer un 90% de la película, y es de agradecer, ya que un filme con tan poco personaje, básicamente se limita a ellos dos, debe conseguir que sus protagonistas se entiendan y hagan partícipe de esa química al espectador. Objetivo cumplido.

Poniéndonos en situación, ‘Passengers’ se presenta como uno de los filmes de cabecera de la cartelera de ciencia ficción de esta temporada. Habrá unas cuantas opciones de ver películas del mismo género, puede que mejores o puede que peores, pero ¿hechas con el mimo y la sobriedad de ‘Passenger’? Permíteme que lo dude. El filme de Morten Tyldum cumple bien y nos trae la enésima historia reciente sobre personajes perdidos en el espacio o un lugar similar.

Con una Jennifer Lawrence siempre perfecta, esta chica va camino de superar a Meryl Streep (El cazador), la parte donde ella hace acto de presencia desata todo el conflicto y dota a la película de mucha más dimensión que con Chris Pratt en solitario. Pratt soporta bien sobre sus hombros el papel de protagonista, es atractivo, buen actor y se cree su papel, pero ella, una vez más, consigue hacer pequeño a su interlocutor con un recital de interpretación de quitarse el sombrero.

La historia puede tener sus errores científicos. He leído por ahí críticas que hablan de lo que puede o no pasar cuando un motor de una nave así se detiene o cuando no hay gravedad, etc. Esto es ciencia ficción, o sea, cine. Poniéndonos quisquillosos se le podría sacar punta hasta a los títulos de crédito, pero hay que saber diferenciar entre lo que es la ciencia de verdad y lo que es entretenimiento puro y duro. ‘Passenger’ ofrece grandes dosis de lo segundo, convirtiéndose en una película de dos horas que se pasa volando.

En otras críticas, esta vez de críticos de cine, con los que apenas coincido, hablan de que la película es una apología del hombre acosador. Pongo en antecedentes. El personaje de Chris Pratt es el primero en despertarse, y después de mucho tiempo en soledad decide, por su cuenta y riesgo, despertar a una pasajera, Jennifer Lawrence. Algunos analistas entienden que esta obsesión que Pratt desarrolla hacia Lawrence y su acto de despertarla, condenándola a morir, es acoso y maltrato. Miren señores, no. La película no trata del maltrato ni del acoso ni de nada parecido, Tyldum nos presenta una reflexión sobre la necesidad que los seres humanos tenemos de interactuar entre nosotros. La soledad buscada, nunca es total, y mucho menos lo es si esa soledad es forzada como le pasa a Pratt. ¿Que su acto es deleznable?, por supuesto, pero eso no quita que lo haya hecho con todo el amor del mundo.

Y es aquí, en el amor, donde la película flojea más. Su parte más de ciencia ficción es más interesante, el tira y afloja entre Lawrence y Pratt hace saltar chispas, pero el final edulcorado y de comedia romántica no se sostiene con el tono general. Bien es cierto que si no da ese giro sería como ver un ‘Titanic’ en el espacio, pero tampoco hace falta endulzar tanto un final.

En definitiva, ‘Passengers’ es un entretenimiento intenso y veloz de dos horas con una de las parejas protagonistas más entregadas y conectadas de los últimos años. Solo por ver la conexión y química entre Chris Pratt y Jennifer Lawrence merece la pena ver esta nueva película de ciencia ficción que ha llegado a nuestras pantallas. Ah, y en cuanto a los efectos visuales, son espectaculares, pero en ningún caso se hacen excesivos, están medidos y puestos en funcionamiento como se deben poner, para acompañar al relato y no para ser el relato.

Lo mejor: la química entre Chris Pratt y Jennifer Lawrence, saltan chispas.

Lo peor: flojea cuando más se aleja del cine de ciencia ficción.

Ver Post >
‘Rogue One: Una historia de Star Wars’, la sensación de que algo falta flota en el ambiente

ROGUE ONE: UNA HISTORIA DE STAR WARS

Título original: Rogue One: A Star Wars Story

Año: 2016

Duración: 133 minutos

País: Estados Unidos

Director: Gareth Edwards

Guion: Chris Weitz y Tony Gilroy

Música: Michael Giacchino

Fotografía: Greig Fraser

Reparto: Felicity Jones, Diego Luna, Ben Mendelsohn, Donnie Yen, Jiang Wen, Mads Mikkelsen, Forest Whitaker, Alan Tudyk, Riz Ahmed, Jonathan Aris, Jimmy Smits,Alistair Petrie, Genevieve O’Reilly, Valene Kane y Warwick Davis

Productora: The Walt Disney Company / Lucasfilm

Género: Ciencia ficción / Acción / Bélico

El Imperio Galáctico ha terminado de construir el arma más poderosa de todas, la Estrella de la muerte, pero un grupo de rebeldes decide realizar una misión de muy alto riesgo: robar los planos de dicha estación antes de que entre en operaciones, mientras se enfrentan también al poderoso Lord Sith conocido como Darth Vader, discípulo del despiadado Emperador Palpatine. Film ambientado entre los episodios III y IV de Star Wars. (FilmAffinity)

La narrativa de ‘Star Wars’ tiene la peculiaridad de que pasa de contar los episodios 4, 5 y 6  a contar los 1, 2 y 3, para luego traernos la 7 y ahora sacarse de la manga un episodio intermedio entre el 3 y el 4. Todo muy raro, pero bueno, se puede seguir bien. En este episodio 3,5 nos cuentan cómo se robaron los planos que permitieron poder atacar la Estrella de la Muerte en el Episodio IV.

Ante la perspectiva de que se trata de una historia menor en la saga, ‘Rogue One’ no consigue disipar esa sensación en toda la cinta. Parece que algo falta o falla y eso flota en el ambiente durante las más de dos horas de película. Sigue lastrando la narrativa y convirtiendo a la cinta en lo que se esperaba desde un principio, algo que interesa a los fans y poco más.

La factura técnica es impecable, tal vez hasta más cuidada que la de El despertar de la fuerza. Además de ello, se nutre de un mejor grupo de actores que la cinta dirigida por J.J. Abrams, ya que cuenta entre sus actores con verdaderos pesos pesados como Felicity Jones (Un monstruo viene a verme), Mads Mikkelsen (Casino Royale) o Forest Whitaker. Todos ellos conforman, junto a Diego Luna y compañía el reparto de una cinta que tenía la obligación de destacar aun con todo en contra.

¿Pero es que no destaca por nada? Para nada. ‘Rogue One’ tiene la gran virtud de contener dos momentos muy potentes en su cinta. El primero de los momentos, también el segundo, tiene que ver con el personaje de Darth Vader, que apareciendo menos de 10 minutos en toda la película consigue hacerse con el protagonismo absoluto. Ese primer momento al que hacía referencia tiene que ver con un Vader que se muestra por primera vez, en un entorno donde nos queda claro que es el malo malísimo e impone.

Pero si te pensabas que esa primera aparición de Vader imponía, no es menos el segundo. El final, cuando entra en acción, es lo mejor de toda la película. Unos pocos minutos de un Vader en acción, cruel, sanguinario y masacrando todo lo que encuentra por delante. Es el malo que impactó y cautivó en las entregas originales de la saga.

Es en el personaje antagónico principal donde se encuentra la virtud mayor de la película. Respecto a todo lo demás, hablamos de una película que adolece de falta de ritmo, con un inicio totalmente pausado y aburrido y un final más apoteósico pero donde no consigue despertar nunca el interés de entregas previas.

Creo que todos coincidimos en que la existencia de ‘Rogue One’ podría haberse evitado, pero existiendo tampoco molesta. Es una cinta más, mejor que otras de la saga, pero que sigue siendo un capítulo menor en una saga de dimensiones demasiado grandes para esto. La criatura queda reducida por lo grandioso de este universo que creó George Lucas a finales de los años 70. Aun así, tiene la virtud de servir bien de bisagra, es una pieza que encaja bien en el puzzle.

Lo mejor: Darth Vader, un robaescenas en toda regla.

Lo peor: No consigue deshacerse de la sensación constante de que es un episodio menor.

Ver Post >
Sobre el autor Asier Manrique
Comunicador, periodista y blogger. Amante de la música, el cine, la televisión... Escribo El Fotograma para compartir mi pasión por el cine, cine clásico y actual, de todos los géneros.

Otros Blogs de Autor