Diario Vasco
img
Categoría: Thriller
‘X-Men Orígenes: Lobezno’, precipitado spin-off

X-MEN ORÍGENES: LOBEZNO

Título original: X-Men Origins: Wolverine

Año: 2009

Duración: 107 minutos

País: Estados Unidos

Director: Gavin Hood

Guion: David Benioff y Skip Woods

Música: Harry Gregson-Williams

Fotografía: Donald McAlpine

Reparto: Hugh Jackman, Liev Schreiber, Danny Huston, Christian Clark, Lynn Collins, Daniel Henney, Kevin Durand, Will I Am, Ryan Reynolds, Dominic Monaghan, Max Cullen,Taylor Kitsch, Michael-James Olsen, Tim Pocock, Julia Blake, Troye Sivan, Peter O’Brien, Aaron Jeffery, Alice Parkinson, Chris Sadrinna, Matthew Dale, James D. Dever, David Ritchie, Asher Keddie, Stephen Leeder, Tahyna Tozzi, Scott Adkins y Patrick Stewart

Productora: 20th Century Fox

Género: Fantástico / Acción / Ciencia ficción / Thriller

Precuela de la película X-Men. Situada 17 años antes, narra los inicios del arma X y la forma en la que Lobezno se convirtió en mutante. Logan, convertido en un mutante que se hace llamar Lobezno, y que es capaz de sacar unas afiladas garras y de una fuerza y agilidad sobrehumana, ultima su venganza contra Victor Creed, culpable de la muerte de su novia. Mientras tanto, otros mutantes se acogen al programa X para unir sus fuerzas. (FilmAffinity)

El universo de los mutantes de ‘X-Men’ es el más prolífico entre los universos cinematográficos de superhéroes. Entre las películas iniciales, las de Primera generación, las futuras de ‘Patrulla X’, la saga de Deadpool, la posible de de ‘Gambito’ y las de ‘Lobezno’. En total 10 películas que en próximos años pueden ampliarse en muchos más.

El problema de plantear ‘X-Men Orígenes: Lobezno’ en 2009 es el de partir de un personaje que destaca en las películas corales para darle una cinta donde es el único protagonista. Lobezno es un personaje muy potente, sí, sobre todo por la interpretación de Hugh Jackman (El truco final), pero brilla más cuando se rodea de un buen equipo. Con ‘X-Men’ partía con la ventaja de rodearse de grandes personajes reconocibles por el gran público, sin necesidad de ser expertos en los cómics. En ‘X-Men Orígenes: Lobezno’, en cambio, han querido arroparlo con personajes potentes e icónicos de la saga, pero llevados de la peor manera.

La gran virtud de la cinta es la de destacar, de nuevo, el gran labor de Hugh Jackman, mimetizado absolutamente con el hombre de las garras de adamantium. Además del australiano, hay que destacar a un Ryan Reynolds (Deadpool), que cuenta con pocos minutos brillantes, pero suficientes para haberle garantizado 7 años después la realización de una película en solitario, mucho más brillante que esta de de ‘Lobezno’.

La película tiene el gran error de abarcar demasiado espacio de tiempo. Pasamos de Logan de niño, a finales del siglo XIX, hasta el Logan previo a perder la memoria, hecho que ocupa gran parte de la trama de las cintas originales de ‘X-Men’. El problema no es querer contar muchas cosas, sino hacerlo sin gracia y sin sentido. La película no fluye entre sus diferentes episodios, todos parecen capítulos inconexos, incluidos con el único propósito de mostrar al mayor número de personajes posibles antes que contar la historia de Lobezno.

La franquicia de ‘X-Men’ ya sufrió un duro golpe con ‘X-Men: La decisión final’, pero esta de ‘Lobezno’ le terminó de dar la puntilla. El varapalo fue tan gordo que se canceló el spin-off planeado sobre el personaje de Magneto, para pasarlo a ser la columna vertebral de X-Men: Primera generación, película que revitalizó la saga y dotó de cierta cordura a una historia que empezaba a irse de madre.

En ‘X-Men Orígenes: Lobezno’ perdemos todo el componente de la épica de las originales de ‘X-Men’. La historia de los marginados aquí se da, pero pasa en segundo plano. No encontramos una narración donde podamos situarnos en el tiempo que se nos cuenta, ni encontramos a un reparto con grandes nombres donde se pueda destacar el gran trabajo de sus actores. Una cinta desaprovechada que podría haber sido muy buena, pero que terminó por ser una pequeña decepción más.

Lo mejor: Nos descubre al personaje de Deadpool, aunque sea de forma cochambrosa.

Lo peor: No había necesidad alguna de hacer esta película.

Ver Post >
‘Comanchería’, un western del siglo XXI

COMANCHERÍA

Título original: Hell or High Water

Año: 2016

Duración: 102 minutos

Director: David Mackenzie

Guion: Taylor Sheridan

Música: Nick Cave, Warren Ellis

Fotografía: Giles Nuttgens

Reparto: Jeff Bridges, Chris Pine, Ben Foster, Gil Birmingham, Katy Mixon, Dale Dickey,Kevin Rankin, Melanie Papalia, Lora Martinez-Cunningham, Amber Midthunder,Dylan Kenin, Alma Sisneros, Martin Palmer, Danny Winn, Crystal Gonzales, Terry Dale Parks, Debrianna Mansini y John-Paul Howard

 

Productora: CBS Films

Género: Thriller / Western / Drama

Un padre divorciado y su hermano, un ex presidiario recién salido de la cárcel, se dirigen al Oeste de Texas con el objetivo realizar una serie de robos en una serie de sucursales bancarias, con el fin de poder conseguir el dinero suficiente como para poder salvar la granja familiar. (FilmAffinity)

‘Comanchería’ ha sido la gran sorpresa entre las nominadas al Óscar a mejor película. El cine independiente siempre tiene alguna película en la carrera final, aunque sea para darle presencia y poco más. Con esta intención estará ‘Comanchería’ en la gala de los Óscars del próximo 26 de febrero, donde, si no hay sorpresa, se irá de vacío.

Planteado como un western moderno, ‘Comanchería’ cuenta la historia de dos hermanos que se dedican a robar bancos, mientras la policía les da caza en un entorno agreste y duro. El filme plantea si la épica que se mostraba en los westerns tradicionales tendría cabida en la actualidad. ¿Está bien que se atraquen bancos? ¿Lo aprueba la gente? Parece que no.

‘Comanchería’, de título original ‘Hell or High Water’, expresión realmente complicada de traducir al castellano, consigue erigirse como una de las grandes sorpresas del año. Una película tremendamente potente, aunque esté contada desde la contención más absoluta, con personajes que tardan en explotar, pero que guardan un potencial visual y un atractivo difícil de evitar para un espectador que desde el minuto 1 se siente atrapado por la historia.

Enmarcado en un paisaje hipnótico, a pesar de lo agreste, ‘Comanchería’, es una película que apetece, a pesar de ser un golpe en el estómago para el espectador. En esa dicotomía entre lo que es bueno y malo, donde se enfrentan la ética y la necesidad. La intención de la pareja de atracadores no es otra que salvar la granja familiar que han recibido en herencia.

Chris Pine (Star Trek) y Ben Foster (Inferno) dan vida a los dos hermanos. Su actuación está muy lograda, se mimetizan con el entorno y dan buena cuenta de lo en serio que se han tomado el trabajo. Su trabajo es creíble, oscuro, taciturno, contenido y salvaje, todo al mismo tiempo. Estremece su frialdad y su capacidad para dotar de realismo a dos personajes que podrían haber caído en el esperpento absoluto.

En el lado contrario tenemos al sherif, encarnado por Jeff Bridges, totalmente entregado a su papel. Él es quien pone el toque ácido y sarcástico con el que se presenta toda la película. Su relación con su compañero policía es uno de los puntos a destacar del filme, además de su gran trabajo que le ha permitido estar nominado a Mejor actor secundario en la próxima edición de los Óscars.

No quiero terminar sin aplaudir el buen trabajo en fotografía y en la elección de la banda sonora, es, junto a ‘La La Land’ el mejor ejemplo a este respecto que he visto de momento entre las grandes candidatas al Óscar. Toda la historia consigue ganar más con el estupendo trabajo que en este aspecto se ha tomado desde la película dirigida por David Mackenzie.

La mayor pega que se le puede sacar a la película es que no termina de explotar hasta la media hora final. Toda la cinta se mantiene en un tono plano hasta que consigue ganar en ritmo y fuerza con los 30 últimos minutos, absolutamente apoteósicos.

Lo mejor: gran trabajo actoral, de fotografía y de banda sonora.

Lo peor: no termina de ganar ritmo hasta la media hora final que es apoteósica.

Ver Post >
‘Tarde para la ira’, a vueltas con las expectativas

TARDE PARA LA IRA

Título original: Tarde para la ira

Año: 2016

Duración: 92 minutos

País: España

Director: Raúl Arévalo

Guion: Raúl Arévalo y David Pulido

Música: Lucio Godoy

Fotografía: Arnau Valls Colomer

Reparto: Antonio de la Torre, Luis Callejo, Ruth Díaz, Manolo Solo, Alicia Rubio, Raúl Jiménez y Font García

Productora: La Canica Films

Género: Thriller

Madrid, agosto de 2007. Curro entra en prisión tras participar en el atraco a una joyería. Ocho años después sale de la cárcel con ganas de emprender una nueva vida junto a su novia Ana y su hijo, pero se encontrará con una situación inesperada y a un desconocido, José. (FilmAffinity)

No es la primera vez que hablo en este espacio de lo importantes que son las expectativas con las que te pones a ver una película. Cuando se presentó ‘Tarde para la ira’ en cine no pude verla. Las críticas fueron muy buenas, y ahora con tanto premio que ha recibido, las expectativas estaban por las nubes. Pues bien, de nuevo las expectativas me juegan una mala pasada.

El debut cinematográfico, como director, de Raúl Arévalo (La isla mínima) es más que sólido. El actor presenta una historia con buenos mimbres, con una narración que va increscendo y con unos actores principales en forma. ¿El problema donde está? En que no es para tanto. Su mayor virtud está en el trabajo de los personajes, pero la historia en su conjunto adolece de elementos que vuelvan el conjunto más completo.

Antonio de la Torre demuestra una vez más que es uno de los mejores actores del momento. Su personaje es inquietante, sucio y oscuro. En este aura desasosegante y sórdido que monta el director, su personaje sobresale por ser todavía más sórdido y desasosegante. Un personaje desesperado y enloquecido que vamos conociendo poco a poco.

Ahora bien, esta historia de venganza que Arévalo plantea pierde todo su potencial desde el momento en que este sentimiento en el personaje de de la Torre pierde todo el interés para el espectador. El rimo tan sumamente lento con el que la película está construido tampoco ayuda. El sentimiento descarnado que debería ser la venganza, se torna en desesperanza y hastío. Llega un momento donde es tal la pesadez generada que como espectador buscamos que termine ya todo.

¿Qué ha llevado entonces al mundo a premiar tanto a ‘Tarde para la ira’? Puede ser el efecto ópera prima que un internauta describía en un foro estos días. Nos cegamos ante las primeras películas de un director, las valoramos mucho mejor que a otras películas porque les presuponemos menos talento o manejo del lenguaje cinematográfico, no lo sé, pero ocurre. Tesis o Whiplash son igualmente óperas primas y el resultado es mucho más compacto que en el filme de Arévalo.

Así y todo, crítica y academia se han puesto de acuerdo para premiar a ‘Tarde para la ira’ como la mejor película del año, y en unos días sabremos si los Goya ratifican esta tendencia. Personalmente, prefiero que Que Dios nos perdone o Un monstruo viene a verme se lleven el gran premio del cine español.

Lo mejor: la actuación de Antonio de la Torre.

Lo peor: el ritmo tan lento, tan monótono y el poco interés generado por la venganza planteada lastran la película.

Ver Post >
‘Nightcrawler’, un Gyllenhaal soberbio y espeluznante

NIGHTCRAWLER

Título original: Nightcrawler

Año: 2014

Duración: 113 minutos

País: Estados Unidos

Director: Dan Gilroy

Guion: Dan Gilroy

Música: James Newton Howard

Fotografía: Robert Elswit

Reparto: Jake Gyllenhaal, Rene Russo, Riz Ahmed, Bill Paxton, Kevin Rahm, Ann Cusack,Eric Lange, Anne McDaniels, Kathleen York y Michael Hyatt

Productora: Open Road Films

Género: Thriller

Tras ser testigo de un accidente, Lou Bloom, un apasionado joven que no consigue encontrar trabajo, descubre el mundo del periodismo criminalista en la peligrosa ciudad de Los Ángeles. (FilmAffinity)

Dan Gilroy dirige un espeluznante thriller que pone en imágenes un tipo de periodismo sensacionalista, alejado de toda ética y sentido común. La película incide en la morbosidad, el sensacionalismo y el amarillismo de cierta clase de periodismo, representado en un noticiario de quinta fila de Los Ángeles que basa su éxito en emitir imágenes de accidentes y crímenes sin ninguna censura ni filtro.

Jake Gyllenhaal interpreta al fracasado Lou Bloom, que pasa de no conseguir trabajo a fabricarse su propia empresa de producción de vídeos. Gyllenhaal ve la opción de conseguir dinero fácil, persiguiendo los crímenes y accidentes que tienen lugar en su ciudad. El actor representa a un personaje que personifica lo peor de la profesión, el autoritarismo como jefe y la falta de códigos éticos y morales a la hora de trabajar.

La cinta navega en la fina línea de caer en aquello que critica, la morbosidad, y la crítica más cruda a un tipo de periodismo de dudosa ética. Una fotografía cuidada y una banda sonora acertada convierten a ‘Nightcrawler’ en un viaje de incomodidad en el espectador.

La película se desarrolla bajo un ritmo pausado pero constante, introduciendo de forma escalonada personajes que van cambiando la forma de actuar del protagonista. El ejemplo más claro es el del personaje interpretado por Rene Russo, una directora de informativos obsesionada con el dato de audiencia, empeñada en sacar todo a la luz sin importar quién se esconde tras esas imágenes y las consecuencias que podría tener mostrarlas.

Riz Ahmed es el joven empleado que se ve obligado a trabajar bajo unas condiciones penosas, que sabe que lo que hace no está bien, pero que su situación económica le obliga a tragar y continuar.

Lo mejor: la actuación de Gyllenhaal y la crítica.

Lo peor: la fina línea de la morbosidad sobre la que hace equilibrios la película.

Ver Post >
‘Hijo de Caín’, partida de ajedrez con David Solans

HIJO DE CAÍN

Título original: Fill de Caín

Año: 2013

Duración: 90 minutos

País: España

Director: Jesús Monllaó

Guion: Sergio Barrejón y David Victori (basado en la novela de Ignacio García-Valiño)

Música: Ethan Lewis Maltby

Fotografía: Jordi Bransuela

Reparto: Julio Manrique, José Coronado, David Solans, María Molins, Jack Taylor, Helena De la Torre, Abril García y Mercè Rovira

Productora: Life Pictures / Salto de Eje / Fosca Films

Género: Thriller

Nico Albert es un adolescente de carácter muy peculiar, inteligencia excepcional y una única obsesión: el ajedrez. Sus padres, preocupados por la anómala actitud de su hijo, contratan al psicólogo infantil Julio Beltrán. A través de la terapia y de la afición común al ajedrez, Julio se adentrará en el inquietante mundo de Nico y en las complejas relaciones de esta familia aparentemente normal. (FilmAffinity)

‘Hijo de Caín’ es de estas películas que a priori me pueden interesar, pero que las tomo en un momento donde no tengo otra cosa que hacer. Me llama la temática de la cinta, el enfoque que tiene. También me gusta mucho el reparto con el que cuenta, especialmente David Solans, actor que he podido descubrir por series como ‘Merlí’ o ‘Bajo sospecha’ y que está entre los nombres a seguir en los próximos años. Aquí Solans debuta y lo hace a lo grande.

La premisa de la cinta es muy sencilla. José Coronado (El hombre de las mil caras) tiene un hijo (David Solans) que se comporta de forma rara, hace cosas muy macabras, entre las que está matar a sangre fría al perro que tienen en la casa, y manipula a todos para conseguir lo que quiere. El chico, un obseso del ajedrez, comienza a recibir la visita de un psicólogo (Julio Manrique) que le comienza a tratar.

Todo perfecto, un punto de partida interesante para un thriller que se las promete felices, y que se desarrolla de forma efectiva. Como todo buen thriller guarda para el final su mayor golpe de efecto, y, aquí, tampoco decepciona. ¿Entonces qué puede fallar? El doblaje. Lo siento, pero será una manía personal, pero no se dobla bien del catalán al castellano. Así que si puedes, disfrútala en versión original.

Todo y así, voy a centrarme en la cinta sin pensar en el doblaje. Como iba diciendo, se trata de una gran película, bien interpretada y que nos muestra a un prometedor joven actor que está en ese selecto grupo de actores a los que debemos seguir en los próximos años. David Solans borda el papel de joven perturbado y maníaco. Sus miradas, sus movimientos, su forma de hablar y actuar nos convencen de estar ante un verdadero loco. El actor agarra con fuerza su primer papel y lo exprime para sacarle todo el jugo.

Y es complicado que estando al lado de grandes como Coronado (El cuerpo) o Manrique un recién llegado consiga deslumbrar así. Su personaje roba todo el protagonismo al triángulo formado por los dos actores ahora mencionados y María Molins. No nos interesa demasiado lo que pase entre ellos 3, queremos seguir paso a paso cada uno de los movimientos que realiza David Solans en esta partida de ajedrez que es la película.

Al final, todo nos conduce a un clímax desgarrador que bien se podría aventurar a media película, pero que el buen manejo de los elementos del género de los que hace gala Jesús Monllaó nos llevan a sorprendernos y sobrecogernos en nuestra butaca. Buen debut como director de largometrajes.

Lo mejor: La actuación de David Solans.

Lo peor: El doblaje, es pésimo y doloroso, consigue destrozar el fino trabajo de buena parte del reparto.

Ver Post >
‘Asesinato en el Orient Express’, buena, pero podría haber sido mejor

ASESINATO EN EL ORIENT EXPRESS

Título original: Murder on the Orient Express

Año: 1974

Duración: 127 minutos

País: Estados Unidos

Director: Sidney Lumet

Guion: Paul Dehn (basado en la novela de Agatha Christie)

Música: Richard Rodney Bennett

Fotografía: Geoffrey Unsworth

Reparto: Albert Finney, Lauren Bacall, Ingrid Bergman, Sean Connery, Anthony Perkins,Vanessa Redgrave, Jacqueline Bisset, Richard Widmark, Martin Balsam, Jean-Pierre Cassel, John Gielgud, Michael York, Wendy Hiller y Rachel Roberts

Productora: EMI Films Production

Género: Drama / Thriller

Adaptación de una de las novelas más conocidas de Agatha Christie. Narra la historia de un asesinato perpetrado durante un viaje en el legendario Orient Express. La investigación del famoso detective belga Hercules Poirot tropieza con grandes dificultades, pues los ilustres pasajeros disponen de una coartada que los excluye como sospechosos. Inmejorable reparto para un film que consiguió un Óscar (mejor actriz secundaria:Ingrid Bergman) y seis nominaciones. (FilmAffinity)

Considerada como una de las mejores, por no decir la mejor, adaptación al cine de una novela de Agatha Christie, ‘Asesinato en el Orient Express’ es ejemplo de gran cine clásico en Hollywood, con muy buenos mimbres, pero un resultado a mejorar. Y, desgraciadamente, es esta la sensación que deja en el espectador, la de una película que podría haber sido mucho mejor y que tenía los elementos necesarios para ello.

‘Asesinato en el Orient Express’ reúne en su reparto, ahí es nada, a Lauren Bacall, Ingrid Bergman, Anthony Perkins o Sean Connery entre otros muchos rostros del celuloide. Su sola presencia ya debería ser razón suficiente para hacer de esta una gran cinta. Y, a decir verdad, es su presencia la mayor justificación de toda esta historia de dos horas.

La cinta peca de lenta para los estándares del cine actual, pero debemos ponernos en el lugar del Hollywood ya clásico. En vez de lenta diré que se entretiene demasiado en apartados que no aportan demasiado a la trama. La presentación de cada personaje se vuelve tediosa y demasiado prolongada. En cambio, ese ritmo pausado que la cinta transmite desde sus primeros compases pasa a ser un baile muy movido al que nos invita el director, Sidney Lumet, en la media hora final. Tal vez, y lo dice alguien que no ha hecho cine en la vida, hubiese estado mejor dedicar más tiempo al asesinato en sí y menos a situar al espectador en el mapa.

Considero que reduciendo todo lo que ocurre antes del tren al mínimo, y dando más tiempo a la parte del interrogatorio y la escena final entre todos los personajes, estaría la cinta mejor compensada. Así se conseguiría centrar la atención en lo que de verdad le importa al espectador, el asesinato y la resolución del caso.

Sin haber leído el libro de Christie, se percibe que el material literario es suficientemente potente como para hacer una mejor película. Esto sumado al ritmo y a un reparto que transmite en todo momento la triste sensación de estar desaprovechado, nos dejan una experiencia agridulce. Agria por lo que acabo de comentar, y dulce por estar ante todo un clásico del cine que siempre merece la pena.

Albert Finney (Skyfall) en el papel del detective Hercules Poirot no me convence. Su actuación no resulta atractiva, y no transmite en ningún momento ni pizca de solemnidad y serenidad que el personaje requiere. Un personaje tan bien escrito en papel necesita una actuación mejor. Eso sí, son puras manías personales, ya que Finney fue nominado al Óscar.

Lo mejor: es una película ideal para los amantes del thriller.

Lo peor: descompensada, a veces pesada y deja un regusto de ser una película que desaprovecha profundamente un reparto para quitar el hipo.

Ver Post >
Sobre el autor Asier Manrique
Comunicador, periodista y blogger. Amante de la música, el cine, la televisión... Escribo El Fotograma para compartir mi pasión por el cine, cine clásico y actual, de todos los géneros.

Otros Blogs de Autor