Diario Vasco
img
Calor tropical en el Cervantes de Viena
img
Mikel Soro | 17-06-2017 | 14:29

El lunes 15 partimos hacia Linz, donde embarcaríamos, pero antes pasamos por la bellísima Cesky Krumlov. Comimos (otra vez de pena) en el ‘Eggenberg’ (montaña de huevos) donde el coro cantó con ganas ‘Maitia nun zira’ y ‘Euskalerriko’ además del ‘Zorionak zuri’ a Ritxar Fernández y Ana Mari por su cumpleaños. Seguimos a Linz, bajo la lluvia. Entre medias, un frenazo del chófer que me tiró al suelo cuando estaba en el pasillo de arriba con la recaudación de las propinas para la guía Mónica, una bruja sabia, y el chófer. A las 5 en punto subimos al barco, donde nos esperaban los miembros de Politours. Entre ellos, la amable y eficiente zumaiarra Nagore Centeno. Aprovechamos para dar una vuelta por el bello pueblo y pasamos a cenar al barco. Por cierto, bastante bien los menús durante todo el crucero. Al día siguiente, martes, había una visita a Saltzburgo o la gente podía quedarse a recorrer Linz. Navegamos de noche a Melk y el coro cantó ‘Boga boga’ en el comedor. Unos cuantos. Mikel, Salva, Aldanondo, Joshean, subimos a cubierta con unas botellitas de ron, cognac y demás a cantar acompañados de la guitarra de Jean Mari, el cajón de Eric y las voces de unos cuantos coralistas.

El segundo concierto lo ofreció el Coro Gaztelupe en la sede del Instituto Cervantes de Viena, el jueves 18. La responsable de cultura Christina Eggeling preparó una sala con escenario y todo, decorada con grandes fotografías de una exposición. Aunque el calor era sofocante, ya que no funcionaba el aire acondicionado, el Coro Gaztelupe superó esa adversa circunstancia y ofreció un recital extraordinario. El programa se basó en las ya citadas composiciones más ‘Illunabarra’, ‘Pilota partida bat’, y ‘Adios ene maitia’, entre otras. De regalo, ‘Haurtxo polita’, interpretada sensacionalmente por Arantxa.

Al final, Christina recibió la tradicional txapela de recuerdo, mientras que a Carlos Ortega, director de la entidad, se le impuso el delantal de Donostia SS 2016, y se le regaló un disco. Ortega agradeció la presencia del Coro Gaztelupe, ensalzó la calidad de sus voces e les invitó a volver cuando quisieran “con el aire acondicionado ya arreglado”. Otros dos empleados del instituto agradecieron también la presencia del grupo vasco. No se perdieron detalle, entre otros, Mikeli Oiarbide, Pedro Urain y Begoña Gallastegui, Gloria Rodriguez y José Mari Etxeberria, Mariaje Otero y Pepe Castillo, Jesús Redondo y Maitane Otamendi, Jesús Maria Beloki y María Teresa Mendizabal.

En las fotos, la actuación en el Instituto Cervantes, el coro con los dos responsables homenajeados y algunas imágenes del crucero camino a la campital austríaca.

Enviado desde Viena.

Sobre el autor Mikel Soro