Diario Vasco
img
INNOVACIÓN y ORGANIZACIONES INTELIGENTES
img
Samuel TRIGUERO | 30-09-2017 | 14:53

 

organizacion-inteligente_portada

 

 

La innovación, para cualquier tipo de organización, ya no es una opción, sino que es la única vía para seguir teniendo sentido en el mercado, sea este cual sea. Efectivamente, da igual de qué tipo de organización estemos hablando, en qué sector opere, sea grande o pequeña, con vocación internacional o local, del ámbito público o privado,… o es capaz de innovar y adaptarse a la realidad compleja en la que todos los actores están inmersos, o dejará de tener sentido su existencia. Esta realidad nos obliga a centrarnos en el importante reto de desarrollar la capacidad innovadora.

El desarrollo de la capacidad innovadora tiene que ver con el “re-diseño” organizativo necesario, con la generación del contexto (cultura innovadora) que favorezca el comportamiento innovador, y con el desarrollo de las competencias relacionadas con el flujo de la innovación (capacidad de observación, capacidad de análisis e interpretación, capacidad de diseño de iniciativas/proyectos y su gestión ágil, y con la capacidad de generación y explotación del valor generado).

Vemos, por tanto, que son tres los elementos sobre los que debemos actuar ante el ambicioso, pero necesario, proceso de transformación de una organización “tradicional”, a una organización “innovadora”, es decir, en una organización inteligente.

Inteligente, ya que el hecho de iniciar el citado proceso de transformación evidencia que se ha realizado una lectura inteligente sobre la situación actual, sobre lo que está pasando e, inteligente además,, ya que va a requerir del aprovechamiento de la inteligencia y el talento de todas las personas que forman parte del proyecto organizativo, así como de aquel talento necesario que se encuentre “fuera” de los límites organizativos, y que sea accesible y necesario (innovación abierta) para citada transformación.

Las organizaciones inteligentes, en definitiva, son aquellas que tienen desarrollada la capacidad de transformación (cambio + sentido). Peter M. Senge en su obra titulada “La Quinta Disciplina”; indica que una organización de este tipo es aquella que posee información y conocimiento: está informada, es perceptiva y clara. Las viejas organizaciones jerárquicas, diseñadas para entonos estables y predecibles, deben ser reemplazadas por organizaciones inteligentes (sistemas auto-organizados, basados en el mercado, preocupados por generar valor, flexibles y abiertas, que gobiernan su futuro,…)

Estas organizaciones se benefician del potencial que tienen las personas que las conforman, personas formadas, informadas y comprometidas, que le encuentran sentido al reto organizativo, que lo interpretan y lo hacen suyo,…

A modo de resumen, es interesante la aportación de  Gifford e Elizabeth Pinchot en su libro “La organización inteligente” en el que nos describen las características que tienen este tipo de organizaciones. Así, en una organización inteligente rigen los siguientes principios:

 

 

organizacion-inteligente

  • La verdad ante todo: los empleados deben tener acceso a los resultados financieros y no financieros, a las medidas de efectividad y eficiencia, y a las estrategias organizacionales (estamos hablando de transparencia en la gestión,…)
  • Libertad de iniciativa: estimulan las ideas y propuestas entre sus empleados. Estos son los dueños de sus herramientas y de sus creaciones.
  • Equipos liberados: promueve el trabajo en equipos que puedan asumir riesgos, hacer cosas nuevas y ser sinceros con sus superiores (en lugar de temerles)
  • Igualdad y diversidad: tiene una fuerza laboral diversa, con igualdad de oportunidades. Rige la meritocracia, asociada a la constribución (no opera el “café para todos”)
  • Redes voluntarias de aprendizaje: estimulan el aprendizaje continuo entre sus empleados, se organizan alrededor de comunidades (de práctica, de aprendizaje,…)
  • Auto-dirección: tiene empleados y equipos capaces de auto-dirigirse, en los que priman la verdad, el valor por el conocimiento aplicado, la ambición por el desarrollo individual y colectivo.
  • Gobierno corporativo limitado: el Equipo Directivo se transforma, dejando de ser de tipo jerárquico, para concentrarse en establecer los retos organizativos, en garantizar un seguimiento activo de los mismos fomentando la iniciativa, la excelencia en el desempeño y la innovación.
  • Entorno organizativo abierto y conectado: la organización es flexible, sin silos, se reconfigura en función de las necesidades, de la oportunidad,… Se trata de una organización emergente, abierta al entorno y al talento.

Son, por tanto, organizaciones inteligentes aquellas capaces de aprender permitiendo así expandir sus posibilidades de desarrollo. No basta con adaptarse y sobrevivir sino, y sobre todo, desarrollar la capacidad de crear, de innovar, de generar múltiples opciones,…

 

 

 

Sobre el autor Samuel TRIGUERO
Economista, apasionado por la innovación, y futbolista frustrado,... Entre nosotros, no encuentro nada más interesante que seguir aprendiendo,... En este blog quiero compartir enfoques y experiencias prácticas, no tanto sobre innovaciones, sino sobre cómo innovar.