Diario Vasco
img
Autor: mezquiaga_1462233600
Gadafi, el Papa, Robin Food y uno del Athletic: he visto cosas que vosotros no creeriais
img
Mitxel Ezquiaga | 06-03-2011 | 10:02| 0

Yo he visto cosas que vosotros no creeriais. He visto al Papa abrazado con Gadafi mientras decenas de personas bailaban un chotis alrededor. He visto un puñado de Davides de Jorge haciendo de Robin Fud, un Martin Berasategui que daba la mano a miles de personas (como el real) y un Beslusconi que perseguía neskitas con un mando a distancia que asomaba por en la bragueta.
Yo he visto cosas que vosotros no imaginaríais. Una tribu de seguidores del Athletic que en la tercera cerveza gritaba Aupa Real, como leones amastrados; un alcalde al que llaman Kennedy vestido como un hippy y pidiendo paz y amor, o peace and love, como un Lennon del PNV; y chinos de todos los tamaños y colores bailando zortzikos.
He visto arlequines y folklóricas, ladys Gagas aún más disparatadas que la original, pitufos de cualquier color menos el reglamentario azul, euskal musicales de plumas y txapela y un alto cargo del Gobierno Vasco con chilaba.
He viajado en un tren al que subían, en cada parada, dráculas, pollos y monjas con barbas. He comido en un restaurante donde la gente entraba vestida de discreta ñoñostiarra y salía envuelta en túnicas de vivos colores. Y sobre todo feliz.
He ido a una plaza de toros donde no sonaban pasodobles, sino la música incansable de las txarangas, y tipos vestidos de fraile, de árabe o de Xabi Prieto saltaban sobre las vaquillas.
He visto cosas que vosotros no creeríais. Y es que he estado en Tolosa el domingo del Carnaval.
Este lunes o martes abandona a tu pareja, deja tu trabajo, haz chicarra en la uni o finge un catarro. Coge el tren, vete a Tolosa y vive la fiesta como si fuesen tus últimas horas en el paraíso.
El miércoles llegarán la ceniza y la cuaresma.
O sea, la puta vida.

Ver Post >
Donostia mira a la Champions (esto no va de fútbol, amigos. Y es La Agenda Portátil de hoy)
img
Mitxel Ezquiaga | 04-03-2011 | 8:03| 0

Veo en Bruselas que SS es favorita para el 2016 / El salto político de Juanra Viles / Y un puñado de sushedidos guipuzcoanos

 

Estas cosas quizás sólo ocurren en Bruselas. Madrugada, bar ‘El rey de España’, Grand Place. Ha corrido la cerveza, resuenan las risas y en cada mesa se habla un idioma distinto. Mi vecino de mesa me mira seriamente y balbucea en una mezcla de francés e inglés: «¿Cuál es tu idea de Europa?».

Cielos. Vengo de una ciudad y un país en el que la gente, cuando bebe, ama, llora, exalta la amistad o canta. Pero no habla de Europa. ¿O sí? Mi otro vecino de mesa, vasquito, me recuerda cuántas discusiones han poblado las madrugadas de nuestras tabernas a propósito de ser vasco y/o español en todas las combinaciones posibles. Dolía España y dolía Euskadi. ¿Ahora nos duele Europa? ¿Es eso bueno?

He paseado esta semana por el Parlamento Europeo en una inmersión en el proceloso universo de las capitales culturales europeas. He visto cuántas urbes de distintos países se han peleado o pelean para gozar ese título. He escuchado a los responsables de ciudades que ya han sido capital cultural contar los réditos que ese mandato dejó en su municipio, desde el crecimiento de visitantes hasta el afianzamiento de la «marca» externa. Si todos quieren ser capital cultural será porque merece la pena.

Donostia lo quiere ser en 2016 y camina con pasos firmes hacia el objetivo. Muchos aún no saben (no sabemos) en qué consistirá eso, pero nos suena bien una etiqueta que casa a la perfección con la identidad de San Sebastián. Aunque también hay voces críticas.

Mientras en fútbol vuelve a hablarse, aunque acomplejadamente, de la posibilidad de que la Real vuelva a Europa (por lo menos en la variante pobre de la Europa League) en materia cultural se trabaja para ingresar en la Champions. Lo hace el equipo de la candidatura Donostia 2016, que viene a ser como una Real moderna y cultural a la que he visto jugar con inteligencia esta semana en los ‘estadios’ de la burocracia comunitaria.

Veamos su alineación. Santi Eraso sería el director deportivo, de esos que fichan con talento y trazan las líneas maestras pero no entrenan a diario. Para eso está Eva Salaberria, que es como una Martín Lasarte con una capacidad de entusiasmo inquebrantable.

El equipo de Donostia 2016 se nutre de la cantera. Hay pivotes locales (Ana Espinosa en la producción, Katerin Blasco en la comunicación, Eskerne Falcon en las cuentas) y ahora han fichado a un par de refuerzos para rematar. Ainara Martín es una Zurutuza llamada a ser motor del equipo si llega a Europa: es una moderna heterodoxa cargada de ideas, como una Paloma Chamorro (¿te acuerdas?) contemporánea.

Y el checo-holandés Mattijs Maussen, buen conocedor de los entresijos culturales continentales, es el fichaje que debe meter muchos goles, como un Kovacevic gafapasta. Fue uno de los artífices para que la ciudad checa de Pilsen ganase el título de capital cultural europea para 2015. Desde hace dos meses vive en Sagüés con su mujer y sus hijos y estén atentos porque pronto hará mucho ruido en nuestro pequeño balneario.

Uno habla con las cinco ciudades rivales de San Sebastián en la competición del 2016 y dan a Donostia como favorita. Segovia cotiza también al alza, Burgos y Las Palmas mantienen opciones y Zaragoza y Córdoba (favorita al principio) pierden fuelle. El 29 de junio sabremos quién gana. Ojalá la vuelta a Europa de San Sebastián venga de la mano del fútbol… y tambiénde la cultura.

 

Un político nuevo y otras músicas

Se acercan las elecciones municipales y se desatan los maremotos en las listas. De repente te encuentras con un kerido monstruo, Juanra Viles, el tercer Duncan Dhu, abducido por la política. Dicen que va en la candidatura donostiarra del PNV, pero todavía se cocina en qué puesto. Sorpresas te la vida.

Viles fue músico, bajó del éxito por la escalera trasera, estudió un par de carreras, corrió mundo y volvió a Donostia convertido en bancario. Es inquieto. Da juego en las tertulias con socarronería gascona, volvió a grabar un disco y ahora salta a la acción política. Se agradece que en el oscuro mundo de los políticos profesionales aparezca gente sin carnet que ha hecho en la vida otras cosas. Lo que aún no sé es si le arriendo la ganancia.

 

P.d. 1 ¿Y los otros dos Duncan Dhu?Mikel Erentxun triunfa estos días en una gira que le ha llevado por Tijuana, Los Angeles y, ahora, a México DF. Y Diego Vasallo sigue componiendo en su independencia, como un Rimbaud donostiarra. Acaba de lanzar disco y quizás vuelva pronto a los escenarios.

P.d. 2 Ya sé que lo conoce casi todo el mundo, pero yo lo he descubierto ahora. Un amigo siempre divertido, hiperactivo y sorprendente me lleva al Arakindegia de Leitza: comida casera, buen género y sin tonterías, con Javi, el nagusi, al frente. «Es como ir a comer a casa de tu madre», dice mi sherpa. En otra mesa comen los pelotaris Irujo y Barriola. Aquí los chefs no salen a saludar: los clientes entramos a la cocina para dar las gracias a las etxekoandres por las alubias, las espinacas o las albóndigas. Cocina verité.

P.d.3 Al menos media docena de personas pujó el jueves para hacerse con el libro de firmas de Casa Nicolasa. Varios lo hicieron por escrito y dos por teléfono. Dicen los mentideros que un navarro residente en Madrid es quien se hizo con el lote. Pero me cuentan que el destino final de ese libro puede ser público y sorprendente.

(En la foto, parte del equipo de Donostia 2016: Santi Eraso, Eva Salaberria, Ana Espinosa y Mattijs Maussen. Agachada, Ainara Martín)

 

Ver Post >
La historia secreta de un gladiador con perrito
img
Mitxel Ezquiaga | 25-02-2011 | 7:38| 0

La Agenda Portátil de hoy: La cara B de Tamudo, los recuerdos de quienes hicimos COU en Mundaiz hace treinta años y varios susedidos más.


Tranquilos: no voy a hablar de fútbol, sino de un señor discreto, prototipo del hombre-hecho-a-sí-mismo en versión catalana y que mete goles. Es, sin duda, el ser humano que más felicidad ha repartido en Gipuzkoa este mes. Se llama Raúl Tamudo, dicen que lleva un gladiador tatuado en su piel, cuentan que pide Cola-Cao en las discotecas y es donostiarra en ejercicio desde hace ocho meses. Pueden encontrarlo cualquier mediodía, con su pelo de Tintín, paseando a su perrito por Ondarreta.


Jugaba en el Espanyol, donde ejercía de protagonista principal, como un Robert de Niro convertido en símbolo. Pero desavenencias con el club le hicieron salir por la puerta de atrás. Y recaló en verano en la Real tras una comida en Rekondo con Martín Lasarte en la que surgió la química necesaria.


El ‘prota’venía a Donostia como estrella invitada, como esos viejos actores de Hollywood que terminan haciendo colaboraciones en películas  de  mediano presupuesto. Pero el azar, el tiempo y su oficio (además de la lesión de Joseba Llorente, claro) le han devuelto al puesto principal. Mete goles y Anoeta ya le ha inventado una canción. ¿Pero quién es este hombre de verdad? Llamo a mis ‘gargantas profundas’ de Barcelona y las gargantas responden.


Sus padres llegaron de Extremadura a Cataluña en los años 70. Su padre era albañil y su madre trabajaba en una fábrica. Vivían en Santa Coloma de Gramenet, un pueblo que creció recogiendo a la inmigración. Tamudo aprendió a jugar en la calle y en un campo de tierra donde ahora hay un Ikea. Con 14 años entró en la cantera del Espanyol. Ahí acabó convertido en símbolo hasta terminar, como un antihéroe, maltratado por los jefes pero aplaudido por la afición.


Es lo contrario de los cristianoronaldos. Huye de las fiestas con modelos y cada vez que firma un contrato recuerda lo muchó que curró su padre. En Donostia vive con su mujer y su perro. Me aseguran que en el brazo lleva tatuado un gladiador. «Simboliza lo que mi familia y yo somos: luchadores».


Hoy juega con la Real frente al Espanyol, en Barcelona. Si marca no celebrará el gol, por respeto a los aficionados de Barcelona. Ya lo celebraremos nosotros. Si lo ven por Ondarreta paren a saludarle: a sus 33 años parece de vuelta, pero aún le gusta el reconocimiento de la gente.


 


Volver al pupitre 30 años después


Si la peripecia vital de Tamudo es como una película de Capra con final feliz, un grupo de sesenta guipuzcoanos vivimos el sábado pasado un reencuentro con espíritu de tango y música de una canción de Serrat. ¿Qué cantábamos? Que treinta años no son nada (ya ves, Patxi Alberdi: uso tu título aunque quien cobre seré yo).


Hicimos COU en Mundaiz en 1981, hace tres décadas. Somos la generación del 63. Algunos llevábamos esos treinta años sin vernos. Y nos reencontramos, con más barrigas y menos pelo, en una ceremonia bañada de nostalgia que nos enseñó que tenemos en común muchas más cosas de las que nos separan.


Algunos son hoy jueces, otros taxistas. Hay periodistas y barrenderos, políticos y ex etarras, ingenieros y ertzainas. Fuimos a un colegio de clases medias del que salió una quinta plural en políticas y modos de vida. El reencuentro fue un ejercicio de tolerancia y buen rollo.


La crónica de esta generación es un documental que refleja la historia reciente del paisito. Pese a la manilla con que nos azotaba alguno de los frailes salimos sólo parcialmente tarados. De otros mantenemos buenos recuerdos. El ‘Ernesto’, entrañable Loquillo, nos inculcó el amor por la lectura. Gracias al ‘Muguruza’ sacamos un periódico donde nos forjamos armas algunos.


El otro día volvimos al cole. Ya es mixto, ya es bilingüe y hay pocos frailes. Nos sentamos en los pupitres y evocamos viejos recuerdos. La cita coincide con el 30 aniversario del 23-F: el golpe nos pilló en COU, sí. Pero en la comida del sábado no se habló del tejerazo, sino del ‘Platero’. Iba a escribir que él fue nuestro Tejero, pero treinta años después, preferimos recordar lo bueno.


Perdonen este ‘Cuéntame’. Prometí a los colegas que escribiría sobre el reencuentro. Estais más viejos, tíos, pero seguís siendo unos jatorras. O así.


 


P.d. 1 Y mañana, los Oscar. Mi candidata es ‘El discurso del rey’, aunque como escribió Borja Cobeaja, de tan correcta da un poco de pereza. El jueves tuvimos en el Príncipe el preestreno de ‘Los chicos están bien’, otra de las candidatas, y se ve con gusto. Juliane Moore, te queremos.


P.d. 2 ¿Por qué los hoteles despiertan tanto morbo? Me llueven preguntas por el reportaje sobre la revolución hotelera que llega a Donostia del domingo pasado. Un dato se quedó fuera: el Amara Plaza también lleva tiempo cambiando su piel, sin ruido pero con eficacia. Y acaba de renovar una suite donde todos los sueños son posibles. Así me lo anuncian.


P.d.3 También provocó conmoción el cierre del restaurante Urola. Pues bueno, me cuentan que ya hay ‘novios’ para ese local… y que incluso podrá reabrirse con su nombre, la marca ‘Urola’. Ojalá. Los clásicos siempre vuelven…


P.d.4 Gipuzkoa se promociona estos días en la feria turística de Valencia. ¿Quién estuvo ayer animando el stand con la mejor voluntad? Unai Emery, el entrenador del Bidasoa que dirige el banquillo ché. Otro ‘embajador’ vasco.


 

Ver Post >
Dame pan (negro) y llámame tonto… (la agenda portátil)
img
Mitxel Ezquiaga | 18-02-2011 | 8:50| 0

Si hacemos caso a las audiencias, a los vascos nos interesa más el desequilibrio sentimental de Belén Esteban que el futuro político de la izquierda abertzale.


La ex mujer del torero, pim-pam-pum para los escaladores de share, protagonizó el fin de semana pasado una especie de diván-de-luxe que arrasó en toda España (un 25,2 de cuota de pantalla) pero fue especialmente seguido en el País Vasco, con un share del 29,4. Euskadi fue la comunidad donde mayor audiencia cosechó la Esteban.


El dato no es nuevo, pero no deja de sorprender. Lo rosa y la telebasura triunfan especialmente entre los vascos. ¿Buscamos la fuga ante una realidad más incómoda o somos especialmente cotillas? Un consuelo: un 71% de los espectadores del paisito no vio a la Esteban. A esto se llama ver la botella medio llena.


 


Goyas en el Festi y desmayos por ‘127 horas’


Dejemos la tele y vayamos al cine. La película Pa negre fue el domingo la triunfadora en los Goya. Ese filme de Agustí Villaronga ya fue aplaudido, y en parte premiado, en el Festival de Donostia de septiembre. Pero también hubo entonces voces críticas (en buena parte de la prensa madrileña) que objetaban la presencia en San Sebastián de una película así «en detrimento de las nuevas cintas de Iciar Bollain o Fernando León Aranoa».


Desde el Zinemaldia se matizó que esas películas no habían estado en realidad a tiro de selección, pero, en cualquier caso, los premios de la Academia han hecho justicia retrospectiva a la opción de Donostia: ‘Pa negre’ triunfó en os Goya por encima de ‘También la lluvia’. Del ‘Amador’ de Aranoa nada se supo en las candidaturas.


Son juegos del destino. En el Festival se trabaja mucho y discretamente para la próxima edición aunque algunos sueños se desvanecen: la opción de celebrar en Donostia el estreno mundial de ‘La piel que habito’, la nueva película de Pedro Almodóvar, se esfuma. Su estreno comercial en España será el 2 de septiembre, antes del Zinemaldia.


(Hablando de cine: Uno, merece la pena ‘Primos’, la nueva y divertida comedia de Daniel Sánchez Arévalo; y dos, en los Príncipe ya se han registrado hasta cinco mareos de espectadores que no soportan la dureza del filme ‘127 horas’).


Un cocinero con ‘bulimia de vivir’


Santi Santamaría era uno de los cocineros más intelectuales que he conocido Leía mucho y escribía bien. Vivió con bulimia vital, masticando con gozo cada pedazo de la existencia, y se metió en polémicas porque, como el escorpión del chiste, «así era su temperamento». Su muerte en Singapur es como un final literario a una biografía excesiva. A muchos nos ha recordado otra muerte no menos triste y literaria: el fallecimiento de Vázquez Montalbán en el aeropuerto de Bangkok.


Quienes ponían a parir a Santamaría en vida lo han despedido con buenas palabras. Hay quien piensa que es hipocresía, pero también puede considerarse una forma de elegancia ante la muerte del rival.


Por nuestros pagos hay algunos que han sufrido con especial tristeza la desaparición del chef. Uno es Martin Berasategui, el cocinero vasco que mejor entendió al catalán: los dos fueron en algunos momentos víctimas, a la vez, del ‘lobby’ de la cocina que les dejaba fuera. Pero como jabalíes derribaron las barreras y almacenaron en los dos casos estrellas Michelin por todo el mundo.


Jóvenes chefs guipuzcoanos también lloran estos dias la muerte del cocinero de Sant Celoni. Por ejemplo, Aizpea Oihaneder, del Xarma, que según contaba estos días, pasó al lado de Santi Santamaría uno de sus mejores años en lo profesional y en lo personal.


Una inmersión carnavalera


Se acerca el Carnaval y algunos seguimos asociando Carnaval con Tolosa. El martes día viví una divertida inmersión carnavalera en la potente exposición del Palacio de Aranburu. No es una de esas muestras espectaculares de efectos especiales: el mejor efecto es la emoción. Imágenes y objetos del Iñauteri tolosarra se suceden en un recorrido que apela a la complicidad del espectador.


Fue ilustrativo. Más aún hacerlo con dos tolosanos nacidos en otro sitio: si los de Bilbao pueden nacer donde les da la gana, los de Tolosa también. Fueron mis guías un donostiarra (Jokin Ansorena, responsable municipal de Cultura hace trienios) y un beasaindarra (el gran Roberto Ruiz). Una grata visita.


Y además


P.d. 1 Cuando nació el hijo de Penélope Cruz y Javier Bardem se paralizaron las rotativas. Esta semana ha nacido la criatura de Barbara Goenaga (gran dama de nuestro star-system) y su pareja, el también actor Oscar Jaenada, y todo ha sido discreto. El ‘glamour’ de Alkiza es así. Zorionak.


P.d. 2 Otra de Tolosa: en su reciente visita a la villa el lehendakari Patxi López quedó tan bien impresionado del To.pic que anunció que volverá de manera privada «y con sobrinos».


P.d. 3 Empiezan a desvelarse los detalles del nuevo y prometedor San Telmo. ¿Saben que el Jazzaldia y el Festival de Cine celebrarán en el museo algunos de sus actos este año? El resultado puede ser espectacular.


P.d. 4 Insisto: de todas las historias, la de Tabakalera es la más triste. Muchos nos ilusionamos con ese proyecto pero los vaivenes y los parones nos han convertido en escépticos. En los foros sociales se le llama ahora ‘Tabakaos’. O sea.


mezquiaga@diariovasco.com

Ver Post >
El hotel de Nadal en Donostia: ¿historia de un bulo?
img
Mitxel Ezquiaga | 11-02-2011 | 7:44| 0

Si usted en el periódico sólo busca noticias, pase ahora mismo la página. Está avisado: lo que sigue es la historia de un rumor que sus protagonistas desmienten.


Lo que ocurre es que a veces hablar de un bulo ilustra sobre nuestra sociología doméstica mejor que las noticias contrastadas: además, esta agenda no es la primera página del periódico, sino una caja de sushedidos guipuzcoanos, un divertimento sabatino.


Rumores. Hace años corrió por Donostia como la pólvora el run-run, «de muy buena fuente», de que un destacado personaje de esta esquina del mundo había «salido del armario». Hasta se le adjudicaron novios de todos los gremios profesionales. La historia era falsa, pero el afectado y su familia sufrieron: quizás un desmentido a tiempo frena cotilleos, aunque sea injusto tener que salir a desmentir mentiras.


Vamos al tema. En barras, salones y, ojo, algunos despachos enmoquetados, se asegura desde hace días que el tenista Rafa Nadaly sus socios guipuzcoanos estudian «en firme» hacerse con un hotel de lujo en San Sebastián. Algunos apuntan que «ya está casi cerrado» el acuerdo para terminar el ahora estancado hotel que se construye en el restaurante Akelarrede Igeldo. Otras voces aseguran que Nadal y los suyos han puesto el punto de mira en el hotel que, según los planes municipales, se levantará en el actual complejo deportivo de Hydra, en Ondarreta.


El rumor tiene su aderezo. «Ya sabes que varias sociedades de Nadal tributan en Gipuzkoa», lo que es verdad. «Ya sabes que el tenista y sus socios tienen ya hoteles en zonas como el Caribe», lo cual también es verdad. «Ya sabes que Rafa viene mucho a San Sebastián y cuenta aquí con buenos amigos», también verdad. Basta recordar su última visita, cuando se hizo una foto ante la bahía vista por miles de seguidores en Facebook. «Nos ha hecho gratis la mejor campaña», confesaban los responsables de Turismo.


El rumor era creíble. Pedí a mis ‘gargantas profundas’ que investigaran… y la verdad me ha arruinado un buen titular. El confidente que habló con Pedro Subijana cuenta que, literalmente, «se partió de risa» al oír los datos: «¡Ni conozco a Nadal ni a sus socios»». El hotel de Akelarre es un proyecto fascinante que encalló porque los socios de Subijana sufrieron el pinchazo de la burbuja inmobiliaria. Es un lugar excelente, construido ya en buena parte. Cuando amaine la crisis recibirá muchas novias. Pero Nadal no irá de blanco a esa boda


Encargué entonces a otra ‘garganta’ que contactara con el entorno del tenista. Y también niegan. «De momento no tenemos previsto embarcarnos en ningún hotel en Gipuzkoa», aseguran.


¿Por qué ha corrido el bulo? ¿Es el rumor antesala de la noticia, como decía Butanito? Así está el tema: para que sepan quienes hablan en barras, salones y despachos enmoquetados.


Yo también sufrí en el Bernabéu


El fútbol sigue siendo una buena excusa para una excursión. El domingo pasado fui a Madrid con amigos para ver el partido de la Real en el Bernabéu… y me crucé por la Castellana con más guipuzcoanos de los que encuentra uno un sábado por La Concha.

Vi mucha bufanda blanquiazul junto al campo… ¡y al hijo de un relevante protagonista guipuzcoano con bufanda del Madrid! (guardo el secreto).


El partido: los blanquiazules se vinieron abajo tan pronto que el mejor momento fue saludar en el descanso a Nagore Aranburu mujer de Xabi Alonso. Al final tuiteé al propio Xabi la felicitación por su victoria (nobleza tolosarra obliga) y él me deseó «buen tercer tiempo» en la Cava Baja. Porque allí fuimos algunos para olvidar.


Olvidando, olvidando, me quedé en Madrid hasta el martes. Esa tarde, cuando estábamos ya en pista de Barajas para tomar el avión de vuelta, suspendieron el vuelo por avería. Y tuve que esperar al siguiente, que llegó a Hondarribia a las ocho y cuarto de la tarde… a sólo una hora del inicio de Keridos Monstruos en la teletxikita.


Pero llegué a tiempo para moderar la cíclica tertulia sobre amor y sexo en Donostia con la excusa de San Valentín. Debutaba con éxito en pantalla Cecilia Casado bloguera que rompe moldes en diariovasco.com, y se confirmó como crack Andoni Munduate el hombre que combina la ironía británica con la de Ataun. La sexóloga Nera Sancho puso rigor al coloquio y el joven Fano habló del cuore con el mismo énfasis que pone al balompié. Love is in the air.


P.d. Los Goya fueron durante tiempo ceremonias aburridas. El año pasado Buenafuente y su equipo dieron un revolcón a la naftalina y culminaron una gala divertida. Este año llega con la mejor pinta. ‘Balada triste de trompeta’ es, pese a sus excesos, mi candidata. Mañana por la noche no estaré en butaca del Real, pero sí en el sofá de casa


Ver Post >

Otros Blogs de Autor