Diario Vasco
img
Gora Córdoba, aupa Bilbao
img
Mitxel Ezquiaga | 07-10-2011 | 20:06| 0

  La Agenda Portátil / La ‘Córdoba profunda’ deja casi solo a su alcalde en la guerra contra Donostia  2016 / Los publicitarios venden el festival El Sol al mejor postor. Ojo a Bilbao / El Nobel es para un poeta sueco con nombre raro; yo compraré lo nuevo de Murakami


 


Córdoba es una ciudad fantástica. Por historia,  por vitalidad y por ganas reunía méritos más que suficientes para ser capital cultural europea en 2016. Pero el jurado internacional eligió a San Sebastián, ciudad que (chovinismos aparte) también atesora historia, vitalidad, ganas y, además, un proyecto original.


A muchos cordobeses les dio pena no ganar esa carrera. Lógico. Pero unos pocos, con mando en plaza y mal perder, se empeñaron en otra carrera: poner palos en las ruedas de la ciudad ganadora. Saben que la segunda ciudad mejor valorado por el jurado no es la suya, sino Segovia, pero les da igual. Presentaron un recurso, luego otro, y ahora van hasta la Audiencia Nacional. Qué paciencia.


 
Los recursos aglutinan a los donostiarras


Tengo amigos en Córdoba y alguna ‘garganta profunda’ también. Me piden que aclaremos a los lectores guipuzcoanos que esa cruzada ‘anti-donostiarra’ no es «de los cordobeses», sino de un pequeño grupo que ha perdido el norte, encabezado por su alcalde, el popular José Antonio Nierto,  y un despacho de abogados acostumbrado a extrañas compañías marbellíes.


El consejero de Cultura de la Junta de Andalucía, Paulino Plata, ha pedido ya pasar página y dedicarse a fomentar la cultura cordobesa por encima del mal perder. Lo mismo han dicho estos días los responsables del PSOE y de IU en la ciudad cordobesa, así como  buena parte de los comentaristas de los medios andaluces.


Pero ahí siguen, con su recurso ante la Audiencia Nacional, como si la capitalidad cultural fuera asunto de tiros, drogas o desfalcos. Cada paso que dan en esa línea más aglutinan a la opinión pública guipuzcoana en torno a Donostia 2016. Lo han convertido en una cuestión de forofismo, como si fuera un derby.


Todos los partidos donostiarras se unen en torno a esta bandera, al margen  de las dudas que genera el  gobierno de Bildu ante el proyecto (esa es la otra batalla interna que nos espera ahora). Hasta Ramón Gómez, portavoz del PP en San Sebastián, ha puesto la camiseta de Donostia 2016 por encima de las siglas. Ayer buscaba al alcalde de Córdoba por la convención del PP en Málaga para pedirle que nos dejen en paz.


Córdoba es una gran ciudad y los cordobeses son buena gente. Gora Córdoba, sí, pero como ya dijimos al principio de todo esto, que deje vivir.


 


Salga El Sol por Antequera…o por el Botxo


El festival de publicidad de  El Sol es un clásico en nuestro calendario. Dicen los expertos del turismo que, en proporción, deja más dinero en San Sebastián que el propio Zinemaldia: son más de mil gafapastas, vestidos con camiseta y bambas, que llegan con la cartera llena y ganas de marcha.


Hace casi 25 años el festival aterrizó en Donostia en plan experimental, con la idea de quedarse un año y rotar por el mapa en cada edición, pero se quedaron: los pintxos y el gin-tonic local  ejercieron una atracción hipnótica.


La organización del festival amenazó levemente con irse hace una década pero se quedó, y hasta les dimos un Tambor de Oro.  Ahora que la crisis mengua el número de inscritos han abierto una subasta al mejor postor: la ciudad que les dé más dinero y mejores condiciones será sede.


Tiene su lógica, pero parece mentira que los publicitarios se vendan tan mal. En vez de realizar la puja de manera inteligente trasladan la sensación de timba clandestina.


Bilbao, Zaragoza, Sevilla, Málaga, Marbella, Alicante y Girona compiten con Donostia, ahora mismo, para recibir la próxima edición. A mediados de noviembre se tomará la decisión. Dicen quienes saben que Bilbao es hoy la favorita porque ofrece el oro y el moro. Viva Bilbao.


La oposición de San Sebastián pide al gobierno de Bildu que se movilice para que El Sol siga en Donostia. Bien está el esfuerzo. ¿Pero no es como que un amante despechado hiciera lo imposible para mantener a su pareja a toda costa? Igual el amor se ha terminado. Si hay que pujar fuerte que colaboren en la derrama los bares, restaurantes, hoteles y taxis que más se benefician de la llegada masiva de estos ‘Steve Jobs’ del spot.



Murakami y nosotros, que lo leemos tanto


Lo peor que puede suceder a un escritor es que le den el Nobel: lleva a la gloria pero arruina la vida. Cela terminó de volverse loco tras su premio, a   García Márquez se le olvidó escribir y Vargas Llosa ha sobrevivido porque llevaba años entrenando para ello.


Los quinielistas del Nobel son como los comentaristas de fútbol o los economistas: aciertan el pasado pero nunca adivinan el futuro. Este año mi idolatrado Haruki Murakami estuvo en los pronósticos hasta el final. Como siempre. Luego el premio fue para un poeta sueco cuyo nombre ya no recuerdo: un hombre con biografía apasionante y obra que probablemente no leeré. Los Murakami de turno quedan como perdedores en una fiesta a la que nadie les ha invitado.


Soy un inculto. Cuando supe que el sueco ganaba el Nobel me puse contento porque el nuevo  tomo del  ‘1Q84’ de Murakami está ya en las librerías. Hoy cae.


P.d.: Caza en Gurutze-Berri. Una buena noticia para terminar: el restaurante Gurutze Berri de Oiartzun inaugura hoy su tradicional temporada de caza. «Damos platos de caza mayor y menor con toques innovadores», dicen sus gurús, Xabier y Gorka Zapirain. Viva Oiartzun, pues.



mezquiaga@diariovasco.com

Ver Post >
La otra oreja de La Oreja y la sexta estrella del María Cristina
img
Mitxel Ezquiaga | 04-10-2011 | 09:52| 0

Keridos Monstruos vuelve esta noche a Teledonosti: ¿qué quieres saber de La Oreja y de la reforma del hotel?

 
Volvemos. Con ganas. Y con gente con ganas de hablar. Keridos Monstruos regresa esta noche a la parrilla de Teledonosti. A las 21.30. Y como siempre, estás invitado. O invitada.

Abrimos con un clásico: un clásico popular. La chica y los chicos de la Oreja de Van Gogh. Han sacado nuevo disco y están ya en el primer puesto de Los 40 y esas cosas. Pero siguen siendo extremadamente normales, tan suavemente donostiarras. Ya tienen hijos, pero son aún esos simpáticos chavales de la puerta-de-al-lado: no terminan de creerse el éxito.

Si quieres preguntarles algo deja aquí la pregunta,o llamas a Teledonosti, al 943 31 64 44, a partir de las nueve y media de esta noche. O me buscas en el facebook, o en twitter, que es lo que mola ahora. En @Mitxelezquiaga, para servirte.

Pero habrá otros contenidos. El María Cristina es más que un hotel y el fin de semana cierra para cambiar completamente de cara. Su director, Michel Nader, es todo un personaje, y viene al plató a contar los secretos del cinco estrellas. Si quieres preguntar, por las vías mencionadas.

Y hay más, claro. Estrella Vallejo con sus videos: ha andado estos días por la presentación del Lagun Aro Gipuzkoa Basket o por el arranque del Basque Culinary Center. Y vuelve Joti Díaz, claro. Con sus exclusivas donostiarras, esas de las que se hablará mañana en la cafetería.

Volvemos. Con ganas. Pese a lo que está cayendo. Será porque nos gusta.

Ver Post >
Príncipe busca casa en Donostia
img
Mitxel Ezquiaga | 30-09-2011 | 20:38| 0


Vuelve La Agenda Portátil / El heredero rinde homenaje a San Sebastián en público y en privado / Los ‘apartes’ de la ministra Garmendia y Garitano / Ripstein, entre Mourinho y el Belloch anti-2016

El lunes hablé con el príncipe Felipe pero no les puedo contar qué me dijo. Se siente. También hablé con Martin Garitano, que no pertenece a la realeza pero sí al poder real, y tampoco puedo revelar qué me contó. Se siente, otra vez.

Fue en la inauguración del Basque Culinary Center. Yo me sentía como Jaime Peñafiel en ‘Blade Runner’ o como un replicante en el ‘Hola’. O sea, perdido. Por un lado, los Príncipes de Asturias con su séquito; como escenario, esta universidad que trae la modernidad a los fogones.

En medio del copetín  postinaugural una mano amiga me llevó hasta el Príncipe. «Hola». Dice el protocolo que no se puede contar la conversación. Pero digamos que Felipe de Borbón está enganchado a esta ciudad por motivos familiares (su padre vivió aquí algunos de los mejores años de su vida, por no remontarnos a más antepasados), sentimentales (a San Sebastián vino con Letizia en la luna de miel) y hasta estéticas: «Es la ciudad más bonita de España», repite.

Digamos más: uno de esos entusiastas que siempre aparece en las conversaciones con copetín pudo lanzarle aquello de «debería veranear usted en San Sebastián», y digamos que el príncipe pudo responder con un «encantado lo haría». Aunque ahora no tiene casa: el pueblo tomó hace años el palacio de invierno (Miramar) y Aiete es hoy casa de la paz, de los mediadores y de los cursillos de los vecinos.

¿Principe busca casa en Donostia? Aunque las autoridades de Bildu no fueron al besamanos, Felipe está con ganas de volver. Al menos, de visita.

Con la princesa no hablé: la monopolizó su amigo Arzak, primero, y Mikel Ubarretxena después. El análisis político me lo hizo una de las observadoras camareras del cóctel. «¡Está muy guapa, pero demasiado delgada!». Pues eso.

La ministra de Oro y el diputado
 
La que reinaba feliz en el Basque Culinary Center es la ministra Cristina Garmendia. Ella estuvo en la inauguracion real/principesca de la mañana  y en la inauguración real/cocinera de la tarde. El BCC existe en gran parte gracias a ella. Y la ministra no se detiene ahí: ¡esta mujer está haciendo méritos para lograr un segundo Tambor de Oro!

Ahora, antes de dejar el gobierno, Garmendia quiere desbloquear la puesta en marcha en San Sebastián del centro de investigación sobre el envejecimiento y el alzheimer. Y aprovechó el cóctel del BCC para activarlo: un Richelieu guipuzcoano propició un discreto encuentro sobre la cuestión entre la ministra y Garitano. Los bildus, ahora, parecen creer en el tema.

En otra de esas conversaciones inaugurales que no se pueden contar Martin Garitano lamentaba que en la nueva situación política está quedando como «el malo de la película». Y frente a quienes dicen que Gipuzkoa está «cerrada por reflexión», Garitano asegura que esto se mueve.

La dieta Dukan de los despachos

En Gipuzkoa la crisis gorda, esa que padecen en todos los lados, coincide con el cambio de siglas en las instituciones y la dieta de ‘realpolitik’ que parecen propugnar Bildu. Es, por así decir, como si se superpusieran la dieta Dukan y la dieta de la alcachofa.

Hay efectos de la dieta por los que pocos llorarán, como esa ampliación del puerto de Pasaia que quedará congelada como el cuerpo de Walt Disney, a la espera de una resurrección en un tiempo mejor. Y hay necesidades acuciantes, como qué hacer con las basuras, que sumergirán en una cura de realidad al gobierno foral.

Decía el italiano Giulio Andreotti que el poder desgasta, sí, «pero más desgasta la oposición». Los gestores de Bildu no estarán tan seguros: quizás hubiesen preferido que los pactos les dejaran fuera del poder y pasar así cuatro años quejándose de que les habían robado el mando. Les ha tocado gobernar y tras meses de reflexión llega la hora de tomar decisiones, y eso siempre supone pisar callos. «El hombre está condenado a elegir», sentenció Sartre. En eso están.

(Qué gran espectáculo, en ese sentido, el pleno municipal de Donostia retransmitido en ‘prime time’ por Teledonosti. El  jatorrismo ilustrado del equipo del alcalde Juan Karlos Izagirre pretende seguir con el toreo de salón, pero el toro ya está en la plaza. Y perdón por la metáfora. O empiezan la faena o les arrollan los miuras).

La ‘rajada’ de Arturo Ripstein

La bronca más hermosa del Festival de Cine  llegó después del cierre. El mexicano Arturo Ripstein es un gran director, pero un fatal perdedor.  Su pataleta post-palmarés está en la estela del estilo Mourinho, o del Belloch que después de ver cómo Zaragoza perdía la carrera hacia el 2016 culpaba a los árbitros del fracaso.

A lo de Ripstein, en términos deportivos, se le llama «rajada». Después de pelear por la Concha de Oro y salir  sin premio se despachó en ‘Gara’ con una entrevista en la que ponía a parir al jurado del Zinemaldia y al propio Rebordinos. «Es ahora un Festival subnormal», diagnosticó con finura.

Cuando presentó la película en San Sebastián, Ripstein dijo que guarda en casa las dos Conchas de Oro que ganó aquí en el pasado. «De vez en cuando las toco, soy fetichista», dijo. ¿Qué tocará ahora?

De haber realizado las declaraciones antes del palmarés, el debate hubiese sido interesante. Dichas después, suenan a excusas de mal perdedor. ¿También busca Ripstein casa en Donostia? No parece.

mezquiaga@diariovasco.com

Ver Post >
Lolita, luz de mi vida (y doce principios más)
img
Mitxel Ezquiaga | 05-08-2011 | 19:30| 0

La Agenda Portátil / Otro ‘top’: lo mejor de algunas novelas es su primera frase. Hay coleccionistas de principios de libro. Aquí juntamos doce más uno: algunos son ya clásicos; otros, no tanto


Escribir de restaurantes es más peligroso que hablar de Mourinho (y yo he comprobado que escribir de Mou es peligroso). Hace una semana publiqué aquí un ‘top ten’ de restaurantes que me gustan y vivo en un terremoto desde entonces. Hoy, en la última agenda antes de vacaciones, sigo con las sopas, pero de letras. Con otro ‘top’: doce+una primeras frases de novela.

1. El inevitable Gabo
«Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre le llevó a conocer el hielo».

El inicio de ‘Cien años de soledad’,de Gabriel García Márquez, es la primera frase más citada en castellano. En nuestra adolescencia leer esa novela era un rito de iniciación. Ahora que somos más viejos y más escépticos ese libro quizás no resistiría otra lectura. Pobre Gabo: cuentan que sufre algo parecido al Alzheimer y que le cuesta encontrar las palabras. Precisamente a él.

2. Cercas rumbo a Salamina
«Fue en el verano de 1994, hace ahora más de seis años, cuando oí hablar por primera vez del fusilamiento de Rafael Sánchez Mazas. Tres cosas acababan de ocurrirme por entonces: la primera es que mi padre había muerto; la segunda es que mi mujer me había abandonado; la tercera es que yo había abandonado mi carrera de escritor».

El comienzo de ‘Soldados de Salamina’, de Javier Cercas,  no es tan brillante ni tan famoso. Pero a mí me enganchó cuando hojeé la novela, aún desconocida, en una  librería.

 
3. Aperturas Muñoz Molina
Antonio Muñoz Molina  siempre ha cuidado el portal de entrada a las novelas. Dos ejemplos de impacto:

«Vine a Madrid para matar a un hombre a quien no había visto nunca». (Beltenebros)
 «De día y de noche iba por la ciudad buscando una mirada». (Plenilunio)

4. Espaguetis de Murakami
«Cuando sonó el teléfono estaba en la cocina con una olla de espaguetis al fuego. Iba silbando la obertura de La gazza ladra de Rossini al compás de la radio. Una música idónea para cocer la pasta».

La ‘Crónica del pájaro que da cuerda al mundo’ es mi novela favorita de Murakami. No es un principio de impacto pero, ¿qué pasa?, quería meter al gran Mura en esta lista.

5. ¿Cuándo se jodió Mario?
«Desde la puerta de La Crónica Santiago mira la avenida Tacna, sin amor: automóviles, edificios desiguales y descoloridos, esqueletos de avisos, luminosos flotando en la nublina, el mediodía gris. ¿En qué momento se había jodido el Perú?»

Me gustan las novelas de periodistas. ‘Conversación en la Catedral’, de Vargas Llosa, es mucho más que eso. Pero la famosa frase nos ha servido mucho: ¿cuántas veces hemos dicho lo de ‘¿cuándo se jodió Euskadi?’


6. Corazón de Marías

«No he querido saber, pero he sabido que una de las niñas, cuando ya no era niña y no hacía mucho que había regresado de su viaje de bodas, entró en el cuarto de baño, se puso frente al espejo, se abrió la blusa, se quitó el sostén y se buscó el corazón con la punta de la pistola de su propio padre, que estaba en el comedor con parte de la familia y tres invitados».

‘Corazón tan blanco’ de  Javier Marías: una frase que anuncia una trama y un estilo como ocurre en pocas novelas.

7. A la cama con Proust
«Durante mucho tiempo me acosté temprano».
  El comienzo de ‘En busca del tiempo perdido’, de  Marcel Proust, ha sido tan citado como imitado. Jordi Puntí lo parodió en ‘Piel de armadillo’: «Durante mucho tiempo me he ido a dormir muy tarde por la noche. Desde esta madrugada, sin embargo, he decidido que ir a dormir tarde es peligroso».

8. Lo-li-ta
«Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía.  Lo-li-ta: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos  paladar abajo para apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Lo. Li. Ta.»

Pues eso: ‘Lolita’ de Vladimir Nabokov. Nada más. Y nada menos.

9. Un detective salvaje
« He sido cordialmente invitado a formar parte del realismo visceral. Por supuesto, he aceptado. No hubo ceremonia de iniciación. Mejor así».

Qué gran principio para qué gran novela (‘Los detectives salvajes’) de qué gran autor (el enorme y malogrado Roberto Bolaño).

10. Soltero busca esposa
«Es una verdad reconocida universalmente que un hombre soltero, en posesión de una buena fortuna, debe estar en busca de una esposa».

(Jane Austen abre así su ‘Orgullo y prejuicio’).


11. Las familias infelices

«Las familias felices son todas iguales; las familias infelices lo son cada una a su manera».
(Gran Leon Tolstoi para su gigantesca ‘Ana Karenina’). 

12. Kafka, Camus y tú
Y aquí, dos clásicos:

«Al despertar Gregorio Samsa una mañana, tras un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama convertido en un monstruoso insecto.  (‘La metamorfosis’ de Franz Kafka).

“Hoy ha muerto mamá. O quizá fue ayer; no sé. He recibido un telegrama del asilo: ‘Madre muerta. Entierro mañana. Sentido pésame’. Esto no quiere decir nada. Podía ser ayer».
El terrible inicio  de ‘El extranjero’ de Albert Camus que marcó tantas  adolescencias.

P.d. Ahora es tu turno. Añade uno más o ejerce de tiquismiquis: critica alguno de los elegidos. Yo me voy de ‘vacas’. Agur.

mezquiaga@diariovasco.com

Ver Post >
El ‘top 10′ de la Guía Mitxelin
img
Mitxel Ezquiaga | 29-07-2011 | 19:12| 0

La Agenda Portátil: diez sitios de Gipuzkoa donde uno puede comer, beber o vivir… y ser feliz

Cada cierto tiempo publico una lista así: es mi Guía Mitxel (in)… Lo hago a petición de algunos lectores. Casi siempre repito los mismos nombres. Es «mi» selección, realizada con un único criterio: lugares donde me lo paso bien y que, en buena parte, son amigos. Dejo fuera a los restaurantes cargados de estrellas, de Arzak  a Berasategui o de Akelarre a Mugaritz, pasando por Arbelaitz, porque están en categoría especial. Es una lista injusta: alguno se quedará fuera sólo por mi mala memoria.

1. El Frontón de Tolosa
Primero cautiva el lugar, un edificio racionalista en el corazón de Tolosa. Segundo, su decoración, entre el art-decó y la modernidad. Y sobre todo, su cocina: amor al producto y estilo propio sin tonterías. Las alubias son su buque insignia, pero en sus fogones se miman los mejores productos de la naturaleza sin que apenas se note la mano de quien lo trata: esa es hoy la mejor vanguardia de la gastronomía. Al frente de la nave, Roberto Ruiz , un tipo discreto que rehuye el protagonismo y cada vez da más importancia a su impresionante equipo, un dream-team austero y capaz.

2. Portuetxe
Un clásico popular: cómo un asador puede ser el restaurante más contemporéneo del mundo a base de respetar la mejor materia prima. Triunfa cada día en Ibaeta, siempre a tope: es un lugar donde uno se reenamora del rape o la chuleta de siempre, en un antiguo caserío integrado  en la trama urbana de la nueva Donostia.

3. Hika Mika
Es la reinterpretación del bar-de-siempre, en el siglo XXI y en el centro de San Sebastián. Su alma mater, el gran Alfonso González, reinventó un bar en torno al pastel de pescado, la ropa vieja y otras recetas de culto del vieo Astelena. En enero Alfonso murió, injusta y prematuramente, pero su chica, Virginia, recogió el testigo y mantiene el bar en su mejor espíritu. Y hasta con más fuerza si cabe.

4. El Mirador de Ulía
Sus vistas son el mejor espectáculo del mundo. Habría que ir al Mirador de Ulía simplemente como se va al Guggenheim: para mirar. Pero es que además su chef, Rubén Trincado, es un creativo imparable que pare platos sin cesar. Este año logró su primera estrella Michelin y vive un momento dulce. Subir ahí arriba siempre es una fiesta.

5. Narru
El Narru de Iñigo Peña  había triunfado en Gros con su cocina; el hotel Niza es uno de los enclaves más donostiarramente hipnóticos de la bahía. Desde hace unos meses los dos  suman fuerzas: el Narru está en el Niza y sigue triunfando, ahora en La Concha, con una propuesta imaginativa pero sobria en la que el producto (otra vez) es protagonista.

6. La Bernardina
Es uno de los fenómenos sociológicos de la hostelería local: enclavada en Ondarreta, frente al hotel Aranzazu, La Bernardina es un espacio donde se come y bebe bien, pero sobre todo donde la gente va a ver a otra gente y dejarse ver. Un lunes cualquiera es el establecimiento de Donostia con más clientes. La simpatía de sus dueñas tiene mucho que ver con el éxito: la Bernardina es un lugar donde uno se quedaría a vivir.

7. El Xarma
Los cocineros Xabi Díez  y Aizpea Oihaneder han logrado levantar en la Avenida de Tolosa de San Sebastián un restaurante de vanguardia con precios ajustados. Dan rienda suelta a su imaginación en un espacio reducido que en Madrid o Barcelona ya sería de culto y aquí es cada vez más visitado. Tiene encanto.

8. A fuego negro
Es el cruce perfecto entre el bistrot posmoderno y la taberna de toda la vida. A fuego negro es juguetón y distinto en la calle 31 de Agosto: sus pinchos o raciones proponen locuras controladas divertidas. Sale en las guías para guiris y cuando uno se acoda en su barra se encuentra a tantas suecas como vecinas de Gros. Cosmopolitismo le llaman a eso que comandan Edorta Lamo y Amaia García.

9. El Illarra
Es otro acontecimiento sociológico en la Ibaeta. El Illarra de Josean Eizmendi es una propuesta eficaz y con una línea propia, siempre en evolución. El público responde y lo llena días de labor, fines de semana… y en las cuatro estaciones.

10. Y Resaca, Tsi Tao, Bokado, Antonio, Kaia, Zelaia…
Se acaba el espacio y es momento de decir que este «top 10» tiene trampa, porque caben bastantes más que diez. Está el Resaca  de Miraconcha, donde Iñaki Guetaria da refugio a los gautxoris con su gin-tonic: me encanta en invierno, cuando nos acoge después de la teletxikita, y en verano. O sea, siempre.

Pero también disfruto el Tsi-Tao, con su sushi, sus tempuras y ahora… ¡con sus mojitos! (eso sí que es fusión).

Y el Antonio, ese bar eterno en perpetuo rejuvenecimiento por el que desfila el «who is who» de un San Sebastián.

O el Bokado-San Telmo, la nueva aportación del grupo Bokado a la ciudad, un espacio original que en Amsterdam, por ejemplo, nos parecería el lugar más chic del mundo… y lo tenemos  aquí.

Está el Kaia de Getaria, asomado al mar con los mejores frutos del mar en el plato… Y la sidrería Zelaia, con el encanto añadido de que sólo puede disfrutarse tres meses al año, como un placer casi prohibido…

Me dejo algunos. Otro día, nueva entrega de la Guía Mitxelin. Se admiten sugerencias.

mezquiaga@diariovasco.com

Ver Post >

Otros Blogs de Autor