Diario Vasco
img
Dame pan (negro) y llámame tonto… (la agenda portátil)
img
Mitxel Ezquiaga | 19-02-2011 | 08:11| 0

Si hacemos caso a las audiencias, a los vascos nos interesa más el desequilibrio sentimental de Belén Esteban que el futuro político de la izquierda abertzale.


La ex mujer del torero, pim-pam-pum para los escaladores de share, protagonizó el fin de semana pasado una especie de diván-de-luxe que arrasó en toda España (un 25,2 de cuota de pantalla) pero fue especialmente seguido en el País Vasco, con un share del 29,4. Euskadi fue la comunidad donde mayor audiencia cosechó la Esteban.


El dato no es nuevo, pero no deja de sorprender. Lo rosa y la telebasura triunfan especialmente entre los vascos. ¿Buscamos la fuga ante una realidad más incómoda o somos especialmente cotillas? Un consuelo: un 71% de los espectadores del paisito no vio a la Esteban. A esto se llama ver la botella medio llena.


 


Goyas en el Festi y desmayos por ‘127 horas’


Dejemos la tele y vayamos al cine. La película Pa negre fue el domingo la triunfadora en los Goya. Ese filme de Agustí Villaronga ya fue aplaudido, y en parte premiado, en el Festival de Donostia de septiembre. Pero también hubo entonces voces críticas (en buena parte de la prensa madrileña) que objetaban la presencia en San Sebastián de una película así «en detrimento de las nuevas cintas de Iciar Bollain o Fernando León Aranoa».


Desde el Zinemaldia se matizó que esas películas no habían estado en realidad a tiro de selección, pero, en cualquier caso, los premios de la Academia han hecho justicia retrospectiva a la opción de Donostia: ‘Pa negre’ triunfó en os Goya por encima de ‘También la lluvia’. Del ‘Amador’ de Aranoa nada se supo en las candidaturas.


Son juegos del destino. En el Festival se trabaja mucho y discretamente para la próxima edición aunque algunos sueños se desvanecen: la opción de celebrar en Donostia el estreno mundial de ‘La piel que habito’, la nueva película de Pedro Almodóvar, se esfuma. Su estreno comercial en España será el 2 de septiembre, antes del Zinemaldia.


(Hablando de cine: Uno, merece la pena ‘Primos’, la nueva y divertida comedia de Daniel Sánchez Arévalo; y dos, en los Príncipe ya se han registrado hasta cinco mareos de espectadores que no soportan la dureza del filme ‘127 horas’).


Un cocinero con ‘bulimia de vivir’


Santi Santamaría era uno de los cocineros más intelectuales que he conocido Leía mucho y escribía bien. Vivió con bulimia vital, masticando con gozo cada pedazo de la existencia, y se metió en polémicas porque, como el escorpión del chiste, «así era su temperamento». Su muerte en Singapur es como un final literario a una biografía excesiva. A muchos nos ha recordado otra muerte no menos triste y literaria: el fallecimiento de Vázquez Montalbán en el aeropuerto de Bangkok.


Quienes ponían a parir a Santamaría en vida lo han despedido con buenas palabras. Hay quien piensa que es hipocresía, pero también puede considerarse una forma de elegancia ante la muerte del rival.


Por nuestros pagos hay algunos que han sufrido con especial tristeza la desaparición del chef. Uno es Martin Berasategui, el cocinero vasco que mejor entendió al catalán: los dos fueron en algunos momentos víctimas, a la vez, del ‘lobby’ de la cocina que les dejaba fuera. Pero como jabalíes derribaron las barreras y almacenaron en los dos casos estrellas Michelin por todo el mundo.


Jóvenes chefs guipuzcoanos también lloran estos dias la muerte del cocinero de Sant Celoni. Por ejemplo, Aizpea Oihaneder, del Xarma, que según contaba estos días, pasó al lado de Santi Santamaría uno de sus mejores años en lo profesional y en lo personal.


Una inmersión carnavalera


Se acerca el Carnaval y algunos seguimos asociando Carnaval con Tolosa. El martes día viví una divertida inmersión carnavalera en la potente exposición del Palacio de Aranburu. No es una de esas muestras espectaculares de efectos especiales: el mejor efecto es la emoción. Imágenes y objetos del Iñauteri tolosarra se suceden en un recorrido que apela a la complicidad del espectador.


Fue ilustrativo. Más aún hacerlo con dos tolosanos nacidos en otro sitio: si los de Bilbao pueden nacer donde les da la gana, los de Tolosa también. Fueron mis guías un donostiarra (Jokin Ansorena, responsable municipal de Cultura hace trienios) y un beasaindarra (el gran Roberto Ruiz). Una grata visita.


Y además


P.d. 1 Cuando nació el hijo de Penélope Cruz y Javier Bardem se paralizaron las rotativas. Esta semana ha nacido la criatura de Barbara Goenaga (gran dama de nuestro star-system) y su pareja, el también actor Oscar Jaenada, y todo ha sido discreto. El ‘glamour’ de Alkiza es así. Zorionak.


P.d. 2 Otra de Tolosa: en su reciente visita a la villa el lehendakari Patxi López quedó tan bien impresionado del To.pic que anunció que volverá de manera privada «y con sobrinos».


P.d. 3 Empiezan a desvelarse los detalles del nuevo y prometedor San Telmo. ¿Saben que el Jazzaldia y el Festival de Cine celebrarán en el museo algunos de sus actos este año? El resultado puede ser espectacular.


P.d. 4 Insisto: de todas las historias, la de Tabakalera es la más triste. Muchos nos ilusionamos con ese proyecto pero los vaivenes y los parones nos han convertido en escépticos. En los foros sociales se le llama ahora ‘Tabakaos’. O sea.


mezquiaga@diariovasco.com

Ver Post >
El hotel de Nadal en Donostia: ¿historia de un bulo?
img
Mitxel Ezquiaga | 12-02-2011 | 09:15| 0

Si usted en el periódico sólo busca noticias, pase ahora mismo la página. Está avisado: lo que sigue es la historia de un rumor que sus protagonistas desmienten.


Lo que ocurre es que a veces hablar de un bulo ilustra sobre nuestra sociología doméstica mejor que las noticias contrastadas: además, esta agenda no es la primera página del periódico, sino una caja de sushedidos guipuzcoanos, un divertimento sabatino.


Rumores. Hace años corrió por Donostia como la pólvora el run-run, «de muy buena fuente», de que un destacado personaje de esta esquina del mundo había «salido del armario». Hasta se le adjudicaron novios de todos los gremios profesionales. La historia era falsa, pero el afectado y su familia sufrieron: quizás un desmentido a tiempo frena cotilleos, aunque sea injusto tener que salir a desmentir mentiras.


Vamos al tema. En barras, salones y, ojo, algunos despachos enmoquetados, se asegura desde hace días que el tenista Rafa Nadaly sus socios guipuzcoanos estudian «en firme» hacerse con un hotel de lujo en San Sebastián. Algunos apuntan que «ya está casi cerrado» el acuerdo para terminar el ahora estancado hotel que se construye en el restaurante Akelarrede Igeldo. Otras voces aseguran que Nadal y los suyos han puesto el punto de mira en el hotel que, según los planes municipales, se levantará en el actual complejo deportivo de Hydra, en Ondarreta.


El rumor tiene su aderezo. «Ya sabes que varias sociedades de Nadal tributan en Gipuzkoa», lo que es verdad. «Ya sabes que el tenista y sus socios tienen ya hoteles en zonas como el Caribe», lo cual también es verdad. «Ya sabes que Rafa viene mucho a San Sebastián y cuenta aquí con buenos amigos», también verdad. Basta recordar su última visita, cuando se hizo una foto ante la bahía vista por miles de seguidores en Facebook. «Nos ha hecho gratis la mejor campaña», confesaban los responsables de Turismo.


El rumor era creíble. Pedí a mis ‘gargantas profundas’ que investigaran… y la verdad me ha arruinado un buen titular. El confidente que habló con Pedro Subijana cuenta que, literalmente, «se partió de risa» al oír los datos: «¡Ni conozco a Nadal ni a sus socios»». El hotel de Akelarre es un proyecto fascinante que encalló porque los socios de Subijana sufrieron el pinchazo de la burbuja inmobiliaria. Es un lugar excelente, construido ya en buena parte. Cuando amaine la crisis recibirá muchas novias. Pero Nadal no irá de blanco a esa boda


Encargué entonces a otra ‘garganta’ que contactara con el entorno del tenista. Y también niegan. «De momento no tenemos previsto embarcarnos en ningún hotel en Gipuzkoa», aseguran.


¿Por qué ha corrido el bulo? ¿Es el rumor antesala de la noticia, como decía Butanito? Así está el tema: para que sepan quienes hablan en barras, salones y despachos enmoquetados.


Yo también sufrí en el Bernabéu


El fútbol sigue siendo una buena excusa para una excursión. El domingo pasado fui a Madrid con amigos para ver el partido de la Real en el Bernabéu… y me crucé por la Castellana con más guipuzcoanos de los que encuentra uno un sábado por La Concha.

Vi mucha bufanda blanquiazul junto al campo… ¡y al hijo de un relevante protagonista guipuzcoano con bufanda del Madrid! (guardo el secreto).


El partido: los blanquiazules se vinieron abajo tan pronto que el mejor momento fue saludar en el descanso a Nagore Aranburu mujer de Xabi Alonso. Al final tuiteé al propio Xabi la felicitación por su victoria (nobleza tolosarra obliga) y él me deseó «buen tercer tiempo» en la Cava Baja. Porque allí fuimos algunos para olvidar.


Olvidando, olvidando, me quedé en Madrid hasta el martes. Esa tarde, cuando estábamos ya en pista de Barajas para tomar el avión de vuelta, suspendieron el vuelo por avería. Y tuve que esperar al siguiente, que llegó a Hondarribia a las ocho y cuarto de la tarde… a sólo una hora del inicio de Keridos Monstruos en la teletxikita.


Pero llegué a tiempo para moderar la cíclica tertulia sobre amor y sexo en Donostia con la excusa de San Valentín. Debutaba con éxito en pantalla Cecilia Casado bloguera que rompe moldes en diariovasco.com, y se confirmó como crack Andoni Munduate el hombre que combina la ironía británica con la de Ataun. La sexóloga Nera Sancho puso rigor al coloquio y el joven Fano habló del cuore con el mismo énfasis que pone al balompié. Love is in the air.


P.d. Los Goya fueron durante tiempo ceremonias aburridas. El año pasado Buenafuente y su equipo dieron un revolcón a la naftalina y culminaron una gala divertida. Este año llega con la mejor pinta. ‘Balada triste de trompeta’ es, pese a sus excesos, mi candidata. Mañana por la noche no estaré en butaca del Real, pero sí en el sofá de casa


Ver Post >
Mou eta gu
img
Mitxel Ezquiaga | 05-02-2011 | 00:28| 0

La agenda portátil de hoy: de la visita al Bernabéu, de una chuleta en el Nestor, del nuevo libro de Murakami y de Almodóvar y el Zinemaldia 


 


M dice  Raúl Guerra Garrido que todos sus amigos se dedican ahora a hablar de nietos y que casi todos se han puesto a escribir un blog.


Yo aún no puedo hablar de nietos, pero he abierto blog en diariovasco.com. Se llama ‘la dolce vita’ y en sólo dos semanas ya he comprobado que escribir de libros está bien, sí, pero que si hablas de hostelería multiplicas la cifra de lectores por cinco, y si te centras en el fútbol o alrededores multiplicas las visitas por diez. Así que empiezo hoy con balones, sigo con cocinas y acabo con librito. Todo por la audiencia.



‘Glamour’ en el Bernabéu blanco y azul



Mañana la  Real Sociedad visita el Bernabéu, y eso hay que saborearlo. El año pasado los blanquiazules aún estaban de bolos por los campos de Segunda y ahora viajan con la cabeza alta por los estadios de Primera.


Es el partido del ‘glamour’. En el banquillo blanco estará Mourinho, el tótem quecataliza todos las pasiones de la España del XXI, el tipo que en septiembre pasó por Anoeta estrellando botellas contra la caseta y acaparó más flashes que  Julias Roberts.


No me gusta Mourinho, su aire de mal ganador y peor perdedor y su chulería, pero me gustan menos los mourinhistas. El portugués que llegó a Madrid como salvador del club merengue está teniendo problemas: perdió en  Pamplona y algunos de sus seguidores han empezado a desmarcarse.


Intuyo que Mou me irá cayendo mejor a medida que le vayan traicionando sus ‘hooligans’. Todos sabemos que saldrá de mala manera del Real Madrid: lo que ignoramos es si será dentro de unos meses o dentro de unos años con varios trofeos en la maleta. Pero probablemente no hay potro de tortura en el mundo más fotografiado y retransmitido que el banquillo merengue. Varios periódicos, televisiones y radios deben encontrar cada día un bombazo blanco para alimentar a su audiencia. Y si no hay bombas, se fuerzan.


Pero no hablemos de Mou: hablemos de ‘gu’. La Real llega al foro con todo que ganar y poco perder. Me ha encantado la osadía de  Griezmann cuando dice que el Madrid «tampoco es nada del otro mundo». Vivimos tan acostumbrados a la proverbial prudencia guipuzcoana que se agradece la valentía del  Astérix txuri-urdin. Aunque el partido luego acabe mal.


En fin: ‘glamour’ en el Bernabéu. Me cuentan que las dos directivas comen mañana en el hotel  Ritz, escenario donde los jefes blancos reciben habitualmente a sus visitantes, y que el palco estará lleno de ministros donostiarras y de ilustres de la diáspora guipuzcoana en  Madrid, que vuelven a saborerar, tras tres años en el infierno, a la la Real en Primera.


Pero más importante aún: mucha gente de toda Gipuzkoa se desplazará al Bernabeu pese a que el partido, a las siete de la tarde, obliga al retorno tardío o a coger fiesta el lunes.


Ahí esperamos estar algunos. Aupa Real.



Una chuleta en el Nestor y un sushi en Gros



Vayamos con las cosas de comer. Primero con las malas: esta semana se ha confirmado el cierre de Urola, del que esbozamos algo el sábado pasado. O la hostelería guipuzcoana se adapta a los nuevos tiempos o el goteo seguirá. Y los rumores sobre cierres y transacciones siguen disparados.


Pero hablemos en positivo. Confieso que aún no había probado la mítica chuleta del  Nestor de la Parte Vieja, de la que tanto se habla. Ya conocen la leyenda: es un bar pequeño, con sólo una mesa al fondo y un puñado de afortunados que cada mediodía gozan de su ensalada de tomate y su chuleta. Dos deliciosas hadas madrinas me invitaron el otro día y doy fe de que el festín estuvo a la altura de la leyenda.


Otra dama moderna me llevó al  Robin Banana, el restaurante japonés ‘cool’ que se ha abierto en Gros. Bien está que el abanico de posibilidades se abra.



Buenas noches, Murakami



Pero el verdadero placer de la semana fue llegar a la FNAC y comprar  1Q84, la nueva novela del gran  Haruki Murakami. El libro del escritor japonés arrasó en su país: es una particular versión de 1984, la obra maestra de  Orwell.


Tener a Murakami nuevamente en la mesilla resulta tan inquietante como meterse en la cama con Mou, pero más interesante. Ya les contaré, aunque en los blogs mola más hablar de Mou (rinho) que de Mu (rakami).



Pedro y Woody



Cuando se supo que  Pedro Almodóvar posponía hasta septiembre el estreno de su nueva y esperada película, ‘La piel que habito’, en el festival donostiarra alguien empezó a soñar que la premiere mundial de ese filme podría tener lugar en San Sebastián. Fue una quimera pero lo sueños, a veces, se cumplen. Ojo. Cuantas más cosas escucho de la próxima edición del Zinemaldia más pienso que su nuevo director,  José Luis Rebordinos, llega con un pan bajo el brazo. Con que se cumplan la mitad de sus proyectos el Festival merecerá la pena.


Woody Allen presenta su nueva peli, parisina, en mayo en  Cannes. Pero tranquilos: el día siguiente llega a nuestras pantallas.



P.d.  La gran sorpresa que llega es el nuevo museo de  San Telmo. La rehabilitación del edificio de la mano de los arquitectos  Nieto-Sobejano da un resultado espectacular. Ojalá el contenido esté a la altura y los rectores del museo sean valientes para darle vida

Ver Post >
Aperry, quita las pistas… pero en sentido inverso (de cómo son las exclusivas “Joti by night”)
img
Mitxel Ezquiaga | 02-02-2011 | 11:11| 0

Aparece en el plató con el móvil pegado a la oreja y como el conejo de Alicia. “Llego tarde, llego tarde…”. Joti Díaz trae escritas en una servilleta de bar eso que empezamos a llamar hace tiempo, medio en broma y medio en serio, “exclusivas”. Ayer soltó su pequeña bomba, la alternativa B del ‘Aperry quita las pistas’, y entonces, como decían los cronistas antiguos, “se bloqueó la centralita”.

Os pongo en situación. Teledonosti, noche de martes, ‘Keridos Monstruos’. En la primera parte hicimos una tertulia sobre el nuevo plan estratégico de San Sebastián, y su gran virtualidad fue que en vez de salir los de siempre aparecieran, por ejemplo, un polaco que investiga en Miramón el cerebro y su circunstancia, una joven valiente que piensa qué hacer con nosotros cuando seamos viejos (mañana o así) o una periodista con mirada nueva como la colega Arantxa Aldaz.

Y de pronto llegó Joti, bajo la batuta de terciopelo azul de la imprescindible Estrella Vallejo. Y lo soltó: los técnicos que estudian cómo realizar la reforma del estadio de Anoeta, quitando las pistas de atletismo, barajan una opción B: girar el  terreno de juego noventa grados, de forma que las porterías quedarían, para entendernos, una bajo el palco actual y otra en el lado del Palacio del Hielo. De ese modo se aprovecharían las dos tribunas principales de hoy y la obra sería más barata. Están trabajando en ello pero es una verdadera novedad para los anoetólogos, que son legión.

Lo dijo sólo como una opción. Pero entonces empezaron a sonar teléfonos y las redes sociales se movieron como si esto fuera un Egipto preocupado por un estadio. Aunque para esa hora ya estábamos en el Resaca tomando el gin-tonic preparado por el gran Iñaki.

Aperry, quita las pistas. Fue el grito del ascenso y yo todavía sigo sin verlo claro. Pero estos días será noticia. Yo sólo cuento aquí la cara B de Keridos Monstruos: el entrañable Joti a veces parece que está despistado, pero siempre te suelta una noticia.

Y encima nos lo pasamos bien.

Ver Post >
Un experimento: ¿y si reñimos como gatos por un libro?
img
Mitxel Ezquiaga | 30-01-2011 | 21:17| 0

Es lunes y busco hooligans que no quieran hablar de la caída de Mourinho, la crisis o el tiempo que refresca, Es lunes y busco hooligans capaces de fajarse por un libro. A favor o en contra. Es lunes y quiero que hablemos de ‘Riña de gatos. Madrid 1936′, la obracon la que Eduardo Mendoza ganó el último Premio Planeta.

 

Cuando yo era más joven viajé en sucios negros que iban hacia el norte, sí, y estudié un bachillerato en el que mandaban leer ‘La verdad sobre el caso Savolta’, una de las primeras joyas de Mendoza. Me hice mendocista desde entonces: he disfrutado sus novelones (pongámonos en pie: ¡’La ciudad de los prodigios’!) y sus novelitas (‘El laberinto de las aceitunas’, ‘Sin noticias de Gurb’).

 

El 15 de octubre pasado Mendoza ganó el Planeta y nos hizo reir con su ironía de lord a los plumillas que tomábamos gin-tonic de madrugada y cruzábamos maledicencias after-hours en el Palau de Congressos de Barcelona. Semanas después tomé su libro con precaución: los mejores escritores suelen recibir el Planeta con su peor novela. Pero pronto disipé los temores: disfruté el libro con el placer antiguo de lector enganchado a una buena historia.

 

‘Riña de gatos’ es divertida, tiene una trama que atrapa y juega metiendo a Primo de Rivera o Franco como secundarios de una disparatada acción en el Madrid donde empieza a olerse la guerra civil. Te lo resumo de forma académica: me lo pasé muy bien leyendo el libro. Nada más. Y nada menos.

 

Ahora amigos y compañeros me empiezan a poner peros a la novela. Que vaya vodevil. Que Mendocita va para abajo.Que cómo se desinfla al final.

 

Es lunes. Antes de ponerte a hacer balances contables, corregir los exámenes o discutir en la máquina del café si la Real debe mirar en la tabla hacia arriba o hacia abajo, dime si has leído ‘Riña de gatos’ y si te gustó o no. Si veo que pasais de mí, mañana escribo sobre el debate del 9 txuri urdin y si eres de Tamudo, Llorente o Agirretxe.

 

O, mejor aún, escribo sobre Mourinho. Estais avisados.

Ver Post >

Otros Blogs de Autor