Diario Vasco
img
El caso Sharapova: mil incógnitas y un impacto mundial
img
Alexis Algaba | 08-03-2016 | 12:14| 0

En la vida hay momentos y detalles que no se olvidan. Un día, durante mi etapa universitaria, uno de mis compañeros acudió a clase con una lista relativamente larga entre sus apuntes. “Mira todo lo que me han recetado en el equipo”, me dijo. La lista estaba llena de productos que se debían adquirir en una farmacia, complementos, suplementos y otras sustancias de las que desconocía su existencia pero que a mi amigo casi le exigían que tomara para poder rendir al máximo en competición. Mi compañero dejó su deporte al final de esa temporada cuando estaba a un paso de la élite. No recuerdo si le recetaron algún complemento que incluyera Meldonium, la sustancia por la que la Maria Sharapova ha dado positivo en un control antidoping, que está derrumbando su imagen pública como un castillo de naipes y que la enfrenta a una sanción de un año o algo más. Pero sé que él comprendió que a cada paso que daba la ética del deporte se diluía en la búsqueda del éxito a toda costa.

Pero vayamos al caso de Sharapova. ¿Ustedes creen que de no haber sido ‘pillada’ de esta forma tan infantil, sabríamos algún día que Maria estuvo diez años ininterrumpidos tomando una sustancia que acelera la recuperación y la resistencia y que ahora es considerada dopaje? Ja. Como tampoco lo sabremos de otros deportistas a no ser que les cojan en un renuncio similar. Surgen muchas preguntas tras conocerse este tipo de casos que los aficionados al deporte nos hacemos. Nos inquieta saber por qué hasta 2015 la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) no incluyó esta sustancia entre las dopantes si tan evidentes eran sus efectos entre los deportistas. También vuelve a aparecer el fantasma del deporte ruso que tras el escándalo del dopaje y corrupción en el atletismo nacional, sigue cubriéndose de gloria con los positivos de un ciclista (Eduard Vorganov) y de una tenista (Sharapova) por la misma sustancia. Y lo peor de todo, todavía sin recuperarnos del caso de los amaños descubierto por la BBC pero sin aportar nombres ni partidos concretos, vuelve a arrojar tierra y ensombrecer el pasado más cercano del tenis de primera línea. ¿Qué hay de verdad en todo esto?

De momento, apenas conocemos que Maria cometió “un error”, un gesto que le honra. Pero detalla que ese error fue el no cortar con la toma de esa sustancia que todo lo cura tras conocer que ya era dopante. Como el que deja de beber alcohol cuando le dicen que en una hora tiene que coger el coche para volver a casa. Luego da positivo y se echa las manos a la cabeza. “Pero si yo he dejado de beber hace un buen rato”, argumenta. “No haber bebido durante toda la noche”, responde el policía. Es sorpendente también que todo el entorno de Maria no le avisara de las novedades que introducía la AMA este 2016. Después del ridículo del Real Madrid en la Copa del Rey alineando a Cheryshev -madre mía, otro ruso-, este caso vuelve a denotar falta de previsión en el deporte de élite.

Parece que Sharapova comienza a pagar su engaño en forma de patrocinios. En apenas doce horas han querido poner tierra de por medio tres de sus patrocinadores más importantes. En primer lugar la firma deportiva Nike, con la que tenía firmado un contrato de ocho años de duración por 70 millones de dólares y que finalizaba en 2018. Tercer palo también para la multinacional americana, que en pocos años ha tenido que extinguir los contratos de tres de sus principales valuartes: Tiger Woods, Lance Armstrong y ahora, Maria Sharapova. Además, la firma alemana de coches de lujo Porsche y la relojera suiza Tag Heuer también han dado un paso atrás con Maria.

Como ven el impacto deportivo e industrial de un caso de dopaje es mundial. De Rusia a Estados Unidos, de Alemania a Suiza. Y todavía no han dicho qué van a hacer otras marcas que caminan junto a Maria, como la firma de agua francesa Evian, las estadounidenses Avon, American Express y Head. Veremos también que sucede con su marca de golosinas y chocolates Sugarpova.

A día de hoy Maria es la deportista que más ingresos percibe al año según la revista Forbes, y lleva en esa posición 11 años seguidos. Solo el pasado ganó 29,7 millones de dólares, de los que 23 llegaron de patrocinios. Aparece en el número 26 de los deportistas mejor pagados del mundo. Para comprender a lo que se enfrenta Sharapova, solo hace falta recurrir a las cifras totales. En su carrera como tenista se ha llevado una bolsa en premios -y eso que cuenta con cinco Grand Slams- de alrededor de 37 millones de dólares, mientras que por patrocinios la cifra supera los 200 millones de dólares. Apartada ahora del circuito por sanción (todavía no sabemos de cuánto tiempo) veremos si el castillo de ingresos de Maria se va desmoronando por este desliz.

Ver Post >
Entre el fixing y el tanking
img
Alexis Algaba | 26-01-2016 | 14:47| 0

Hace ya una semana que la BBC lanzó la bombita de que 16 jugadores top 50 de la ATP estarían implicados en amaños de partidos. Desde el ya mítico partido Davydenko-Vasallo Argüello que encendió la mecha de esta cuestión -el extenista ruso fue investigado por la ATP tras este encuentro y absuelto posteriormente- habrían sido, al menos según un estudio de BuzzFeed, 16 los extop 50 que habrían accedido a acordar los resultados de sus encuentros tras ser contactados por mafias para ello y haber sacado, por supuesto, un gran rendimiento a esos resultados irregulares. La BBC vendió la noticia a bombo y platillo, condicionando el inicio del Open de Australia, la primera gran cita de la temporada, pero días después, a ser cuestionados por los nombres escondieron la mano. Acto eticamente dudoso, ya que ahora la sombra de sospecha se ha extendido por todo el profesionalismo.

Ya hablamos hace meses de las miserias de los jugadores de fuera del top 100 y de sus dificultades para acudir a los torneos y las escasas bolsas de premios en los torneos más bajos. La ATP, a través de su órgano de integridad, Tennis Integrity Unit (TIU), ha sancionado de por vida a algunos de estos tenistas de más bajo nivel, y a otros temporalmente, entre ellos el bilbaíno Guillermo Olaso. Pero ahora la mancha se ha extendido y es practicamente imparable. Cualquiera ya puede sospechar de cualquiera y es complicado que no se miren ciertos resultados con recelo y pensando en experiencias pasadas y en el historial de cada uno de los tenistas. Sin ir más lejos en los últimos días dos ejemplos se encuentran bajo sospecha. El primero además atañe a una deportista guipuzcoana, Lara Arruabarrena, de la que se sospecha que junto a David Marrero perdieron de forma extraña en primera ronda del Open de Australia el pasado domingo. Los responsables de la casa de apuestas Pinnacle registraron movimientos irregulares en las apuestas previas al partido según revela New York Times. Indican que se contabilizaron apuestas por grandes cantidades en contra de la pareja española, aunque la cuota del otro dúo, Andrea Hlavackova y Lukasz Kubot, apenas alcanzaba los 1,5 euros por euro jugado. La casa de apuestas asegura que mientras en las previas del resto de partidos apenas se habían jugado 2.000 dólares, algunos apostantes elevaron hasta los 25.000 dólares la cantidad total jugada en éste, lo que provocó que la casa de apuestas cerrara el mercado. Al final Marrero y Arruabarrena perdieron 6-0 6-3 el encuentro y el tenista canario señaló que se encontraba con molestias en la rodilla.

Por tanto, ¿hablamos de tanking o de fixing? Si un jugador sabe que tiene molestias y disputa un partido qué es. Muchas veces lo hemos visto. Deportistas que con molestias, lesiones o peligro de contraerlas ante una cita clave o cercana se dejan ir en la pista para cubrir compromisos y embolsarse cuantías jugosas, sobre todo en grandes torneos. De hecho, la pareja española se embolsó por disputar esos 51 minutos de partido, 4.000 dólares australianos (unos 2.600 euros). A ese tipo de situaciones se les denomina ‘tanking’ en el argot deportivo, algo así como dejarse ir cuando el objetivo parece inalcanzable. Pero muchas veces ese tankeo tiene trazas de fixing, esto es de fijar un resultado final del encuentro. Como he comentado anteriormente, otro caso de la pasada semana también resulta ciertamente sospechoso.

En este caso se produjo en el Challenger de Río de Janeiro, en octavos de final, en el partido entre el eslovaco Andrej Martin y el argentino Guido Andreozzi. En un partido de este nivel, se registró un flujo de apuestas en la casa Betfair de 450.000 libras, unos 526.000 euros. ¿Qué hay de nuevo? Que 350.000 libras se apostaron durante el tercer set, un parcial que arrancó con Andreozzi colocándose 5-2 en cabeza y que acabó por adjudicarse el eslovaco Martin por 7-5. ¿Casualidad? Quien sabe. ¿Sospechoso? Sin duda alguna.

Esperemos que todas estas cuestiones se investiguen y que se dejen al margen fuegos de artificio y se traten de esclarecer las sospechas. De momento, y para los lectores que quizá no comprendan hasta qué límite se puede condicionar el resultado de un partido, aquí algunas muestras de tanking más que sospechosas en el circuito Challenger en el pasado curso y que quedaron grabadas por las cámaras de los torneos que se emiten por Livestream.

El flagrante super tie-break de Shabaz y Odesnik

En este caso, en un partido de dobles en el Challenger de Maui, la pareja egiptoestadounidense formada por Michael Shabaz y Wayne Odesnik parece que se dejó el coche mal aparcado. Por eso decidieron acabar en cuanto pudieron su encuentro y dejaron varias perlas en el super tie-break del encuentro. Ver para creer.

Jaziri no puede más

A punto de disputarse el último punto en el partido del challenger de Izmir entre Jaziri y Molchanov contra Myneni y Sharan, el jugador tunecino comienza a sentir molestias en su pierna. Sin aviso previo y ante el asombro general avisa a su compañero y decide retirarse ante la atónita mirada de sus rivales. Lesión relámpago le llaman.

A toda ‘Michon’

En francés ya no quería jugar. Cansado de perder juegos dice que ‘ya está bien’ y se marca un juego enorme al servicio de dobles faltas y golpes al clavo en el Challenger de Santiago.

Ver Post >
Bienvenidos al año de las incógnitas
img
Alexis Algaba | 04-01-2016 | 19:55| 0

Esta semana comienza con los primeros torneos puntuables la temporada ATP 2016. Doha, Chennai y Brisbane son las primeras piedras de toque de una campaña que se presenta apasionante y que nos muestra un panorama lleno de incógnitas que hará apasionante este nuevo año tenístico. ¿Podrá Djokovic mantener su dominio del circuito con mano de hierro? ¿Qué podemos esperar este año de Rafa Nadal? ¿Será la última temporada de Federer? ¿Y el regreso de Del Potro?…Son un buen puñado las preguntas que cualquier aficionado se hace en enero y que se irán descubriendo a lo largo del año. A través de este post, haré una pequeña previa de lo que podemos esperar y los hitos más importantes a seguir este curso:

1. El reino de Nole: nada hace indicar que el serbio vaya a bajar un ápice el nivel que mostró en 2015. Eso sí, deberá pensar si dosificarse algo más, si centrar más el tiro en ganar el Grand Slam -solo le falta coronarse en París para lograrlo-, si vale la pena sacrificar la gira americana de verano por buscar el oro en los Juegos Olímpicos de Río, o sí quiere mejorar su récord de 82 victorias y seis derrotas con el que acabó el pasado año. Él es el que manda y a su son, si nadie lo remedia, volverán a moverse el resto de tenistas del circuito. Djokovic puede lograr este curso varios hitos que no parece que quiera dejar pasar. El primero de ellos, al margen del citado Grand Slam, sería el de situarse como el tenista con más títulos de Masters 1000 de la historia. En este momento, Nadal encabeza esa tabla con 27 títulos por 26 de Nole, que además volverá a perseguir el Masters 1000 perfecto, ya que solo le resta el de Cincinnati para hacerse con todos ellos. Por otro lado, puede convertirse en el primer tenista en superar los 100 millones de dólares en ganancias por premios de torneos. En esta clasificación de ricos, Roger Federer le tiene la delantera con 97,3 millones de dólares hasta finales de 2015, mientras que Djokovic sobrepasa ligeramente los 94. Además si consigue alzarse con un par de torneos, Nole se meterá en el top 10 de tenistas con más títulos individuales en su carrera. Hasta el momento se encuentra en el undécimo lugar del ranking con 59 trofeos, a solo uno de Andre Agassi. Nadal es sexto con 67, Federer cierra el podio con 88, con Lendl (94) y Connors (109) en cabeza. Y si termina el año como número 1, igualará a Federer y Connors con cinco años acabando en cabeza el ranking. Por delante solo quedaría Sampras. Por tanto, será un año con muchos alicientes para el serbio.

2. El regreso de Rafa: después de superar el año más complicado de su carrera -como él bien ha admitió en el último Informe Robinson emitido en Año Nuevo en Movistar +-, Rafa Nadal afronta con más ganas que nunca su regreso a la primera línea del tenis mundial. Quién sabe si volverá a ser el número 4, el 3, o el 2, lo que está claro es que las señales que ha proyectado en los primeros coletazos del año parecen reservarnos un año de buenas actuaciones para el de Manacor. Su cambio en el juego hacia una táctica más agresiva, más dominadora y sin una exigencia física tan extrema podrán posibilitar que el tenista español coseche buenos resultados y se lleve varios títulos. Eso sí, no es descartable que con su nueva fórmula puedan producirse dolorosas derrotas si el día se cruza. Pero Nadal se ha ganado con sus éxitos el beneficio de la duda y tras los encuentros de exhibición en Abu Dabi ante David Ferrer y Milos Raonic, da la sensación de que la dirección vuelve a ser la correcta. Es muy difícil aventurarse y pronosticar a dónde llegará en los torneos más importantes, pero seguro que entre ceja y ceja tiene el volver a reinar en Roland Garros y poder levantar su décima copa de los Mosqueteros. Veremos si las buenas sensaciones comienzan a confirmarse ya desde esta semana en Doha.

3. ¿La última de Federer? Quién diga que no lleva varios años pensando que Roger Federer va a colgar la raqueta miente. Pero parece que esa retirada no es inminente, al menos por lo que se denota de sus palabras y sus gestos. El de Basilea ha vuelto a presentar un calendario reducido para este 2016, fumándose todos los masters sobre tierra -no estará ni en Montecarlo, ni en Madrid, ni en Roma- y dosificando esfuerzos para que sus 34 años no le pesen en pista y no tengamos que ver, como ninguno queremos, dolorosas derrotas de la leyenda de este deporte. Vuelve a cruzarse en su camino unos Juegos Olímpicos. Serán sus últimos, eso seguro, y tras el chasco de Londres, donde era principal favorito y cayó en la final ante Andy Murray, Roger quiere entrar en el selecto grupo de los tenistas que tienen el Grand Slam completo, la Copa Davis y unos JJOO en categoría individual. Un grupo, en el que de momento solo figuran Andre Agassi y Rafa Nadal. Le esperan algunos retos más, como alcanzar a Lendl en la clasificación histórica de títulos -está a seis-, o alcanzar la barrera de los 100 entorchados, entre individuales y en dobles, ahora se encuentra en 96. Con dos parejas de gemelos en casa, el balance de este año será clave para poner fecha de caducidad a su lecciones sobre la pista. Ivan Ljubicic le acompañará en el banquillo este año.

4. Andy, la alternativa o algo más. Superados sus problemas de espalda, felizmente casado y como ídolo en su país gracias a la última Copa Davis, Murray se presenta liberado en este 2016 y con ganas de dar guerra. Los pronósticos le colocan como la alternativa más fiable a Djokovic, aunque será la pista la que le coloque en su lugar. Para empezar, ya ha comentado que podría salir escopetado del Open de Australia si su mujer se pone de parto en esas fechas, lo que lastraría su clasificación, aunque le granjearía uno de los mejores momentos de su vida. De esta forma, Andy puede pasar más atento a su paternidad que a su tenis estas primeras semanas del año, aunque tiene madera para ser top 3 a final de curso. ¿Revalidar su medalla de oro el Río? Queda muy lejos, aunque si se lo plantea y está enchufado es un rival temible. Wimbledon también le puede tirar.

5. ¿Darán el paso esperado? Dará alguien este año el paso para meterse en el top 10. ¿Hay alguna raqueta escondida que vaya a emerger este curso de forma fulgurante? Se ha esperado en los últimos años el paso adelante de tenistas como Grigor Dimitrov, Milos Raonic o Kei Nishikori. Con edades entre los 24 y los 26 años, a estos tres tenistas de estilos completamente antagónicos, les ha faltado un paso más en su evolución para meterse entre los cuatro grandes del tenis mundial. El búlgaro parece haber perdido algo de confianza en el último año y cuando parecía que iba a dar ese paso, ‘babyFed’ se ha estancado y acabó el curso en el puesto 28. Su talento es innegable y madera tiene, pero debe creérselo y trabajar para cuando pueda llegar ese relevo. Este año se vuelve a esperar mucho de él. Raonic, por su parte, intentará buscar variantes con Carlos Moyá como técnico en este inicio de campaña. Milos se va asentando en el top 20 pero algunos problemas físicos le torpedearon el asalto al top 10 la pasada campaña. Con 25 años, es el momento de dar ese paso y rematar con unas semis o una final un torneo grande. Por lo que respecta a Kei Nishikori, da la sensación de haber llegado a su techo en el top 8. Talento a raudales, pero algo perjudicado por los esquemas de juego de potencia que predominan en la actualidad.

6. Jóvenes con posibilidades. El pasado curso por fin Bernard Tomic dio el paso hacia adelante. Se olvidó de las borracheras, la velocidad y los conflictos con la Policía para mostrar su verdadero nivel y con 23 años acabó en el top 20 por primera vez en su carrera. ¿Qué probabilidades hay de que este año siga en esa línea? Yo diría que está 50/50. Australia marcará mucho su devenir en el año y si completa un buen papel seguirá rondando ese ranking durante bastante tiempo, porque lo que viene detrás no debe ser una amenaza seria si se encuentra a su verdadero nivel. Detrás suyo, en el puesto 20 se encuentra el tenista más joven de esos primeros. El austriaco Dominic Thiem, con 22 años y que consiguió su primer entorchado el pasado año. A decir verdad, su puesto en la tabla parece un poco inflado y le queda como una americana dos tallas mayor que él, aunque talento para estar ahí no le falta. Sin embargo no pinta bien en las grandes citas. Todavía es joven y tiene mucho margen de mejora. Pinta bien pero este año debe seguir aprendiendo. En el puesto 30 encontramos a la sensación Nick Kyrgios. El veinteañero australiano, se pasó la segunda mitad del pasado año lustrando su imagen de ‘Bad boy’ más que su tenis. Corre el riesgo de descarriarse, pero si se centra en el deporte, sus condiciones le deben aupar mucho más arriba en los próximos años. Entre el los 100 primeros, otros cuatro jóvenes con proyección y maneras que tratarán de cumplir su primer año completo en torneos de nivel ATP. El menor de todos, el alemán Alexander Zverev pugnará por acercarse al top 50, acometer cualquier meta por encima de ese listón se prevé complicado para su nivel actual, aunque tiene margen de mejora. El coreano Hyeon Chung, de 19 años y auspiciado por el gigante Samsung descubrirá su verdadero nivel en torneos de relumbrón, ya que consiguió meterse en el top 60 el pasado año a base de buenos resultados en Challengers. Tras esa gafas que ocultan su miopía, Chung presenta un tenis vistoso. Es un jugador con excelente físico que plantará batalla en partidos largos, además de sumar un talento muy característico y algo similar al de Kei Nishikori. Otro llamado a asentarse entre los 20 o 30 primeros es el talentoso Borna Coric, aquel muchacho que entrenaba con Rafa Nadal y que ya se encuentra en el puesto 44 del ranking. Si nada se tuerce, el balcánico está destinado a ser uno de los dominadores del circuito en un puñado de años. Y para finalizar el top 100 de talentos prominentes, se podría esperar algo de Thanasi Kokkinakis, aunque el australiano deberá operarse de una lesión del hombro y se perderá la gira por su país con el Open de Australia incluido. Golpe duro para un tenista que acaba de arrancar.

7. El regreso de la torre de Tandil. Y no nos debemos olvidar de los jugadores, que como Kokkinakis, arrancan el año en el dique seco pero de los que se espera su regreso este 2016. Entre ellos, el regreso más esperado será el de la Torre de Tandil, de nombre Juan Martín del Potro. El calvario de su muñeca no le ha dejado tener continuidad desde que se adjudicará el US Open en 2009. Palo tras palo, Del Potro no se rinde y tras la última operación de mediados del pasado curso, se espera su regreso para este año, con la esperanza de volver a ver sobre la pista al potente tenista con una derecha fulminante. Otro de sus compatriotas, Juan Mónaco, también tuvo que pasar por el quirófano por una lesión en la muñeca que le dejó llorando desconsolado en un banquillo de Kitzbühel. Mónaco ya ha subido imágenes a una red social en la que se le ve entrenando a tope. Una buena señal para un tenista muy competitivo sobre tierra. El francés Richard Gasquet también arranca el año lesionado y se ha bajado del Open de Australia, donde se retirará una de las leyendas del tenis actual, el aussie Lleyton Hewitt. ¿Será la única retirada este año? Ya lo veremos…de momento…que empiece el espectáculo.

Punto extra: Al margen de esas siete grandes cuestiones, a los guipuzcoanos también nos preocupa lo que pueda hacer nuestra principal raqueta en el circuito, que cerró 2015 dando un paso de gigante en su carrera y colocándose en el puesto 72 del ranking. Iñigo Cervantes tiene ante sí un año de grandes retos y de pisar las pistas de los mejores eventos del calendario. Se lo ha ganado, pero como el tenis no vive del pasado deberá cosechar buenos resultados para mantenerse en el top 100. La gira sudamericana de tenis puede ser el mejor lugar para ganar esos puntos que le den aire y le permitan disfrutar sin pensar en la soga del ranking. Esperemos que vuelva a brillar.

Ver Post >
De perderse en Egipto al 72 del mundo
img
Alexis Algaba | 30-11-2015 | 12:35| 0

Mediados de marzo, Sharm el-Sheij, en Egipto, ciudad situada entre la franja costera del Mar Rojo y el monte Sinaí. Tras un último balance de 8 derrotas y una sola victoria entre finales de 2014 e inicios de 2015, el hondarribiarra Iñigo Cervantes decide iniciar en esta recóndita plaza la reconquista del ranking. Es un torneo de sexta categoría, el noveno Futures del año en Egipto y partiendo en la posición 258 de la ATP, al guipuzcoano le toca enfrentarse a un checo, Filip Dolezel, que figura, nada menos que en el puesto 1.603. Y pierde el primer set. Y pasa muchos apuros para llegar al tie-break en el segundo, en un torneo donde no hay puesto ningún foco del tenis mundial. Finalmente, se lleva el segundo set en el desempate y remata con un 6-0 ese primer partido.

Siete meses después, Cervantes recoge el galardón que le acredita como campeón del torneo de maestros Challenger 2015 con una camiseta con la que dedica su triunfo a su abuela y su tía: “Zuentzat amona eta izeba”, figura serigrafiado en la prenda, mientras sostiene el trofeo tras una dura batalla en la que levantó dos bolas de partido a su compatriota Daniel Muñoz de la Nava y acabó el torneo invicto, lo que le permite acabar el año en el puesto 72 del ranking. Todo un sueño, al que ha llegado tras un largo periodo de pesadillas en forma de lesiones e interminables viajes a torneos recónditos para ganar confianza y algún punto ATP.

Autor: Marcello Zambrana

De aquel torneo de comienzos de primavera en Egipto sacó apenas 6 puntos para la clasificación tras llegar a semifinales y un puñado de dólares (apenas 500). Esa es la cara amarga del tenis, la de curtirse en campeonatos donde no hay jueces de línea ni recogepelotas y es igual de fácil perder el primer partido que el último y apenas por un puñado de euros. Después de Egipto probó en Israel y Marruecos en torneos con algo más de enjundia, pero sin excesiva suerte, ya que el ranking no le daba para pasar al cuadro final (el próximo año tiene casi garantizada la presencia en todos los Grand Slams y, por supuesto, torneos ATP 500 o 250). En este viaje de regreso a Europa, el destino empezó a cambiar en abril, en el torneo de Mersin en Turquía, donde Iñigo alcanzó las semifinales y comenzó a sumar puntos con mayor fluidez.

Hasta el mágico mes de mayo, donde rompió su sequía de cuatro años sin llevarse un torneo Challenger. Hasta mayo, Cervantes tenía dos títulos de esta categoría en su haber. El primero, en 2009 en el ya extinto challenger de Saransk en Rusia, y el segundo en Trnava, Eslovaquia en 2011. Desde entonces las dudas se mezclaron con grandes experiencias como las clasificaciones para Wimbledon sobre hierba -aunque siempre ha sido ‘terricola’- y periodos largos de convalecencia tras lesiones. Pero el mes de las flores hizo florecer el tenis del hondarribiarra y elevar sus prestaciones, tras ponerse bajo la batuta de Javier Ferrer a finales de 2014 y mudarse a Javea, donde también ha podido entrenar en varias ocasiones con el hermano de su entrenador, el top ten David Ferrer.

Todo ello explosionó en dos títulos de challenger en Ostrava (República Checa)  y Vicenza (Italia) y un subcampeonato en Eskisehir (Turquía), con un balance de 15 victorias y dos derrotas. Estas victorias le hicieron rondar ya el top 100 pero sin terminar de entrar en ese selecto grupo. En junio llegó la victoria en Marburgo (Alemania), también sobre tierra, con un juego brillante, pleno de confianza en el saque y mostrando una gran intensidad en los peloteos y mucha fe en su juego. La línea no se ha detenido en la segunda mitad del año, aunque sí ligeramente esa racha de triunfos que le ha hecho ser el tercer tenista en la historia de la era Challenger, tras Pashanski (Serbia) en 2005 y Carlos Berloq (Argentina) en 2010, en conseguir 50 victorias o más en la temporada.

Autor: Marcello Zambrana

Iñigo Cervantes se ha despertado hoy, 30 de noviembre, día de su 26 cumpleaños como número 72 del mundo tras conseguir ayer el ATP Challenger Finals completando una semana inmaculada y un noviembre excelente tras alcanzar también la final en Montevideo (Uruguay). Nunca un guipuzcoano estuvo en un puesto tan alto del ranking ATP, y si las lesiones le respetan, en la primera parte de la próxima temporada podrá alcanzar una clasificación mucho mejor ya que no defiende apenas puntos y tiene garantizada la presencia, sin necesidad de jugar la qualy en los principales torneos. El Open de Australia en enero será una excelente piedra de toque para Iñigo, pero el devenir curso se sustentará, con toda probabilidad, en la gira sudamericana sobre tierra batida, donde partirá, si mantiene esa competitividad que ha brillado este año, en uno de los candidatos a sumar un buen puñado de puntos que le permita mantenerse entre los mejores.

Eso será el próximo año, ahora lo que deben llegar son los primeros reconocimientos, que bien merecidos los tiene. Zorionak Cervan!!

Ver Post >
El reino de la armadura interior
img
Alexis Algaba | 19-06-2015 | 14:01| 0

Hará cerca de una década cuando uno de mis amigos me pidió que le acompañara a comprarse unas zapatillas nuevas de running. Con el poco dinero que disponíamos entonces, todavía en bachiller, fuimos a una pequeña tienda de ropa deportiva cercana a nuestra casa. Por 60 euros la gama era mas bien ajustada, y más que para running, ya buscábamos zapatillas “para correr”, que así suena menos a la moda y el precio quizás también lo sea. Entre las líneas básicas de las marcas de mayor peso (Nike, Adidas, Reebok…) nos sorprendían unas con un logo que entrecruzaba dos U, formando finalmente una U y una A. La única referencia de esa marca (para mí, friki del fútbol extranjero desde hace tiempo), venía de las prendas interiores que debajo de las camisetas vestían los futbolistas con ese logo en los partidos más fríos en media Europa y que comenzaban a llegar a España.

No sin dudas, mi colega se compró esas zapatillas que eran las únicas de esa nueva marca’ en toda la tienda, y todavía las conserva. Una década después, el desembarco de esa marca en Europa y España es inminente y debemos empezar a acostumbrarnos a ver a Under Armour comerse parte del pastel de los gigantes Nike y Adidas. Es innegable que lo están haciendo bien, que Estados Unidos se les ha quedado pequeño, que su marca es atractiva y que las decisiones que están tomando les salen redondas.

Como buena marca que explota en los EE UU, su historia comienza en un garaje. En 1996, Kevin Plank, fundador y CEO de la firma, hastiado por sudar durante su práctica deportiva al más alto nivel -fútbol americano- decidió idear ropa que consiguiera absorber el sudor. Se metió en el garaje de su abuela en Georgetown hasta que logró las primeras partidas de camisetas.

El nombre de la firma también tiene su historia, como buena película, como reveló el propio Plank hace poco a The Washington Post. En principio, al ser prendas pegadas al cuerpo, Plank quiso bautizar como Heart (corazón) a la marca. Pero estaba registrada. Su segunda idea fue Body Armor (armadura corporal). Ésta idea le entusiasmó y comenzó a hablar a todo el mundo de que su empresa tenía esa marca. Pero dos semanas después le llegó la confirmación de que ese nombre también tenía dueño. Desanimado, según cuenta Plank, fue a visitar a su hermano Bill para comer con él y su hermano le preguntó: ‘¿Cómo va esa empresa en la que estás trabajando eh…, Under Armor?’ Kevin no sabe si fue o no una broma de su hermano, pero al instante volvió a su casa para realizar la solicitud para realizar la solicitud del nombre. Eso sí, le añadió una U a armadura, por su escepticismo a internet.

Sea como fuere, así empezó la cosa y en 1998 la marca Under Armour comenzó su andadura oficialmente. Una serie de afortunadas coincidencias ayudaron también a que la marca comenzara a ganar mercado en Estados Unidos, sobre todo la aparición del actor Jamie Foxx en la película Un domingo cualquiera utilizando una camiseta esponsoreada por Under Armour.

18 años después, Under Armour ya se ha convertido en la segunda marca deportiva más vendida en EE UU en 2014, solo por detrás de Nike y desbancando a la multinancional alemana Adidas. El crecimiento de Under Armour ha hecho que finalizara el primer trimestre de 2015 con unas ventas de cerca de 750 millones de euros, un 25% más que el año anterior y suman ya su vigésimo trimestre con crecimientos superiores al 20%. Cifras considerables pero que esconden varios factores que hacen presagiar un crecimiento exponencial en los próximos años.

El factor principal, en mi humilde opinión, es la estrategia de patrocinios que están ejecutando y donde, como parece acompañar a la firma, han vuelto a tener suerte y buen análisis de las posibilidades. Están vistiendo a estrellas de los principales deportes, sobre todo estadounidenses, pero que también apuntan al mercado internacional. Así, el MVP de la temporada regular de la NBA y reciente campeón de la mejor liga de baloncesto del mundo, Stephen Curry, viste zapatillas Under Armour, lo que se ha traducido en un incremento de ventas en calzado para la compañía en el último año de un 40%, hasta alcanzar los 161 millones de dólares.

En tenis, escogieron patrocinar desde comienzos de este año a la estrella británica Andy Murray. Aunque el acuerdo supondrá un dembolso de 15 millones de libras en los próximos cinco años, el vestir al número 3 del mundo y mejor tenista de las islas les está posibilitando entrar en mercado del tenis y, sobre todo, apoyarse en toda una figura para vender más en el Reino Unido. ¿Más? Claro. En golf, acertaron al patrocinar a un jovencito llamado Jordan Spieth, que este año se ha hecho con la chaqueta verde en Augusta vistiendo Under Armour con solo 21 años y ya es el número 2 del mundo. Y, para acabar, patrocinan a la leyenda del fútbol americano Tom Brady, que consiguió su cuarta Superbowl en febrero con los New England Patriots, y además es marido de la modelo Gisele Bündchen.

Cuatro grandes patrocinios, pero en la firma de Baltimore saben que el siguiente paso para seguir creciendo es muy claro: el fútbol. Desde hace dos temporadas patrocinan al Tottenham de la liga inglesa y algunos conjuntos más por el mundo pero de menor nivel. El paso de patrocinar un equipo grande daría a Under Armour la clave para potenciar el crecimiento internacional. Y es que las ventas fuera de Estados Unidos apenas suponen a día de hoy el 10% de la facturación de la compañía. Concretamente 95,9 millones de dólares en el primer trimestre de 2015, aunque con un crecimiento del 75%,  mientras que las ventas en Norteamérica (EE UU, México y Cánada) se incrementaron ‘solo’ un 20%. La apuesta, podría ser el Barcelona, y ya se rumorea que Under Armour comienza a posicionarse para patronicar al club catalán a partir del 2018 una vez acabado el contrato con Nike.

Sea lo que fuere, el siglo XXI ya ha diseñado una marca deportiva capaz de competir con las dos principales multinacionales que han dominado -y lo siguen haciendo- el mercado durante las últimas décadas. Habrá que acostumbrarse a marchas forzadas a la llegada de la armadura interior.

Ver Post >
Simona Halep o sin tetas si hay paraíso
img
Alexis Algaba | 23-03-2015 | 12:54| 0

Más allá de los resultados del día a día y de los grandes nombres del tenis, este deporte nos deja historias de sacrificio que convierten a los deportistas en héroes y personas que sacrifican buena parte de sus vidas -y sus físicos- para ser los mejores. Hace ya un par de años se comenzó a escuchar su nombre ya entre las mejores tenistas del mundo y ahora nadie puede descartar que en poco tiempo, la rumana Simona Halep pueda llegar a ser la tenista número uno del ranking. Con un juego intenso y una condición física superior, está consiguiendo que en un territorio donde mandan cada vez más las tenistas altas y de pegada haya espacio para una chica de 1,68m y apenas 60 kilos que no deja de poner pelotas en juego y no da una bola por perdida, cuestiones esenciales para poder luchar aun teniendo un saque muy condicionado por su altura.

Simona Halep en 2008 cuando ganó el Roland Garros junior

Pero Simona es la tercera mejor raqueta del mundo y tras ella tiene una historia curiosa y de sacrificio de imagen con un único objetivo: ser la mejor del mundo. Halep fue campeona de Roland Garros Junior en 2008, con 17 años. Su talento parecía indicar que llegaría lejos, sin duda, aunque muchos otros ‘fans’ del tenis femenino pensaban que otros de sus ‘talentos’ prevalecerían por delante de su tenis. Y es que algunos seguidores se fijaban más en los senos de la joven rumana que en su buen hacer enístico. Con una talla por encima de la 95, los pechos de la pequeña deportista eran el foco de los fotógrafos y las miradas indiscretas. Pero cuando cumplió los 18 Simona decidió realizarse una mamoplastia de reducción, esto es reducirse sus senos hasta una talla 90 ya que condicionaban su evolución como tenista y su afán de convertirse en la mejor tenista del mundo fuera de los focos que solo apuntaran a su físico.

“Afecta mi habilidad a la hora de reaccionar: mis pechos me incomodan a la hora de jugar”, declaró en 2009 la tenista.”No me gustan tampoco en mi vida diaria. Hubiera optado por la cirugía aunque no fuera deportista”, confesó al Mail británico. Su decisión hizo arder las todavía neonatas redes sociales y hubo muchos ‘fans’ que le remitieron mensajes en los que le pedían que no lo hiciera. Halep hizo caso omiso y se enfrentó a la operación con el objetivo de ser número 1.

Halep, tras coronarse el domingo en Indian Wells

Tras aquel episodio ha necesitado unos años para demostrar su verdadero nivel sobre las pistas. Regresó a tope en 2010, pero apenas apareció entre las 50 primeras del ranking hasta 2013. Todos se habían olvidado de ella hasta que a finales de 2013 encadenó seis títulos sobre diferentes superficies que la colocó a las puertas del top ten. Barrera que atravesó el pasado año, en el que alcanzó la final de Roland Garros y estuvo a punto de unirse a nombres como los de Justine Henin, Martina Hingis o Jenifer Capriati como vencedoras del torneo en categoría junior y profesional.

No pudo ser el pasado año, pero Halep ha empezado 2015 con fuerza y este pasado fin de semana se ha convertido en la primera tenista rumana en hacerse con un torneo Premier Mandatory -segunda categoria por detrás de Grand Slam- tras coronarse en Indian Wells. También ha conseguido su primer Premier 5 -tercera categoria- en Dubai y se encuentra tercera en el ranking a menos de 3.000 puntos de la intratable Serena Williams. Por delante solo tiene a Serena y a Maria Sharapova, ambas con una edad superior a ella, de forma que Simona tiene muchas posibilidades de aspirar a mandar en la WTA en los próximos años. Ya es una tenista notable por lo que hace dentro de la pista, por sus resultados, como ella soñaba. Una guerrera que ha demostrado que sin tetas si que hay paraíso.

Ver Post >
Dos horas con Garbiñe
img
Alexis Algaba | 08-11-2014 | 15:32| 0

La lluvia siempre aparece en las grandes ocasiones en San Sebastián, y no iba a ser menos para recibirla a ella y acompañarla durante su descanso y descubrimiento de la ciudad “algo que me apetecía mucho porque conozco poco Donostia”. Apareció en la entrada del periódico, raqueta en mano y en compañía de Cecilia (encantadora también). No tuvo reparos en posar bajo la lluvia para el fotógrafo, y hasta mojarse los pies en la hierba para ensayar unos saques ‘de foto’. “Es un encanto”, nos comentaba Cecilia durante la sesión de fotos exteriores. Era el momento de comprobarlo.

Bien es cierto que al que escribe no le han llegado muchas oportunidades de hablar con tenistas que solo ves por televisión por lo que se prepara para cualquier cosa que pueda llegar. El primer impacto ante una figura así es de asombro. Principalmente porque desde ese 1,82m de altura, una excelente genética y el cuerpo de una deportista, no puede más que impresionar su presencia. Pero desde el comienzo, como hace en pista, demuestra su seguridad y su caracter abierto y afable. Sus 21 años parecen quedarse cortos ante la forma en la que demuestra que tiene amueblada su cabeza.

El camino hasta la sala de entrevistas resultó más bien largo. A diferencia de otros deportistas que pasan o se presentan en redacción y la atraviesan como si en ella no trabajara nadie más que el periodista que los va a entrevistar y con el que desean acabar cuanto antes, Garbiñe se ganó a los presentes en redacción con su sonrisa y atención. No regateó un solo beso ni una sola foto. Ni le importó fotografiarse con la bandera de la Real o la bufanda del Eibar. Todo relajación y buen ambiente que no resultaba forzado en ningún momento.

Y así llegamos a la entrevista. Como profesional, uno acostumbra a trabajarse un esquema y al menos tener un guión de temas apuntados por si se descalabra la cabeza y hay que echar mano del cuaderno. Pero no hizo falta. La conversación avanzó fluida como el que se interesa por la vida del otro después de no saber de ese a lo largo de todo un año. Cuestiones claras y respuestas sinceras y sin cortapisas. Los colegas de profesión sabrán que para poder hacer una entrevista de dos o tres páginas en un periódico se necesitan en ocasiones más de 30 minutos de grabación (sí, yo grabo las entrevistas porque me parece una falta de respeto no poder mirar al entrevistado a los ojos por tener que escribir su respuesta en el cuaderno) para que todo salga OK y no tener que maquillar respuestas, a veces, insulsas, repetitivas y enredadas. Pues esta vez la conversación se quedó en los ¡13 minutos!, ni más ni menos y sobró material.

En fin, tal y como terminó la entrevista seguimos conversando de sus raíces vascas. Se la ve como en casa aquí y ya ha pedido, como confesó, “que me compren un libro de euskera nivel 0 para que pueda decir unas cositas y poder entender algo también”. Poco tiempo le deja el tenis para poder aprender cosas más allá de las características de la próxima rival en pista, pero en el poco tiempo que le queda, como sucede ahora, seguro que vuelve a Gipuzkoa con alguna palabra en euskera en su vocabulario.

En la charla con los lectores recibió el cariño de sus familiares con varios mensajes de ánimo y no esquivó ninguna respuesta, desde la elección de Gala León como capitana de la Copa Davis al dopaje en el tenis. Desde sus objetivos el próximo año a las diferencias de premios en metálico en los torneos masculinos y femeninos. “Es así porque ellos generan más, pero esperemos que se vaya igualando”, respondió decidida sin devolver ninguna pregunta sin respuesta. Eso sí, se ríe de los pseudónimos con los que firman los lectores las preguntas, y es que con 21 años todavía posee esa travesura juvenil en su mirada.

Finaliza la sesión de chat y tras despedirse de todos los presentes en la sala llega el momento de abandonar la redacción, casi dos horas después de su llegada. “¿Ahora unos pinchos?”, preguntó. “Ya estuvimos ayer un rato”, dice ella, “¿Cómo se llamaba lo que había Cecilia? Pintxopote, ¿no? Vaya invento ese, qué bien lo tienen montado y cuanta gente había”, describía sonriente. Llega la despedida y le recuerdo que el último deportista individual en acudir a nuestra humilde redacción fue el ciclista Nairo Quintana en agosto de 2013, y después ganó un Giro de Italia. Quizá eso sea también una señal para pensar que lo mejor está por venir. “Hablaremos pronto cuando estés en el top 10″, comento.

Le deseo suerte y nada más girarse hacia el aparcamiento se encuentran con varios interesados en fotografiarse con ella. Ni un no por respuesta. Garbiñe está recibiendo en Gipuzkoa el cariño que esperaba y ella responde con atención y amabilidad. Es hora de cargar pilas para un 2015 apasionante en el que esperan muchos y grandes triunfos. El objetivo en la vida es conseguir la victoria tanto dentro como fuera de la pista y ella tiene tablas y actitudes para hacerlo realidad.

Ver Post >
El tenista sin ranking
img
Alexis Algaba | 23-10-2014 | 11:34| 0

Hace exáctamente un año, un servidor despotricaba en este blog en torno a la actitud de un tenista que acudió a un torneo estando lesionado para únicamente llevarse el premio metálico de su presencia en primera ronda tras iniciar un simulacro de partido. Fue el 21 de octubre en el Ágora de Valencia donde Janko Tipsarevic disputó apenas tres juegos ante Marcel Granollers y se retiraba por problemas en su pie izquierdo. Se embolsó 10.400 euros por 19 minutos de partido, pero lo que nadie suponía es que aquellos fuesen los últimos euros en premios que se llevaría el tenista serbio desde aquella fecha.

Desde entonces una serie de interminables y delicadas lesiones le han mantenido en el dique seco, de forma que no ha podido estrenar su raqueta en este año 2014. Esto conlleva la pérdida total de puntos en su casillero y el no aparecer en la clasificación ATP con ningún ranking. Oficialmente no existe en las clasificaciones, cuando hace un año figuraba en el puesto 28. Hace unos días, en su perfil de twitter publicaba un mensaje que lo confirmaba:

 

 

 

 

 

 

 

Así es, Janko se ha quedado sin puntos al pasar todo un año sin poder asistir a ningún torneo ATP. Sus problemas en el talón de Aquiles de su pie izquierdo no le permitieron aparecer en ningún torneo a cierre de 2013 tras el de Valencia. La recuperación en un primer momento se alargó y se unió al nacimiento de su primer hijo lo que hacía suponer que su regreso llegaría bien entrada la temporada de tierra. Pero la cosa se torció. Unas pruebas reflejaron la aparición de un tumor benigno en esa zona del talón. La dolencia, comúnmente denominada fibromatosis fue intervenida el pasado junio, pero tras tres meses de tratamiento y cuando estaba a punto de comenzar a andar se descubrió que el tumor había vuelto a reaparecer.

“La agonía de esta lesión parece no tener fin”, confesaba Janko en septiembre, cuando fue intervenido nuevamente en Frankfurt del tumor que apareció cerca de la cicatriz que había dejado la primera intervención. “Vivir en suspenso, cuando nadie puede garantizar el resultado es una sensación horrible. Lo más difícil para un atleta es no saber cuándo puede volver a la cancha”, señalaba apenado.

Durante este último mes, el tenista ha colgado en twitter diferentes vídeos de su proceso de recuperación. Colgó imágenes de uno de sus entrenos con una silla en la que apoyaba su pierna lesionada mientras golpeaba la pelota en la pista de tenis. Afortunadamente esta vez la recuperación marcha más rápida y ya apoya su pie izquierdo. Su regreso está programado para las primeras semanas de enero del año próximo, ya que ha afirmado que será de la partida en el torneo de Chennai en la India, una de las competiciones que aparecen en su palmarés ya que se alzó con la victoria en 2013. Esperemos que pronto volvamos a ver su gran talento sobre las pistas y disfrutemos de aquel serbio que llegó a ser el número 8 del mundo.

Ver Post >
¿Los reyes del biscotto?
img
Alexis Algaba | 16-10-2014 | 10:12| 0

Nuevamente, y no será la última, los amaños de partidos absorben parte del actualidad del planeta tenis. Y es que el periódico deportivo italiano ‘La Gazzetta dello Sport’ publicó ayer que varios tenistas italianos han sido investigados por la Justicia por su presunta implicación en una trama de amaño de partidos. Los jugadores activos integrantes de esta trama serían Potito Starace, Daniele Bracciali, que en sendos partidos podrían haber arreglado el resultado de sus encuentros en 2007 y 2011. Antes de disputarse estos encuentros, ambos mantuvieron cierto contacto vía skype con el boloñés Manilo Bruni, quien fuera arrestado en 2011 por amaños en diferentes deportes entre ellos el fútbol y el tenis.

En una conversación publicada en “La Gazzetta dello Sport” correspondiente a julio de 2007, los presuntos miembros de la trama Manlio Bruni y Roberto Goretti hablaron de amañar el resultado de un partido disputado en Newport entre Bracciali (identificado con el apodo “Braccio78″) y el estadounidense Scoville Jenkins. De la conversación publicada se infiere que al jugador (número 49 en la ATP de 2006) se le ofrece una cantidad de “50″ (sin especificar más, pero el diario habla de que se ofertaban entre 20.000 y 60.000 euros por amañar resultados) por perder el primer set de un partido que le enfrentaba contra Jenkins.

En el caso de Starace , la conversación revelada afecta presuntamente a un partido jugado en abril de 2011 entre el italiano y el español Pablo Andújar en la final del torneo de Casablanca y que supuestamente se amañó: perdió el trasalpino, que había ganado en las cinco veces que hasta entonces ambos se habían enfrentado. El partido concluyó con 6-1 6-2 para el Andujar, quien avisó ayer que él no pondría “la mano en el fuego por nadie” en este caso, aunque pensaba que Starace jugaba así por cansancio.

Aunque la investigación parece centrarse en Starace y Bracciali, podría ramificarse hacia otros tenistas transalpinos, como puede ser el caso de Andreas Seppi, con el que podrían haber contactado antes de la disputa de uno de sus encuentros. Cabe recordar también que tanto Starace como Bracciali fueron sancionados en 2007 por haber realizado apuestas en internet en diferentes partidos de tenis. La Comisión Anticorrupción de la ATP sancionó a Potito Starace y Daniele Bracciali con seis semanas y tres meses de suspensión, respectivamente, además de una multa económica de 30.000 dolares a Potito y 20.000 a Bracciali. De forma que si se confirman las sospechas, ambos jugadores serían expulsados del circuito al ser reincidentes.

Mientras, y al margen de todo este revuelo, ambos disputan el torneo de Moscú en la modalidad de parejas. Actualmente Potito tiene 33 años y hace años que no se encuentra entre los mejores del mundo, siendo ahora el 150 del mundo en el ranking mundial. Eso sí, a lo largo de su carrera, y como figura en la ATP, ha conseguido una bolsa en premios de 3,7 millones de dólares sin vencer ni un solo torneo. Por su parte, Daniele Bracciali, de 36 años y profesional desde 1995, consiguió llegar al número 46 en 2006, pero desde hace años se dedica casi únicamente a los torneos de dobles. En total se ha embolsado en torneos en estas casi dos décadas como profesional 1,7 millones de euros. Quizá la historia los recuerde por haber sido los reyes del biscotto.

 

Ver Post >
Pero, ¿de quién es este carro?
img
Alexis Algaba | 15-09-2014 | 17:23| 0

España es un país de carros. Que si voy con la selección de fútbol cuando va bien, que si la de baloncesto puede ganar el mundial y me apunto, que si con Nadal no perderemos nunca una Copa Davis, que si ahora Fórmula 1 por Alonso y que si Marquez gana MotoGP. Existe la suerte de que el seguidor medio encuentre, dentro del libro de la época dorada del deporte español (del que el masculino va ya por los agradecimientos y el femenino acaba de arrancar su primer capítulo) siempre alguien acostumbrado a salvar un fin de semana que se presentaba desastroso. Esta vez ha sido Alberto Contador el que ha eclipsado una semana de humillaciones deportivas (salvando la clasificación de la selección española de fútbol femenino para su primer Mundial, que apenas ha pasado de una breve reseña en las sobrepobladas páginas masculinas sí).

Pero ahora mismo, tres meses después de arrancar un verano ilusionante existen tres carros casi huérfanos en el deporte español, tanto por los deportistas que lo integraban, como por los seguidores que lo impulsaban. A la sombra de un proceso secesionista latente en España como es el catalán (ojo, no quiero decir que una cosa tenga que ver con la otra, solo que coinciden en el tiempo), el fútbol, el basket y el tenis acaban de arrancar su vía crucis en busca de una nueva confianza en el pueblo y una nueva ilusión para los propios deportistas, ahogados por el éxito en muchos de esos casos.

El fútbol ya ha vivido el paso a un lado de Xavi Hernández, su tocayo Alonso, los pasos rotos de Piqué y alguno más que se ha cansado de remar cuando la corriente favorecía y ahora que ha cambiado el viento prefiere verlo desde la barrera o sin que le sea un incordio en su vida normal. Y el capitán que se estrelló con la supernave sigue a los mandos aunque se pidiera la cabeza de los responsables. Pasó el calentón y nadie se muestra presto a manejar el carro. Ahí está, comenzando a enmohecerse. Ordeñado hasta la extenuación (y menos mal que no se tuvo que pagar nada en caso de que ganaran el Mundial).

En el basket el esperpento ha sido supremo. La mejor selección de la historia  ha permitido días antes de un partido de cuartos de final de SU Mundial y ante SU gente creerse por encima del bien y del mal desde la falsa humildad de mencionar el manido ‘partido a partido’ (repulsivo hasta la saciedad) y dando libertad a que jugadores y técnicos abandonaran la concentración para sus quehaceres personales. Incapaces de estructurar y mantener un compromiso de quince días y trabajar para conseguir un éxito ante su público. Todo bajo una batuta desordenada y superada y sin que una semana después nadie se haya responsabilizado de ello y haya perdido su puesto de lujo. De ese carro hasta el año que viene ningún aficionado medio se acuerda.

Y la tercera y mayor muerte de éxito, la del combinado español de Copa Davis. Tras 19 años, España ha bajado de categoría en la Copa Davis y el próximo año no luchará por la ensaladera, sino por ascender al Grupo Mundial nuevamente. Aquí, aunque el resultado es vergonzoso, el mar de fondo que ha provocado esta situación no permite que el análisis pueda ser del todo acertado. Pero sí que al menos hay dos cosas claras. Por un lado, en la eliminatoria por la permanencia nos venció Brasil, con su mejor jugador como número 83 del mundo, o lo que es lo mismo, con una docena de jugadores españoles con mejor ranking que él. Y segundo, la falta de compromiso absoluta y flagrante de muchos jugadores. Está claro, muchos de ellos se enfadan cuando se les llama y al final juegan Nadal y Ferrer los individuales. Pero ha sido bonito ganar cinco Davis y aparecer en esas fotos. Lo difícil es que cuando Nadal está lesionado y hay que ir al otro lado del mundo para jugar una eliminatoria por la permanencia aparezcan todos esos cansancios que hacen que el seleccionador no sepa hasta cinco días antes con quién puede contar para esos partidos. Sin poner en duda que los Ferrer, Feli, Verdasco o Robredo estén cansados, su decisión de dejar en la estacada a su país cuando más les han necesitado hace clamar al cielo. Cada uno a su carro, que para eso es un deporte individual.

Contador, de momento, ha sido capaz de arrastrar esos tres carros con su maltrecha rodilla ganando la Vuelta a España, compromiso con quien le paga y con su público. Veremos hasta donde llega. En Ponferrada, en el Mundial ante su público en dos semanas parece que no va a estar…

 

Ver Post >

Categorías

Otros Blogs de Autor