Skip to content

Larga vida al Rey David

2013 octubre 1

Se retira un grande. El primer hombre que pudo vencer en dos torneos consecutivos a Nadal y Federer, en aquel octubre de 2007 de ensueño en París y Madrid. El Rey David, como se le ha conocido en el circuito. De ascendencia india pero de corazón y alma argentino, muy argentino, como el que más. Nalbandián deja huérfano el tenis de raza y talento. Le hace alejarse de las pistas lo que siempre le ha faltado, el físico. Su hombro ha dicho basta después de muchos meses de convalecencia y de intentar regresar a las canchas una vez más. Pero esta vez no será posible y el mayor lamento es el suyo. “Si pudiera seguiría, y jugaría la Davis sin ranking si hace falta”, ha señalado el cordobés, que lo ha dado todo por este deporte.

Seis años top ten. Llegó a alcanzar el número 3 antes de que irrumpieran Djokovic, Murray y compañía. Ganó el torneo de Maestros en 2005 -lo que realmente nos demuestra la talla de el tenista que perdemos-. Once títulos ATP y finalista en Wimbledon en 2002, le quedará eternamente la espina de la final de la Copa Davis perdida por su país en Mar del Plata ante España en 2008 cuando era cabeza de cartel antes de permanecer hasta hoy a la sombra de Juan Martín Del Potro. Tras esa fecha, la travesía de David por el circuito ha sido más errática que lo que ha merecido un jugador de su talla. La cadera le dio el primer aviso en 2009 -los reyes y las caderas, menuda mezcla-. Se operó en Madrid y regreso más de medio año después, aunque sin ser ya el mismo. Ni un título desde entonces y con problemas físicos cada vez más severos. El último el hombro que le ha hecho tomar la decisión más difícil de su carrera. Su último partido, el 20 de marzo de 2012 en Miami. Ese será la fecha de su epitafio tenístico. Viva la fiesta, el talento y los calentones del Nalban.

Añoremos sus puntos. Larga vida al Rey David.

 

  • bilbondo

    El mejor reves a dos manos que recuerdo, sobre todo en pista cubierta era de lujo, abria angulos como nadie. Perdió la final de Wibledon 2002 por no salir mentalizado a la cancha. Y perdió las semis del USA Open 2003 tras ir dos sets arriba y punto de partido contra Roddick jugando un tenis de seda como su rival nunca llegaría a alcanzar. Si le falló el físico fue en parte porque no se cuidaba lo suficiente, el tenis no lo era todo para él. De cualquier forma, lo echaremos de menos….