Diario Vasco
img
El mapa hacia el 26-J
img
Lourdes Pérez | 26-04-2016 | 20:25

La democracia española entra desde hoy en una dimensión nunca ensayada antes: la disolución anticipada de las Cortes por la imposibilidad, o la incapacidad, de formar gobierno y la convocatoria de unas nuevas elecciones generales medio año después de celebradas las anteriores. La inesperada y ruidosa irrupción de la propuesta de Compromís no ha hecho sino empeorar la sensación de tiempo perdido en que lleva semanas instalada-meses, para los más escépticos- la política española. Lo acontencido a lo largo del día de hoy, y por si no hubiera bastado con el precedente del acuerdo de trastienda cerrado en Cataluña para evitar otras autonómicas, refleja lo pernicioso que pueden resultar los acuerdos requeridos ‘in extremis’ y que, en realidad, nadie quiere si no es a costa de que cedan todos los demás. El acuerdo de tan solo tres folios presentado hoy por la formación valenciana, nada más y nada menos que para constituir un gobierno multipartito, no puede provocar otra cosa que sonrojo e invita a preguntarse por qué el PSOE ha optado por enredarse con un documento que no iba a ninguna parte. La política del rigor y la responsabilidad ha quedado peligrosamente relegadas tras el 20-D por la dejadez, el voluntarismo, las buenas intenciones y unas gotas inquietantes de sectarismo. La ronda final del Rey se ha convertido, así, en un gran mitin de precampaña a varias bandas hacia el 26-J.

1.-MARIANO RAJOY. Ninguno de sus rivales sabe como él que lo importante en política no es cómo arrancan las cosas, sino como terminan. El aislamiento, entre buscado e impuesto, del presidente del Gobierno le ha acabado reportando una primera victoria: no solo no está muerto políticamente, sino que se dispone a liderar al PP hacia el triunfo electoral con la convicción de que siempre será más difícil intentar tumbar por segunda vez a la lista más votada y mirando de reojo a la crisis siempre latente del PSOE. Los populares se juegan el éxito, en buena medida, en el puñado de escaños que van entre recuperar al electorado ‘de orden’ que se fue a la abstención o filtreó con Ciudadanos y contener la sangría de desafecciones por la catarata de los casos de corrupción.

2.-PEDRO SÁNCHEZ. El candidato socialista no solo tenía ante sí el reto de intentar ser presidente con la peor cosecha electoral del PSOE, sino otro mucho más difícil: que su eventual fracaso no terminara lastrando las ya mermadas opciones de su partido. El pacto con Ciudadanos pone muy cuesta arriba la nueva campaña para un Sánchez que carga con la sospecha de haber apostado su futuro político a la carta de la gobernabilidad del país y al que le aguarda la OPA que diseñan Podemos e IU sobre el electorado de la izquierda más combativa.

3.-PABLO IGLESIAS. La campaña y las urnas medirán si mantiene incólume el halo por el que decisiones y actitudes que perjudicarían a cualquier otro dirigente político, a él se le perdonan (léase el ataque individualizado y personal contra un periodista en una conferencia). Por si quedaban dudas, las idas y venidas de estos cuatro meses han evidenciado que el ‘sorpasso’ al PSOE se ha convertido en un fin en sí mismo para la dirección morada. La pregunta es hasta cuándo Iglesias seguirá intentándolo si no terminatampoco esta vez por sobrepasar a los socialistas.

4.-ALBERT RIVERA. Su “histórica” alianza con Sánchez le ha permitido oxigenarse tras la relativa decepción que supuso el escrutinio del 20-D para Ciudadanos y ganar enteros como líder pactista alejado de los golpes encima de la mesa, que ni siquiera dio al rechazar de plano un acuerdo de gobierno con Podemos. Pero lo que Rivera haya podido obtener en el caladero de los electores de ese lugar indefinible y difuso que es el centro, en competencia con sus por ahora aliados socialistas, lo puede perder por el flanco más conservador y fronterizo con el PP, que se aferrará al ‘votar a Ciudadanos es votar PSOE’. Y no parece que C’s disponga hoy de tela suficiente para que la sábana cubra todas las esquinas de sus pretensiones.

 

  • Jon Donostia

    En definitiva. Predicción electoral. Rajoy se retira y Soraya consigue ser presidenta. Ya la han testado en debates en las ultimas elecciones.. Rajoy hará la renuncia por el bien del partido.  

  • josefinacardenaltorre

    Buenas tardes,

    Apelando al cargo que usted ostenta en este periódico, sería de agradecer que entre la normativa de publicación de comentarios de los lectores incluyeran una cláusula que especificase la imposibilidad de toda crítica al tratamiento de las noticias que realiza El Diario Vasco. Así, los lectores de dicho medio sabríamos a que atenernos.

    En concreto referente a la noticia titulada “El metro de Donostia ya tiene plan” firmada por Javier Guillenea del 3 de julio de 2016, pongo en su conocimiento el “gravísimo” comentario censurado (varias veces) por este medio que,

    sorprendentemente, dice defender la “libertad de expresión”:

    “Por el bien de los donostiarras espero que semejante barbaridad no se haga o cuando menos se someta a consulta ciudadana. Una obra innecesaria y que despilfarrará millones de euros para beneficio de cuatro constructoras y sus correspondientes puertas giratorias que asegurarán una plácida jubilación a la consejera y demás gorrones del PNV-PSE.

    Se echa en falta una información veraz y no interesada y propagandística como la de este periódico. Anunciar a bombo y platillo que el metro ya esta aquí, habla del nivel de periodismo que tenemos por estos lares. Muy triste.”

Categorías

Etiquetas

No hay tags a mostrar

Otros Blogs de Autor