Diario Vasco
img
La enfermedad no siempre es una oportunidad para aprender
img
Belén Casado Mendiluce | 24-02-2017 | 09:46

 

Hace unos días vi en la televisión un programa de entrevistas a personas  que habían sufrido experiencias traumáticas en su vida. La última persona entrevistada era una mujer que había sido víctima de un cáncer de pecho y del cual había salido recuperada; de ella voy a hablar.

Respeto absolutamente la vivencia de esas personas que hablan de su enfermedad como una oportunidad para vivir su vida con más sentido. Hablan de que, gracias a la enfermedad, valoraron el día a día y cambiaron su escala de valores. Que su actitud positiva ante el cáncer fue lo que les ayudó a superarlo y que persiguieron sus sueños, de tener familia por ejemplo, hasta conseguir hacerlos realidad. Es curioso, porque dicen: “gracias al cáncer…”

Pero esa experiencia no siempre responde a la realidad. Hay personas que han sufrido una enfermedad y que nunca han sentido que su vida cambió a mejor gracias a la enfermedad ni que tenían que agradecerle a esta nada.

La escala de valores de estas personas siguió siendo la misma antes que después de la enfermedad; valoraban el día a día y no perseguían grandes metas en su vida. Intentaban vivir con consciencia y no con prisas, como siguen viviendo ahora. Sinceramente,  no aprendieron nada con el cáncer ni les sirvió para vivir la vida con otra perspectiva. Si pudieran, la borrarían de su vida, la verdad sea dicha.

Es verdad que tener una actitud positiva les ayuda en la enfermedad pero hay muchas personas que la tienen y eso no les libra de…quedarse en el camino. No nos olvidemos de que hay una parte de azar o suerte en la enfermedad que nosotros no controlamos y que escapa a nuestra buena actitud frente a ella. No me gusta que se venda la imagen de que el que quiere, lucha y persigue sus sueños…consigue vencer el cáncer y hasta tener familia. No siempre el que quiere, puede.

De manera que tengamos cuidado para no presentar el cáncer como una oportunidad en la vida, una oportunidad para vivir con más consciencia y presencia. Para algunos habrá sido efectivamente así,  pero otras personas sintieron que su enfermedad no les aportó nada que enriqueciera sus vidas.

Parece como si hubiera que demostrar siempre la cara amable de la enfermedad y exhibir nuestra fortaleza ante la adversidad que queda recompensada porque salimos recuperados de ella. No todas las personas, aun teniendo una actitud positiva ante el cáncer…han vivido para contarlo. Así que no creemos la falsa expectativa de que con buen ánimo y una actitud luchadora, todo se vence. No seamos ingenuos, por favor.

El cáncer supone una experiencia dura que no queda más remedio que vivir como mejor se pueda. No ensalcemos el sufrimiento como si fuera una oportunidad para vivir mejor, por favor.

 

Caminamos…Belén Casado Mendiluce

belencasadomendiluce@gmail.com

www.psicologiapersonalizante.com

 

Sobre el autor Belén Casado Mendiluce
Soy Licenciada en Psicología y desarrollo mi trabajo en una consulta privada. Mi vocación desde joven ha sido la psicología, y a través de ella he buscado comprender a los demás y a mí misma. Desde ese trabajo interior, intento que lo que transmito sea un reflejo de aquello en lo que creo y que me sirve a mi. Me siento siempre en búsqueda, abierta a aprender de todo aquello que me haga crecer como persona. Y creo que lo que se vive como vocación no es sólo patrimonio mío sino que puede servir a los demás.

Etiquetas

No hay tags a mostrar

Otros Blogs de Autor