Diario Vasco
img
En la vida no hay Maestros
img
Belén Casado Mendiluce | 31-03-2017 | 10:47

 

Nos resulta más fácil apegarnos a alguien que nos inspira confianza y seguridad, seguir sus consejos y directrices pero, realmente, nadie puede recorrer por nosotros el camino de la vida y nadie puede darnos respuestas al día a día si no somos nosotros mismos.

He leído unos cuantos libros de psicología y autoayuda y estoy llegando a la conclusión de que leer puede convertirse también en otra especie de consumismo. No por el hecho de gastar dinero en comprar libros, que eso no me suele pesar, sino en el hecho de seguir acumulando conocimientos y pretender con cada libro nuevo encontrar respuestas a las inquietudes interiores. Porque seguimos buscando sin que nada cambie, ¿verdad?

Es verdad que ha habido libros y personas que me han inspirado y me han ayudado a sentirme mejor conmigo misma, pero sus enseñanzas las hice mías vivenciándolas, sintiéndolas e incorporándolas a mi vida diaria. De manera que no quiero seguir leyendo libros continuamente si mi vida va a seguir igual.

Así que, humildemente, con todo lo que sé, por lo menos intelectualmente, constato, una vez más, que el cambio no se produce desde la cabeza, a base de acumular y coleccionar conocimientos; eso es un consumismo más, mejor visto, eso sí, pero consumismo, al fin y al cabo.

Mi vida la tengo que vivir nadie más que yo. He elegido, es verdad, a un compañero de camino, alguien con quien compartir la vida y crecer juntos pero, en última instancia, es mi propia vida la que está en mis manos y soy yo la que tengo que dar respuestas a mis propios miedos e inseguridades.

Estoy procurando no buscar respuestas fuera de mí a lo que me preocupa. La verdad es que ese camino es más arduo que el de seguir leyendo con avidez e interés. Tengo que tomarme tiempo para mí misma, parar y hacer un espacio en mi interior para escuchar lo que surge.

¿Todas las respuestas están dentro de mí? La mayoría sí y no tengo que tener miedo de confiar en mi propio criterio porque sé que aquello que es sentido en el cuerpo, no se suele equivocar. “El cuerpo nunca miente”, como dice Alice Miller.

Me enfrento a mí misma, de una manera descarnada y experimento que todos mis buenos objetivos chocan con la realidad, con lo que, simplemente, es como es y no como a mí me gustaría que fuera. Y entonces, me pregunto qué necesito en este momento, qué está a mi alcance, de manera sencilla, sin grandes análisis intelectuales y eso suele ser siempre, en este momento, lo mejor para mí.

 

Caminamos…Belén Casado Mendiluce

belencasadomendiluce@gmail.com

www.psicologiapersonalizante.com

 

Sobre el autor Belén Casado Mendiluce
Soy Licenciada en Psicología y desarrollo mi trabajo en una consulta privada. Mi vocación desde joven ha sido la psicología, y a través de ella he buscado comprender a los demás y a mí misma. Desde ese trabajo interior, intento que lo que transmito sea un reflejo de aquello en lo que creo y que me sirve a mi. Me siento siempre en búsqueda, abierta a aprender de todo aquello que me haga crecer como persona. Y creo que lo que se vive como vocación no es sólo patrimonio mío sino que puede servir a los demás.

Etiquetas

No hay tags a mostrar

Otros Blogs de Autor