Blogs

Belén Casado Mendiluce

La psicóloga en casa

La mayor aventura es la vida misma

Resultado de imagen de everest

Soy consciente de que cada persona elige cómo quiere vivir en la vida: unos en un trabajo de oficina o de cara al público, otros desarrollando una profesión artística o dando rienda suelta a lo que es su pasión en la vida.

Siempre me ha llamado la atención aquellas personas que asumen el riesgo físico en su forma de vida: escalan las montañas más elevadas del planeta e incluso comentan ellos mismos que les gusta experimentar sus propios límites en la vida.

Cuando oigo esos comentarios, me sonrío. No porque invalide la forma de vida de esas personas, sino porque siento que no hay aventura más arriesgada que la propia vida. El día a día, vivido con consciencia, supone un reto constante.

¿Acaso no supone un reto cuestionarse el propio matrimonio que uno tiene cuando se sufre en él? ¿No es un reto cuestionarse la relación que se tiene con los hijos cuando un padre se siente maltratado por aquellos? ¿Acaso no es un reto enfrentarse a la relación de hermanos y decidir romper con ellos?

Hace falta tener agallas para vivir y actuar con consciencia en todas estas situaciones. Me diréis que no todas las personas, afortunadamente, se han tenido que enfrentar a tales conflictos en su vida. Es verdad, pero a todos, en mayor o menor medida, se nos presentan situaciones que “nos cogen las tripas”, que vivimos con miedo y ansiedad, y que nos cuesta afrontar.

La verdad es, que prefiero afrontar mi vida diaria que escalar el Everest, ser consciente de lo que vivo que arriesgar mi vida atravesando un glaciar. No soy amante del riesgo físico, aunque en varios momentos mi situación de vida me ha dado un giro de 180º y me ha dejado cabeza abajo.

Aprender a vivir es una tarea para la que, desgraciadamente, no se nos prepara en las escuelas. Pero es la tarea más importante y vital que tenemos porque nos va la vida en ello. Y si algún sentido tenemos que encontrar a vivir en este mundo es el de desarrollar y expresar la consciencia que somos en la vida de cada uno. Y esa es una tarea que lleva toda una vida.

No se es valiente por atreverse a escalar las más altas cumbres ni por arriesgar la propia vida en empresas imposibles. Para mí la valentía se mide por la capacidad de enfrentar los sufrimientos de la vida con coraje y humanidad, por tener la suficiente inteligencia emocional para vivir con consciencia.

Caminamos…Belén Casado Mendiluce

belencasadomendiluce@gmail.com

www.psicologiapersonalizante.com

 

Temas

Sobre el autor

Soy Licenciada en Psicología y desarrollo mi trabajo en una consulta privada. Mi vocación desde joven ha sido la psicología, y a través de ella he buscado comprender a los demás y a mí misma. Desde ese trabajo interior, intento que lo que transmito sea un reflejo de aquello en lo que creo y que me sirve a mi. Me siento siempre en búsqueda, abierta a aprender de todo aquello que me haga crecer como persona. Y creo que lo que se vive como vocación no es sólo patrimonio mío sino que puede servir a los demás.

marzo 2018
MTWTFSS
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031