Blogs

Belén Casado Mendiluce

La psicóloga en casa

Bendita alegría

Resultado de imagen de alegria de ser

 

Hoy quiero tratar sobre un tema que me interesa profundizar, así que escribiendo sobre ello espero encontrar respuestas a mis inquietudes, que también yo las tengo.

Hoy quiero “hablar” de la alegría interior, esa que no depende de las circunstancias externas, de que me vayan bien las cosas para estar contento. Todos podemos estar contentos cuando llegan las vacaciones, pero nos “desinflamos” cuando tenemos que volver a nuestro día a día.

Supuesto que tenemos las necesidades básicas cubiertas (comida, cobijo, sustento), se trata de poder vivir con alegría interior. Y digo interior, porque la verdadera alegría está dentro de nosotros mismos, y puede permanecer en nuestro interior aunque nuestras circunstancias de vida cambien.

Para mí, estar alegre, en primer lugar, no es un estado de ánimo, un “levantarse con buen día”, sino un sentimiento más profundo que abarca la alegría de ser, la alegría de vivir y la alegría de existir. ¿Qué quiero decir?

La alegría de ser hace referencia a la alegría interior de ser nosotros mismos, con nuestra propia personalidad. Seguimos abiertos en nuestra vida a cambiar si hace falta, pero procuramos ser fieles a nuestra idiosincrasia, a lo que es importante para nosotros y que nos constituye y nos da consistencia. Hubo un tiempo en que me preparé para sacarme unas oposiciones a funcionario, hasta que me di cuenta de que, en lo que realmente consistía era en ser psicóloga y no funcionaria, así que abandoné ese empeño. Alégrate de ser como eres.

La alegría de vivir es aquella alegría que surge de tomar tu vida como un regalo, porque eso fue lo que se te ofreció al nacer. También vives tus momentos menos afortunados, pero quieres disfrutar de los pequeños instantes que aportan riqueza y espontaneidad a tu vida. La alegría de compartir una amistad, disfrutar de un paseo por la naturaleza o de ayudar a una persona necesitada. Es disfrutar de lo que te ofrece la vida cada día.

La alegría de existir, íntimamente unida a la anterior, es la alegría de saber que puedes dejar una impronta en aquellas personas que te rodean. Existes en este mundo porque puedes dejar una huella de tu paso por él. Es la alegría de quien se sabe único y con una riqueza que aportar a los demás. Existes porque has venido a aprender a desarrollar tu conciencia y ser más tú mismo. ¿Hay algo mejor?

 

Caminamos…Belén Casado Mendiluce

belencasadomendiluce@gmail.com

www.psicologiapersonalizante.com

Temas

Sobre el autor

Soy Licenciada en Psicología y desarrollo mi trabajo en una consulta privada. Mi vocación desde joven ha sido la psicología, y a través de ella he buscado comprender a los demás y a mí misma. Desde ese trabajo interior, intento que lo que transmito sea un reflejo de aquello en lo que creo y que me sirve a mi. Me siento siempre en búsqueda, abierta a aprender de todo aquello que me haga crecer como persona. Y creo que lo que se vive como vocación no es sólo patrimonio mío sino que puede servir a los demás.

abril 2018
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30