Diario Vasco
img
Autor: belencasadomendiluce
Aprende a confiar en ti mismo
img
Belén Casado Mendiluce | 13-01-2017 | 10:56| 0

 

En la vida se presentan múltiples situaciones que resultan difíciles de asimilar. Si eres paciente contigo mismo y dejas reposar en silencio lo que sientes, encontrarás en tu interior respuestas al malestar.

Muchas personas, cuando se sienten agobiadas por un problema, tienden a compartirlo en seguida con alguien de su confianza, con la esperanza de que esa persona les ayude a salir del atolladero. Pero, aparte del riesgo de sobrecargar a la otra persona con nuestras preocupaciones, no confiamos en nuestra propia capacidad para encontrar respuestas a lo que nos preocupa, con lo que nos convertimos en personas dependientes de los demás y con baja autoestima.

Es probable que te sientas tan abrumado por el peso del problema que no puedas evitar correr a desahogarte con la persona más cercana, sintiéndote como si tú sólo no pudieras con los conflictos de la vida. Pero, la verdad es que no te conoces lo suficiente como para saber todos los recursos que tienes en tu interior.

Cuando algo te agobie, empieza por crear un espacio dentro de ti para que repose el problema. Estate en silencio, no vayas enseguida a hablar y repetir tu desahogo con varias personas. Sí, ya sé que estar a solas con uno mismo con lo que te duele no es agradable, pero es un paso necesario el que seas tú el que se acoja a sí mismo con tu malestar.

Necesitas ser tú mismo la persona más cercana a ti, porque tú sabes lo que te preocupa y conoces los recovecos de lo que sientes. Esta es la manera en que puedes ser un apoyo para ti y puedes tenderte una mano amiga cuando más lo necesitas. Pero necesitas tener un tiempo de silencio, a solas contigo mismo, para que vayan surgiendo las respuestas en tu interior.

No te preocupes, las respuestas van surgiendo para hacer frente a lo que te preocupa. Y estas respuestas son los recursos que tienes en tu interior para estar bien, recursos que ni siquiera sabías que existían. Pero tienes que crear ese espacio de silencio dentro de ti para que lo curativo y sanador que tienes pueda surgir.

Es muy grande la satisfacción que se siente cuando es uno quien se demuestra que se quiere a sí mismo. Y entonces, observarás con sorpresa que se va haciendo la luz allá donde antes sólo veías sombras y que vas encontrando respuestas concretas a lo que te agobiaba. Sólo tienes que parar y estar contigo a solas escuchando tu interior.

 

Caminamos…Belén Casado Mendiluce

belencasadomendiluce@gmail.com

www.psicologiapersonalizante.com

Ver Post >
Sencillo, sincero y verdadero
img
Belén Casado Mendiluce | 09-12-2016 | 10:24| 0

 

Estas son tres palabras que componen para mí una “tríada fantástica” en la que se puede encontrar ayuda a muchos conflictos de la vida.

A veces, no sabemos cómo actuar ante determinados problemas. “¿Qué hago, le digo a mi hijo lo que me molesta de él o me lo callo? Pero…estoy agobiada ahora por preocupaciones laborales y no sé si es buen momento. Por otra parte, me gustaría que viniera a visitarme en Navidad y no quiero, con la conversación que tengamos, echarlo todo a perder “.

En primer lugar, busca la sencillez. Sencillez implica que busques el momento adecuado, cuando estés mínimamente relajada, para hablar de lo que sientes.  Si estás agobiada por otros problemas, la tensión con la que vives interferirá en la conversación que mantengas con tu hijo, y puede que acabes desahogando tu frustración con él. Habla cuando puedas mantener cierta calma.

No hables sacando trapos viejos. Céntrate en el presente y en ti. Hay quien tiene tanto miedo a los conflictos, a que el otro se sienta culpable y se ponga a la defensiva que acaba por no hablar desde sí mismo y desde lo que le duele; se sitúa, por agradar, tanto en el papel del otro, que casi le acaba dando la razón, desoyendo sus propios sentimientos. Céntrate en ti y haz valer lo que sientes, lo agradecerás.

Sé sincera, no ocultes tus sentimientos con respecto a tu hijo por miedo a perderle o a que se enfade contigo. Lo que te guardes en tu interior porque no te atrevas a expresarlo saldrá, sin tú controlarlo, en otra ocasión, agrandado, además, por la acumulación de rabia y dolor. Tus sentimientos son como el río, que siempre busca su salida al mar, dales salida y te sentirás mejor.

Y háblale desde ti, en primera persona: “Me duele que no me hayas agradecido el regalo que te he hecho”, y no te enredes pretendiendo analizar su conducta: “Seguro que eres más simpático con tus amigos que conmigo que soy tu madre”. Háblale con la sencillez de quien dice lo que siente y con la sinceridad de quien no pretende ser excesivamente amable para conseguir que te visite en Navidad; eso se nota.

Si eres sincera y sencilla, transmitirás que estás siendo auténtica, verdadera. Que no pretendes, inconscientemente, conseguir ningún resultado que te satisfaga, porque dejas libertad a la otra persona para que actúe como quiera. ¿Que no te visita en Navidad? ¿Que pasa tiempo hasta que os volvéis a ver? Sé que no es agradable, pero viendo lo que hay, tú como madre te situarás en otro punto de la relación en la que te protegerás y estarás menos pendiente de agradar… para así sufrir menos.

Sencillo, sincero y verdadero. Tres palabras que forman parte de todo un camino de vida. Prueba a ponerlas en práctica y seguro que lo agradecerás.

 

Caminamos…Belén Casado Mendiluce

belencasadomendiluce@gmail.com

www.psicologiapersonalizante.com

 

 

 

Ver Post >
La discapacidad no es vergonzosa
img
Belén Casado Mendiluce | 25-11-2016 | 10:06| 0

 

Me ha encantado ver a Hugh Herr, premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica, con sus prótesis biónicas. Para mí, lo más llamativo ha sido contemplar cómo este hombre ha ido a recoger el premio sin esconder sus piernas artificiales, levantadas las perneras del pantalón para que aquellas quedaran a la vista.

Hugh Herr no habla del término discapacidad sino que utiliza el término “inusual” . El considera que hablar de “discapacidad” es un término negativo, que denota debilidad: “¿Quién dice que la gente con un cuerpo inusual es débil?” Hablar así ya es revolucionario.

Yo también tengo una discapacidad, la sordera, que suplo con unas prótesis auditivas, así que entiendo desde dónde habla Hugh. Uno no tiene que avergonzarse de tener un cuerpo inusual, escondiendo su diferencia.

Todavía, lo reconozco, escondo mis audífonos tras mi pelo -¡quizás porque no son tan hermosos como las piernas biónicas de Hugh!- pero me doy cuenta que ocultar algo que forma parte de ti misma es una manera de avergonzarte de ello. Así que voy a intentar cambiar de actitud.

No me considero débil por no tener unos oídos normales. He hecho frente al maltrato escolar en mi infancia debido a mi diferencia y he estudiado una carrera –la de Psicología- que me ha permitido vivir de mi trabajo, y eso, en los tiempos en que había pocas ayudas educativas a la sordera.

Al revés, somos más fuertes porque hemos hecho frente a la adversidad contundente que se presenta dándote un golpe en la vida. No se trata de ponernos medallas, evidentemente, pero tampoco de negar el duro camino de superación que hemos realizado.

Me gustó también cómo el premiado tuvo un encuentro con los niños en los que estos tocaban sin reparo las piernas artificiales de Hugh. Empezar a naturalizar las diferencias desde la infancia es una manera de enseñar esa necesaria inteligencia emocional que tanto nos ayuda en la vida. Eso no  se enseña en las escuelas, desgraciadamente.

“Va a haber una explosión de la diversidad humana en la que todo encaje y sea hermoso”, en donde la diferencia ya no será símbolo de imperfección. Gracias Hugh por tu ejemplo de vida y por tus hermosas piernas.

 

Caminamos…Belén Casado Mendiluce

belencasadomendiluce@gmail.com

www.psicologiapersonalizante.com

 

 

Ver Post >
¿Te arrepientes de haber sido madre?
img
Belén Casado Mendiluce | 11-11-2016 | 11:04| 0

 

Esta es la pregunta que se suscita en el polémico libro de la socióloga israelí Orna Donath: “Madres arrepentidas”. Y con ella llegó el escándalo.

Su libro se ha basado en un testimonio de 23 mujeres de diferentes edades, que sintiendo que adoran a sus hijos, también sienten que ahora, sabiendo lo que la maternidad significa, no tomarían la decisión de ser madres.

Mi propia reflexión es de comprensión aunque sea porque yo también soy madre de dos hijas. Pero se está tocando un tema tabú del que parece que salimos mal paradas si reconocemos que la maternidad no es lo que nos han vendido: una experiencia maravillosa de por vida.

Es importante reconocer los sentimientos de frustración que genera la maternidad. Como bien dice Orna Donath: “Ser madre es una manera de estar en el mundo; aunque los hijos se independicen, siempre los tienes en la cabeza”.

Y la frustración existe; los hijos no son culpables de ella, pero ser madre es una actitud ante la vida de la cual, muchas veces, no se sale indemne. Yo no quiero renunciar a mis hijas, pero el desgaste que se puede experimentar en el camino, no es algo de lo que se suele hablar, porque se supone que una madre lo da todo por sus hijos. No sé yo si eso tiene que ser así.

Creo que el amor incondicional, de existir, es más patente en la relación entre una  madre y su hijo. Haga lo que haga el hijo, siempre la madre tendrá la puerta abierta a él, siempre será su hijo, para bien o para mal. Pero ese amor incondicional no ayuda, ni a la madre ni al hijo, porque nos coarta para poner los necesarios límites a nuestra relación.

Creo que toda madre tiene un miedo cerval y primitivo: el miedo a que su hij@ le retire el cariño. Es como si al dejarnos de querer atacaran nuestras propias entrañas, nuestra identidad como madres, una identidad fuertemente arraigada en nosotras. Y de ese miedo no solemos ser muy conscientes pero actúa en nosotras casi sin que nos demos cuenta, por ser inconsciente.

Y es por ese miedo que hacemos, muchas veces, lo que sea para asegurarnos el cariño de nuestro hijo, como dar la razón y disculparnos ante los reproches de nuestro hijo, aunque sepamos que no encajan con cómo nos sentimos. Lo he comprobado. Esta situación genera frustración en la madre por no tenerse en cuenta a sí misma y por no poner límites al reproche ajeno.

De la misma manera que a todas las parejas, en un momento u otro de la relación, se les pasa por la cabeza la idea de la separación, tampoco debería escandalizarnos que una madre pueda pensar en coger un tren, desaparecer y salir de una situación familiar que le produce agobio. Somos humanos.

Buen tema que has sacado, Orna Donath, porque nadie se atreve a hablar de los hijos si no es para adorarlos, idealizarlos y darlo todo por ellos. ¿Y quién va a hablar  de los inevitables sentimientos de frustración que eso genera en las madres? Gracias, Orna, por haberlo conseguido.

 

Caminamos…Belén Casado Mendiluce

belencasadomendiluce@gmail.com

www.psicologiapersonalizante.com

Ver Post >
¿Sabes enfadarte sin ira?
img
Belén Casado Mendiluce | 28-10-2016 | 9:06| 0

 

Hay quien sigue pensando que no hay que enfadarse nunca, pero yo opino que es legítimo enfadarse para expresar lo que nos duele, siempre que no acabemos… dejándonos llevar por la ira.

Cuando escuchaba a alguien cercano decir de ella que no se enfadaba nunca porque se consideraba a sí misma persona de buen carácter, yo constataba, en algún momento, cómo sus enfados existían y, además, eran mucho más temibles que los de otro acostumbrado a expresar su malestar. ¡Cuidado con aquellos que van de buenos!

Todos tenemos que aprender a enfadarnos de manera sana, quizás porque en la educación recibida no nos han enseñado a lidiar con los sentimientos negativos, más bien a reprimirlos y mirar para otro lado, como si no existieran.

En primer lugar, y parece lo más obvio, si te sientes que “te hierve la sangre”, espera a tranquilizarte para expresar tu enfado. No es sano que te dejes llevar por la ira y se te vaya la fuerza por la boca diciendo cosas hirientes que no sientes y de las que luego te puedes arrepentir.

Dejarte llevar por la ira es invalidar lo que quieres expresar. Si te has sentido injustamente tratado, por ejemplo, es probable que ese mensaje legítimo no pueda llegar al otro si te pierdes en gritos y descalificaciones. La alteración que entonces manifiestas es como el oleaje agitado de un lago que impide que se vea el fondo de lo que necesitas verbalizar.

Todo el mundo se queda, entonces, con tus formas “salidas de madre” más que con el sentido de por qué estás molesto. El otro no sabrá qué es lo que tiene que mejorar si tú acabaste fuera de ti. Recuerda, tienes derecho a expresar lo que te ha molestado pero, para ello, cálmate para no perder los nervios.

“Ahora estoy muy alterado y prefiero hablar en otro momento cuando esté más tranquilo”, puede ser tu respuesta si te preguntan qué te pasa. Estate en silencio, callado, no remuevas el tema cuando lo que necesitas ahora es dejarlo reposar para que puedas ver con más claridad.

Y cuando decidas hablar, hazlo sin atacar al otro (¡“tú te crees que tengo que bailar a tu son!”), sino diciendo de manera clara y concreta lo que te ha molestado: “Me ha molestado que hayas hecho un plan con amigos sin haberme dicho nada para que me planifique”.

Di cómo te sientes :” No me he sentido tenido en cuenta”, y ofrece soluciones para una próxima vez: “Prefiero que me avises con antelación para que yo haga mi plan”. De esta manera, las discusiones serán menos intensas y más constructivas, porque podréis aprender a mejorar vuestra relación.

Todos nos equivocamos y metemos la pata, no pienses que la otra persona ha ido a hacerte daño deliberadamente porque, entonces, reaccionarás como un animal herido. Cálmate y encontrarás la mejor manera para expresarte.

 

Caminamos…Belén Casado Mendiluce

belencasadomendiluce@gmail.com

www.psicologiapersonalizante.com

 

Ver Post >
Sobre el autor Belén Casado Mendiluce
Soy Licenciada en Psicología y desarrollo mi trabajo en una consulta privada. Mi vocación desde joven ha sido la psicología, y a través de ella he buscado comprender a los demás y a mí misma. Desde ese trabajo interior, intento que lo que transmito sea un reflejo de aquello en lo que creo y que me sirve a mi. Me siento siempre en búsqueda, abierta a aprender de todo aquello que me haga crecer como persona. Y creo que lo que se vive como vocación no es sólo patrimonio mío sino que puede servir a los demás.

Etiquetas

No hay tags a mostrar

Otros Blogs de Autor