Diario Vasco
img
Lo ridículo del gorro de piscina
img
Amaia Michelena | 25-03-2014 | 15:43

Por guapa que seas, estarás indigna con gorro de piscina. De no ser Gemma Mengual, tu maquillaje waterproof y tu máscara de pestañas, aún no están inventados. No aguantarán más allá del pasillo que va, del vestuario, a la zona de taquillas. No te engañes, aunque el agua esté fresquita, la temperatura ambiente siempre ronda los veintiocho grados centígrados, para que los niños no se acatarren en invierno, así que, en cuanto te muevas empezarás a sudar, ¡serás un cromo, ya antes de zambullirte!

Para mí, jamás ha sido un problema el tema del gorro de piscina. Pasé unos diez años, ininterrumpidos, entrenando cada tarde en la piscina, mientras mis compañeros de colegio, compaginaban merienda en el parque,con entrenos de fútbol o baloncesto. Parece que hoy en día se ha puesto mas de moda llevar a los peques a que aprendan a nadar. En mi época éramos los menos. Alguno con escoliosis leve, y los cuatro raros de la clase. Los padres sólo se ponían las pilas en verano, viendo que venían playa y vacaciones.

A mi el fútbol no se me daba mal. Mi incursión en polideportivos y pelo mojado a diario, en pleno mes de febrero, fue por otros motivos. En cualquier caso ahí me quedé. Fueron pasando los años y pase de niña graciosa y blanquita, ¡a adolescente,”blancuzca” y con granos! Aún así, digo que no  fue un problema para mi, porque así lo siento. ¡Pero qué valor el mío! Pasearme, cada tarde, tan contenta, sin gafas de aumento y con cara de topo. ¡Con un ojo vago, para más inri!

Mis reflexiones vienen después de coincidir hoy con una amiga de toda la vida, nadando en la misma calle. Ambas con gorro, cuerpo jotero y bañador de triatleta. La ilusión y la sorpresa han sido bestiales, ¡la situación un imposible! Tardes enteras preparando tus mejores galas para sorprender en las cenas de antiguos alumnos, y qué rápido se puede ir todo al garete. ¡Todo por  cuidarte, y hacer los deberes a primera hora del día!