Diario Vasco
img
Categoría: decorating with misscarrot
Silla balancín

¡Estoy en un “hay” !Resulta que el sábado me enamoré. Bueno, ya venía yo enamorada desde que las revistas de decoración sacaron sus números de primavera, y llevaron a las portadas la genial “Mecedora Balancín de Vitra”. ¡La he encontrado en versión “low cost”, y no puedo parar de pensar en ella. Llevo todo el fin de semana imaginando cómo voy a comerme un libro detrás de otro ahí sentada, a ritmo de “bossa nova” y pelando pistachos.

El sábado tuve mi particular y secreta, jornada de reflexión, y fui incapaz de sacármela de la cabeza. Ayer no estuve en casa, y por la noche, cuando abrí el ordenador, buceé de web en web, al tiempo que media el poco espacio que tengo libre. Hice un par de amagos de comprarla, pero finalmente vacié el carrito las dos veces, ¡hasta hoy!

Por la mañana, y rodeada de papeles y “quehaceres” la he vuelto a mirar, y  la he enviado por email a dos gurús del buen gusto, qué sabía, iban a secundar mi moción. Una no se ha hecho esperar, y la segunda respuesta me ha llegado a medio día, dándome vía libre, por supuesto.

¡Al volver por la tarde a mi vorágine, me he dispuesto a comprarla! Lo que iba a ser una gestión rápida y sin perder tiempo, se ha convertido en un caos absoluto. La página se ha atascado. Después el sistema no reconocía mi tarjeta, porque por lo visto no la actualicé cuando debía. Lo siguiente que me han contado, es que tenía que  someterme a no sé qué sistema de dígitos para poder comprar. El caso es, que he estado un buen rato chateando con un tal Alberto, de la compañía, que ha intentado todo lo que estaba en su mano para vendérmela. ¡En cuanto a atenciones un diez!

Finalmente he hecho una transferencia bancaria, que espero me confirmen como correcta en menos de cuarenta y ocho horas. Tampoco ha sido ágil el intento. Mientras mi banco ya había descontado el dinero, salía un mensaje-recado en pantalla, afirmando un “error al procesar la operación”. ¡He llamado para quedarme tranquila, y parece, que en menos de una semana podré sentarme en una como esta!

 

Ver Post >
Animaladas

Todos juntos, pero no revueltos. Ese es el lema de los cuarenta metros cuadrados en los que vivo. Todo el mundo es bienvenido en mi casa, y el secreto es el mismo que el de “Pacha Ibiza”, “¡salen tres, entran tres!”.

Mis mascotas, este año, no han deseado una “Feliz Navidad” a nadie, pero sí han querido enseñaros dónde, y cómo viven, y mandaros un fuerte y cariñoso abrazo.

(Propósito para 2014: curso de fotografía, o cuanto menos, más interés o luz de ambiente a la hora de tomar las instantáneas, I promise!)

Tras el tributo a la genial “Omaita” de “Los Morancos” con el gallo recuero de Portugal,  y haciendo honor al mejor de los restaurantes chinos….. ahora sí qué sí; la joya de la corona: Yuca and cia!!!

mi querida Yuka

Ver Post >
Decoupage

Hace unos días, os conté que iba a yoga con mi amiga Nuria. Pues bien, ahora os cuento, que también vamos a clase de restauración de muebles, ¡esta vez los viernes!

Es un método anti-estrés sin igual, y además, te ahorras unos cuantos euros recogiendo muebles de casas antiguas o contenedores de basura de barrios bien. (Cualquier día me pego con un recolector oficial, de esos que van con el carro,¡pobres!).

Hoy os voy a mostrar mi último trabajo, y cómo hacerlo. Adjuntaré un par de fotos del antes y el después, y la teoría paso a paso por si alguien se anima. Nada de tutoriales, que francamente, los que hay por internet, son horrorosos. Se trata de una mesita camilla que utilizo como escritorio, mesa para el ordenador, en fin, dónde os escribo las aventuras de Misscarrot. ¡Ya sabéis, la que se subastará en “Chelsea” por un millón de dólares, en plan bolígrafo mordido de J.K Rowlin!

Cómo necesitaba una mesa, estaba canina, y además voy a clases, decidí recoger una en “Emaus”, y tunearla con la “técnica de las servilletas”, o haciendo “Decoupage“, que es lo mismo, pero en francés suena infinitamente mejor.

Materiales

Lo único que se necesita es lo siguiente:

  • SERVILLETAS (Cualquier paquete que os guste. Las hay en tiendas de manualidades, pero las más bonitas que yo he visto siempre, han estado en “Zara Home”. (¡Así, sutilmente!)
  • COLA (Aquí si que os pongo en manos de un profesional, ya que como veréis a continuación, tiene que ser especial, y hace las veces de pegamento tradicional, y de barniz para que el mueble creado no se dañe)
  • BETÚN DE JUDÉA (Se utiliza para envejecer zonas del mueble)
  • TIJERAS (Para cortar a vuestro gusto las servilletas)
  • BROCHA (Qué sea de cerdas suaves para aplicar la cola con cuidado, las servilletas son muy, muy, muy, delicadas)
  • BOLSAS CONGELADO (Es lo mejor para presionar la servilleta y que se adhiera bien al mueble)
  • PACIENCIA (Lo comprobará quien se anime)

Técnica de las servilletas: decoupage

  1. Coger el paquete de servilletas y dejar únicamente la capa que lleva el estampado. Es bastante tedioso, pero merece la pena. A nada que la servilleta lleve más de una capa, la cola no puede aplicarse bien.
  2. Cortar las servilletas. Los expertos aconsejan que en cuatro, pero mi consejo es que a vuestro gusto. Es simplemente para un manejo más fácil.
  3. Aplicar una capa fina de pegamento sobre el mueble.
  4. Pegar los trozos de servilletas con mucho cuidado, presionando una vez se haya adherido, con un par de bolsas a modo de guante.
  5. Aplicar nuevamente cola, sobre el mueble, ya con las servilletas, pero esta vez la capa que aplicamos debe de ser muy gruesa, para que se cree una película protectora.
  6. Aplicar el “Betún de Judéa” para envejecer ciertas zonas a modo de mueble antiguo (esto ya va en el gusto de cada uno).
  7. Aplicar una última y definitiva capa de “barniz-cola”.

Ver Post >
Un encantador paseo por los Traperos de Emaus

Esta es la historia de otra tarde de mal tiempo y de cómo llegó a mi casa la lámpara “Tiffany” más bonita del mundo mundial.

Siempre me ha encantado hacer manualidades, tunear la ropa, reciclar muebles de la basura dándoles un aire moderno… El caso es que mi casa es muy pequeña, y además, esta última temporada he tenido bastante tiempo libre. En septiembre me apunté a clases de restauración de muebles y soy la sensación de familia y amigos. El que no me pide una mesilla, quiere que le pinté un marco, o que le quite la polilla a la máquina de coser que tiene en el trastero desde hace años.

Como os he dicho soy una gran rebuscadora de contenedores, y tengo fichados los días en el que en los mejores barrios de la city sacan a paseo sus viejos sofás (cualquier día me secuestran los “rebuscadores oficiales” porque les quito trabajo). De todas formas, muchas veces no encuentras nada decente y hay que agudizar técnicas e ingenio. En estos casos, mi plan “B” es pasar por los “Traperos de Emaus”, que aunque a priori da un poco de pereza, está todo revuelto, y huele a trastero de abuela, si buscas bien, consigues auténticas maravillas.

Os enseño la mesa camilla que compré para más tarde restaurar (mostraré en otro post como ha quedado después de la técnica “decoupage”), ¡y la “cristalería de Bohemia” que también compré para nada, porque ya no tengo ni sitio! A, ¡y mi lámpara!

lámpara tiffany

Ver Post >

Últimos Comentarios

rni 14-11-2017 | 20:23 en:
Una de complementos
rni 14-11-2017 | 19:27 en:
Decoupage
parti rni 02-11-2017 | 03:16 en:
Una de complementos
parti rni 02-11-2017 | 03:16 en:
Una de complementos
parti rni 02-11-2017 | 01:54 en:
Decoupage

Otros Blogs de Autor