Diario Vasco
img
Fecha: febrero, 2012
Josh Rouse: sol mediterráneo en Intxaurrondo
Ricardo Aldarondo 18-02-2012 | 3:10 | 6

Espontáneo, cercano, emotivo y con un puñado de canciones espléndidas. Así se presentó el hombre que cruzó el puente entre su Nebraska natal y la Valencia elegida, y lleno su acervo de música popular americana con pura luz mediterránea. El calor que hacía, una vez más, en esa nueva sala de la Intxaurrondo Kultur Etxea con tendencia al derroche en calefacción nos hizo sentir atorrados a la orilla del mar y bajo el sol que evocan las canciones luminosas de Josh Rouse. Pero también vivimos la intimidad y la calidez humana de sus historias y sus melodías, construidas desde la sencillez pero con un grado de distinción poco frecuente y un buen gusto innegable.

El grupo que lleva ahora, The Long Vacations, no es tan largo como evoca su nombre: le secundan Xema Fuertes en la batería, el banjo y la guitarra acústica (curiosa combinación, que en directo provoca la extraña imagen de un guitarrista tocando sentado en la batería) y Cayo Bellveser en el bajo. Pero los tres se bastan para dotar de cuerpo bien formado a unas canciones que en disco tienen más arreglos, pero en directo suenan igualmente redondas.

Si en su anterior visita a San Sebastián Josh Rouse traía su disco más flojo, El turista, en esta ocasión presentaba el titulado simplemente Josh Rouse and the Long Vacations que le revela de nuevo en plena forma. Cualquiera de sus nueve canciones valía para engrandecer el concierto, y tocó buena parte de ellas: la delicada bossa nova Fine, Fine, la resplandeciente Oh, Look What the Sun Did! que recuerda un poco a Wilco y parece que se descompone a mitad de canción en un guiño que tuvo su ovación entre el público, o To the Clock, To the City.

Pero Rouse también se detuvo especialmente en su disco más redondo y querido por sus seguidores, 1972. Cantó susurrante la canción que da título a ese álbum sentado en el sillín de la batería. Hizo un Flight Attendant delicioso, como para enamorar a cualquiera con esa voz acariciante. Y en el bis, a petición del público, acometió Come Back jugando con la improvisación: empezó en solitario y en acústico, a mitad de canción paró, hizo salir a la banda, cogió la eléctrica y continuaron con la canción, mientras Josh cantaba y afinaba la guitarra a la vez, antes de despedirse con Love Vibration y un pequeño éxtasis guitarrero.

Pero mucho de todo eso se puede ver aquí, en los vídeos del concierto exclusivos de Mon Oncle…

P.D. : No pude llegar a tiempo de ver a Napoka Iria. Cualquier aportación sobre su actuación será bienvenida.

 

Ver Post >
El videoclub como novedad
Ricardo Aldarondo 03-02-2012 | 2:44 | 6

Han abierto un videoclub en el barrio. Repito: han ABIERTO un videoclub. Bueno, en realidad lo abrieron hace ya un año, y antes habían cerrado otro muchísimo más grande, el mítico Calderón. Aun así, es noticia a contracorriente. Ahí está, cual flor en el desierto. En lugar estratégico, entre el kiosco, la carnicería y la frutería. Perfecto. No es muy grande, pero el Videoclub Amara ofrece cine de todo tipo. Palomitero y de qualité. También tienen chucherías, así que te puedes ir con los Risketos en una mano y la peli en la otra.

Así que me he hecho socio. A 2,95 las novedades y 1,95 el fondo de catálogo, pero te puede salir más barato el alquiler cuantas menos horas tengas en tu poder la película: por si fuera poco el amplísimo horario de apertura (de lunes a domingo, desde la mañana a la noche), puedes usar la tarjeta especial en el expendedor automático y, de paso que sacas al perro o bajas la basura a la noche, seleccionas tu filme o devuelves el ya visionado.

Regreso al videoclub por pura práctica. Nada que ver con cierres internáuticos ni leyes inminentes, auque supongo que los videoclubs que han sobrevivido tendrán la esperanza de que un día se les restaure algo de todo lo que la descarga a lo loco les birló.

Buscaba ‘No tengas miedo’. Miré en Filmin pero no estaba. Como apunta Ramón Colom en su artículo en el Fotogramas de marzo, ni las webs de cine en streaming de pago, ni las plataformas digitales de TV, son la panacea: accesos complicados, catálogos restringidos, necesidad de tener la conexión de internet junto a la tele (si uno no está dispuesto a ver las películas en el ordenador), versión original no siempre disponible… siempre se encuentra uno alguna dificultad.

Pero en el videoclub Amara sí estaba ‘No tengas miedo’, con su inmaculada calidad visual, y hasta sus extras. Sin la necesidad de estar descargando ni clasificando nada. Con la posibilidad de comentar luego en el videoclub qué te ha parecido y tal. Mirando de reojo al resto de carátulas y haciendo planes para próximas jornadas.

Sigue habiendo gente que prefiere ir al videoclub. No se verán chavales eligiendo película para el finde (bueno sí, alguno que va mirando carátulas y apuntando títulos, probablemente para descargárselos luego, qué descaro), pero sí un público variopinto. Y ahí sigue adelante ese  pequeño videoclub, porque a sus jóvenes dueños les gusta la fórmula y quieren seguir defendiéndola cual capitanes en mares procelosos. Ahí está, en el barrio, entre las tiendas de alimentos de primera necesidad. En la puerta anuncian los estrenos para febrero: ‘El chico de la bicicleta’, ‘Contagion’, ‘Crazy Stupid Love’, ‘One Day’, ‘Criadas y señoras’… Iremos a recuperar algunos títulos que no pudimos ver en el cine. Como antes.

Ahora están haciendo un sorteo de un reproductor de Blu-ray entre los que acierten la película ganadora del Oscar. He votado por ‘Los descendientes’, por supuesto. Y planean alguna decoración especial en la fachada, de cara al próximo carnaval. Este videoclub debería ser ahora mismo la envidia de todos los barrios…

Ver Post >
Marcha atrás desde ‘Drive’: Nicolas Winding Refn y ‘Valhalla Rising’
Ricardo Aldarondo 01-02-2012 | 7:06 | 3

No es ningún recién llegado, pero la repentina admiración que ha despertado Drive desde su deslumbrante pase en el pasado Festival de Cannes ha colocado a Nicolas Winding Refn en el podium de los directores cool. Sin embargo su obra anterior ha sido poco difundida, seguida solo por habituales de festivales inquietos o rastreadores de nombres singulares. Sus siete anteriores películas se estrenaron sin repercusión en España, o simplemente no llegaron, algunas se editaron en DVD (los tres Pusher y Fear X), pero ya están descatalogadas. Y ninguna firma parece tener previsto rescatarlas ahora mismo. Pero apetece recuperar algo de ese camino previo a Drive, formado por siete largometrajes, que comenzó con Pusher (1995), con la que Nicolas Winding Refn participó en Nuevos Realizadores en el Festival de San Sebastián. Luego llegaron las dos secuelas de ese film, alternadas con Bleeder (1999), Fear X (2003) y Bronson (2008). En Inglaterra están casi todas editadas en DVD y Blu-ray, y a muy buenos precios, sólo con subtítulos en inglés: es una opción.

Valhalla Rising (2009), no estrenada en España, es la película inmediatamente anterior a Drive. Se pueden encontrar algunos puntos en común entre ambas, pero no muchos. Uno la definiría como un Werner Herzog remezclado por Brian Eno. Es inevitable pensar en Aguirre, la colera de Dios, especialmente en el cuerpo central del film, cuando el extraño grupo formado por unos vikingos cristianos, un esclavo-luchador liberado de extraordinaria fuerza, y un niño de mirada , entra en zona de nieblas en los fiordos (se puede invocar también Los vikingos de Richard Fleischer en un contexto y estilo radicalmente distinto). Una especie de pesadilla suspendida en el tiempo, un viaje ‘ambient’ de extraordinaria belleza visual acuchillado por secas explosiones de violencia.

No sé muy bien a dónde quiere ir a parar Nicolas Winding Refn, con este viaje al paraíso/infierno. Valhalla Rising es una extraña y críptica mezcla de misticismo y primitivismo, con ramalazos eléctricos en la banda sonora que te hacen pensar “estoy oyendo a Sonic Youth”, pero no, son obra de Peter Kyed. El hierático y enigmático Mads Mikkelsen encarna a un nuevo hombre sin nombre de escuetas palabras (muchas veces habla a través del niño), en un viaje físico y mental, místico y abstracto, en el que nada queda muy claro, pero posee un considerable poder hipnótico que también, reconozcámoslo, puede devinir narcótico.

En cualquier caso, las imágenes de una naturaleza rediseñada, la épica contenida y la apabullante estética son suficientemente atractivas, y siguen confirmando que Nicolas Winding Refn es un hábil y peculiar reconstructor de estilos ajenos, con un sentido visual muy singular, lírico turbador a partes iguales.

Ver Post >

Otros Blogs de Autor