Diario Vasco
img
Fecha: marzo 27, 2012
‘El exótico hotel Marigold’: veterana dignidad
Ricardo Aldarondo 27-03-2012 | 11:39 | 2

EL EXÓTICO HOTEL MARIGOLD
Dirección: John Madden. Intérpretes: Judi Dench, Bill Nighy, Maggie Smith, Tom Wilkinson, Dev Patel. Nacionalidad: Gran Bretaña, 2011. Guión: Ol Parker. Fotografía: Ben Davis. Música: Thomas Newman. Duración: 124 minutos. Cine de estreno: Antiguo Berri, Príncipe, Cinebox Urbil, Cinebox Mendibil.
RICARDO ALDARONDO
Toscana, Bali, India: hay lugares que parecen géneros cinematográficos. Cada lugar a su modo promete unas coordenadas no ya geográficas, sino anímicas: películas bonitas, con un poco de dulce y otro poco de amargor, reencuentro con uno mismo, balance de la vida pasada, algo de espiritualidad o de filosofía de vida.
Los lugares exóticos con occidentales en búsqueda de sí mismos a menudo desembocan en cosas estomagantes como ‘Come, reza, ama’, pero afortunadamente también en productos mucho más nobles, legítimos y eficaces como ‘El exótico hotel Marigold’. Los británicos nos salvan, una vez más. Unos jubilados en un hotel de la India donde se retiran con la promesa de la última vuelta de la felicidad, puede ser temible. Pero en ‘El exótico hotel Marigold’ no hay bailes sonrojantes, ni gimnasia para pieles arrugadas, ni ligoteo barato. Hay seducción, eso sí. Y de toda condición. Seductores son todos los espléndidos actores. ¿Cómo no dejarse convencer por una Judi Dench a la que solo le hace falta su limpia mirada, su saber estar? ¿Cómo no caer rendidos ante esa Maggie Smith malencarada, clasista, refunfuñona, que aunque el guión se pliegue al tópico de reconvertir su carácter mantiene un orgullo intachable para su personaje? ¿Cómo no admirar una vez más a Tom Wilkinson, o a actores de menor renombre pero rostro perdurable, como Bill Nighy, Penelope Winton o Ronald Pickup?
‘El exótico hotel Marigold’ es para quienes buscan el lado positivo de la vida, con un explícito lema. Pero hace buen uso de la ironía y, a través de ella, deja sitio a las amarguras lógicas de la edad final. Exhibe sus enunciados de autoayuda simplona y, como los políticos, confía demasiado en la idea del ‘cambio’. Pero, con todo, son creíbles, vivos, interesantes esos personajes y sus vivencias, sus alegrías y sus pequeñas miserias, su veterana dignidad.
Crítica publicada en El Diario Vasco el 27/3/2012

Ver Post >

Otros Blogs de Autor