Diario Vasco
img
Fecha: mayo, 2017
Cracker: Disfrute al natural
Ricardo Aldarondo 07-05-2017 | 7:21 | 2

(Versión ampliada de la crítica publicada en El Diario Vasco el 6 de mayo de 2017).

Músicos: David Lowery (voz, guitarra), Johnny Hickman (guitarra, voz), Bryan Howard (bajo), Carlton (Coco) Owens (batería), Matt ‘Pistol’ Stoessel (guitarra steel). Primera parte: Los Bracco. Lugar: Centro Cultural Intxaurrondo, San Sebastián. Fecha: 5 de abril de 2017. Asistencia: 250 espectadores.

La acumulación de conciertos en la noche del viernes y el hecho de que algunos espectadores llegaban del de Loquillo explicaban el vacío inicial. Pronto la sala alcanzaó buena entrada y ambiente cálido,  que Los Bracco ya se encargaron de cimentar, contundentes y convincentes como siempre, con su estupenda ración de rock & roll versátil, hasta el soul- funk de SayonaraTraficantes.

Los californianos Cracker nos desarmaron y conquistaron desde el primer instante y por el flanco más melancólico: salieron solo David Lowery con guitarra española, Johnny Hickman acariciando la eléctrica y Matt ‘Pistol’ Stoessel con la steel y emocionaron con la bella y grave Dr. Bernice y la versión del Loser de Grateful Dead que ya grabaron hace años. Y desde ahí todo fue un crescendo en magnífica progresión, aumentando la pasión, la electricidad y la intensidad con un repertorio excelso, con la naturalidad de los maestros avezados y la autenticidad de quienes se han pateado musicalmente todas las esencias clásicas y contemporáneas de la música americana, con la frontera como inspiración.

Desde la perfecta sencillez de Where Have Those Days Gone al country de Mr. Wrong, la caña de Teen Angst (What the World Needs Now) -en la que al batería se le saltó un palillo por los aires, cuestión que resolvió sin fallar ni un solo golpe-, esa habilidad para crear estribillos acogedores aunque no facilones como en The Golden Age o el acercamiento grunge de Low, su mayor y primerizo éxito aunque no desde luego su mejor canción, lo de Cracker fue un disfrute permanente. Tanto cuando cantaba el serio Lowery (qué saber estar tan impecable con sus camperas) como cuando tomaba el protagonismo en la voz Johnny Hickman, en California Country Boy y Wedding Day, brillaban las melodías y los sentimientos. Y las guitarras: los punteos de Hickman, al que se veían disfrutar en primera línea, sobre todo en el largo y excitante solo de Sweet Potato o con los riffs hard de Sweet Thistle Pie, y el dominio en la steel de Stoessel, que tanto juego ambiental dio. A veces uno sucedía al otro, no en duelo, sino en éxtasis matrimonial. Mientras tanto, el bajo de Bryan Howard era como un martillo pilón forrado de tercipelo, mientras él hacía muecas en el momento más desenfadados de la noche, con ese look a contracorriente del resto del grupo, como salido de una banda jamaicana.

No se olvidó Lowery de su primera banda, Camper Van Beethoven: de aquel notable álbum debut de 1986, Telephone Free Landslide Victory, que en España publicó en su día Nuevos Medios, recuperaron Take The Skinheads Bowling, que encajó perfectamente en el repertorio multidireccional de Cracker. Otro rescate sugerente fue Pictures of Matchstick Men de Status Quo.

Campechanos como ellos solos y también elegantes, dando la sensación de que se encontraban muy a gusto y disfrutando tanto como el entregado y conocedor público, y beneficiados por un excelente sonido durante todo el concierto, ni siquieran echaban mano de ‘roadies’ : Lowery fue dos veces al backstage a por otra guitarra pateando ruidosamente sobre el escenario con sus botas granates, mientras Johnny se reía preguntando en alto “where is Danny?”. Al supuesto roadie se le oyó tropezar o caer del cielo a un lado del escenario, pero ya Lowery se había colgado la otra guitarra.

Get Off  This, Euro Trash Girl, One Fine Day o Gimme One More Chance formaron parte de la traca final, antes de regresar al formato acústico con Around the World. Dos horas gozosas de principio a fin.

Ver Post >
El paseíllo de Loquillo por el Kursaal
Ricardo Aldarondo 07-05-2017 | 1:34 | 0

Loquillo abarrotó en la noche del viernes el Kursaal en San Sebastián, “la ciudad que ha conquistado mi corazón”, según expresó el cantante sobre su lugar de adopción desde hace años. A lo largo de casi dos horas de concierto, el cantante barcelonés mostró una vez más su dominio del escenario, su bagaje polifacético dentro se su amor por el rock & roll y acompañado de una banda sólida y dinámca, desgranó con potencia y elegancia algunas canciones de su último álbum ‘Viento del Este’, y muchos de sus éxitos.

Durante la interpretación de ‘Carne para Linda’, Loquillo recorrió los pasillos del Kursaal y cantó entre el público. También sonaron ‘El hombre de negro’, ‘Cruzando el paraíso’, ‘Memorias de jóvenes airados’ o ‘La mataré’, antes de acometer en el largo bis algunas de sus perlas de sus inicios, como ‘Quiero un camión’, ‘Esto no es Hawai’ y ‘Rock & Roll Star’, para terminar con ‘Cadillac solitario’.

Ver Post >

Otros Blogs de Autor