Diario Vasco
img
Etiquetas de los Posts ‘

Cartelera

¿Por qué ese victimismo de Paco León?
Ricardo Aldarondo 04-07-2012 | 4:31 | 12

Se queja Paco León de que muchos cines no quieren estrenar su película Carmina o revienta en las novedosas condiciones que él ha decidido. Ya saben: la película se estrena este viernes en cines, pero también al mismo tiempo en DVD, en Filmin y otras plataformas de internet, con distintos precios que van de 1,95 en Filmin a los 7 euros o por ahí que cuesta una entrada normal de cine. O sea, rompe con la regla que hasta ahora se ha mantenido de escalonar los estrenos en los distintos formatos para no perjudicar (esa es la teoría) a los cines.

Así que Paco León oferta su producto a los cines y algunos cines han decidido no comprárselo en esas condiciones. Piensan que Carmina o revienta hará menos recaudación en sus salas si al mismo tiempo está disponible en otros medios y bastante más barata. El actor y director, por su parte, ve un mundo maravilloso en el novedoso sistema de estreno que él propone: ”Hay mucho que ganar y poco que perder. Yo creo que el futuro es simultáneo. Y cuanto antes sean cómplices de esto las salas, los exhibidores, mejor les irá y mejor nos irá a todos”. Y se queja de que algunos cines no lo acepten y no quiran estrenar su película y, aquí empieza el problema, habla de “boicot activo”, y de que muchos exhibidores tiene “miedo a lo nuevo, a lo desconocido, y, en definitiva, a perder privilegios”. Se muestra incomprendido por ser pionero. “¿Si no me arriesgo yo, quién lo va a hacer?”. Todas estas declaraciones y otras muchas, estan en este muy interesante reportaje de Paula Ponga en Fotogramas.

Evidentemente el sistema es ventajoso para mucha gente: los que no tienen cines cerca, los que están dispuestos a pagar algo y renunciar a la piratería pero no una entrada de cine, los que no les importa ver la película en pantalla grande, en un ordenador o en un iPad ni son muy exigentes con la calidad de la imagen. Y para el propio Paco León, que consigue una mayor repercusión inmediata y por diferentes canales simultáneamente para una película que ha costado poco dinero, con lo que no es tan importante el retorno económico como que Carmina o revienta se vea y arme el mayor ruido posible.

Paco León está en su derecho de estrenar su película como quiera, pero también los exhibidores a no programarla si así lo consideran, o preferir otros títulos que no vayan a tener una competencia directa en otros medios. Es posible que Paco León tenga razón y en el futuro todo se estrene a la vez; o no. Pero no debería quejarse porque los implicados en su cambio de reglas no estén  de acuerdo con él. Como él mismo dice, su propuesta es arriesgada, y no puede pretender que todo el mundo, y en especial los cines, que son los únicos que pueden salir perdiendo con este modelo, no quieran sumarse a su entusiasmo. Si rompes las reglas, tienes que asumir las consecuencias, entre otras cosas porque así, si triunfas, te puedes llevar los laureles del pionero y del visionario. Lo otro, en comparación algo burda, es como si los Sex Pistols se quejaran en 1977 de que la reina de Inglaterra no apreciara su bonita composición God Save the Queen.

También dice Paco León: “Sueño con un futuro ideal en el que la gente vea mucho cine, que no sea un artículo de lujo”. ¿Articulo de lujo? El cine siempre ha sido un espectáculo popular, y lo sigue siendo a tenor de que no hay otro cuya entrada cueste menos, un 10% más o menos que una entrada de fútbol, que ese por lo visto no es un artículo de lujo. Otra cosa es que por numerosas circunstancias largas de analizar pero mil veces debatidas, se haya impuesto la teoría de que el cine, como otras cosas, tiene que ser gratis, o costar muy poco al consumidor. Un asunto complejo de analizar, en cualquier caso, en el que Paco León se está arrogando con demasiada alegría el papel de mesías liberador, cuando él, como es lícito y lógico, actúa con arreglo a sus propias circunstancias y no las del cine en general. Otros ya se han buscado sus propios circuitos de distribución, como la película Diamond Flash a través de Filmin, sin tanta queja, y parece que les va muy bien.

 

 

Ver Post >
‘Los vengadores’: luchadores en suma
Ricardo Aldarondo 05-05-2012 | 11:46 | 3

LOS VENGADORES
Dirección: Josh Weddon. Intérpretes: Chris Evans, Chris Hemsworth, Mark Ruffalo, Robert Downey Jr. Nacionalidad: EE UU, 2012. Guión: Zak Penn, Joss Whedon. Fotografía: Seamus McGarvey. Música: Alan Silvestri. Duración: 142 minutos. Cine de estreno: Antiguo Berri, La Brecha, Cinebox Urbil, Niessen, Cinebox Mendibil, Txingudi, Coliseo (Eibar), Zumaia.

RICARDO ALDARONDO

Los supergrupos de rock suelen ser inversamente proporcionales a la suma de sus talentos. En cambio la estrategia empresarial que ha desembocado en Los vengadores ofrece el prometido fiestón, la unión de fuerzas que cataliza e incluso supera los logros de los Iron Man y de Capitán América o la decepción de Thor. Más un nuevo Hulk que parte de un muy adecuado Mark Ruffalo y se multiplica en el aplastante superhéroe (que no interviene mucho, pero cuando lo hace arranca ovaciones), y dos personajes más secundarios pero con poderío de sobra, la aguerrida viuda negra de Scarlett Johansson y un Jeremy Renner con una graciosa y certera manera de lanzar las flechas. Todos ellos tienen carisma, energía, gracia, personalidad, no dan la sensación de estar ahí por el sueldo. Son un auténtico supergrupo de superhéroes.

Cuando hace unos meses entrevistábamos en el Festival de San Sebastián a Tom Hiddleston como coprotagonista de The Deep Blue Sea no imaginamos que haría un villano tan elegantemente pérfido y sarcástico como el Loki que introduce la imprescindible rivalidad fraternal-shakespeariana en un argumento sencillo, sin grandes alharacas conceptuales (aparte del misterioso teseracto, busquen en el diccionario), pero con trabajados diálogos. Los vengadores no necesita presentar a los personajes ni justificar sus alianzas: hay química palpable entre ellos. El espectacular diseño de naves, urbes y trajes es enormemente atractivo, sin que asome ni por un momento el feísmo digital de películas como Ira de titanes. Divertida sin abusar del chistecito, reflexiva dentro de lo que cabe, auténtica en la concepción marveliana, y con un crescendo bien medido hasta los apabullantes y gozosos 40 minutos finales, Los vengadores da su último y certero golpe después de los títulos de crédito.

Publicada en El Diario Vasco el 1 de mayo de 2012

Ver Post >
La ironía británica salva la pesca del salmón
Ricardo Aldarondo 02-05-2012 | 7:21 | 8

LA PESCA DEL SALMÓN EN YEMEN

Director: Lasse Hallstrom. Guión: Simon Beaufoy. Intérpretes: Ewan McGregor, Emily Blunt, Kristin Scott Thomas, Rachel Stirling. Nacionalidad: Reino Unido. Título original: Salmon Fishing in the Yemen. Duración: 111′. Cines: Antiguo Berri, Príncipe, Niessen, Txingudi.

Podría haber sido la ya cansina historia de superación y autoayuda (a dos bandas) pero la ironía británica salva con todos los honores La pesca del salmón en Yemen. Al instante surge una Kristin Scott Thomas a la que estábamos esperando, así de brava, de cínica, de implacable, una dama de hierro cachonda para sacar a la luz todas los malos pensamientos de la clase política. Una Espeonza Aguirre (esto solo lo entenderán los tuiteros) en vivo y en directo. Ella, su personaje, y un Ewan McGregor que todo lo hace con esa sensación de comodidad de un Cary Grant, y a quien habría que ir considerando ya en esos olimpos, elevan considerablemente las aguas superficiales pero refrescantes de ese director, Lasse Hallstrom, que está siempre a punto de mostrarse acaramelado (bien en Las normas de la casa de la sidra y Mi vida como un perro, mal en Chocolat); pero que en esta ocasión lo mantiene todo en dietética armonía. Y luego está Emily Blunt, que desde El diablo viste de prada a Destino oculto, es una presencia cada vez más valiosa.

Que La pesca del salmón en Yemen se abra y se cierre con un sarcasmo bien ingenioso, que se cuela también en otras rendijas, permite sacar esta historia deliciosa, divertida, suavemente romántica, de las corrientes más vulgares. Veloz cuando es preciso entrar de lleno en situación y jugar inteligentemente con las elipsis, La pesca del salmón en Yemen es un pequeño pero continuo placer de los que no es conveniente prescindir.

No tiene nada que ver con la película, pero el título nos permite evocar esta gran canción de Orange Juice: Salmon Fishing in New York.

Ver Post >
Películas para mayores con reparaciones
Ricardo Aldarondo 24-04-2012 | 4:51 | 1

Se da por hecho que Hollywood está obsesionado con llegar al público adolescente y que el cine se ha infantilizado. Se habla también de que hay que recuperar al público de más de 40 años que, se supone, están abandonando las salas. Pero como todas las generalidades, estas hacen aguas al menos por algunas partes.

En las últimas semanas el cine sobre la tercera edad o, menos crudamente, las vivencias de quienes están rondando los 60 y de ahí para arriba, no solo son protagonistas de una parte considerable de la cartelera, sino que han tenido notables resultados en taquilla. El exótico hotel Marigold, quizás ligera pero muy disfrutable reunión de jubilados, tratados con dignidad como personajes y con estupendas interpretaciones veteranas, lleva ya 400.000 espectadores en España, y después de cinco semanas, permanece en el 9º puesto del ranking. No solo habla de las goteras de la vejez, sino de actitudes ante la vida, vistas desde la última etapa, pero quizás también aplicables a otros momentos de eso que llamamos crecimiento y madurez.

Casi a la vez llegó Tres veces 20 años, que ha tenido una acogida bastante más tibia, y es menos resultona, pero también plantea sin tapujos las incertidumbres de ese momento en que se traspasa la puerta de la jubilación, y cómo ese cambio puede afectar a las relaciones de pareja, además de las personales. De nuevo dos actores veteranos y apreciados, William Hurt e Isabella Rossellini, se enfrentan al reto de enseñar las arrugas y, sobre todo, a plantear cuestiones espinosas al público. Lástima que lo haga con exceso de frivolidad.

También tiene una edad el protagonista de ese impresionante exitazo que está siendo Intocable, aunque su problema sea doble: la condición de parapléjico dificulta aún más que las ilusiones permanezcan vivas en la madurez, a pesar de que, como los protagonistas de los dos anteriores filmes, no tenga problemas de dinero. Las tres películas coinciden, además, en recurrir al humor, la ironía cómplice con el espectador, y esa actitud risueña que ayuda a aceptar y resignarse ante la inevitable decrepitud, buscando valores como la serenidad, la amistad o los nuevos afectos como medicina paliativa del rumbo senil. Incluso el cine español tiene su madurito ahora mismo en cartelera: José Sacristán en Madrid 1987 arrastrando experiencia, desencanto, cinismo y, también, estimulante interés en esa jovencita con la que se queda encerrado en un baño.

En cambio no hay espacio para la sonrisa, ni para el alivio con paños calientes, en las destrozadas vidas de Redención (Tyrannosaur), que no son tan mayores pero parecen estar al final del camino, sobre todo en lo emocional. Los personajes de los extraordinarios Peter Mullan y Olivia Colman están rodeados de desesperanza y desesperación, y aún así es atractivo, emocionante y conmovedor asistir al drama de sus vidas, a la posibilidad de que algo florezca aún.

Sin recurrir a alguna interesante trama secundaria de Kiseki, que tiene como protagonistas a niños, pero también hace balance de algunas vivencias de abuelos, este viernes llega Las nieves del Kilimanjaro, una de las mejores películas de Robert Guédiguian, que regresa a ese ambiente de Marsella, lucha obrera y solidaridad amistosa con sus tres actores fetiche, ahora para afrontar precisamente la madurez, y preguntarse qué hemos hecho bien, que hemos hecho mal y qué ha cambiado en nuestras convicciones, o cómo ven lo nuestro las nuevas generaciones.

Así que no es tan adolescente y evasivo el cine de hoy. En ciudades asediadas por el modelo de cines de centros comerciales, con pocas posibilidades de ver un cine verdaderamente diverso, quizás resulte más insólito todo esto. Pero lo cierto es que en San Sebastián, y especialmente focalizado en el cine Príncipe, existe todo un ‘senior power’  de espectadores 40+ que demandan este tipo de cine y suponen un considerable grupo, no de presión, pero sí de pasión cinéfila, que quieren historias humanas y reales, y que obligan a matizar esa percepción que se generalizó en la pasada década, de que el cine es para la chavalería.

 

 

 

 

Ver Post >
Fuertes impresiones, cine entretenido: sobre ‘Take Shelter’, ‘Redención’ y ‘Grupo 7′
Ricardo Aldarondo 17-04-2012 | 5:19 | 8

Por alguna extraña razón, se tiene como cine “entretenido” el que no te cuenta nada trascedente, ni te hace pensar, ni te aporta nada especial. “Es mala, pero es entretenida”, solemos decir, como si El padrinoLos puentes de Madison o Los 400 golpes no fueran entretenidísimas, o sea, que te mantienen absorto y habitando otro mundo, y un poco para siempre. Mientras tanto, el género “mala pero entretenida” se sigue alimentando de ladrillos indescifrables e impenetrables como Ira de titanes o Battleships, necesitadas de sesudas interpretaciones para pillarlas. También hay quien no quiere drama ni gravedad de ningún tipo cuando va al cine, como rogando que nada le afecte de cuanto vea en pantalla, que esas dos horas sean realmente evasivas, que queden como perdidas y tachadas de sus vidas.

 

 

El caso es que algunas de las películas que hemos visto últimamente son muy entretenidas: Take Shelter, Redención (Tyrannosaur) y Grupo 7. Tanto, que te dejan dándole vueltas a la cabeza, y también a las emociones. Son películas que impresionan, que dejan huella: puro cine de evasión, porque te metes tanto en sus mundos que no te resulta fácil regresar de ellos, aunque no sean complacientes, ni felices, ni te digan lo que quieres oir. Son muy distintas las tres, pero todas imprescindibles en la cartelera de estos días, si queremos cine entretenido, que te inquieta y te cuenta de otra manera esa indefinible sensación de amenaza que sobrevuela el mundo de hoy (Take Shelter); que te conmueve y te asombra por la forma en que una serie de personajes absolutamente rotos y desesperanzados y sin ningún contrapeso feliz pueden hacer un dramón tan contenido y equilibrado y emocionante (Tyranosaur); que te atrapa en su acción al tiempo que plantea los trapos sucios de la limpieza de una ciudad de cara a la galería y sugiere mucho más que lo evidente (Grupo 7)…  Cine entretenido y que te dura mucho más de dos horas,  incluso varias semanas.

Ver Post >

Otros Blogs de Autor