Diario Vasco
img
Etiqueta: Conciertos
Cass McCombs, tejedor de estilos y tiempos
img
Ricardo Aldarondo | 31-01-2017 | 20:31 |0

Empezó tranquilo, con la suave y algo irónica cadencia de Bum Bum Bum, como despreocupado de formalismos en esos primeros minutos de contacto con el escenario. El público se apiñaba ayer tarde en la recoleta sala Kutxa Kultur Kluba (San Sebastián) acogida por su excelente sonido. Se despreocuparon también pronto quienes tenían el recuerdo de un Cass McCombs más hosco en su anterior visita a San Sebastián, en Ulia, y con ese fantasma de hombre reservado y algo imprevisible que le rodea.  Pero todo fue plácido y bien conjuntado en la docena de canciones un poco descamisadas, como su cuello, que ofreció el californiano. Descamisadas no por imperfectas, sino por sueltas, volatineras, abiertas a aires distintos a los guardados en disco, fluyendo por distintos estilos que se iban construyendo con la inspiración del momento, y del cuarteto tan bien conjuntado en el que se presentó inmerso.

Ni siquiera se plegó a centrarse en su último y espléndido disco, Mangy Love: picoteó en cuatro o cinco temas, pero se dejó lamentablemente fuera maravillas como Laughter is the Best Medicine. Pero sí emergieron sus mejores tramos soul, caso de Opposite House. Prefirió

Ver Post
De Tindersticks a Sr. Chinarro, a cada cual mejor
img
Ricardo Aldarondo | 18-04-2016 | 18:11 |0

Los astros se conjugaron para soltar lluvia y fastidiar el plan de ver a Tindersticks en el anfiteatro de Miramon (dentro de la programación Music Box de la capitalidad cultural), pero también para darnos una alegría y resolvernos a algunos el terrible dilema que teníamos y permitirnos ver el otro concierto en principio programado a la misma hora en el Dabadaba, el de Sr. Chinarro. Finalmente Tindersticks en Tabakalera, y a continuación y justo al lado Sr. Chinarro en el Dabadaba, fue un plan redondo que hubiera valido por toda una jornada en el mejor festival indie del mundo: fueron dos conciertos extraordinarios, cada uno en lo suyo, imposible designar al mejor.

Era la cuarta visita de Tindersticks a San Sebastián, aunque quizás pocos se acuerden de la primera, en 1999, en el Victoria Eugenia como las dos siguientes, y con lucido programa doble: Arab Strap ocuparon entonces la primera parte con un Aidan Moffat ejerciendo su pose de lazy man como nunca. Volvieron en 2009, y en 2012 dejaron incluso un legado: su disco Live in San Sebastian, con ocho de las canciones de aquel concierto en el que tuvieron el mismo telonero de este sábado, sensible constructor de capas

Ver Post
Nick Lowe toma el puente con su voz conquistadora
img
Ricardo Aldarondo | 28-03-2016 | 17:36 |0

Nada hacía presagiar que aquello pudiera funcionar: Nick Lowe solo con guitarra acústica al aire libre y gratis, como ‘gancho’ para un festival que se presumía multitudinario, el Stop War que ha montado la capitalidad cultural de San Sebastián 2016, en medio de un puente (el de María Cristina) y de la ciudad. Pero la voz única de Nick Lowe logró ayer domingo lo inesperado: que el público estuviera en silencio y con atención reverencial (al menos en la zona más cercana al escenario), como embelesado por la delicadeza y rotundidad con que el veterano británico que fue estandarte de la new wave y se dejó seducir (para engrandecerlos) por sones americanos en la madurez, desgrana cada una de sus canciones. Todas las palabras, cada una de las inflexiones de su voz, tienen importancia y entrega por un intérprete que, sin dramatismos ni rimbombancias, canta observaciones agudas sobre el exterior ( ‘People change’, ‘What’s Shaking on the Hill?’) o el interior (‘Sensitive Man’, ‘House For Sale’, profundas y conmovedoras historias de corazones rotos como ‘I Live in a Battlefield’). Cuánta sabiduaría con tanta sencillez.

Sin necesidad de aplacar al público,

Ver Post
Sly & Robbie y Nils Petter Molvaer: gran sesión con trastienda #Jazzaldia 6
img
Ricardo Aldarondo | 29-07-2015 | 10:36 |0

PUNKT DONOSTIAN 3
Músicos: Sly Dunbar (batería), Robbie Shakespeare (bajo), Nils Petter Molvaer (trompeta), Eivind Aarset (guitarra), Vladislav Delay (Live sampling, teclados). Remezcla: Mungolian Jet Set, feat. Erland Dahlen, Jan Bang. Lugar: Teatro Victoria Eugenia. Fecha: 25-VII-2015. Asistencia: 635 personas.

Con toda su solera, el Victoria Eugenia ha acogido el rincón más experimental de este Jazzaldia. Tres sesiones a medianoche bajo la marca y manera del festival noruego PUNKT, que proponía la unión entre diferentes y el concierto con trastienda: después de la interpretación en sí, un grupo de remezcladores que aparecía al levantarse el fondo del escenario, reconstruía lo escuchado anteriormente, aunque el remix se parecía poco al original. La tercera cita fue la más concurrida, porque contenía mitos: Sly & Dunbar, la pareja rítmica de Peter Tosh, Bunny Wailer y de la mayor parte de las grabaciones de la era dorada del reggae, unidos al trompetista Nils Petter Molvaer, cuya brumas y ecos ya hemos conocido en varias ocasiones en el Jazzaldia.

Foto: Lolo Vasco / Jazzaldia

Ver Post
John Zorn: corto pero intensísimo #Jazzaldia 5
img
Ricardo Aldarondo | 29-07-2015 | 10:08 |0

JOHN ZORN, BILL LASWELL, DAVE LOMBARDO: BLADERUNNER TRIO
Músicos: John Zorn (saxo), Bill Laswell (bajo eléctrico), Dave Lombardo (batería). Lugar: Auditorio Kursaal. Fecha: 26-VII-2015. Asistencia: Unas 1.000 personas.

No se agotaron las entradas pero estaba prácticamente lleno el Auditorio en su formato reducido, con el cortinón que elimina la tercera zona, como en los dos conciertos previos (el de Jamie Cullum sí estuvo al completo). El de John Zorn era el más caro de los cuatro del ciclo del Kursaal, 45 euros frente a los 18 de Golson o los 30 de Cullum: Zorn se hace valer. El saxofonista neoyorkino regresaba en formato trío después de la gran cuadrilla de músicos que se trajo hace dos años para su Masada Marathon. Era uno de los nombres más esperados de esta edición, no en sentido numérico, pero sí por el fervor que provoca entre iniciados.

Fue también el concierto más corto: a los 55 minutos ya se estaban despidiendo, aunque alargaron la concesión diez minutos más en dos bises, el segundo realmente arrancado por la insistencia del público. Son las peculiridades de Zorn: corto pero intensísimo. Ya había llegado con sus peculiaridades.

Ver Post
The Bad Plus Joshua Redman, la suma que multiplica #Jazzaldia 4
img
Ricardo Aldarondo | 27-07-2015 | 17:46 |0

THE BAD PLUS JOSHUA REDMAN
Músicos: Reid Anderson (contrabajo), Ethan Iverson (piano), David King (batería), Joshua Redman (saxo). Lugar: Auditorio Kursaal. Fecha: 25-VII-2015. Asistencia: 1.100 espectadores.

RICARDO ALDARONDO
Tienen tanto el trío como el solista amplias trayectorias y sólidos reconocimientos como para recibir ovaciones cada cual en su camino. Joshua Redman ya estuvo en el Jazzaldia tres veces en los años 90, su era de despegue. The Bad Plus, hace seis años, demostraron las grandes posibilidades de su moderna visión del clásico formato de trío. La fórmula que juntos despliegan ahora poco tiene que ver con la tradicional suma de un solista a un grupo. Esta es una suma que multiplica: el trío se convierte en cuarteto, porque la interacción es similar entre todos ellos por mucho que Joshua Redman lleve un cierto papel melódico estelar, pero además el gran potencial de cada músico crece exponencialmente con los otros. Ese “plus” del trío con el que juegan para nombrar esta asociación que parecía ocasional pero muy consolidada, dice mucho.

Larguirucho y muy delgado, mucho más que en su juventud, con esos dedos extensos que acarician el

Ver Post
Marcos García, codirector de 'Vinyland': "Todos los padres deberían educar musicalmente a sus hijos"
img
Ricardo Aldarondo | 26-12-2014 | 10:54 |0

Cualquiera que sea aficionado al rock y aledaños en Gipuzkoa sabe que Bloody Mary, en Irún, es, más que una tienda de discos, un tótem, una referencia ineludible como lugar de peregrinaje para el coleccionista de discos, un incansable dinamizador de la música en todas sus facetas. Juancar García, siempre sonriente detrás del mostrador, no solo vende discos, organiza conciertos y giras de grupos de todas las latitudes que alimentan buena parte de la escena local y más allá.
Bloody Mary cumplirá 25 años en 2015, y ese ha sido uno de los detonantes de una película muy especial que se gesta en los últimos meses en Gipuzkoa, ‘Vinyland’. Está escrita y dirigida al alimón por Mikel Insausti, toda una institución de la crítica de cine vasca desde las páginas de Gara, y el joven de 19 años Marcos García, hijo de Juancar, pero ya autónomo como cineasta. En esta docuficción, narran la historia de un coleccionista de discos, José Luis Olabeaga, aficionado apasionado a la música y personaje ineludible del ambiente musical local.

Mañana se desvelan las primeras imágenes, con el estreno del trailer de ‘Vinyland’, en una fiesta que se celebra en Psilocybenea

Ver Post
Manett en un campo de libros: el disco y el concierto
img
Ricardo Aldarondo | 10-12-2014 | 16:55 |0

Creímos que harían cuatro o cinco canciones en formato menor por cumplir el protocolo de la presentación del nuevo disco. Pero los getxotarras Manett se marcaron todo un concierto de una hora (o más) con abundantes sorpresas, revelador del gran abanico de posibilidades que esconden tras su humilde y afable actitud.

Manett presentaba el viernes pasado su segundo disco en Moonpalace Records, otra joyita táctil y sonora, en un entorno igualmente cercano y exquisito, la librería Garoa de San Sebstián en uno de sus múltiples e incesantes actos. Ya habíamos escuchado, degustado y disfrutado a fondo ese álbum titulado Caravan que se abriga en una portada hecha a mano, como es habitual en el one man label Juanra Moonpalace. Pero esta vez en tricromía y con estampados muy definitorios del contenido: sencillez y artesanía, paisajes country americanos y encanto clásico ensoñador. Así son las canciones de Manett, pero con múltiples variedades: si en principio pueden encuadrarse en el alternative country, tiran para muchos lados inesperados, a veces se vuelven genuinamente británicos en una vertiente más pop, y así Calexico se abrazan con Teenage Fanclub, por citar

Ver Post
Black Lips: secando el sudor del Dabadaba
img
Ricardo Aldarondo | 24-08-2014 | 18:50 |0

Lugar: Sala Dabadaba (San Sebastián). Fecha: 23 de agosto de 2014. Asistencia: Lleno, 250 personas.

Era una feliz rareza, un insólito logro, que un grupo como Black Lips, que tiene acomodo en los escenarios principales de los grandes festivales internacionales, que estuvo este mismo año entre los nombres en letra grande del Primavera Sound, que acumula caché y leyenda, accediera a engalanar el recoleto Dabadaba, que se apuntó otro pequeño hito en su aún corta historia con la actuación del cuarteto de Atlanta (más una saxofonista). Las entradas se agotaron dos días antes y la calurosa velada estuvo a la altura de la expectación.

Enérgicos, ligeramente gamberros y deliberadamente despreocupados, Black Lips tienen aún el sambenito de las trastadas escatológicas que han solido protagonizar en escena, a pesar de su aspecto de buenos chicos. Pero el único fluido corporal que inundó el Dabadaba fue el sudor de un público fogoso y entregado al frenesí. Rock & roll juvenil y primitivo, riffs electrizantes, estribillos coreables y ganas de diversión inundan sus canciones. Mientras algún ayudante desde un lateral iba hinchando globos y lanzando rollos de papel

Ver Post
Bassmatti y Vidaur: la hora de los valientes
img
Ricardo Aldarondo | 18-06-2014 | 15:46 |0

Nada hacia presagiar en la calurosa noche del viernes pasado, y en el aún más caluroso bar, que el actuante iba a salir a escena con un gorro bien recio y ajustado, muy útil en Alaska. Mucho menos imaginaba nadie que permanecería toda la actuación, unos 50 minutos, con él encasquetado, en imposible conjunto con la camisa roja con chorreras y el pantalón vaquero. Pero así es Giorgio Bassmatti, un desafío permanente. Hasta en el vestir. Quienes sólo conozcan sus canciones por algún sistema fonográfico quizás lo imaginen como un romántico a veces meláncolico, a veces optimista. Que lo es. Pero no conocerán su buen humor, su condición de showman iconoclasta, su espíritu de we’re gonna have a real good time together.

El Dabadaba acogía a Bassmatti y Vidaur para presentar por fin su disco Melodías concertantes, que es bien bonito por dentro y por fuera, y más cuanto más se escucha y más se toca. Y era como jugar en casa, así lo declaraba el propio bardo barbado en Twitter horas más tarde de la performance: “Uno de los momentos más divertidos de mi vida. Y mira que hay… Nada como jugar en casa”. Efectivamente, Bassmatti y Vidaur se lo pasarno muy bien. Y

Ver Post
195 días sin Lou Reed: el homenaje de Rafael Berrio, Capsula, We Are Standard, Sonic Trash y Petti
img
Ricardo Aldarondo | 12-05-2014 | 12:38 |0

Tras las imprescindibles gafas negras, Rafael Berrio lo dijo: «195 días. Los he contado. Desde el 27 de octubre. 195 días sin Lou Reed». Cinco grupos se reunieron en la sala Doka de San Sebastián el pasado sábado para rememorar esa ausencia, y rendir pleitesía a las canciones del neoyorkino. Pero solo Berrio ‘fue’ Lou, sin dejar de ser Berrio.

En la abarrotada sala Doka, Petti abrió la sesión de más de tres horas con las únicas referencias de la noche al Lou de la última época, en original traslación al euskera de  Dirty Boulevard y Romeo Had Juliette. Luego los rockeros Sonic Trash se decantaron por el repertorio de Velvet Underground con espléndidas recreaciones de Here She Comes Now, Venus in Furs o Heroin. Tensión y rigor con afiladas guitarras.

Rafael Berrio, acompañado por excomponentes de UHF y Amor a Traición como Iñaki de Lucas y José Manuel Puerto, además de Paul San Martín, acometió cuatro canciones de Berlin, recreando todas las esencias de Lou Reed con personalidad propia. Desde el depresivo inicio con Berlin y la cabaretera Lady Day, tras una pequeña interrupción en las primeras notas de piano, ya que Berrio le hizo parar y

Ver Post
Bailando hasta el nuevo amanecer con Joe Crepúsculo, Vigalondo, Cobeaga y la troupe
img
Ricardo Aldarondo | 12-05-2014 | 00:57 |0

El simil es tentador: si 1982 tuvo a Pedro Almodóvar y Fabio McNamara a lo loco sobre un escenario, en 2014 Nacho Vigalondo y Joe Crepúsculo doblan la apuesta del cineasta metido a cabaretero. El simil se acrecienta cuando hace una semana pensábamos si con el recién nacido Dabadaba estábamos teniendo el Rock-Ola donostiarra del siglo XXI.

Pero agotado el simil, viene la gran diferencia: Joe Crepúsculo es un gran compositor-intérprete que se basta solo en el escenario para desplegar el contagioso poderío de sus canciones, últimamente zambullidas en tecno pop ochentero disparado hacia todos los ritmos posibles, y especialmente latinos. Solo que con Alacrán (Vigalondo), auténtico tigre de los MC, animal escénico capaz de combinar el punch de disco boy con las artes marciales, y de arengar sin descanso a un público entregado, la cosa se convierte en una fiesta eufórica y apasionada. Como ocurrió el sábado en el Dabadaba, tras la actuación de Panty Pantera, a las que lamentablemente no pudimos ver porque aún estábamos en el homenaje a Lou Reed.

Joe Crepúsculo, como un Jean Michel Jarre cool, estira ambos brazos para controlar su teclado, aupado en unas

Ver Post
Kokoshca se lía con Mujeres y se montan una noche loca en el Dabadaba
img
Ricardo Aldarondo | 07-05-2014 | 21:55 |0

Fue noche de esas que mitifican una sala de rock. Y aunque el Dabadaba de San Sebastián tenga apenas seis semanas, no era la primera: el garito ya ha convertido, como apoyo al veterano Le Bukowski, el barrio de Egia en epicentro del rock live de San Sebastián. Pero el grado de interacción entre las dos bandas recíprocamente y con su agitadísimo entregado público y, más raro, con las propias esencias de la sala, como veremos enseguida, dieron la medida de la noche, junto al cartel de “aforo completo” que lucía la puerta.

En la ya apretada agenda del local figuraba en principio solo el grupo barcelonés Mujeres (cuatro hombres, por si alguien no lo sabe), pero a última hora se añadieron los pamploneses Kokoshca que abrieron la noche en cuanto su batería Álex López, socio y camarero del Dabadaba, dejó de atender en la puerta, servir cervezas en la barra y recoger vasos, para subir al escenario e imprimir al grupo una fuerza y una frescura rítmica imparables. Luego, el además promotor en Ayo Silver y editor del disco de Kokoshca en el sello discográfico del mismo nombre, siguió recogiendo vasos, como si nada. El Leonardo Da Vinci del rock donostiarra, hoy por

Ver Post
A pelo y con bailecitos o el happening sin beat de Calvin Johnson en el Dabadaba
img
Ricardo Aldarondo | 22-04-2014 | 17:16 |0

Tiene Calvin Johnson verdaderos devotos, sobre todo del que fue su grupo de los 90, Beat Happening, o también de su obra en solitario o diseminada por unos cuantas bandas y colaboraciones (Go Team, Dub Narcotic System, The Halo Benders…). Otros fuimos al Dabadaba más bien empujados por la sonoridad del mito. Y, sí, Calvin Johnson es todo un personaje.

A priori la propuesta no podía ser más cruda. A pelo, sin ninguna amplificación por deseo expreso del ejecutante. Solo su vozarrón y la escuálida sonoridad de su guitarrita española. Y su cuerpo, que también cuenta en la propuesta expresiva del cantante de Olympia (Washington), no confundir con la ciudad de Washington que se pone de los nervios, según explicó.

Todo un happening, sin beat (había un bombo sober el escenario, con dos elepés apoyados en él, pero no lo usó), que empezó resultando un tanto árido, de melodía y ritmo inaprensible, pero que la rotundidad de Calvin Johnson para estar en el escenario con tal desnudez y construir unas canciones que se sostienen en el puro esqueleto, acabaron ganándonos.

Presentó canciones de su nueva banda, The Hive Dwellers, como The Dignity of Saint

Ver Post
El concierto idílico de Barzin, entre el monte y el mar
img
Ricardo Aldarondo | 21-04-2014 | 00:35 |0

Los asistentes tuvieron la sensación de haber participado de un privilegio, uno de esos planes casi casuales que salen modélicamente bien, un concierto dentro de un todo idílico. A las doce de un soleado mediodía, entre el monte y el mar, en Igeldo, y con una música preciosa.

¿Qué hacía un cantautor canadiense y su banda en un gallinero de Igeldo? Barzin y su impecable grupo se dejaron llevar. Buena parte del público tampoco sabía muy bien a dónde iba, ni conocía a los músicos: Undermount, gallinero reconvertido en centro cultural, al lado del observatorio meteorológico de Igeldo, es aún un lugar en nacimiento y a descubrir; y Barzin, que acaba de publicar su cuarto elepé, el magnífico To Live Alone in That Long Summer, (véase el anterior post) es aún tesoro de minorías.

Además, el canadiense ha publicado un EP exclusivo en el sello donostiarra Moonpalace Records. Y de él interpretó Sad and Beautiful World, tras comenzar, como en el LP, con All the While y Without Your Light. La luz estaba presente desde el principio: el sol de mediodía que entraba por las ventanas, sin ocultar los árboles, la hierba y el mar que nos rodeaban; la blancura de ese

Ver Post

Otros Blogs de Autor