Diario Vasco
img
Autor: charly.viedma+carsdv_5058
Conducir de noche sin sobresaltos
img
Juan Ignacio Viedma / Andrés Viedma | 11-11-2016 | 12:26| 0

Ahora que los días son más cortos porque anochece antes y, además el mal tiempo actual se agrava la situación, tenemos que estar más atentos, si cabe, en la conducción nocturna. A muchos conductores les gusta circular de noche, hay menos densidad de tráfico pero también crece el riesgo de sufrir accidentes debido a la disminución de la visibilidad y al cansancio. En Europa, los accidentes que tienen lugar de noche provocan el 37% de víctimas mortales. Por ello, es importante tomar una serie de precauciones para hacer más segura nuestra conducción:
-Enciende las luces de cruce al atardecer porque nos ayudan a ver y a ser vistos. Hay que encender las luces de cruce de noche, si llueve o cuando la visibilidad no sea buena. Siempre que sea posible utilizaremos las luces de carretera, evitando deslumbrar a los otros conductores. Algunos vehículos disponen de un sistema de encendido automático de luz de cruce, que enciende y apaga los faros en función de las condiciones de luz exterior.
-A través de la vista recibimos el 90% de la información necesaria para conducir y de noche, la percepción visual disminuye por lo que aumenta el tiempo para identificar a peatones, animales o señales de tráfico. En este sentido, los faros LED son un gran aliado ya que generan una luz de mayor calidad que los faros halógenos y tienen unas características muy similares a la luz solar, mejorando así la visibilidad.
-Adapta la velocidad para poder frenar dentro del campo de iluminación de los faros. Es aconsejable reducir la velocidad respecto a la que se circularía de día. En España, la velocidad recomendada para conducir con luz de cruce en carretera es de 90 km/h.
-Mantén la distancia de seguridad dando un margen no inferior a tres segundos al vehículo que nos precede.
-Reconoce los primeros síntomas del cansancio: si se te cierran involuntariamente los ojos, si te cuesta mantener el vehículo dentro del carril o si es difícil recordar por dónde has circulado en el último kilómetro. Con el cansancio, los reflejos se ven afectados y el efecto es similar a conducir con una tasa de 0,5 g/l de alcohol en sangre. Ante los primeros indicios de fatiga, para y a descansar o dormir hasta que nos encontremos con fuerzas para seguir nuestro viaje. Algunos vehículos van equipados con un detector de fatiga, que identifica cuando el conductor está cansado y le indica con un icono en el cuadro de instrumentos que es necesario reposar. Buen viaje nocturno.

Ver Post >
Cómo conducir con lluvia

Son pocos los conductores que pueden decir que disfrutan conduciendo con lluvia, los hay, por supuesto, pero siempre supone un gran engorro encontrarse con este elemento. Por otro lado, según las previsiones, vamos a tener agua a ‘mazo’ durante varios días después de cierto tiempo sin llover. ¡A prepararse! no sólo cuando llueve ‘a cántaros’, sino que el comienzo de las precipitaciones también es un momento crítico pues la mezcla de agua, con polvo y grasa de la calzada, convierte el firme en una superficie muy deslizante y peligrosa.
Los datos así lo reflejan: la lluvia es el fenómeno climatológico adverso que más accidentes provoca. Para evitar engordar las estadísticas de accidentes es muy importante cómo se actúa al volante. Con la lluvia hay que modificar la forma de conducir, pues la visibilidad disminuye y el suelo de vuelve muy deslizante. Se debe conducir con sentido común y seguir, en la medida de lo posible, unas reglas básicas que os aconsejamos:
1.- Reducir la velocidad y aumentar la distancia de seguridad
Hay que evitar el denominado “efecto spray” (lluvia pulverizada y sucia que va a parar al parabrisas). Además, en caso de frenazo brusco, se tiene menos espacio para detener el coche con seguridad. Es recomendable aumentar la distancia al doble de lo que se iría separado en condiciones normales. La capacidad de frenada de un coche -incluso con ABS- sobre mojado es muy diferente respecto al firme seco.
2.- Evitar movimientos violentos o frenazos bruscos
Una conducción suave es mucho más segura y eficiente. Además, los otros usuarios de la carretera percibirán mejor los movimientos y evitará posibles colisiones. Al mismo tiempo, usa con suavidad todos los mandos de control –dirección, embrague, freno y acelerador.
3.- Ojo con la pintura blanca
Hablamos de la pintura blanca que sirve para marcar pasos de cebra o delimita los carriles. Aunque ha mejorado su calidad, el agarre es inferior al del pavimento. Ojo sobre todo a los pasos de peatones, pues tienen gran superficie pintada y su adherencia disminuye de manera notable
4.- Siempre visible
Las luces encendidas facilitarán que te vean. Si la lluvia es intensa, enciende las luces de niebla traseras. Cuidado con los adelantamientos. Asegúrate de tener “vía libre” suficiente y presta atención a los camiones y autocares, que generan una “nube de agua”.
5.- Aquaplaning, ese peligro
Atención a los charcos y balsas de agua, pueden provocar “aquaplaning”: un efecto producido cuando los neumáticos son incapaces de evacuar el agua que hay en la calzada y provoca que el coche se deslice por una fina capa de agua situada entre los neumáticos y la carretera. ¿Qué hacer si sucede? Hay una regla de oro: reducir la velocidad cuando vea el charco, ¡no frenes! Levanta suavemente el pie del acelerador y sujeta con fuerza el volante. No intentes cambiar la trayectoria y, hasta que no sientas que el coche ha recuperado el contacto con el suelo, no debes frenar. Es recomendable seguir la huella del coche que nos precede porque hay menor cantidad de agua en esa zona.

Ver Post >
Los SUV están de moda y los nuevos gadgets también

No cabe duda que, como sucede con todo producto, el automóvil está sujeto a la influencia de las modas y costumbres. Ahora están de moda los SUV, que significa Sport Utility Vehicle, es decir un coche alto, cómodo y con aspecto fuerte. Los hay con mayor calidad y hay auténticos bodrios, que ahora denominamos low-cost o coches baratos. Fíjate bien cuando vayas a comprar un coche. Cualquiera. Sea un SUV, un monovolumen (que ahora han pasado a un plano secundario después de haber estado en la cima del éxito…) o una berlina (las que menos se venden actualmente).

Lo cierto es que conviene tener en cuenta el dinero que estamos dispuestos a gastarnos en un coche y, en función de eso, optar por un modelo acorde al presupuesto. Las gangas no existen. Y si lo parece… mal asunto.

Ayer estuve en Barcelona probando el nuevo Citroën C3, un coche con estilo, agradable y divertido y con precio adecuado. Se empezarán a entregar en febrero o marzo y lo hemos conducido por doquier y es un coche molón. A ellas les encantará y a ellos también porque es manejable y práctico. Además, tiene una cámara de fotos incorporada debajo del retrovisor interior y pulsando con el dedo (muy fácilmente) puedes hacer fotos artísticas o de un piñazo, si lo necesitas. Se llama ConnectedCAM CitroënTM  e incluso dispone de un sistema, esta cámara, que detecta una frenada brusca (en caso de incidente) y te graba lo ocurrido 30 segundos antes y 30 segundos después de la frenada. Una pasada… ¿eh?

Ver Post >
Este blog nace con la intención de aclarar dudas, recomendar opciones y dar algún consejo que pueda aumentar la seguridad en la conducción y en el automóvil. Si tienes cualquier duda o comentario... adelante. ¡Arrancamos!