Skip to content

Alimentos buenos y malos

2012 abril 17
por Itziar González de Arriba

El saber qué alimentos son los óptimos y cuáles no nos convienen, es una duda que parece universal en el campo de la Nutrición y la lectura de informaciones o artículos que pueden estar sacados de contexto siembran dudas a aquellos ávidos de la verdad absoluta.

Dentro del problema que tenemos por los escasos conocimientos que a día de hoy existen en Nutrición, es más interesante adecuar los estudios científicos a la sabiduría obtenida en el curso de la experimentación: la observación de las poblaciones a través de la Historia.

Hay muchas cosas confusas pero hay una clara: TODOS, y digo bien, T-O-D-O-S los alimentos tienen algo beneficioso para la salud y algo tóxico. El secreto de la salud es mantener la balanza en comer más de lo beneficioso que de lo tóxico. Teniendo en cuenta esto, es preciso saber que hay alimentos que sólo aportan toxinas y como beneficio su aporte calórico, en muchas ocasiones calorías vacías, pero que en algún momento de la Historia pudieron salvar vidas, como el masivo consumo de patata en no sé qué guerra en Irlanda, único recurso alimentario y cuando ésta se agotó hubo millones de muertes por desnutrición. En el momento actual que es raro que suframos desnutrición, todos estos alimentos deberíamos eliminarlos por completo de nuestra dieta:

Grasas trans, azúcares, cereales refinados, embutidos (excepto el jamoncito ibérico de bellota), procesados cárnicos, fast food, y todo lo que lleve químicos: NEFASTO

Y el resto de alimentos (algunos pensarán que ya nos hemos cargado toda su dieta…), insisto en que todos tienen algo bueno y algo malo.
No me parece útil plantar aquí evidencias al respecto porque hay miles, millones diría yo, y no hace falta ser un hacker ni disponer del WOK para encontrar muchas referencias buenas. Esto teniendo en cuenta que por cada estudio evidencia tipo A puedes encontrar muchos estudios evidencias tipo A que dicen justo lo contrario…

Es asignatura de máster saber interpretar los estudios, leer entre líneas y llegar a conclusiones que por lo menos no atenten contra la salud de las personas. Por ejemplo, hace no mucho me llegó por mail una revisión en la que se demostraba que un consumo alto (megadosis) de magnesio aumentaba los niveles de IGF-1 en sangre, y que había evidencia de que había “más riesgo” de desarrollar cáncer de próstata entre aquellos que tenían disminuidos los niveles de IGF-1 en sangre.

Suponiendo que el estudio esté bien hecho, llegamos a la conclusión de que tomando megadosis de magnesio tenemos menos opciones de tener un cáncer de próstata en el futuro (yo no, que soy mujer). Pero ¿es que nadie se ha parado a pensar, o nadie se ha dispuesto a buscar las consecuencias de IGF-1 en sangre?

Porque precisamente sus niveles altos están relacionados con la aparición de numerosos cánceres, entre los que se encuentran el de mama y colon. Pero más allá de eso, no hay 100000 personas en el mundo que hayan tomado magnesio a megadosis durante 50 años y NO PODEMOS SABER SUS CONSECUENCIAS. ES IMPOSIBLE. E

s imposible aislar un alimento en estudios sobre consecuencias de la nutrición en la salud. Estos estudios se basan básicamente en preguntas a las poblaciones. ¿Cuántas veces comes carne roja a la semana? En todos los estudios hechos así aparece claramente la carne roja como factor cancerígeno de primer orden. Pero en el estudio no preguntaron ¿cuántas veces comían patatas fritas o coca-cola a la semana? ¿Y si el cáncer se lo provocan las patatas fritas o todo junto?

Ahora, gracias a las ciencias ómicas (nutrigenómica, transcriptómica, etc.) podemos determinar recomendaciones básicas para la población en general: DIETA MEDITERRÁNEA pero cada vez sabemos con más certeza que la dieta óptima es individual para cada individuo y si unos deberían comer pescado a diario, otros quizá no deberían consumirlo más de dos veces por semana.

Japón, la isla de Okinawa, son los que mayor esperanza de vida tienen actualmente y comen todos los días arroz. ¿quiere decir esto que tenemos que comer todos los días arroz? Seguramente no, pero si llegan al tope de edad máxima estimada biológica posible, no puede ser el arroz tan malo… España con sus cañitas, su jamón, su paella, su aceite de oliva y sus cocidos está en el segundo puesto del ránking, alcanzando récord histórico de esperanza de vida media (alrededor de 87 años).

Y estos señores que llegan a los 87 años son los de la guerra y posguerra, los que sobrevivieron a base de unos pocos garbanzos, un poco de trigo y poco más durante años. Seguramente eso ha condicionado su gran capacidad genética y que lleguen a los 87 comiendo chorizo, butifarra, pasteles y más de 20 pastillas diarias. Con lo mal que lo hacemos en España y tenemos el 2º puesto de esperanza de vida en toda la Historia. A ver si resulta que no lo estamos haciendo tan mal… No, no os pongáis contentos y salgáis corriendo a por un bocata de nocilla, porque SE ESTIMA que la generación actual por primera vez en la HISTORIA (sin que haya una causa mayor como una guerra o la peste) van a vivir menos que sus padres. Insisto en que son los que vivieron la guerra los que han hecho récord.

Ahora, teniendo todo esto claro en la cabeza podemos concluir que la Historia, la Epidemiología, la Antropología, la Biología Molecular, la Bioquímica y la Nutrigenómica, tienen datos suficientes como para presentar la Dieta Mediterránea como la más saludable para nuestra expresión genética EN EL MOMENTO ACTUAL:

Actividad física: El no ser sedentario es lo que más impacto en la salud tiene.

Hidratos de carbono: cereales integrales, verduras, semillas, frutas. TODOS TIENEN ANTINUTRIENTES  que casualmente son FITOQUÍMICOS con grandes poderes para nuestra salud:
antifúngico, antibacteriano, antitumorales, etc. En la balanza nos aportan mucho más sus beneficios al comerlos que las carencias que sufriríamos al dejarlos de comer. Hay que recordar que las cifras récord en esperanza de vida en las poblaciones han ido aumentando al “domesticar” los cereales. ¿Porque los cereales son tan buenos? NO. Simplemente porque es más mortífera la desnutrición, y los cereales evitan la desnutrición y las hipoglucemias mantenidas en el tiempo. Artículos que evidencian el efecto protector de los cereales integrales frente a enfermedades cardiovasculares y frente a cáncer de colon hay miles. También hay miles de artículos que relacionan el aumento de estos mismos problemas con el consumo de cereales refinados.

Fruta: Imprescindible la fruta por su aporte de vitaminas, fibra y fitoquímicos pero en exceso daña al hígado y aumenta la incidencia de problemas cardiovasculares. Admito que esto es más difícil de encontrar y cuando saque un rato colgaré algún artículo o referencia al respecto.

Proteína animal: Se recomienda 2 raciones diarias máximo en una persona adulta sana.

Alcohol: La ciencia nos dice que se mire por donde se mire el alcohol es nocivo para todo: produce demencia, pancreatitis, cirrosis, diabetes, síndrome metabólico, cáncer… y sin embargo la experiencia nos dice que aquellos que beben 1-2 copitas de vino tinto viven más y sufren menos enfermedades que los que no las beben. Además, que somos descendientes de alcohólicos. ya que en no sé qué peste que azotó a Europa, sólo sobrevivieron aquellos que no probaban el agua. Una vez más, la experiencia rompe la sabiduría encontrada en laboratorio.

Señores, sean críticos, lean y saquen sus propias conclusiones…………………………………………………