Diario Vasco

img
La revolución atlética de Sebastian Coe
img
Karel López Gómez | 10-12-2014 | 06:25| 0

Sebastian Coe. Hablar de él es hacerlo de atletismo. Un hombre que lo ganó todo, un caballero británico (en todos los sentidos) que, casi 25 años después de su retirada de la competición, ha decidido que quiere seguir haciendo historia en el mundo que se lo dio todo, precisamente, cambiándolo. Coe ya es oficialmente candidato a presidir la IAAF, el máximo organismo atlético a nivel mundial, y llega con ideas, como poco, novedosas.

Propuestas que el atletismo necesita. Ideas realizables, para nada utópicas, de una persona que ama este deporte. Coe no propone fórmulas imposibles; ver que el atletismo necesita cambios, innovar, no es difícil. Él lo ha visto y las medidas que está dispuesto a tomar, presentadas recientemente en un manifiesto, son coherentes. Personalmente, comparto de forma especial su propuesta de llevar el atletismo al centro de las ciudades. Si Mahoma no va a la montaña, la montaña va a Mahoma.

A día de hoy, Sebastian Coe es la única persona que ha anunciado, con mucha fuerza, por cierto, su candidatura a presidir la IAAF. Aunque parece claro que el británico tendrá un rival duro y de reconocido nombre en el mundo del atletismo, el ucraniano y explusmarquista mundial de pértiga Sergey Bubka.

 

 

Su manifiesto, titulado ‘El crecimiento del atletismo en una era’, describe a la perfección cuál pretende que sea su forma de actuar en caso de salir elegido presidente de la IAAF. Después de presentarse a sí mismo, destacando los logros atléticos obtenidos, que no son pocos, así como su experiencia organizativa en eventos como los Juegos Olímpicos de Londres, Lord Sebastian Coe descubre su programa, escrito de forma muy personal, valiéndose incluso de la primera persona del singular, en el que presenta al atletismo como “la forma de deporte más antigua, básica y pura”.

Coe recalca en todo momento la situación cambiante de la realidad en la que vivimos, en la que la innovación, término que tan de moda está, y el cambio son la llave para que el atletismo “no quede por detrás de otros deportes”, situación que el británico asegura que “por conciencia”, no puede permitir que ocurra, por lo que invita al lector a pensar que la adaptación es la única vía para afrontar los cambios sociales, tecnológicos y económicos  y “evitar que el futuro del atletismo sea incierto”. Otros deportes, por cierto, que no duda en poner como ejemplo en diversas materias.

Asimismo, el que fuera campeón olímpico presenta como uno de sus objetivos principales el de pasar de los actuales 60 países a 100 los que cuenten con posibilidades de participación en la Final Mundial de la IAAF, haciendo aún más “universal” el atletismo y logrando que este deporte continúe siendo la verdadera estrella de los Juegos Olímpicos.

Sebastian Coe hace especial hincapié en la captación de nuevos aficionados, así como en la involucración de los mejores atletas del mundo en todo momento pensando en el bien del atletismo y en las alianzas con las federaciones miembro. Tampoco deja de lado en el Manifiesto el complicado tema del dopaje. Estos son los cuatro pilares del programa de Sebastian Coe:

Cambiar para garantizar un futuro mejor:
•El objetivo es garantizar que el producto llamado atletismo atraiga a los jóvenes, lo que proporcionaría más ingresos y beneficios de diversa índole.
•Realizar una reforma del calendario internacional, ahora “inconexo y sin ningún sentido”, para llegar a más gente, dotándolo de continuidad. Para ello, propone eliminar los cambios repentinos de continentes en la Diamond League, y pone como modelo el tenis y el Grand Slam (cuatro grandes torneos y los demás giran en torno a estos), en donde participan los mejores jugadores del circuito.
• Cambios en los lugares en los que se llevan a cabo los eventos atléticos. Partiendo del punto en el que el estadio es el centro de la actividad, Coe considera que la atractividad de bellos entornos naturales y otros construidos por el hombre ayudarían a llegar a más gente.
• Crear un Circuito de Atletismo Urbano de la IAAF, es decir, que los mejores atletas compitan en el centro de las principales ciudades del mundo, captando la atención de nuevos aficionados y patrocionadores.
•Programas de desarrollo en futuros países anfitriones de grandes eventos atléticos. Colaboraciones con las federaciones de los países que en el futuro organizarán eventos.
•Organizar eventos “de participación masiva” aprovechando los campeonatos de fuera de los estadios (campo a través, marcha, carreras en asfalto…) y desarrollar nuevas ideas en Mundiales Indoor.
Descentralización y mejora de las capacidades:
•Ofrecer a las federaciones miembro las herramientas adecuadas.
•Crear Centros de Desarrollo Regionales móviles (en lugar de fijos) y virtuales para conectar con aspirantes a atletas por todo el mundo.
•Crear alianzas con universidades.
•Garantizar que la voz de atletas y antiguos atletas sea más fuerte en la IAAF. Para ello, dar un nuevo enfoque asegurando que un atleta o exatleta forme parte de todos y cada uno de los comités de la IAAF.
•Revisar la estructura interna de la IAAF.
Maximizar el crecimiento comercial:
•Ayudar al departamento comercial de la IAAF a materializar nuevas oportunidades, creando, precisamente, un moderno departamento comercial que entienda y ame el atletismo.
• Aprovechar el enorme valor de las redes sociales para centrarse en los jóvenes y difundir nuevos eventos atléticos e iniciativas menores de la IAAF, como por ejemplo, el Circuito Urbano.
•Mayores oportunidades comerciales para atletas, garantizando mayor transparencia económica y haciendo público lo que los deportistas cobran por ser invitados a las grandes reuniones de un día y por los premios obtenidos en estas. Reconocer ese desembolso puede hacer ver a los jóvenes que el atletismo también puede proporcionar dinero.
Garantizar la integridad y la confianza en todas las actividades:
•Garantizar que las federaciones miembro no tengan interferencias políticas.
•Aumentar los recursos en materia antidopaje y en cuanto a integridad se refiere.  Analizar el tomar medidas que otras federaciones internacionales hayan llevado a cabo para velar por un deporte limpio, protegiendo al deportista que  cumple las normas. Realizar también una inversión potente para erradicar las apuestas ilegales, los dudosos cambios  de nacionalidad y los engaños con las edades.
•Crear un departamento ético de la IAAF, el cual reciba todas las herramientas necesarias para que esta sea la federación internacional más destacada en cuanto a integridad se refiere.

Ver Post >
El Récord del Mundo de Maratón, al alcance de todos
img
Karel López Gómez | 28-09-2014 | 09:58| 0

Kimetto se ha convertido hoy en Berlín, donde triunfan los grandes de la distancia, en el primer hombre de la historia en parar el crono de la maratón por debajo de las 2h03:00. Su Récord del Mundo (2h:02.57) sobre la histórica distancia, los 42,195 kilómetros, es de otro mundo. Sin embargo, todos podemos correr tan rápido como él, aunque para ello haya que pasar de los 42.195 metros a unos pocos (o muchos) metros menos. Os invito a probar, porque el WR de Maratón está al alcance de todos, aunque solo sea durante unos metros.

El keniata ha cruzado la Puerta de Brandemburgo después de correr 42,195 kilómetros a, ni más ni menos que, 2:54.87 minutos el kilómetro. Solo los deportistas muy bien preparados son capaces de correr un solo kilómetro a esta velocidad. Imaginen lo que tiene que ser hacerlo, sin recuperación, durante algo más de 42 kilómetros. Quizás esto tampoco esté al alcance de todos…

Lo que puede que sí sea capaz de hacer gran parte de la población (al menos los que practican deporte habitualmente) sea correr una serie de 400 metros (o sea, dar una vuelta completa a una pista de atletismo) a 69.9 segundos. ¡Y no es fácil! Pues bien, Kimetto ha corrido hoy algo más de 105 series de 400 metros, sin recuperación, a esa media.

Si seguimos haciendo las distancias un poco más pequeñas, nos encontramos con el 100. El keniata, evidentemente, no ha ido a la velocidad de Bolt, pero lo que sí que ha hecho ha sido correr más de 421 series de 100 metros seguidas a 17.4 segundos. Este tiempo, al contrario que el de los 1.000 metros o el de 400, sí que está al alcance de prácticamente todos (al menos los acostumbrados a hacer deporte). Sin embargo, os invito a probar. ¿Cuántos cienes seguidos, o con recuperación, seriáis capaces de hacer a ritmo de Récord del Mundo de Maratón? Uno está al alcance de ‘todos’, pero…

 

 

El nuevo Récord del Mundo de Maratón (Kimetto en 2h02:57) equivale a: 

- Más de 42 kilómetros a menos de 2:55 minutos cada uno de ellos y sin recuperación entre serie y serie.

- Más de 105 series sin recuperación de 400 metros (una vuelta a una pista de atletismo) a 69.9 segundos.

- Más de 421 repeticiones de 100 metros, sin ningún tipo de recuperación, a 17.4 segundos.

Y no solo eso, llegar a meta y… ¡Abrazar a tu rival (Mutai, quien hoy también ha batido el anterior WR de Maratón) y conceder una entrevista ante las cámaras!

Ver Post >
Y Sebastian Coe llamó a la puerta en Zúrich
img
Karel López Gómez | 29-08-2014 | 11:00| 0

Zúrich, Letzigrund… Hablar de atletismo y de este mítico estadio llevan inevitablemente a la mente de todos, sobre todo a los que ya tienen canas, a pensar en un hombre, en Lord Sebastian Coe. Él escribió gran parte de la historia de este estadio en el que, por ejemplo, batió dos récords del mundo, el de 1.500 (1979) y el de la milla (1981). Pero hago un inciso porque alguien acaba de llamar a la puerta…

¿Quién es ese que acaba de llegar? Sí, es Coe. Más de treinta años después de sus gestas en la ciudad helvética, el doble campeón olímpico de 1.500 volvió a presentarse en Zúrich y llamó a la puerta, presentándose como el caballero que demostró ser (eso me cuentan los que le vieron competir; a mí me queda un poco lejos) en el European Athletics-UNESCO Young Leaders Forum, congreso en el que tuve el placer de participar hace un par de semanas durante el Europeo de Atletismo y en el que, en un ambiente impregnado de deporte, nos reunimos representantes de 45 países y de sus federaciones.

 

Miembros de distintas organizaciones nos hablaron, entre otras ideas, de los valores del deporte, de la importancia del voluntariado para su desarrollo… Estuvieron presentes representantes de la UNESCO, de la Asociación Europea de Atletismo, de organizaciones que promueven el voluntariado, de los patrocinadores del campeonato… Además, cada país tenía que llevar y mostrar un proyecto. Trabajos realizados previamente que buscaban un futuro mejor para el deporte; cada representante tenía ideas distintas que aportar.

 

Y, claro, también hubo tiempo para invitados de lujo como el ya citado Sebastian Coe, con quien además de sacarme un ‘selfie’ especial, tuve el placer de compartir unas pocas palabras sobre el campeonato en el que deslumbró al mundo cuando aún no era nadie, el Europeo Indoor de San Sebastián, en 1977. ¡Y sí! Claro que recuerda San Sebastián. “Mi primer título europeo. Todavía se sigue compitiendo allí, ¿verdad?”. Minutos antes, nos ofreció un discurso en el que contó sus inicios tardíos, junto a su padre, en el mundo del atletismo, cómo pudo combinar las dos carreras de su vida, la universitaria y la de atleta de élite, su ‘abandono’ del deporte y su paso por la política y el parlamento británico, y su ‘regreso’ al aspecto que le llevó al estrellato, al deporte, como presidente del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Londres, por ejemplo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hago balance, mejor tarde que nunca, y me siento afortunado por haber podido vivir esta experiencia, que fue completada con la presencia después en la zona de prensa del estadio para vivir el Europeo, con regalos y con momentos únicos como la visita a la Casa de Suiza, por ejemplo. Quedarme con un momento la verdad es que resulta difícil.  Pero es ahora cuando recuerdo lo que me dijeron hace ya años quienes me hicieron ver el atletismo como algo especial: “Lo más importante de este deporte es que harás amigos”. ¡Qué razón teníais! Y qué bueno es quedarse con esto. Durante el congreso y mi estancia en Zúrich, además de conocer a jóvenes con inquietudes similares a las mías y ver la confianza depositada en mí (que ayuda a seguir, porque este no es un camino de rosas), también he podido comprobar que cerca de mí (aunque de por medio haya unos cuantos kilómetros), ahora más cerca, hay personas que luchan por sacar este deporte adelante. Bárbara Hernando, la plusmarquista española de combinadas bajo techo, internacional no sé ni cuántas veces, quien presentó en Suiza el modelo de gestión de su club, el Playas de Castellón, y Xicu Colomar, dispuesto a ayudar siempre (hasta que el cuerpo le dice basta y se vuelve a despertar dispuesto a todo), a creer, y que fue uno de los organizadores del Forum tras su experiencia en ediciones anteriores. Ambos, miembros de un comité, el de Juventud de la RFEA, que busca el bien de este deporte, promoviendo sus valores.

Vuelvo conociendo mis virtudes, también mis debilidades, y así es como se sigue creciendo. Seguimos trabajando por y para este deporte, pronto con novedades.

 

 

 

Ver Post >
Un atletismo… sin Bolt
img
Karel López Gómez | 25-08-2014 | 14:30| 0

En 2008 nació una estrella. Un ser, que a veces parece que no es humano, llamado Usain Bolt. Y digo 2008 porque aquel fue el año en el que se dio a conocer al mundo. El jamaicano ya prometía, pero apenas unos pocos vieron en él a la nueva bestia del atletismo mundial. 2008 fue el año en el que, el 3 de mayo, bajó por primera vez de los 10.00 segundos (9.76) en 100 metros. Hasta entonces su marca era de 10.03. Desde entonces, un no parar. Pero su estrellato o su reconocimiento mundial llegó gracias a su actuación en los Juegos Olímpicos de Pekín.


Recuerdo haber visto esa final en una pequeña televisión en Navarra, en el pueblo de mi abuela, junto a un amigo. No daba crédito. Fue un acontecimiento grandioso de la historia del deporte. Era su explosión como atleta. De junior ya prometía, pero no sé si alguien pensó en su día en que se convertiría en lo que hoy es para el atletismo y para el mundo del deporte. Ya no solo el oro olímpico, ni siquiera el récord mundial… Lo grandioso fue la forma en la que lo logró. Esa superioridad a partir del metro 40 de la carrera. Ahí fue donde se creó la máquina, donde se forjó la leyenda que aún sigue viva.

Después, en esos mismos Juegos, llegaron dos nuevos oros y dos nuevos récords mundiales (200 y 4×100). Pero de aquello ya hace seis años… Sin embargo, Usain Bolt es un auténtico animal cuya era aún no ha terminado. ¡Y que dure! Pero como a todo deportista, a él también le llegará su final.

A Bolt le han bastado esta temporada un reducido de apariciones secundarias para acaparar la atención de los medios de comunicación y del público más que cualquier otro atleta. Ya ha dicho que no volverá a competir más este año. Me atrevo a decir que ha rellenado más páginas de periódicos, más segundos radiofónicos y televisivos que cualquier otro, y eso que solo ha corrido el 4×100 (semifinales y final) de los Juegos de la Commonwealth, una exhibición sobre una playa de Brasil, un 100 indoor en Polonia (donde bajó de los 10 segundos y batió el WR bajo techo, aunque poco valor tenga) y se presentó (deduzco que asuntos de patrocinadores, dígase Puma) en Letzigrund durante el Europeo para disfrute del público. Es decir, sobre 40 segundos de competición esta temporada.

Y me atrevo a decir que lo deja este año, aunque volverá el próximo, por miedo a ser derrotado. Que no está en su mejor momento es una evidencia, al igual que lo es que hay dos o tres velocistas que ahora mismo le pueden derrotar (hasta trece atletas han bajado de 10 segundos en el hectómetro este año). Se borró el domingo de Zúrich, donde era la imagen del Meeting de la Diamond League (en diferentes puntos de la ciudad repartían folletos con él en la portada), y donde el jueves iban a correr los mejores atletas del año en 100.

Él es el hombre anuncio del atletismo, incluso convirtiéndose en protagonista de spots de otros eventos deportivos como el Mundial de Fútbol de Brasil.

 

 

El jamaicano no deja de asegurar que se ve capacitado para batir sus plusmarcas mundiales. Habla del futuro. Habla de la ilusión que le hace parar el crono por debajo de los 19 segundos en el 200… ¿Un farol? Habrá que ver. Todo hace indicar a que nos quedan justo tres años del gran Usain Bolt. Mundial de 2015 (Pekín, la pista donde todo empezó), Juegos Olímpicos de Río y Mundial de Londres (donde confirmó en 2012, aunque había dudas, que él). Tuve el honor de verle, primero en Londres 2012 y después, hace un par de semanas, en Zúrich mientras veía el Europeo y saltaba a la pista para decir dos frases, hacer su habitual gesto del rayo, y llevarse una gran ovación del público. Cada gesto suyo, cada palabra, es aplaudido. Y eso no pasa con ningún otro atleta. Bolt es Bolt.

¿Tomará alguien el relevo del jamaicano? Es duro imaginarse, a día de hoy, un atletismo sin Bolt. Un atletismo sin un hombre capaz de llenar estadios por sí solo. Un atletismo que sobrevive en los medios de comunicación gracias a él. Parece que hay candidatos, casi todos caribeños, a ocupar el trono que él, inevitablemente, dejará. Ley del deporte. Pero cuando el rey Bolt abdique, el problema llegará cuando el nuevo rey (o reyes/reinas) del atletismo mundial tengan que ganarse el amor, la atención del pueblo, que ya sabemos que es soberano, y más en el mundo del deporte. Eso será lo verdaderamente complicado. 

Es difícil imaginar un mundo atlético sin Bolt, pero habrá que hacerse a la idea…

Ver Post >
Así es Ruth Beitia
img
Karel López Gómez | 20-08-2014 | 06:57| 0

 

Ruth Beitia es una campeona ejemplar. Si hablamos de ejemplos en el mundo del deporte nos referimos a aquellas personas que componen el grupo de personas a seguir, a imitar. Y en esa lista, a mí me gustaría incluir a Ruth Beitia, una campeona (de Europa en este caso) ejemplar. Y lo es porque representa a la perfección lo que siempre debería significar el deporte. De hecho, ella dignifica a este mundo, al deporte en general y al atletismo en particular.

En Zúrich, durante el Campeonato de Europa de Atletismo, Ruth no solo revalidó el título continental logrado dos años antes en Helsinki y no solo se colgó su undécima medalla internacional en la que, tal y como ella mismo dijo y como demuestran los 2,01 metros (líder mundial del año) saltados, realizó su mejor concurso en un gran campeonato. La cántabra tuvo un detallazo con los que nos gusta informar. Ganó, dio la vuelta de honor, subió al podio y… se presentó en zona mixta para regalarnos unas palabras llenas de emoción e ilusión (la misma “ilusión” que ella siente ahora compitiendo, tras su amago de retirada en 2012 con 33 años) y un ‘selfie’ que quedará para mí recuerdo. Es un detalle, un detallazo, que en tu mayor momento de gloria, minutos después de proclamarte campeona de Europa, quisieras ser tú la “cazadora” y cazar al “cazador”. Horas después, así quisiste celebrar tu oro en Twitter. Un honor formar parte de ese ‘selfie diferente’. Mira que me he sacado ‘selfies’ durante estos días en la ciudad helvética con nombres ilustres de este mundo: Sebastian Coe, Lemaitre, Lavillenie… Pero este fue, sin duda, especial.

 

 

Pero Ruth va más allá. Antes hablaba de un amago de retirada. Fue tras el Campeonato de España de hace dos años. Beitia ganó. Un par de semanas antes, la cántabra había sido cuarta en los Juegos Olímpicos. Ella tenía 33 años y estaba decidida a dejar el mundo competitivo. Tuve la suerte de poder entrar en la Villa Olímpica dos días antes de su debut en en los Juegos de la capital londinense junto a Ramón Cid y… ¡Me presentó a Ruth! Allí estaba ella: nerviosa, aunque siempre con una sonrisa en la boca. No me conocía de nada, pero me trató de forma extraordinaria.

Es más, los invitados a la Villa (como yo lo era) no teníamos acceso al enorme comedor. Pues bien, Ruth se encargó personalmente de, ni yo sé aún cómo, convencer al hombre de seguridad para que pudiera acceder (todavía no me ha desvelado qué es lo que le dijo). Y no solo eso. Me consiguió unos botellines e incluso mi cena para esa noche.

En Pamplona, dos semanas después, en la que iba a ser su última competición (Campeonato de España), el público aplaudió durante largos e intensos segundos tras el último salto de una de las mejores atletas españolas. Yo hice lo propio; claro. Incluso pude despedirme de ella minutos después, tras darle la enhorabuena. Ella estaba con Manolo Martínez en ese momento, otro ilustre de este deporte. Pero…

¡Qué bueno que no te fuiste, Ruth! Para mí ya eres la mejor atleta española de todos los tiempos, pues un atleta no solo son resultados, que también, sino ejemplos. Pero como tú mismo dijiste minutos después de proclamarte campeona de Europa de altura (el domingo) en la rueda de prensa, eres “como el vino, mejor con los años”.

He visto que ya se ha empezado a pedir el Premio Príncipe de Asturias de los Deportes para Ruth. Solo puedo hacer una cosa. ¡Unirme! Yo también lo pido, porque ¿no dicen las bases de este galardón que será concedido “a aquella persona o institución que, además de la ejemplaridad de su vida y obra, haya conseguido nuevas metas en la lucha del hombre por superarse a sí mismo y contribuido con su esfuerzo, de manera extraordinaria, al perfeccionamiento, cultivo, promoción o difusión de los deportes”? Pues eso es, precisamente, Ruth Beitia.

Ver Post >
Cuando ganar no es lo único que importa
img
Karel López Gómez | 31-07-2014 | 09:39| 0

En el mundo del deporte en general y del atletismo en particular ganar es importante. Es indudable; lo es. Aunque no es lo único. El cómo también importa. Y si no se gana pero se disfruta el recorrido, objetivo más que cumplido. Vencer, ganar… no siempre es lo más importante. Hay objetivos más allá. Cada uno, sus propios retos. Esa es (o debería) la verdadera esencia del deporte.

Durante el pasado fin de semana tuve la oportunidad de disfrutar en primera persona del Campeoanto de España de atletismo en Alcobendas (Madrid) y, además de aprender mucho, compartí horas y horas con un grupo de atletas y amigos, los de la Real Sociedad, que llegaban a la gran cita del año con diferentes retos. Pocos pensaban en las medallas… Y mucho menos en la victoria.

De los atletas realistas me quedo tres historias. Situaciones diferentes que demuestran a la perfección lo que es este deporte. Los protagonistas de este post son Igor Legarda, Pablo Cid e Iban Maiza. 

El caso de Igor Legarda es… Es quizás lo que necesite el atletismo. Es un verdadero showman. Él lo vive y hace que se viva. Lleva toda la temporada animando el ambiente entre brinco y brinco (o mejor dicho, ‘brincazo’). Atleta que suele pedir palmas en sus saltos. Pero lejos de hacerlo de manera convencional, Igor se tira encima del público (sus compañeros Pablo Cid y Asier San Sebastián le imitan a la perfección). En ocasiones, es el positivismo en persona. Llegaba a Alcobendas con alguna que otra opción de subir al podio. Por delante, talentos como Eusebio Cáceres. Pero lejos de asustarse, es en esos momentos cuando Igor suele crecerse. Tras un buen concurso, Igor se quedó a cuatro centímetros de su marca. Se fue hasta los 7,51 metros y lo hizo con viento en contra. A tan solo un centímetro del podio. Pero Igor fue protagonista de uno de los momentos más graciosos del campeonato. En su último intento, de 7,35 metros, salió del foso como si hubiese batido algún récord. Miró su caída, pensaba que lo podía tener. Y de pronto… se giró y dijo que no con los dedos (Ver vídeo haciendo click en el link a partir de 03:16:45). Un momento, de verdad, auténtico. Después, un comentario de su entrenador, de Ramón Cid (del que hablaré un poco más en el próximo punto): “Que sepas que sigues estando por detrás mío”. Así es, Ramón saltó en 1983 7,56 metros. Igor Legarda sigue a un centímetro de su marca… Pero llegará el salto.

 

 

Pablo Cid. El hijísimo. El hijo triplista de uno de los mejores atletas de la especialidad de la historia en España. Su padre es Ramón Cid, director técnico de la RFEA. Un hecho que, quizás, lejos de ser beneficioso para él, sea una presión añadida. Todos los focos, siempre sobre él. “¿Qué hará el hijo del jefe?”. O lo que muchos compañeros me preguntaban en la tribuna de prensa. “¿Este es el hijo de Ramón, verdad?”. Pues bien, me descubro ante él. ¿Por qué? Sencillo.

Después de una decepción el sábado en la prueba de longitud, Pablo cumplió uno de sus sueños el domingo. No obtuvo la medalla, no, pero pasó de los 16 metros en triple. Situación, por cierto, que no se producía entre los atletas guipuzcoanos desde que su padre lo hiciera… No han llovido años ni nada. Su alegría fue visible. Las cámaras de Teledeporte le seguían. Pablo recorrió el pasillo y un “salto precioso”, tal y como lo describió su compañero triplista Iñigo Uribarren, le hizo volar hasta los 16,04 metros. Su padre le ‘vigilaba’, no en el palco de la tribuna principal del estadio, sino en la grada, a la altura de la mismísima plastilina que determina si un salto es valido o nulo. Por cierto, Pablo se ‘ríe’ mucho de las palmas de Legarda, pero su ritmo frenético, descripción perfecta de cómo es él, también es, cuanto menos, gracioso (ver vídeo). Por cierto, después del objetivo cumplido por Pablo, la familia no quiso dejar escapar la ocasión de tener un recuerdo de ese día. Hubo foto en la que, claro, a Ramón le acompañaba el móvil.

 

 

 

La de Iban Maiza es una historia de constancia, de lucha a pesar de los inconvenientes. Y lo es porque muchos se preguntarán cómo un hombre, uno de los mejores atletas guipuzcoanos de la última década, el mejor vasco sobre las vallas (60 y 110 vallas) es capaz de seguir entre la élite española después de innumerables lesiones. La temporada de pista cubierta no fue la mejor de su vida. Cuando parecía que todo iba viento en popa, su punto débil, las temidas lesiones de los atletas, esas que le han acompañado durante gran parte de su trayectoria, quisieron aparecer. Parecía que decía adiós al año bajo techo, pero insistió y llegó al estatal absoluto de Sabadell con la ilusión de un juvenil.

En su cabeza, pasar a la final. Pero no lo consiguió por un puesto (fue noveno). Lejos de desanimarse, continuó. Al aire libre tenía mucho que hacer. Insistió e insistió. Una temporada en la que la cosa iba mejor en los entrenamientos que en las competiciones (qué normal parece entre los atletas). Llegaba la gran cita, Alcobendas, el Campeonato de España, e Iban tenía un objetivo. No era la medalla. La veía inalcanzable. Era lograr el pase a la final, lo que no logró meses atrás bajo techo. La historia, como no podía ser de otra manera, acabó con Iban corriendo a las 21.15 horas del domingo su enésima final de un Campeonato de España. “Un año más; un año menos”, decía. Y lo que más me llegó. Un par de horas después de la final, Iban lo tenía claro. “Hay que buscar una solución a los metros finales”. ¿Perder la ilusión por ver que del tercer puesto del año 2013 pasó al séptimo del 2014 con lesiones de por medio? No. Esa es la esencia del deporte. La superación. (ver carrera de Maiza a partir de 11:50 en este link)

Mi cercanía con respecto a estos y otros muchos atletas no ha sido durante las últimas semanas tal y como me hubiera gustado, tal y como estoy acostumbrado, pero no podía dejar de valorar estos ejemplos que siempre he tenido tan cerca. Ejemplos a seguir.

 

 

 

Ver Post >
Peligra el deporte en la televisión pública
img
Karel López Gómez | 03-07-2014 | 11:19| 0
  • Teledeporte cierra y los deportes minoritarios sufrirán

  • María Escario, entre otros, parece que no seguirá presentando los informativos deportivos de TVE1

 

Cierra Teledeporte. Parece ser que lo hará coincidiendo con el comienzo del año 2015. Es una noticia que ha sentado como un jarro de agua fría entre los deportes ‘minoritarios’, es decir, entre todos excepto el fútbol. Se va Teledeporte y junto a este canal de RTVE se van horas de variedad deportiva, de la poca que quedaba en este país. Los únicos dispuestos a ofrecer deportes diferentes, deportes olímpicos más allá del fútbol como el atletismo, la gimnasia, la natación, el balonmano, el baloncesto… ¡No sigo! Y lo que también es importante, los únicos capaces de ofrecer horas de deporte femenino.

 

 

Parece que Teledeporte ya es pasado. Que RTVE no ha hecho del todo bien las cosas está claro. Deudas por todas partes. El deporte es salud. Sin fomentar el deporte, la variedad deportiva, muchos caerán en el olvido. El abismo está cerca. En teoría, a partir de enero del año que viene el segundo canal de TVE (TVE2) comenzará a ofrecer contenidos deportivos, como se hacía antes (retrocedemos), pero está claro que no habrá espacio para todos. El ciclismo, quizás el baloncesto… Pero ¿qué será de los otros? También se podrán seguir algunos deportes en streaming, pero así es imposible llegar a públicos diferentes. Y claro, comprar derechos para que solo se emita mediante Internet no parece una opción.

Junto a la noticia de Teledeporte también llegó otra. Aún no hay nada oficial, pero se habla de la sustitución de María Escario en los informativos de TVE1 de los fines de semana. Otra mala noticia. Es de las pocas periodistas deportivas que incluye en el informativo noticias o reportajes diferentes. Escario cuenta las actuaciones de deportistas españoles sin importar cuál sea la actividad que desarrolla. En el caso del atletismo, se documenta. Y se vale de las redes sociales para ello, como demostró durante el Europeo de selecciones.

 

 

 

 

 

 

Y ahora, una reflexión:

¿De verdad era necesario que una TV pública adquiriera los derechos de la Champions League de fútbol habiendo cadenas privadas dispuestas a pagar? ¿Era necesario mandar a más de cien personas a la final de Lisboa? Los millones de espectadores que vemos y consumimos fútbol en este país somos muchos. Y la televisión pública ha de ofrecer contenidos de interés. Está claro. Pero no a cambio de millonadas. Y menos cuando hay cadenas privadas que también quieren hacerse con los derechos. El objetivo de RTVE tendría que ser el de servir al país. A mí, personalmente, por mucho interés público que pueda tener, no me parece razonable que en Teledeporte se ofreciese en su día un partido de fútbol entre las selecciones de Portugal y Suecia, por ejemplo. Considero más importante cubrir la información referida a deportistas del país.  A estos, después, se les exigirán medallas en Juegos Olímpicos.

Ver Post >
¿Cuántos atletas españoles están sancionados por dopaje?
img
Karel López Gómez | 26-06-2014 | 11:36| 0

 

Es bastante habitual encontrar en este espacio artículos relacionados con el dopaje, con las sanciones (en ocasiones controvertidas) a atletas que no han jugado limpio, que se han lucrado incumpliendo las normas del deporte. En esta ocasión, vengo con un dato que considero positivo: solo hay cuatro atletas españoles sancionados por el consumo de sustancias dopantes en estos momentos:

- Sergio Sánchez: sancionado hasta el 25 de noviembre del año 2015.

- Alberto Lozano: hasta el 27 de agosto del año 2015.

- Miguel Ángel Gamonal: hasta el 25 de octubre del año 2015.

- Juan José Escobar: hasta el 10 de diciembre del año 2015.

Estos son, al menos, los cuatro atletas (los señalo porque me parecen la vergüenza de este deporte) que aparecen en la lista de sancionados que ofrece la IAAF.

Hay que destacar que todos son hombres. Ninguna mujer en una lista de 363 atletas sancionados, actualizada a día 21 de mayo del presente año. En total, son 210 hombres y 153 mujeres de todos los países del mundo los que en estos momentos no pueden competir. Es decir, solo el 1,1% (e insisto, me gusta este dato, aunque ojalá fuese un cero rotundo) de los atletas sancionados a nivel mundial son españoles. De 62.355 licencias federativas (en 2013) con las que contaba el atletismo, solo cuatro está cumpliendo sanción por dopaje (porque les han pillado), es decir, solo el 0,0064% de los atletas con licencia en España están apartados de la competición. Pero ¡ay el daño que hacen!

 

Ver Post >
El curioso caso de las nacionalizaciones en el deporte
img
Karel López Gómez | 19-06-2014 | 07:15| 0

Llega el Campeonato de Europa por selecciones y me atrevo a afirmar que ningún país europeo contará con atletas única y exclusivamente nacidos en el Viejo Continente. Es algo habitual en los tiempos en los que vivimos; las emigraciones están a la orden del día. Sin embargo, y más concretamente en el atletismo, la nacionalización masiva de atletas puede convertirse en una gran amenaza para el atletismo europeo y para conocer el verdadero nivel o potencial de cada país (si el trabajo se ha realizado bien, si se está trabajando bien con los jóvenes…).

Una de las peculiaridades del atletismo respecto a otros deportes en este sentido es que un atleta que ha representado a un determinado país puede dejar de hacerlo y pasar a defender los colores de otro de la noche a la mañana (no literalmente, aunque casi), siempre y cuando se nacionalice. Y esto puede ocurrir por diferentes motivos: en su país de origen hay tanto nivel que sabe que nunca podrá ser internacional, cuestiones puramente políticas, etc.

En el mundo del fútbol, por ejemplo, la situación en la que el futbolista representa a dos selecciones absolutas a lo largo de su vida no puede ocurrir. Diego Costa es un ejemplo claro de ello; a pesar de ser brasileño de nacimiento, debido a que cuenta con la nacionalidad española, tuvo que elegir a qué selección representar. Eligió la española, por lo que, una vez disputado el primer partido (ya lo ha hecho), nunca podrá jugar con la canariña. Hace ya unos años, Bojan eligió España antes que Serbia. En baloncesto, la norma es diferente. Explicado de forma sencilla y sin entrar en detalles, solo un jugador nacionalizado puede representar a su selección durante el mismo torneo. A día de hoy, la selección española cuenta con un gran dilema al respecto, pues dos de los mejores jugadores con opción a vestir su camiseta (Mirotic e Ibaka) son nacionalizados. Tendrán que elegir a cuál de los dos llevar, pero en ningún caso a ambos al mismo tiempo.

En el mundo del atletismo, no existen estas normas. O al menos, son mucho menos restrictivas e incluso me atrevo a decir que cualquiera se las puede saltar a la torera. Si obtienes la nacionalidad sueca, puedes competir con Suecia independientemente de que en el pasado campeonato internacional representaras a Portugal y sin importar el número de atletas ya nacionalizados que haya en el equipo. Este hecho puede acarrear problemas. Precisamente el caso de una atleta que ahora es sueca ha sido de los más polémicos. Aregawi, posiblemente la mejor especialista de 1.500 del mundo, es etíope. En Catar también ha habido casos dignos de análisis. Con el fin de dar la sensación de que es un país atléticamente potente, son varios los casos en los que atletas de otros lugares del planeta son comprados (ni más ni menos) con desorbitadas cantidades de dinero que en su país de origen no podrían ver de ninguna manera.

 

Desde mi punto de vista, la IAAF tendría que tomar medidas urgentes. Más de las que hay hoy por hoy (dentro de este enlace de la página 24 a la 28). Las federaciones de cada país por sí solos no las pueden tomar, pues habrá otros que se aprovechen reclutando atletas de cada rincón del mundo.

Empezaba el texto hablando del Campeonato de Europa de selecciones que este fin de semana se disputa en Alemania. Servirá para establecer la clasificación de los mejores países europeos del año (hombres y mujeres conjuntamente), pero las conocidas como ‘nacionalizaciones exprés’ juegan un papel importante. Turquía, Italia, Países Bajos… Cada vez lo hacen con mayor facilidad en busca de resultados.

Evidentemente, España no se libra de esta polémica. La selección española acude a la cita con poquísimos atletas nacionalizados (ninguno entre los hombres). Pocos comparados con otros países. Me consta que a la federación se han ofrecido varios atletas, incluso potenciales medallista olímpicos/mundiales, tal y como se habrán ofrecido a otros países. La RFEA no parece estar por la labor de acelerar ningún proceso de este tipo. Aunque la situación es complicada, pues para recibir ayudas del Consejo Superior de Deportes los resultados son esenciales. Y con estos atletas, garantizas resultados, pero no trabajas lo que realmente hay que trabajar. Sin embargo, si en otros países se hace… no puedes competir con ellos. Sacar medallas en Europeos es cada vez más difícil por este hecho. Por eso pienso que las federaciones internacionales son las que tienen que establecer unas normas que todos tengan que cumplir. A base de talonario cualquier país, hasta el que menor cultura atlética tenga, puede montarse una gran selección.

La situación en Euskadi

Aunque no sea, ni mucho menos, el mismo caso del que he hablado hasta ahora, en Euskadi, hay una situación también tendría que cambiar. Hoy no te doy medalla, pero mañana vistes la camiseta vasca y nos dejas en buen lugar. Esa es la situación. Me explico: en los Campeonatos de Euskadi, aquellos atletas que no cuenten con la nacionalidad española no tienen la posibilidad de subir al podio (aunque sí pueden pasar a las finales. ¿Qué ocurrirá si en una final de 100 todos los clasificados fueran atletas no nacionalizados?), independientemente de su situación (ha llegado hace un mes o vive desde pequeño, representa a un club vasco, ha sido formado por un club y entrenadores vascos… A mi modo de ver, en estos últimos casos es muy injusto que no se les permita optar al podio), pero hasta un determinado número de atletas, sí pueden representar a Euskadi en los estatales por federaciones. Curioso, ¿verdad?

Desconozco si otras federaciones autonómicas hacen lo mismo, es decir, si no entregan medallas y luego convocan a estos atletas, pero me parece un trato de puro interés. O una cosa o la otra. Que se elija, pero esta situación, a mi modo de ver, es injusta. Un atleta que no puede ser campeón de Euskadi sí puede representar a la selección vasca. Incomprensible.

Hay casos y casos. Generalizar aquí resulta complicado. Para mí, e insisto en que esta es mi opinión, un atleta que lleva años viviendo en Euskadi y que en teoría y si la situación no cambia aquí seguirá, que ha sido formado atléticamente en Euskadi y que incluso representa a un club vasco… es atleta vasco igual que cualquiera que haya nacido aquí, con todas su ventajas y desventajas. A nivel estatal, por ejemplo, también puede haber polémica (y seguro que muchos insultos, tal y como he leído estos últimos meses en los comentarios de varias ediciones digitales de diarios) al hablar de las futuras perlas del atletismo español: Ana Peleteiro, Fátima Diame, Aitor Ekobo… Son el presente y el futuro. Todos tienen algo en común: son de raza negra. Pero también tienen en común que se han formado atléticamente aquí, que han nacido o viven aquí desde pequeñitos… La mayor, Peleteiro, ahora apenas tiene 18 años. En esos casos, por supuesto, no hay ninguna duda de que su presencia en la selección es lógica e indiscutible si sus méritos así lo demuestran, aunque haya quien se empeñe en criticarlo.

Lo que hay que controlar son las idas y venidas por interés, el movimiento de dinero en esas nacionalizaciones…

Ver Post >
No hagamos de los campeonatos un meeting de atletas de élite
img
Karel López Gómez | 15-06-2014 | 18:42| 0

 

La IAAF lleva unas cuantas temporadas aplicando un sistema de mínimas, como poco, un tanto comprometido. En el Mundial indoor de Sopot, en Polonia, y celebrado en marzo de este mismo año,  se ganó la prueba femenina de pértiga con una marca inferior a la que era necesaria para participar en el citado evento. En triple femenino, fueron poquísimas las atletas participantes, precisamente, por la exigencia de las mínimas. Pero nada de repescar. La decisión estaba tomada. Y sin mínima mundial, por muy pocas que fueran, no entraba nadie. Vamos, que querían un meeting con las mejores del mundo, un campeonato convertido en meeting. El resto de atletas que compitan en su país ( no lo digo yo, es una opinión compartida por mucha gente que de esto sabe un rato). Esta decisión de la IAAF recibió muchísimas críticas…

Campeonato de Euskadi

Durante el fin de semana se ha celebrado en el Miniestadio de Anoeta el Campeonato de Euskadi de atletismo (he cambiado de tema, pero todo va unido y tiene su explicación). Un evento en el que, tal y como ha ocurrido este año, tienen que estar los mejores atletas vascos del momento. Y digo “tal y como ha ocurrido este año”, porque hasta esta temporada, las fechas no ayudaban a ello. Pero se ha cambiado. De julio ha pasado a mediados de junio y se ha notado en las marcas y en el nivel. ¡Buen cambio! Excepto en casos excepcionales y, sin duda, justificados, los mejores atletas de cada especialidad han estado presentes.

Los campeonatos de Euskadi, entre otras cosas, sirven para dictaminar quiénes son los mejores atletas vascos de cada especialidad. Y si se puede, como este año, que sirva para realizar la selección que representará a Euskadi en el estatal de federaciones. En ese aspecto, aplaudo el cambio de la Federación Vasca de Atletismo, pues pienso que es beneficioso para el espectáculo, para el propio atleta y, claro, para las marcas.

Sin embargo, en este deporte, además de los ‘fuera de serie’, la cantidad también es importante. Tener grandes atletas es muy positivo, pero la segunda (o tercera, cuarta, quinta…) línea es igualmente importante. Y en eso, mi opinión es que hay mucho que mejorar. Me explico con varios casos que a lo largo del fin de semana he ido conociendo.

1) El caso que más me ha llamado la atención es el del martillo masculino. En total han sido seis los atletas participantes (solo cinco vascos). Y lo más sorprendente: atletas vascos que querían participar no lo han podido hacer por no acreditar una marca superior a la requerida (incluso con rebajas). ¿En un campeonato de Euskadi tiene derecho a participar un atleta sin licencia vasca y uno no vasco no es admitido? Hablé de esto con la propia federación y la respuesta fue clara y el argumento fue válido, aunque rebatible: “Atletas sin nivel para competir en el Campeonato de Euskadi. Es triste que se lancen 20 metros en martillo en un autonómico”. Yo respondí: “Es triste tener a cinco atletas vascos en un Campeonato de Euskadi”. Hasta diez-doce, pienso, y es mi opinión, que no pasa nada. Y si no, montamos un meeting y dejamos de llamarlo Campeonato de Euskadi. Nos tenemos que adaptar a lo que hay. Es triste que el nivel general (justo en esta competición Servando Rivas ha batido el récord vasco 19 años después, por lo que el mejor vasco de siempre compite actualmente; pero solo es una persona) sea bajo, pero es lo que hay, y hay que adaptarse y tratar de mejorar para que crezca, no ser elitistas.

2) En la prueba de pértiga masculina, en un primer momento, no se aceptó a un atleta que ha terminado subiéndose al podio, cuando muchos atletas no-vascos estaban aceptados (y algunos no han venido). El nivel con estos atletas de fuera, sin duda, mucho mejor. Y bienvenidos son, pero que no afecte al Campeonato de Euskadi. Que lo haga mejorar, pero que no impida que sea vea lo que tenemos aquí.

3) Peso masculino. Un atleta, sin marca este año, que ha sido medallista en campeonatos estatales de categorías inferiores, no es aceptado hasta el mismo día de la competición por demasiados atletas (12) en peso. Llega a la competición y, como era de esperar, de esos 12 aparecen menos (9). Le dejan lanzar (rectificar, aunque tarde, es de sabios), pero… a pesar de ser tras tres lanzamientos el sexto mejor lanzador, no puede pasar a la mejora, porque en principio no iba a competir. ¿De dónde nos hemos sacado esa norma?

Son solo tres casos. Sé alguno más y seguro que desconozco muchísimos más.

En la Federación Vasca de Atletismo se están haciendo muchas cosas bien (ahora). Se están cambiando, poco a poco, aspectos que tienen que mejorar. Y creo que un meeting sería muy interesante (el de Bilbao el día 21 de este mes, por ejemplo, es muy bonito, con algunos de los mejores atletas del mundo), pero un Campeonato de Euskadi con nivel (logrado gracias, pienso, al cambio de fecha y al aliciente de la selección vasca) y con mucha participación, también. En martillo, estará el plusmarquista vasco de la especialidad, pero si está solo, es triste.

Esta es solo mi opinión; yo lo tengo claro. Aquí, como en muchos otros aspectos, no hay una verdad absoluta, no hay un único criterio válido… Pero tal vez haya que hablar este tipo de aspectos. El presidente de la Federación, al menos según he podido comprobar, está dispuesto a hablarlo. ¡Y qué bueno es eso! Opiniones opuestas en muchos aspectos, pero siempre en temas en los que puede haber más de una respuesta. No nos podemos olvidar de que aquí el protagonista es el atleta, también el que no es un ‘fuera de serie’.

¿Veis las manos de Naroa en la foto? Ese era el número de atletas que había en alguna prueba durante el fin de semana.

 

 

Ver Post >
Sobre el autor Karel López Gómez
Comunicador. Redactor de atletismo en El Diario Vasco. Reportero en los Juegos Olímpicos de Londres.

Otros Blogs de Autor