Diario Vasco
img
Fecha: octubre 3, 2013
¿Por qué lo llaman deporte cuando realmente es una droga?
Karel López Gómez 03-10-2013 | 8:52 | 4

Podríamos definir la droga como aquello que crea adicción y le hace mal a tu cuerpo. Y sí, así es el deporte.

Sin duda alguna, la droga deportiva es capaz de enganchar a todo aquel que la prueba, de crear una adicción que, al contrario que el tabaco (muchos lo han sustituido tras mucho esfuerzo por caramelos), es insustituible, o al menos, nadie ha encontrado la pócima que la haga olvidar. Y si se puede, alguien demuestra tenerla, se forraría impartiendo cursillos de cómo hacerlo. Muchos fumadores habituales cambian su estilo de vida y comienzan a correr, andar en bici… precisamente para dejar de fumar.

Sin embargo, “el deporte de competición no es sano”. En las cajetillas de tabaco es obligatorio poner que fumar es perjudicial para la salud, que causa graves daños, que crea adicción… Pero nadie nos dice eso cuando comenzamos a practicar deporte. Vuelvo a repetir la frase: “El deporte  de competición no es sano”. Esas palabras las he tenido que escuchar muchas veces. Y no de gente que lo detesta precisamente. Más bien, de expertos, de médicos, de ‘locos’ que pasan horas y horas en pistas de atletismo, campos de fútbol, canchas de baloncesto, piscinas… de entrenadores y deportistas, de padres y madres que día tras día ven como llegas destrozado a casa, que ven como todos y cada uno de los músculos de tu cuerpo tiemblan como si tuviesen miedo e incluso llegan a gritar pidiendo auxilio (como le pasó a Nadal hace no muchos meses en una rueda de prensa tras un partido)… Y tú no les haces caso y al día siguiente les haces sufrir de nuevo. Y así es como me empiezo a creer poco a poco la frase esa que, recuerdo, decía: “El deporte de competición no es sano”. Aunque también considero que el deporte que no es de competición no es del todo sano; y no lo es porque crea adicción igual igual, aunque admito que también ayuda a liberar la mente. En definitiva, ayuda. Pero de eso hablaré más adelante.

Me creo la frase porque pienso que llegar a extremos de no poder mover tu cuerpo, de vomitar como si no hubiera un mañana, de sufrir hasta que el ácido láctico invade todo cuerpo hasta alcanzar niveles estratosféricos que no te dejan ni pensar (este artículo de Loles Vives es digno de ser leído, puesto que muestra lo que un deportista puede llegar a sufrir día tras día), incluso obviando que está cayendo un auténtico chaparrón y tú estás ahí, ‘cantando’ bajo la lluvia sabiendo que el riesgo de coger un catarro es inmenso… O incluso llegas a ver la luna doble, moviéndose de un lado a otro, dando vueltas… Aunque la que es tu cabeza la que está dando vueltas sin parar por los efectos de lo que comúnmente se denomina ‘agarrarse una buena pájara’. En definitiva, no creo que sufrir por y para el deporte sea precisamente sano. Fumar mata y el deporte también (espero que no tanto como el tabaco), pero a la vez te hace vivir.

“El deporte es vida”. Qué gran frase. Y qué razón tiene. Puede parecer que estoy contradiciendo lo anteriormente dicho, pero no es así, pues la clave está en buscar el equilibrio, aunque con la droga, encontrar el el punto intermedio no es fácil. Es vida porque te despista. Sí, te hace olvidar cualquier mal mientras lo practicas. Mientras nadas, corres… no hay tiempo para pensar. Es como si esa parte del cerebro que guarda las preocupaciones tuviera una cerradura que funciona con una llave, el deporte. Y esa llave es maestra pues cualquier deporte vale para cerrar esa parte del cerebro y que esos pensamientos no  invadan otros lugares en los que reside la felicidad. El deporte es vida porque conoces a gente maravillosa. Es vida porque superarse es algo innato en el ser humano…

Pero hay más aspectos. Hay momentos en los que el deporte también hace daño a la mente. Esa felicidad que un día te daba, se viene abajo y el propio deporte se convierte en preocupación hasta que se le da la vuelta. Pero ¿no es precisamente así la vida? Ese es otro de los aspectos por los que el deporte merece la pena. En el fondo, todos somos adictos a la vida, pese a que esta sea una montaña rusa. Incluso cuando parece que todo va mal, que no hay solución, puede llegar un gran momento. Cuando entrenas, pasa lo mismo. Parece que todo va mal, que no puede ir peor…y de pronto, te vuelves a encontrar y recuperas el estado de forma que necesitabas. Dicen que si la cabeza no funciona, las piernas tampoco…

Da igual que practiques uno u otro deporte. Incluso quien no corre, juega, nada, pedalea… es adicto al deporte, puesto que las garras de este son muy largas y engancha hasta a esos que van al estadio a ver un partido, a quienes se quedan en casa viéndolo… Es una adicción que tiene más de una forma e incluso llega a los aficionados.

Pensemos ahora en todos aquellos que cuando se aproxima una carrera como la Behobia acuden a la tienda, compran las zapatillas, la camiseta… y salen a correr a la calle orgullosos, día tras día, despertándose antes o saliendo a la calle tras llegar exhaustos del trabajo. Y lo mismo al año siguiente… ¿Es adicción? Poca gente abandona la actividad física después de haberla experimentado en sus propias carnes… y aquellos que lo hacen, suelen regresar. Y qué decir de los que salen un día a entrenar solos, quizás acompañados únicamente por unos cascos y un reproductor de música. Salen, hacen ejercicio y regresan con la sensación de haber cumplido su misión. Y al día siguiente duelen las piernas, duelen todos los músculos de las piernas, pero vuelven a salir a la calle… Para los jóvenes el deporte es una forma de olvidarse de los estudios; para los adultos significa tomarse un respiro del trabajo; para los ancianos, un remedio para la soledad.

Quizás algunos vivan más años gracias al deporte, sean más sanos… Otros sufrirán por su culpa, pero pocos lo acabarán detestando. Ahora, para acabar, imaginémonos un mundo sin deporte… No, mejor no. Deporte, deporte, deporte… la droga de antes de Cristo y del siglo XXI. 

Ver Post >
Sobre el autor Karel López Gómez
Comunicación (Universidad de Deusto) y Marketing (Universidad Jaume I). Deportes, sobre todo atletismo, en El Diario Vasco. Juegos Olímpicos 2012, Europeo 2012... Twitter: @Karellopez

Otros Blogs de Autor