Diario Vasco
img
American Gothic/ La mirada del mal (1995):Sheriff y demonio a partes iguales
img
Lorenzo Mejino | hace 10 horas| 0

Las series centradas en temas terroríficos con toques sobrenaturales no eran moneda corriente el siglo pasado y su popularidad no se ha materializado hasta los últimos años con la desigual “American Horror Story” a la cabeza del movimiento, por donde han entrado más adelante series como “Ash vs Evil Dead”, “Scream” o “Scream Queens”.

Sin embargo a los que disfrutamos buceando en el pasado, para recordar esfuerzos interesantes que pasaron desapercibidos en el momento de su emisión, “American Gothic” es un titulo que nos viene a la cabeza de forma inmediata veinte años después, en especial si el estreno reciente de una serie con la que comparte únicamente el nombre, ha sido el catalizador del recuerdo en nuestro memoria.

“American Gothic” tiene una historia interesante delante y detrás de las cámaras, con actores que hicieron sus primeros pinitos en la serie y ahora son bastante conocidos y consideramos que se merece un análisis pormenorizado en nuestro rincón del recuerdo del viernes.

Ficha: American Gothic / La mirada del mal 22 episodios.   Sep 1995- Jul 1996 .  Cadena: CBS(USA) /TVE (E)

Sinopsis:  Lucas Buck es el sheriff de la pequeña ciudad de Trinity en el estado de Carolina del Sur, que tiene a todo el pueblo sojuzgado bajo sus poderes sobrenaturales, que le convierten en una verdadera encarnación del diablo en la tierra. Corrupto, violador y asesino, la serie se centra en su cruzada particular para recuperar a su hijo biológico y atraerlo a su mundo del mal, frente a algunas fuerzas del bien que intentaran evitarlo en la medida de sus posibilidades.

 

El inicio: Shaun Cassidy fue una verdadera estrella de la música juvenil durante la década de los setenta, en la estela de su hermanastro David Cassidy (Mama y sus increíbles hijos), con un “rock and roll” clásico pero muy edulcorado para encandilar a las adolescentes de todo el mundo, como pueden ver en el primer vídeo grabado en el mítico “Aplauso”  de las tardes sabatinas de TVE

Pasada su fama efímera como ídolo juvenil, Cassidy decidió pasarse al teatro musical, donde estuvo toda la década de los ochenta interpretando diferentes papeles en Broadway, que compatibilizaba con algunas series juveniles televisivas como los “Hardy Boys” basadas en las conocidas novelas de misterio juveniles.

A principios de los años noventa decidió reinventarse e iniciar una carrera como guionista. A través de su amigo, el productor y director de películas de terror Sam Raimi, supo que la CBS estaba buscando ideas para alguna serie de terror con toques sobrenaturales, para contrarrestar el éxito que estaba teniendo “Expediente X” en la cadena rival FOX.

Cassidy se puso manos a la obra y se centró en diseñar la serie en torno a un personaje despreciable y abyecto como el sheriff de una ciudad pequeña  que con sus poderes terrenales y sobrenaturales tiene completamente aterrorizada a su ciudad, un encantador sociópata fascista como lo definió el propio creador.

El piloto lo vendió a través de los productores Sam Raimi y Robert Tapert (Xena, Spartacus, Ash vs Evil Dead) a la cadena CBS, con la que estaban trabajando en las primeras películas de Hércules, que posteriormente dieron al paso a serie.

A pesar de las reticencias de algunos directivos, el presidente de la cadena apostó personalmente por la serie y la incluyó en su programación otoñal, para emitirla los viernes en un horario menos proclive a tener grandes audiencias iniciales y darle cierto tiempo para desarrollar la historia que promocionaron con el siguiente trailer, recibido con excelentes críticas.

Shaun Cassidy ha seguido trabajando como creador y productor en multitud de series ( Caso Abierto, Invasion, The Agency) y en la actualidad va a estrenar “Emerald City” , una serie fantástica inspirada en el Mago de Oz.

La trama: La característica principal y singular de “American Gothic” era tener como protagonista a un sheriff Lucas Buck, que era la encarnación del diablo y que no paraba de hacer el mal a todos sus conciudadanos y en especial a los transeúntes que caían por su ciudad, para evitar diezmar el reparto principal con demasiada rapidez.

Su principal objetivo en la vida era captar para su lado oscuro a su hijo biológico Caleb, aunque el hecho de ser fruto de una violación del sheriff a su madre, cosa que el chico desconoce, no le iba a ayudar en su tarea. La madre de Caleb se suicidó poco después de dar a luz y quedó al cuidado de su padre y su hermana mayor Merlyn.

Los sucesos de la serie se inician el día del décimo aniversario de Caleb, con el sheriff irrumpiendo en su vida de forma virulenta, rompiéndole el pescuezo de forma literal a su hermana Merlyn y acusando del crimen a su padre, al que mata en la celda disimulándolo como un suicidio, dejando a Caleb huérfano, como primera parte de su plan para recuperarlo.

En el siguiente vídeo, pueden ver a la actualmente famosa y galardonada Sarah Paulson, en su primer papel importante, como el fantasma de la hermana Merlyn, guía de su hermanito Caleb.

Ya se pueden imaginar en estos momentos que semejante premisa ahuyentaba de buen principio a los espectadores mas conservadores y religiosos estadounidenses que no iban a tolerar de ninguna de las maneras ver algo con el diablo como protagonista absoluto de la serie y que encima tenía las de ganar en todo momento, con promociones como la siguiente.

La serie iba desarrollando los intentos de captación del sheriff hacia su hijo, que solían cobrarse muchas victimas colaterales, tanto en los habitantes del pueblo como sobre todo en los visitantes que eran el blanco preferido al quedarse en medio de los dos bandos que se formaron en el pueblo.

Por un lado teníamos al sheriff que hacia y deshacía a su antojo, que contaba con los apoyos de la maestra del pueblo, una mujer misteriosa con la que mantenía relaciones esporádicas, y su ayudante en la comisaria, un personaje completamente aterrorizado por el poder del sheriff, y que se veía obligado a tapar de forma legal todas sus fechorías.

En el lado del  bien, teníamos al chico, Caleb, ayudado por el fantasma de su hermana, su prima periodista que intenta desenmascarar al corrupto sheriff, mientras intenta proteger al chaval, y por último el doctor del hospital que es el único que se enfrenta de manera mas o menos abierta al diablo con placa.

La crítica recibió  la serie de una manera entusiasta por la originalidad de la propuesta y rápidamente se convirtió en una serie de culto para los reducidos grupos que la acogieron como su nueva serie preferida, pero el gran público ni se acercaba a la misma, lo que derivaba en unas audiencias muy bajas.

“American Gothic” siempre me pareció una serie fascinante tanto por su premisa con el diablo como centro de las operaciones, como por su desarrollo lleno de giros y sorpresas, en las antípodas de la corrección política imperante, a pesar de que con el paso de los capítulos, cada vez mas cometían el error de revertir una situación complicada al estatus inicial, por arte de birlibirloque y en una sola escena. para seguir estirando la trama lo máximo posible.

En el aspecto positivo tenemos un elenco de actores muy prometedor , que como podrán ver en el próximo apartado, todos se han convertido en caras frecuentes y muy conocidas en nuestras pantallas hasta el momento actual, lo que la convierte en una serie que ha ido ganando prestigio con el paso de los años.

Su principal defecto fue su apuesta por un planteamiento que no era el apropiado para los públicos mayoritarios de una cadena generalista y que en el nicho de una cadena de cable, habría encajado mucho mejor, pero las opciones a mediados de los noventa eran limitadas, y la apuesta les salió rana.

“American Gothic” es una de esas series que me encantó en su momento cuando la compró nuestra televisión pública para emitirla de madrugada, en un horario que era el ideal para disfrutar de esa lucha sin cuartel entre el demonio y sus enemigos, con una estética de la que muchas series actuales de terror le son deudoras de forma absoluta.

Los actores:
Gary Cole es una cara inmensamente conocida por todos los seriéfilos que lo reconocerán por cualquiera de los papeles que ha interpretado durante los últimos treinta años, incluyendo papeles de cierta relevancia en grandes series como “The West Wing”, “Veep” o “The Good Wife”.

Su prolífica carrera despegó a finales de los ochenta cuando protagonizó una serie “Midnight Caller” en la que encarnaba a un locutor de radio que resolvía los delitos que le llegaban a través de las llamadas de sus oyentes.

Su papel como Lucas Buck ha sido el mas difícil de su carrera y a pesar de ser un gran admirador suyo, nunca me ha parecido su mejor papel, excepto en los primeros episodios donde estaba magnifico. Por desgracia, la evolución de su  personaje ablandándolo e intentando hacerlo más asequible a todos los públicos, lo fue convirtiendo en caricaturesco y a Cole se le fue yendo el personaje en esa transformación, lo que no deja de ser una pena.

Las grandes revelaciones de la serie fueron los dos actores elegidos para interpretar a los hermanos Caleb y Merlyn Temple, Lucas Black y Sarah Paulson. Black se había destacado como un muy interesante actor infantil en la película “The War” con Kevin Costner, y les faltó tiempo a los productores para ofrecerle un papel muy complicado, como un niño que ha sufrido grandes perdidas familiares que solo son el inicio de sus males. Black tiene una mirada magnética y unos gestos contenidos ideales para el papel, como demostró posteriormente en la película de Antonio Banderas “Crazy in Alabama”.

No ha tenido grandes problemas en su paso a la madurez, para seguir trabajando como actor, y prueba de ello, es que engrosa cada semana un buen cheque por aparecer en la tercera secuela de NCIS, la de Nueva Orleans, en un papel muy por debajo de sus posibilidades pero extremadamente lucrativo.

La carrera de Sarah Paulson empezó con este papel a los 21 años de edad, y a pesar de aparecer siempre como fantasma con un halo blanco, transmitía una fuerza que hacía presagiar grandes cosas. De todas maneras fue tirando en papeles pequeños hasta conseguir destacar en “Jack & Jill”, ¨Nip/Tuck¨ y sobre todo en “Studio 60 on the Sunset Strip¨, con una fama que solo ha ido creciendo hasta llegar a la actualidad con las antologías de “American Horror Story” y “American Crime Story” de su gran amigo Ryan Murphy del que se ha convertido en su gran musa.

Paige Turco, que interpreta a la periodista Gail Emory, es otro rostro habitual en nuestras pantallas, con una carrera que empezó como protagonista humana de las dos secuelas de las películas de las Tortugas Ninja, que no es que sea un inicio para tirar cohetes. Con este papel enderezó su carrera y la enfocó hacia papeles dramáticos, como los que ha tenido en multitud de series como “NYPD Blue”, “The Agency” o “Big Shots”

Recientemente la hemos  visto en un papel robaescenas en “Person of Interest” y sobre todo en la gran serie de ciencia-ficción “The 100” como la madre de la protagonista absoluta de esta epopeya fantástica.

Brenda Bakke, daba vida a la maestra del pueblo Selena, la principal aliada del sheriff en mantener el pueblo a raya, en la mejor interpretación de su oscura carrera, como un personaje frio, enigmático y manipulador con su propia agenda capaz de colaborar hasta con el diablo.

A pesar de ser de las mejores actuaciones del reparto, su carrera no despegó tras la serie y nunca ha pasado de papeles secundarios cada vez mas escasos en series y películas, hasta acabar en culebrones de tercera división para pagar la hipoteca.

Jake Weber es el doctor Matt Crowler, un medico que llega al pueblo huyendo de su pasado, y del que se pueden imaginar que el diablo lo va a destapar en un periquete. Weber es un actor interesante, al que le costó Dios y ayuda arrancar su carrera, que empezó con pequeños papeles secundarios en series y películas, hasta conseguir este doctor que marcó un punto de inflexión en su carrera, aunque le duró poco, porque fue el sacrificado por la cadena cuando buscaba mas atractivo en el lado del bien.

Su despegue lo consiguió en la serie “Medium”, como sufridor y paciente marido de la protagonista, tras la que ha ido enlazando papeles recurrentes en “Tyrant” o “Hell on Wheels”.

La especialización del gran secundario que es Nick Searcy, en papeles de servidor de la ley empezó en esta serie, “American Gothic” ,donde hacía del asustado ayudante del sheriff, y fue elegido porque se rodaba en su estado natal de Carolina del Norte.

Tras la serie ha ido enlazando papeles de policía o agente federal en diversas series como “Seven Days” hasta llegar a su mejor papel como el agente federal Art Mullen, el jefe de Raylan Givens, en la joya que ha sido “Justified” y que va a suponer la cima de su carrera como actor.

El final:
La violencia del episodio piloto, culminando en las muertes espeluznantes de la hermana y el padre a manos del sheriff, puso en pie de guerra a los sectores mas reaccionarios, blandiendo la espada de la corrección política y sobre todo religiosa, lo que asustó y mucho a los nuevos responsables de la cadena CBS, la más conservadora de las grandes cadenas estadounidenses.

Les faltó tiempo a los neoejecutivos de la CBS para proclamar su arrepentimiento de haber encargado una serie con el diablo de protagonista e intentaron de forma infructuosa edulcorar las tramas, o por lo menos introducir una figura del bien tan potente como la del mal, por lo que cambiaron al doctor del hospital por otro actor más atractivo e imponente como figura del bien.

Pero el pánico ya se había apoderado de ellos y empezaron a emitir los episodios fuera de orden, buscando maximizar las audiencias en periodos determinados, con los capítulos que consideraban mas adecuados para cada época. Dicha decisión fue la puntilla para una serie con bastante continuidad, porque los muy chapuceros no se dieron cuenta que había personajes secundarios que morían y resucitaban en base al desorden de la emisión y las audiencias se hundieron de forma irreversible.

El desastre fue de tal calibre que dejaron cuatro episodios desordenados sin emitir, y el final lo dejaron en un cliffhanger de aupa, que había sentado unas bases excelentes para la continuidad de la serie, a pesar de que su cancelación se veía venir desde hacía tiempo.

Por lo menos en los pases en nuestro país y en el resto de los países y en las ediciones en DVD, los episodios se emitieron en orden y no nos destrozaron la emisión como hicieron en los EEUU. Para cerrar este apartado les dejo con esta promoción de su estreno en la cadena británica ITV

Epilogo:
No se confundan por el estreno de una serie con el mismo nombre, porque no tienen nada que ver ni en argumento ni en la historia, y por lo que he podido comprobar, no le llega ni a la altura del zapato en cuanto a calidad a la serie del siglo pasado.

Si disfrutan con las series de terror clásicas que suceden en comunidades pequeñas con el mal como protagonista principal, les recomiendo que se adentren por las escabrosas calles de Trinity, donde detrás de cada casa, tenemos secretos ocultos de lo más inconfesable como “American Gothic”, nos mostró en la escasa temporada que duró en emisión

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Ver Post >
Quantico: Muchas series en una, pero no vale la pena ninguna
img
Lorenzo Mejino | 28-06-2016 | 23:12| 0

Quantico es la serie que en esta temporada ha sido la continuadora del fenómeno que supuso “Empire” el año pasado, y del que les hablamos en la entrega del pasado miércoles. Grandes expectativas creadas a partir de unos trailers y unas promociones espectaculares, un piloto a la altura de lo que se esperaba, para irse diluyendo como un azucarillo en ácido sulfúrico, con el paso de los episodios, para llegar renqueante a un final de temporada, donde solo los mas fieles o los que planchan mucha ropa, han podido llegar.

Las audiencias han sido desertando al mismo ritmo que la serie perdía su identidad, acabando con unas cifras bastantes pobres para las esperanzas que la cadena ABC había depositado en ella. Por todas estas razones y aprovechando el estreno en abierto en Cuatro como relleno veraniego, consideramos que es una excelente oportunidad para analizar las causas del descalabro de los agentes de la academia del FBI.

Ficha: Quantico 22 ep +.   Sep 2015-   Cadena: ABC( USA)/AXN /Cuatro (E)

Sinopsis: Alex Parrish es una muy prometedora agente recién graduada de la academia del FBI en Quantico, que se convierte en la principal sospechosa de un sangriento ataque terrorista que causa numerosas víctimas en la Estación Central de Nueva York.

La serie desarrolla la historia en el pasado de Alex Parrish desde su incorporación a la academia y en paralelo nos muestra sus esfuerzos para esclarecer la realidad del atentado terrorista y limpiar su nombre como sospechosa del atentado

El inicio: Joshua Safran es un productor basado en Nueva York que se curtió durante todo el largo recorrido de “Gossip Girl”, donde debutó como guionista raso y fue ascendiendo hasta convertirse en productor ejecutivo en las dos últimas temporadas, que no fueron precisamente las mejores de la longeva serie.

Su siguiente paso fue convertirse en el showrunner de la 2T de “Smash”, donde intentó sin mucha suerte, recuperar las audiencias de los capítulos iniciales de la serie, por lo que fue cancelada al final de ese año.

Con este bagaje, Safran pensó que era el momento de desarrollar sus propias ideas y pasar al campo de la creación de series. Su primera idea fue hacer alguna cosa en relación a los atentados del 11-S, que vivió en Nueva York y que le marcaron profundamente, y enfocarlo hacia el terreno de las diferentes fuerzas de la ley.

El punto clave para Safran fue la presencia de un familiar cercano que le descolocaba profundamente, porque o era un mentiroso patológico o había trabajado toda su vida en una agencia del gobierno, pero era imposible saber si las cosas que decía eran verdad o mentira y la ansiedad que le causaba ese falta de confianza en su familiar, le sirvió para modelar el personaje central de la serie.

Con esos mimbres, Safran escribió el piloto, con un concepto muy claro de la escena que debía abrir la serie, con la agente Parrish, saliendo de los escombros producidos por el atentado y completamente desorientada, y construir la historia hasta y desde ese momento.

El piloto convenció al megaproductor Mark Gordon, que se lo vendió sin mayores problemas a la cadena ABC, para producirlo, cuando sugirieron de forma sutil la presencia de la actriz hindú Priyanka Chopra, toda una megaestrella en su país natal, como la protagonista de la serie, al haber firmado un contrato con ella, para asegurarse sus servicios en alguna serie y ¨Quantico¨ parecía el vehículo ideal para que se luciera.

La serie se estrenó en Septiembre de 2015, precedida de una gran promoción con un trailer tan espectacular como el siguiente

La acogida del episodio piloto tanto por la crítica como por el público fue excelente, tanto por el potencial de la idea como sobre todo por el enorme carisma de la protagonista Priyanka Chopra, que se convirtió en la primera mujer asiática en protagonizar un drama en una gran cadena USA, como explica en el siguiente vídeo en el que hablan sobre las interioridades de la serie

La trama: La serie juega desde el principio con dos líneas temporales principales, que transcurren a diferentes velocidades y que deben confluir en el impactante momento inicial de la serie, con el atentado terrorista que pone los relojes a cero de la serie y que se reparten aproximadamente a mitades iguales el tiempo en pantalla.

La historia empieza con la llegada de Alex Parrish y el resto de cadetes de su promoción a la academia del FBI en Quantico, donde van a iniciar una durísima instrucción durante veinte semanas que los va a convertir en agentes federales, si consiguen superarla.

El grupo de cadetes es variopinto y de todas las razas y credos, desde una acaudalada rubia sureña, hasta una musulmana conservadora pasando por un judío y un pícaro caradura, ademas de otros más secundarios, que deben ir superando las diferentes fases de la instrucción, bajo las ordenes de sus dos supervisores, como pueden ver en el siguiente trailer.

En el tiempo presente, todo se inicia tras el atentado, con muchos de los personajes de la academia en sus nuevas posiciones, algunos dentro y otros fuera del FBI, con sus historias que iremos descubriendo a lo largo de la serie, pero se centra sobre todo en la lucha de Alex Parrish, por limpiar su nombre, evitando ser detenida mientras investiga por su cuenta lo que ha pasado.

De esta manera cada semana teníamos avances en la investigación actual, mezcladas con un aspecto de su instrucción que era presentado al inicio del episodio y que debían superar satisfactoriamente, siempre bajo la espada de Damocles de su expulsión de la academia. Ni que decir que la parte académica no era lo único que pasaba en la academia, sino que las relaciones amorosas o de odio entre compañeros, empezaron a jugar un papel importante como pueden ver en el calentón del siguiente vídeo

En su huida continua, Alex no duda en recurrir a todas las técnicas que ha aprendido durante su instrucción para conseguir sobrevivir, incluyendo como no, la seducción como pueden comprobar en el siguiente vídeo

“Quantico” tiene una estructura muy ambiciosa y compleja, con muchos personajes interaccionando en diferentes lineas temporales y buscando sorprender con continuos giros y sorpresas al espectador en un relato ampliamente serielizado.

El problema es cuando toda esa complejidad y ambición se presenta de una forma confusa y abigarrada al espectador, que lo único que tiene claro es que los guionistas no han sido capaces de salir indemnes del jardín en que se han metido.

Un síntoma evidente del problema se observa en el gran numero de posibles series que conviven en cada episodio, que por si solas podrían haber tenido un buen recorrido, pero que todas juntas acaban anulándose mutuamente

De esta forma hemos podido identificar una serie centrada exclusivamente en la academia y su instrucción, otra serie basada en el tiempo presente y el atentado terrorista, otra centrada en el personaje de Alex Parrish y su entorno personal y familiar, otra mas en el caso de las dos gemelas musulmanas que se intercambian los papeles infiltrándose en una célula terrorista, y por no extenderme mas, una última con los secretos familiares de la rubia Shelby.

Probablemente yo  habría tenido más interés en solo  una de estas historias bien desarrollada y con potencial que en el batiburrillo en que se fue convirtiendo la serie, con una atención especial en lo negativo, en las historias de la academia que lastraban toda la serie.

El planteamiento de la instrucción semanal de la academia era cansino y repetitivo, por la continua amenaza de expulsarlos cada semana de la academia si no lo superaban, pero si expulsaban a alguien volvia a entrar de nuevo en la academia, como si fuera la liga de baloncesto de la ACB en la que nunca baja nadie y siempre siguen los mismos.

A la tercera que expulsaban a un cadete y era readmitido con la excusa más peregrina, dicha trama perdía tensión, mas cuando sabíamos quién seguía en el futuro o no, por lo que el único aliciente era ver las habilidades de Priyanka Chopra en cualquier situación, como pueden ver en el siguiente video.


El tinglado empezó a hacer aguas a partir del quinto o sexto episodio, pero se aguantó mas o menos hasta la mitad de la temporada, donde se resolvió parcialmente el tema del atentado inicial, de una forma harto chapucera debo añadir y donde se hacía evidente la gran descompensación del reparto, curiosamente con unas actrices mucho mejores y mas interesantes que el reparto masculino, que se hundía sin remedio en la mediocridad.

La pausa le sentó fatal, porque la segunda parte fue a peor desde el principio, con el añadido de unos cuantos reclutas más con frase, como si no tuviéramos bastantes, y unas conspiraciones en el tiempo presente que daban más bandazos que un camión articulado con todas las ruedas pinchadas.

Por muchos esfuerzos que realizara el espectador era imposible encontrarle cierta coherencia al lío argumental que veíamos en la pantalla, con el abandono masivo de espectadores decepcionados por lo que veían.

La serie cumplió con su promesa de cerrar las tramas en su 1T, pero sin que las revelaciones que hacían al final, no levantaran mas sorpresa que un lacónico “¡Ah, al final era ese/esa!”, clara señal que nos importaba un pimiento quien era el responsable final del atentado, tras marear la perdiz durante todo el año.

No deja de ser una lástima que una serie que empezó de una manera de lo mas entretenida se perdiera por mil y un vericuetos, que en mi caso tengo que agradecerle porque me permitía hacer las tareas del hogar de manera simultanea, sin ningún remordimiento por lo que podía perderme al no estar plenamente concentrado en las historias de esos agentes y cadetes.

Los actores:
Priyanka Chopra es el alma y protagonista absoluta de la serie y tengo que reconocer que ha sido una buena elección porque destila carisma y magnetismo por todos los lados, siendo la mejor de la serie sin ninguna duda y justificando toda la inmensa fama que tenia en su país natal, India, y por ende en el resto de Asia, gracias a sus taquilleras películas de Bollywood.

De todas formas, no debemos olvidar que su desembarco y conquista del mercado americano ha sido una cuidadosa operación de marketing muy bien diseñada desde hace tiempo, donde su faceta musical fue la encargada de abrir el terreno, con la colaboración del ubicuo Pitbull, que se apunta siempre a un bombardero, con el siguiente vídeo que allanó su entrada a lo grande con la serie.

Jake McLaughlin interpreta a Ryan Booth, un agente del FBI que realiza múltiples misiones y que se convierte en el principal interés del amoroso de la protagonista. Su papel es una buena definición de los tumbos que va dando la serie y el pobre hace lo que puede para hacer creíble un personaje que los guionistas se empeñan en hacer risible.

McLaughlin fue un militar condecorado durante buena parte de su juventud y al licenciarse, consiguió un papel en la película “En el valle de Elah”, principalmente porque el director Paul Haggis, buscaba veteranos militares con ciertas dotes para la actuación, posteriormente estuvo en la serie “Crash” del propio Haggis, y en la interesante “Believe” de Alfonso Cuarón, rápidamente cancelada.

El papel de los dos veteranos supervisores de los cadetes en la academia recayó en dos actores curtidos en mil batallas, Anjuanue Ellis como Miranda Shaw, la subdirectora de la Academia y directora del programa de formación y Josh Hopkins como Liam O’Connor un agente experimentado que ha sido degradado a dar clases en la academia.

Ellis es la que está mejor de ambos en la serie, donde parece que reafirma que su carrera por fin sale de la oscuridad en que ha estado sumida desde hace veinte años, como nos demostró con su papel protagonista en “The Book of Negroes”, una miniserie que protagonizó a principios de 2015 y que le dio varios premios que ha podido  confirmar en “Quantico”

En cambio Josh Hopkins fue un claro error de casting, porque es un buen actor para las comedias ligeras y para hacer de galán como hizo en “Cougartown” o “Ally McBeal” pero es demasiado blando y suave para los papeles dramáticos y en este caso se ve totalmente desbordado por las necesidades de su papel y sin una copa de vino en la mano, sus carencias dramáticas se hacen mas evidentes.

Otro aspecto positivo de la serie son las dos actrices que encarnan a dos cadetes de la academia, Johanna Braddy, como la rica rubia sureña Shelby y sobre todo la actriz palestina Yasmine Al-Masri como las gemelas Nimah y Raima Amin

Al-Masri consigue una buena doble actuación como dos gemelas bastante diferentes con las dificultades que ello conlleva, tras haber hecho toda su carrera en Francia, interpretando películas tan interesantes como “Caramel”. En su segunda serie en los USA (la primera “Crossbones” casi mejor que la borre del curriculum), ha conseguido destacar y convertirse en una de las favoritas del público.

Algo parecido le ha sucedido a Johanna Braddy, que tuvo una carrera irrelevante hasta tener un papel memorable en la 1T de “UnReal”, como una de las aspirantes a llevarse al soltero de oro, que en su caso lo consiguió en la realidad al acabar comprometida con el actor que lo interpretaba Freddie Stroma. De origen sureño Braddy no tiene mayores problemas para interpretar un papel que le viene como anillo al dedo.

Mas turbio es el panorama para los otros protagonistas masculinas, que son Graham Rogers ( der) que interpreta a Caleb Haas, un niño de papa, bastante malcriado y borde y Tate Ellington, como Simon, un enigmático cadete de origen judío con uno de los arcos narrativos mas inverosímiles de la serie.

Ambos no hacen absolutamente nada para ser recordados, en especial Rogers que sigue en su linea de nulidad total en todos los papeles que le he visto desde “Revolution” hasta la insufrible “Resident Advisors”, Ellington está algo mejor en el primer papel que le puedo recordar, a pesar de una carrera con muchos títulos, entre los que puede contar ser carne de zombies en “The Walking Dead”

Epilogo:

La serie se estrenó en nuestro país con gran celeridad y una buena promoción en los festivales otoñales de series por parte de la cadena AXN, que apostó fuerte por la serie por promociones como esta.

Quantico es una serie engañosa, porque el piloto promete mucho mas de lo que acaba proporcionando, pero en estos tiempos donde la primera impresión es lo único que cuenta para muchas personas, jugaron bien su baza y luego fueron viviendo del cuento hasta el final. La 2T va a ser su prueba de fuego, porque como no remonté mucho artísticamente, me parece que no va a durar mucho mas en antena, ustedes tienen la oportunidad de comprobarlo en abierto, y como siempre la última decisión en suya.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Ver Post >
Sobre el autor Lorenzo Mejino
Las nuevas tecnologías han cambiado la forma de ver la televisión. Series para gourmets nace con la pretension de ayudar a personalizar su menú televisivo en lo que hace referencia a las series de TV. Analizaremos series actuales, novedades, pequeñas joyas olvidadas y series clásicas dando nuestra opinión personal sobre el nuevo formato de oro del siglo XXI.

Otros Blogs de Autor