Diario Vasco

img
El prisionero: El primer gran final polémico de la historia televisiva
img
Lorenzo Mejino | 23-04-2015 | 22:56| 0

Los finales de las series televisivas son sometidos en la actualidad a un escrutinio y análisis que en algunos casos roza la paranoia, en especial si el resultado no colma las expectativas que la mayoría de sus fans habían depositado en el mismo, con el polémico final de “Perdidos” o “Como conocí a vuestra madre” como mejor ejemplo de desatar pasiones encontradas como reacción al final que los productores han decidido como final de su proceso creativo.

Pero no se crean que este es un fenómeno exclusivo de los últimos tiempos, ya que hoy vamos a analizar el caso de una serie, “El Prisionero”, que alcanzó una enorme popularidad en todo el mundo a finales de los años sesenta, incluyendo nuestro país y cuyo último episodio desató oleadas de indignación en el Reino Unido, colapsando la centralita de la BBC, e inundando de cartas al director a todos los diarios, incluyendo las hojas  parroquiales.

Una historia futurista e innovadora que capturaba al espectador desde el principio, con una estética visual y una calidad de producción apenas vista hasta ese momento con un héroe que sufría enormemente en cada capitulo en sus vanos intentos de escapar de la aldea donde estaba prisionero, se convirtió en una obra de culto, solo empañada por el final que analizaremos en profundidad en este articulo del recuerdo de cada viernes.

Ficha: El prisionero (The Prisoner) 17 episodios.   Sep 1967-Feb 1968. ITV (UK)- la 1 (E)

Sinopsis:  Un agente secreto británico del que no se nos revela el nombre, decide dimitir y abandonar su puesto, con la intención de huir del país de forma inmediata. Sin embargo es capturado y sedado en su casa, despertándose en un pueblo en apariencia apacible e idílico pero donde va a ser confinado sin posibilidad de escapar, siendo reducido a un mero numero, “el numero seis”.

La fascinante cabecera, explica en menos de dos minutos la premisa de la serie de forma sucinta pero completamente inteligible para todos

El inicio: Patrick McGoohan era un actor muy famoso en todo el mundo a principios de los sesenta gracias a su papel principal como el agente especial Drake en la serie “Danger Man”, que aquí fue conocida como “Cita con la Muerte”.

Hacia 1966, McGoohan que se había convertido en toda una estrella y un divo, comunicó a la cadena ITV, su intención de dejar el personaje de Drake porque estaba cansado del mismo y quería hacer otras cosas, pero Lew Grade el presidente de la cadena, intento disuadirle, ofreciéndole carta blanca para un proyecto personal para seguir con ellos.

McGoohan, contactó con un guionista de su serie George Markstein (derecha), para escribir  y diseñar de forma conjunta una serie para su exclusivo lucimiento

Markstein recordó una historia de la segunda guerra mundial, donde algunos espías enemigos eran internados en un pueblo artificial escoces cerrado y sin posibilidad de escape y decidió adaptar la idea a la época de la guerra fría, internando a un agente secreto que abandona su cargo, pero peligroso por sus conocimientos en un entorno hipercontrolado para seguir sus pasos.

El concepto entusiasmó a la ITV que les encargó una primera temporada que querían que fuera lo mas larga posible para poder vendérsela a la CBS americana y entre los siete que querían los creadores y los 36 de la CBS, acabaron pactando un termino medio entre 16 y 22 dependiendo de las audiencias.

El estreno fue un enorme éxito de crítica y público, ante una serie que era diferente tanto desde del punto visual como sobre todo argumental a todo lo que se había visto en ese momento, con ese tono moderno-futurista  que se convirtió en una de sus señas de identidad. El trepidante trailer fue un buen cebo para captar a los espectadores ademas de la fama del propio McGoohan.

La trama:
Una vez establecida la premisa que era repetida en cada ocasión en los títulos de crédito, la trama se desarrolla de forma integra en la aldea donde esta confinado el prisionero. Los primeros episodios giran sobre su adaptación a su nuevo entorno, donde su rebeldía y ganas de escapar, se ven contrarrestadas por la apatía y conformidad del resto de los habitantes resignados a su destino y a pasarlo de la forma mas placida posible.

En sus primeras indagaciones, va a entrar rápidamente en contacto con el elemento mas característico de la serie una bola gigante de plástico a la que llaman Rover (aunque para mi siempre fue “La Bola”)que es la encargada de mantener a raya todos los intentos de evasión de la aldea.

El primer contacto del numero seis con la bola es el primer episodio, cuando la ve por primera vez, persiguiendo y sometiendo de forma expeditiva, a una persona non grata para el status quo del lugar

Los episodios giraban siempre en torno a dos ejes principales, en primer lugar descubrir el misterio de quién y porque le había capturado, lo que intentaba averiguar dentro de los confines del pueblo/prisión, interaccionando con el resto de los prisioneros. De ellos solo conocía el numero, como le sucedía a él, destacando su interacción con el numero dos, al que presuponía el líder local del cotarro, pero que en un gag recurrente cambiaba cada semana de personaje y actor.

Por otro lado, el segundo eje eran sus continuos intentos de escapar como sea del lugar, por tierra, mar o aire que acababan ineludiblemente encontrándose con “La Bola”, que siempre acababa restableciendo el orden y frustrando sus tentativas.

Su rebelión se centraba muchas veces en otra de las frases que han pasado a la historia, su famoso “ No soy un numero, soy una persona libre”, que resumía su rebeldía ante la situación que sufría, como pueden ver en el vídeo

La serie fue filmada en un pueblo de la costa galesa, construido exclusivamente para el rodaje, con influencias claras del país de las Maravillas de Alicia, y con un vestuario curioso y atemporal estilo años 20.

La serie se planteaba como una metáfora de que todos somos prisioneros de alguna cosa, que puede ser mas o menos externalizada como esa aldea cerrada, o de nuestros propios miedos interiores y en todos los casos nuestros intentos de escapar determinan gran parte de nuestros actos.

La serie era muy diferente, en primer lugar porque el protagonista no era un héroe que resolvía todos los problemas al final del capitulo, sino que no conseguía escaparse siendo capturado y vuelto al redil, al final de cada capitulo.

La sensación de derrota continua, parecida a los trabajos de Sisifo, la convertía en una serie desasosegante que fue mi primer recuerdo televisivo de ese tipo, de sufrir con el protagonista y con sus intentos infructuosos de escapar, pero su estética futurista de la época y las tramas conspiratorias me compensaban esos malos momentos que pasaba cuando veía aparecer a “La Bola”, mi primer ente maligno infantil.

Al verla bastante pequeñajo, la verdad es que me marcó mucho y es de las series que recuerdo mas nítidamente de mi infancia, precisamente porque era diferente a todo lo demás y contenía imágenes de gran fuerza que se quedaron para siempre en mi subconsciente.

Recuerdo que a mi padre le encantaba, por ese rollo futurista y de espías que eran sus géneros favoritos y la solíamos mirar conjuntamente y casi en solitario, porque el resto de mi familia huía de ese tipo de series, pero tengo que reconocer que mas de una noche me dio pesadillas por la maldita bola.

La serie ha envejecido bastante bien al tener una estética atemporal, e incluso diría que algunas de las cosas que avanzaba la serie ( circuitos cerrados de televisión, tarjetas de crédito, etc), ahora forman parte de nuestro universo cotidiano y se entienden mejor con perspectiva arqueológica que con la futurista de la época, por lo que si desean conocer un pedazo de la historia televisiva, no duden en recuperarla por algunos de los múltiples formatos en que se sigue comercializando y emitiendo.

Los actores: Como hemos comentado, la serie tenia un protagonista absoluto Patrick McGoohan, que junto con Roger Moore ( El Santo) y Patrick McNee ( Los Vengadores), fueron la trilogía de actores televisivos británicos mas famosos de la década de los sesenta. McGoohan nació en Nueva York , pero sus padres volvieron a su Irlanda natal cuando tenía cuatro años, para asentarse posteriormente en Sheffield que es donde creció y se educó.

Empezó a trabajar en obras de teatro, hasta que en 1960 saltó a la fama por “Danger man”, que siguió con este papel, que aunque breve le marcó de por vida. McGoohan estaba excelente como actor en un personaje modelado a su imagen y semejanza y todo un vehículo para su ego que crecía a cada capítulo como un gremlin tras recibir agua.

Su carrera posterior estuvo repartida entre el cine y la televisión, tanto como actor como director, apareciendo en películas como “Fuga de Alcatraz” o en la serie de su gran amigo Peter Falk, “Columbo”, donde siempre encarnaba a los mejores villanos como atestiguan los dos Emmys al mejor actor invitado que ganó gracias a enfrentarse al famoso detective de la gabardina

Su vida siempre estuvo ligada al papel del “Numero seis”, accediendo a autoparodiarse junto con su serie en un capitulo de la enorme referencia cultural que son los Simpsons, con la bola persiguiendo a la pobre Marge, y McGoohan prestando su voz al numero seis, en lo que fue su último trabajo televisivo, hasta su muerte en 2009 a los 80 años.

El único personaje que salía con una cierta frecuencia en la serie era un mayordomo mudo que desesperaba al propio McGoohan que no cesaba de preguntarle cosas sin obtener respuesta alguna, el actor era un maltés llamado Angelo Muscat que seguro recordaran por la foto, pero que poca cosa hizo mas que papeles raros de este tipo, debido a su físico tan peculiar.

El Final:
Patrick McGoohan, visto el éxito de la serie, se convirtió en un divo insoportable, pidiendo toda la atención para él, y entrometiéndose en todos los aspectos de la serie, guiones y dirección especialmente, lo que provoco la salida con cajas destempladas de su co-creador George Markstein que era el que mantenía el tipo argumental de la serie, harto de que se le negara su aportación.

Con la salida de Markstein hacia el episodio 13, la serie pasó a ser dominio exclusivo de McGoohan, que pasó a escribir y dirigir casi todos los episodios restantes, pero con la calidad de la serie resintiéndose de su ejercicio egomaniaco, ademas recibió una oferta suculenta para protagonizar la película “Estación polar Cebra” y decidió apostar por un nuevo juguete, cerrando la serie con premura.

El episodio final “Fall Out”, lo escribió en una semana y con la intención de revelar el máximo secreto de la serie ¿quien era el misterioso numero 1?, que movía todos los hilos, pero el mismo McGoohan que no tenía ni idea de quien iba a ser antes de escribirlo y fue improvisando sobre la marcha y al final tiro por la calle de en medio, con unos veinte minutos finales que reinventan toda la serie, culminando con un plano final de cuatro segundos que desató las iras de los seguidores de la serie.

La reacción fue tan furibunda, que el propio McGoohan se vio obligado a esconderse por las reacciones de la gente de la calle, ante lo que consideraron una auténtica tomadura de pelo, de la que renegó hasta su cocreador George Markstein, por lo que ríanse ustedes del trato a Damon Lindelof, ante los escraches diarios que sufría en su casa Patrick McGoohan.

Personalmente, el final no lo entendí en absoluto y me quedé con pasta de boniato mirando a mi padre, diciendo “Ya está, ¿Todo para esto?”, por lo que muy convencido tampoco me dejo, en especial como final de una serie que me encantaba. El tiempo y alguna revisión posterior ha matizado un poco la reacción, pero me sigue pareciendo chapucero y lo que es peor traicionando toda la esencia de la serie que es lo peor que le puede pasar.

El remake:
Como se pueden imaginar, una serie de culto de estas características no podía escapar a la fiebre de los remakes y en este caso en 2009 la cadena AMC, buscando emular el éxito de “Mad Men”, encargó una miniserie de seis capítulos para recuperar el original británico.

La serie se estrenó en Noviembre de 2009, y a pesar de contar con un reparto de lujo con nombres tan conocidos como Jim Caviezel ( Person of Interest), Sir Ian McKellen, Ruth Wilson (Luther, The Affair) o Hayley Atwell ( Agent Carter) fue un auténtico fiasco

En su momento y con razón fue  masacrada por la crítica, por considerarla muy inferior a la obra de culto que fue la británica, como pueden ver en el trailer de remake.

Si no han visto el original, la verdad es que la miniserie puede colar y se deja ver solo por ver a grandes actores en otros registros lejos de los que por son famosos, ademas de haber sido rodada en los espectaculares paisajes de Namibia, con sus dunas gigantes, lo que le da un punto de exotismo a la serie, pero la verdad es que es muy floja y palidece enormemente comparada con la de los años sesenta.

Epilogo:

El cierre del articulo en este caso, tiene que empezar por mostrarles el precioso vídeo final de los títulos de crédito de cada episodio , con esa bicicleta excéntrica, como símbolo de la serie.

Hoy hemos agitado la colmena de los recuerdos para hablarles de una de las pocas series que han conseguido un estatus de culto durante casi medio siglo, y que se convirtió en su momento en una referencia del genero fantástico en la televisión ademas de las grandes memorias, que como en mi caso, les pueden haber traído estos apuntes sobre “El prisionero”.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Ver Post >
Helix: Un bichito tan pequeño que si se cae de la mesa, se mata
img
Lorenzo Mejino | 21-04-2015 | 23:42| 0

La frase del titular, pronunciada por un Ministro de Sanidad español el año 1981 para explicar la intoxicación por aceite de colza, define perfectamente el tono y las intenciones de la serie de la que les vamos a hablar hoy, Helix, una serie de ciencia-ficción ambientada en lugares remotos que se ven atacados por un virus muy agresivo que diezma la población de esos lugares sin posibilidades de ayuda exterior.

Helix es un producto bastante inclasificable dentro de las series actuales, ya que tiene todas las características de un producto de ciencia-ficción de serie B, pero con una selección musical descacharrante y algunas tramas de vergüenza ajena, lo que la coloca por méritos propios en el pantanoso limbo de los placeres culpables,  desde mediados de la 1T y de donde no se movido hasta ahora.

Por ello finalizada la 2T y disponible íntegra en nuestro país, creo que ha llegado el momento de explicarles como he podido perder el tiempo en semejante producto y encima que me gustara por razones difícilmente argumentables, pero a veces tengo que ser indulgente conmigo mismo y seguro que me lo van a perdonar.

Ficha: Helix 26 ep + Ene 2014 – Syfy (USA) Movistar series (E)
Sinopsis: Un equipo del Centro de Enfermedades infecciosas de Atlanta se debe trasladar a una  base ártica de investigación biológica, para identificar y contener un brote viral que en caso de esparcirse fuera de los confines de la base, puede hacer peligrar al mundo entero. Al llegar a la base, descubren paulatinamente que las intenciones de la empresa propietaria del complejo, no son tan claras como se habían creído al llegar

El inicio: Cameron Porsandeh ( centro ) era un economista que trabajaba en la Reserva Federal de los EUA, y viajaba como asesor por muchos países africanos, donde presenciaba los problemas que algunos virus causaban en la población. Debido a su gran pasión que era la escritura, decidió abandonar su puesto y dirigirse a Hollywood para probar suerte como guionista, con una primera historia en la que un virus mortal se desarrollaba en una base ártica.

Ese primer guión despertó el interés de Sony Pictures que se lo compró, para poder desarrollarlo, para lo que le pidieron a Porsandeh, con quien le gustaría trabajar para poder hacer la serie, y este respondió que Ronald D.Moore (derecha) el responsable de la fabulosa Battlestar Galáctica.

Moore se mostró muy interesado uniéndose al proyecto y trazó con su creador las lineas generales de la 1T de trece capítulos, que les fue encargada de forma directa por la cadena Syfy, que fue la mas interesada en el proyecto.

Para ayudar al inexperto Porsandeh, con las tareas de producción y como showrunner, le asignaron a un veterano como Steven Maeda ( izq), (Perdidos, CSI Miami, Lie to me), para que supervisara toda la serie.

Por razones fiscales, filmaron la serie en Montreal, con gran numero de actores canadienses formando parte del reparto, lo que no deja de ser una manera de abaratar costes y rentabilizar la inversión. La serie se estrenó en Enero de 2014, con un trailer tan sugerente como éste

Las críticas iniciales fueron bastante favorables, centradas en la atmósfera opresiva que creaba un peligro en un lugar remoto e inaccesible, en la estela de películas como “La Cosa” en sus diferentes versiones y si me apuran “Alien vs Predator”, en entornos helados e inhóspitos. El segundo trailer confirmaba esta visión.

La trama: La llegada del grupo de investigadores de élite a la base ártica,marca el punto de inicio de la serie, que desarrolla la acción en trece días consecutivos, correspondiendo a cada uno de los trece episodios.

El doctor Farragut acompañado de sus dos ayudantes intenta hacerse cargo de la situación, especialmente preocupado por el virus que ha contaminado a su hermano que trabajaba en la base. La trama desarrolla la pugna entre los investigadores médicos y la empresa Ilaria propietaria de la base, que desde el principio parece mas interesada en controlar el flujo de información y mantener ocultas sus intenciones, que en contener y curar el virus.

La corta cabecera de la serie con una música tipo bossa nova creada por el compositor alemán Reinhold Heil, ya nos indica de que hay algo raro en la serie

La acción se desarrolla casi exclusivamente en la base, dando se nos van desvelando las intenciones ocultas de Ilaria, como es la creación de armas biogenéticas, para controlar la sobrepoblación de la tierra, pero los experimentos se les van de las manos, con dos variantes del virus, una mortal y sin cura alguna y la segunda que convierte a sus infectados en las cosas que pueden ver en el vídeo, con un fondo musical también muy peculiar

A partir de la premisa, la serie empieza a caminar por las sendas del genero de ciencia-ficción variante terrorífica, con persecuciones, sustos, infecciones , asesinatos y continuos giros y sorpresas que nos permiten ir descubriendo poco a poco las verdaderas intenciones de la malévola corporación Ilaria, con este vídeo, como un ejemplo del tono claustrofóbico de la serie

De vez en cuando se suman agentes exteriores a la fiesta que como se pueden imaginar suelen ser rapidamente engullidos por la vorágine de la base, siendo utilizados como inmejorable carne de cañón, para estirar las historias con nuevos afectados, pero siempre centrados en la historia del virus, como explican sus protagonistas en este video.

La 1T la cerraron de forma bastante expeditiva, pero dejando la puerta abierta para continuar con la historia si era renovada como así fue.
En este caso, decidieron reinventar de nuevo la serie, manteniendo a los protagonistas de la serie, pero enviándolos ahora a una remota isla del Pacifico, lejos de la costa de Seattle, donde otra amenaza en forma de virus mortal se ha desarrollado, como muestra el inquietante teaser de esta temporada

En este caso la comunidad cerrada era una secta con un lider mesianico, y cuyas intenciones olían mas que una nevera repleta tras un año sin corriente y nuestros investigadores se enfrentan a un nuevo caso, pero que logicamente tendrá puntos de contacto con la 1T.

Mientras que en la 1T, la trama se desmadraba de vez en cuando, pero se autorregulaba hasta cierto punto y el ambiente claustrofóbico ayudaba mucho a crear una buena atmósfera, en la 2T tras un inicio prometedor, todo se salió de madre en un mas difícil todavía que degeneraba mas rápidamente que un cuerpo afectado por el virus y que era ideal para tomarse un chupito cada vez que hacían alguna barrabasada, con el riesgo de embriagarse con gran celeridad.

La serie siempre tuvo para mi el atractivo de las películas antiguas de ciencia-ficción de serie B con las que pase mi adolescencia, lo que reforzaba la pobreza de los efectos especiales, y el reclutamiento de algunos actores que parecían recién salidos de compañías de teatro amateur canadienses.

Al no tomármela en plan trascendental, la verdad es que la disfrute bastante mas que algunas personas, que se esperaban algo grande y se llevaron una decepción mas que considerable, pero desde el principio, nunca tuve la impresión de que se tomara muy en serio, acentuada por esa banda sonora de música lounge de los sesenta, que era totalmente contraproducente para crear tensión, pero que acabó convirtiéndose en la seña de identidad mas personal de la serie.

Vista en plan divertimento sin pretensiones, la 1T quedaba muy resultona y con algunas tramas bastante bien resueltas, proporcionando algunos de esos sustos que todo aficionado busca en estas series, pero como ya he avanzado el desmadre de la 2T, es difícil de justificar desde cualquier punto de vista, con unos monstruos que parecían hechos de aquella sustancia viscosa llamada blandi-blub, bastante cutres siendo generosos.

Cuando el principal aliciente era esperar el momento musical desmadrado con el que nos iban a amenizar una escena dramática, la cosa entra de lleno en los placeres culpables, que no es otra cosa que disfrutar con cosas aun a sabiendas que son malas a conciencia desde un punto de vista objetivo y en este sentido, Helix puede que haya sido mi mayor placer culpable en años.

Bajo estos parámetros, no puedo recomendarles semejante esperpento sin advertencias muy importantes sobre su utilización, so pena de perder mi escasa reputación en el sector. Si disfrutan con las películas de terror claustrofóbico y están dispuestos a ser indulgentes en plan rato divertido, la pueden probar porque pueden caer atraídos por las mismas razones que yo, pero objetivamente las tramas tienen mas agujeros que un queso  Emmental.

Los actores:
El único actor reconocible del reparto protagonista era Billy Campbell, que encarnaba al doctor Alan Farragut, el responsable del equipo de investigación. El historial de Campbell como actor (Once and again, los 4400, The Killing)  se notaba cuando estaba en escena, pero nunca ha conseguido ese salto al escalón superior de la fama, debido a elegir bastante mal sus papeles.

Campbell es el único que intenta poner orden y cordura en la 1T, pero en la segunda ni su buen hacer puede salvar a un personaje que se convierte en una verdadera caricatura sin pies ni cabeza.

Su antagonista es el malvado doctor Hatake, director de la base de Ilaria en el Ártico y principal responsable de todo lo que sucede allí y es interpretado por el actor japones Hiroyuki Sanada, que hasta principios de esta década, no había trabajado apenas fuera de su país, donde su gran habilidad con las artes marciales, le valieron muchos papeles de ese tipo, hasta que dio el salto a los EUA, empalmando con secundarios en Lost, Revenge y esta serie

Sanada cumple mas que sobradamente en un papel por debajo de sus posibilidades de malvado científico asiático, donde parece que ha quedado encasillado, pero su papel actual en otro esperpento como es Extant le debería hacer recapacitar sobre el rumbo actual de su carrera.

Cuando el presupuesto aprieta, tienes que contratar actrices de tercera fila como Kira Zagorsky afincada en Canadá, y habitual en las producciones de bajo coste en ese país, en Helix interpreta a la Dra Julia Walker con una historia personal con el lider del grupo.

Zagorsky está como casi siempre que la he visto aparecer por la pantalla, mal, incapaz de transmitir algo mas allá de una cara de susto que es la que me provoca al verla por sus escasas dotes para la actuación.

Las malas noticias siguen con la selección de otro actor indocumentado, el canadiense Mark Ghanimé, como el militar mayor Sergio Balleseros ( sí, sin la t), uno de los refuerzos que llegan a la base con su propia agenda

Desconozco las razones de su elección para este papel, porque tengo que reconocer que no le vi ninguna mas allá de su buena planta y saber empuñar un arma.

Por ultimo mencionar a los secundarios que al final acaban teniendo mas importancia que algunos de los que hemos visto antes, en especial la revelación de la serie, Jordan Hayes ( centro), como la segunda ayudante del Dr Farragut, Hayes era una completa desconocida, que consigue hacer creíble un personaje delirante sobre el papel.

A su izquierda otro canadiense Neil Napier, al que había visto en un desmadre de serie llamado “Bullet in the Face”, que aquí interpreta al hermano del Dr Farragut, Peter, en el personaje mas alucinógeno de toda la serie y con el que el pobre Napier hace lo que puede sin salir muy airoso en esa tarea casi imposible.

Por último mencionar a Matt Long, una incorporación de la 2T, como otro investigador de Atlanta en la isla. Long ha tenido una carrera mas interesante que empezó con una buena serie como “Jack and Bobby” y un papel secundario en “Mad Men”, que no le ha servido para mucho si ha acabado cazando bichitos por la isla, si ya me chirriaba algo en “Mad Men”, imaginense aqui.

Epilogo:
El final de la 2T de Helix, cerró casi todas las tramas, pero dejo la posibilidad de continuar con una nueva historia si finalmente es renovada para una 3T, aunque sus audiencias infinitesimales de esta temporada, no lo hacen demasiado probable.

De todas maneras, creo haber dejado clara mi opinión sobre Helix, mi placer culpable de estos dos últimos años, que por su temática puede interesarles a algunos de ustedes, aunque en este caso y como excepción les puedo adelantar que no admitiré reclamaciones al respecto.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@jefoce) y (@lmejino). Hasta la próxima

Mikel Madinabeitia/ Lorenzo Mejino

Ver Post >
Sobre el autor Lorenzo Mejino
Las nuevas tecnologías han cambiado la forma de ver la televisión. Series para gourmets nace con la pretension de ayudar a personalizar su menú televisivo en lo que hace referencia a las series de TV. Analizaremos series actuales, novedades, pequeñas joyas olvidadas y series clásicas dando nuestra opinión personal sobre el nuevo formato de oro del siglo XXI.

Otros Blogs de Autor