Diario Vasco
img
Fecha: septiembre 14, 2012
El Mentalista: una serie solvente y fiable como el chuletón de toda la vida
Lorenzo Mejino 14-09-2012 | 9:05 | 6

El Mentalista es la demostración palpable de que una idea sencilla, realizada con profesionalidad y solvencia, puede ser un buen producto que nos proporcione un entretenimiento de calidad sin obligarnos a realizar excesivas cábalas mentales. Para muchos telespectadores es el plan ideal al llegar a casa y, en este sentido, el Mentalista cumple con creces estas expectativas. En el post vamos a estudiar las razones del éxito de esta serie.

Ficha: El Mentalista. (The Mentalist), 94+  episodios. Sep 2008-. CBS (USA)  Fox- La Sexta  (E).

Sinopsis: Patrick Jane tiene excepcionales dotes de observación y, después de llevar una vida de superchería como falso vidente, empieza a colaborar con la policía para resolver crímenes con el último objetivo de esclarecer el asesinato de su mujer y su hija a manos de un misterioso personaje llamado John el Rojo, como venganza a una actuación suya cuando ejercía de supuesto vidente.

El inicio: El guionista británico Bruno Heller, después de trasladarse a los EEUU, consiguió su primer gran éxito con la creación de la serie histórica ‘Roma’ para la HBO. Al finalizarla, Heller se propuso crear una serie a imagen y semejanza de algunas series británicas de su juventud como ‘El Santo’ o ‘Los Vengadores’, pero actualizada en el siglo XXI.

Su propuesta fue aceptada de forma casi inmediata por la CBS, y con la elección del protagonista a cargo del  actor australiano Simon Baker sentaron las bases para realizar el episodio piloto y el posterior desarrollo de la serie. En la foto inferior pueden ver a Simon Baker y Bruno Heller en la presentación de la serie.

 

Y en el siguiente vídeo pueden ver un trailer del episodio piloto:

La trama: El esquema de la serie se desarrolla a dos niveles. Por un lado, tenemos el episodio semanal en el que Patrick Jane colabora con sus grandes dotes de observación de los datos mas ínfimos y minúsculos en la resolución de casos criminales con la agencia ficticia CBI (California Bureau of Investigations), bajo la supervisión de una agente al mando y tres ayudantes.

En un segundo plano, tenemos la trama subyacente en la que Patrick Jane, totalmente obsesionado por el asesinato de su mujer y su hija por parte de un asesino en serie, a causa de una bravuconería cuando ejercía de falso vidente, intenta descubrir la verdadera personalidad del asesino de su familia. Este elemento no tiene continuidad en cada episodio de la serie, pero suele tomar importancia durante unos cinco o seis episodios al año, que son suficientes para mantener la tensión narrativa del misterio central de la serie, sin la necesidad de agotarlo prematuramente.

La fórmula funciona de forma muy eficaz, ya que combina una cierta ligereza en el tratamiento de los casos semanales con una buena dosis de humor y sarcasmo, que es cuando el protagonista muestra sus dotes de pícaro y antiguo embaucador, lo que se contrapone al dramatismo personal que sufre interiormente por la pérdida de sus seres queridos y su sed de venganza.

Por lo demás, los casos se suelen resolver de una manera clásica, como es reuniendo a todos los sospechosos en el lugar de los hechos, lanzando diversas hipótesis para despistar, hasta que Patrick Jane descubre al asesino y los motivos que le han llevado a ello, siguiendo un modelo que hemos visto en muchas series, pero que en este caso sigue funcionando.

Su relación con los compañeros de la agencia policial es mas parecida a la de un adolescente haciendo travesuras, saltándose las reglas para conseguir atrapar al asesino, que no a la de un consultor serio y responsable,  por lo que aprovechando sus avanzadas dotes de persuasión y observación juega sus bazas incluyendo hipnotizaciones para resolver los casos.

Una atención especial merece su relación con su supervisora la agente Lisbon (Robin Tunney), que suele ser la persona que recibe todos los problemas causados por los heterodoxos métodos de su asesor. La verdad es que la pobre no para de tragarse sapos continuamente, defendiendo y justificando las acciones de su díscolo subordinado.

 

En cambio, en su haber tenemos que destacar la química laboral y de respeto existente entre ellos, evitando hasta el momento el recurso manido del enamoramiento de la pareja protagonista (como en ‘Bones’ o ‘Castle’, por ejemplo), comportándose más como una pareja de colegas que no como un futuro interés amoroso, aunque esperemos que en un futuro no caigan en la trampa.

Este asexuamiento de la pareja principal funciona muy bien, debido a que el protagonista  tiene problemas personales por resolver antes de comprometerse de nuevo, y de una manera muy hábil  Bruno Heller deja que las peripecias amorosas las tengan el resto de agentes de la brigada, dejando a la pareja fuera de este campo.

Otro aspecto interesante es el sentimiento de culpa que arrastra Patrick Jane, tanto por toda la gente que ha engañado en su vida, haciendo de falso vidente y basándose en su innegable perspicacia, como por la necesidad de purgar sus pecados, en especial el que causó la muerte de su familia. Por ello, a pesar de su apariencia de serie blanca e inofensiva, El Mentalista arrastra una historia de redención personal que le da una profundidad y unos matices muy interesantes y que son una de las causas de su éxito mundial.

Los actores: Simon Baker es el eje central de ‘El Mentalista’ y nos sería imposible imaginarnos la serie sin su presencia. El actor australiano se luce con un papel a su medida. Por un lado, su apariencia británica destila clase y simpatía a partes iguales, lo que le permite salir de situaciones embarazosas gracias a sus habilidades poco convencionales. Por otro lado, cuando debe mostrar su lado más oscuro con los demonios que le corroen en su interior, se muestra convincente, lo que hace que su personaje sea realmente entrañable y sobre todo que importe a los teleespectadores.

 

 

Simon Baker se trasladó de Australia a los USA a finales del siglo pasado, y empezó a trabajar en papeles secundarios en películas importantes como ‘L.A Confidential’ o ‘Planeta Rojo’, hasta que en 2001 consiguió el papel protagonista de un abogado corrupto castigado a trabajos sociales en la serie ‘El Guardian’, que le colocó en el rádar televisivo. Esta serie se le quedaba pequeña y lo ha demostrado al conseguir este papel, que realmente estaba pensado para él.

En el siguiente vídeo pueden ver una entrevista a Simon Baker sobre su papel:

Su supervisora, la agente Lisbon, lo encarna la actriz RobinTunney, que las ha visto pasar de todos los colores en su dilatada carrera artística, pasando de protagonizar películas de serie B de ciencia-ficción a éxitos cinematográficos de taquilla como ‘Límite Vertical’, pasando por series de televisión de cierto peso como ‘Prison Break’.

 

Su carrera ha sido bastante irregular y la verdad es que ha hecho un poco de todo, por lo que su papel en ‘El Mentalista’ le ha dado una cierta estabilidad. Su papel es el mas desagradecido de la serie, porque tiene que aguantar la presión de sus jefes para resolver los casos dentro de la legalidad, y a la vez controlar a su asesor, que tiene una facilidad pasmosa para irritar a los sospechosos con preguntas y observaciones impertinentes, lo que provoca continuas quejas a sus superiores por parte de los damnificados.

Tunney humaniza su personaje y consigue convertirse en el fiel de la balanza entre la legalidad y los métodos de Patrick Jane y le da una réplica adecuada al personaje central de la serie.

Los tres agentes que conforman el resto del equipo los pueden ver en la foto inferior y son, de izquierda a derecha: Owain Yeoman, Amanda Righetti y Tim Kang.

Owain Yeoman es un actor galés que interpreta al agente Rigsby, un antiguo inspector de incendios bastante tímido que se siente  enormemente atraído por su compañera de trabajo, con la que mantiene una relación que va pasando por diferentes fases a lo largo de la serie. No es un agente muy brillante, pero es trabajador y voluntarioso. Yeoman consiguió su primer trabajo importante en USA en la serie ‘Generation Kill’, y cumple de forma correcta con su personaje.

El papel de la agente inexperta Van Pelt lo hace Amanda Righetti, proveniente de series juveniles tipo ‘O.C’. Su papel es el de la miembro mas joven del equipo, obediente y dispuesta a seguir las reglas, pero que tiene que tomar decisiones en cuanto a su vida amorosa con su compañero de trabajo, y que ve cómo sus relaciones personales se entrometen continuamente en su trabajo.

El papel mas interesante de los secundarios es el agente Kimball Cho, interpretado por Tim Kang, que hasta esta serie aparecía únicamente  como estrella invitada en diversas series de etnia asiática como detective o mafioso a partes iguales. El hierático agente Cho, con un pasado como pandillero juvenil, es el encargado de interrogar a los sospechosos con una seriedad y cara de palo intencionada para conseguir derrumbar al sospechoso y echar luz sobre las pistas del caso. No se relaciona mucho con sus compañeros y es un ávido lector de libros. Es un papel diferente al habitual de este tipo de series, y en eso radica su interés.

Curiosidades: El Mentalista ha finalizado su cuarta temporada en los USA con unos magníficos índices de audiencia, pero en la quinta se va a enfrentar a un cambio de día de emisión pasando del jueves al domingo, lo que siempre puede causar problemas, en especial en las audiencias, por lo que habrá que ver cómo evoluciona el tema.

En el siguiente vídeo pueden ver un resumen de tomas falsas de la serie, lo que siempre ayuda a humanizar a los actores viendo los errores que cometen y los cortes en la acción.

El Mentalista es una serie de la vieja escuela. No hay alta tecnología ni ordenadores superpotentes ni inventos raros, ni trucos de cámara, únicamente los poderes deductivos de una persona, de forma similar a como lo hacía ‘Colombo’ o ‘El Santo’ hace treinta y cinco años. Su éxito mundial demuestra que existe mucha gente que ama la televisión de siempre, y no siente la necesidad de complicarse la vida frente al aparato.

Este segmento de la audiencia es al que va dirigida la serie y tenemos que reconocer que cumple las expectativas de forma impecable. Personalmente, es una serie que me gusta por el desarrollo de la trama principal y por el carisma de su protagonista principal y porque es un complemento perfecto a otras series mas arriesgadas y originales.

En un menú para gourmets sería como un buen chuletón de toda la vida, que si está bien cocinado no nos cansamos jamás de comerlo, además de disfrutarlo en el momento de engullirlo.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestras cuentas de Twitter (@jefoce) y (@lmejino). Hasta la próxima.

Mikel Madinabeitia/ Lorenzo Mejino

Ver Post >
Sobre el autor Lorenzo Mejino
Las nuevas tecnologías han cambiado la forma de ver la televisión. Series para gourmets nace con la pretension de ayudar a personalizar su menú televisivo en lo que hace referencia a las series de TV. Analizaremos series actuales, novedades, pequeñas joyas olvidadas y series clásicas dando nuestra opinión personal sobre el nuevo formato de oro del siglo XXI.