Diario Vasco
img
Fecha: julio 5, 2013
El Santo. El primer gran icono televisivo, lanzamiento de Roger Moore
Lorenzo Mejino 05-07-2013 | 8:05 | 12

En la década de los 60, con la llegada del color a la televisión, el Santo fue sin lugar a dudas, la serie más famosa en todo el mundo, haciendo de su protagonista Roger Moore, un verdadero ídolo para el público.

Su apariencia de playboy irresistible, acompañado de su inteligencia y dotes detectivescas, hacían de Simon Templar un personaje de los mas carismáticos de la historia televisiva. En la prehistoria del medio en nuestro país, consiguió ser una de las series mas admiradas por las familias que se reunían delante del televisor para ver al personaje que todos querríamos haber tenido en nuestras familias, como padre, novio, amigo o amante.

Hoy vamos a retroceder medio siglo y en nuestra entrega nostálgica de los viernes vamos a recordar una serie que marcó una época, El Santo. Y que mejor para empezar, que oír sus notas características y su carátula, con el halo del Santo


Ficha: El Santo (The Saint) 118 episodios. Oct 1962-Feb 1969 ITV (GB) La 1 (E)

 


Sinopsis: Simon Templar, alias el Santo, es una acaudalado playboy británico de la alta sociedad, que tiene como afición resolver misterios e intrigas, casi siempre ayudando a los débiles que suelen ser las victimas de sus casos

El inicio: El Santo era un conocido personaje literario británico creado por Leslie Charteris en los años 1920, y sobre el cual escribió innumerables novelas y relatos cortos, que a veces fueron publicados en revistas y otras en recopilaciones.

Charteris, de raíces chino-británicas, no escribía personalmente todas las historias, sino que actuaba como una especie de editor, dando la idea general y puliendo los textos de otros escritores, su personaje tuvo un enorme éxito y a finales de los 30, se hicieron una serie de películas de serie B, con nada y nada menos que George Sanders, en el papel de El Santo, en el siguiente video tienen una muestra de los inicios audiovisuales del personaje.

A principios de los años 60, renació el interés por el personaje, en especial por parte de Roger Moore que quiso comprar los derechos, pero no pudo, aunque posteriormente se alió con Robert S. Baker, para producir la serie que se estrenó en el año 1962, basada en las muchas historias publicadas por Charteris.

La trama: Los episodios de El Santo eran casi siempre historias sueltas, con Simon Templar como único y exclusivo protagonista, apareciendo en casi la totalidad de las escenas, sin apenas personajes secundarios recurrentes. Esto tiene su lógica, pensando que eran adaptaciones de relatos literarios cerrados sueltos y que se comercializaban en todo tipo de soporte literario

Al principio de la serie, el inicio de cada episodio era un primer plano de Simon Templar, mirando a cámara y explicando sus historias, un precursor evidente del recurso utilizado en la actualidad entre otros por Kevin Spacey en House of Cards.

Siempre indefectiblemente, entra algún personaje en la escena que acaba pronunciando el nombre de Simon Templar, entonces suena la tonada identificadora y aparece el Halo del Santo por encima de Templar, engarzando con los títulos de crédito, el mejor ejemplo en el video

Mas adelante y con la llegada del color, se pasó a una narración en off, pero manteniendo siempre la aparición del halo, en cuanto alguien pronunciaba su nombre como hecho más característico de la serie.

Desde el punto de vista narrativo, Simon Templar era el héroe perfecto, rico, atractivo, elegante, mujeriego y que además nunca se equivocaba en sus deducciones, con un gran paralelismo, con su gran rival en la ficción James Bond. En este sentido en el siguiente video, vean como hacen una cierta parodia con una mujer que se queda embobada ante el, creyendo que era James Bond

Después de la escena inicial, se nos presentaba el caso semanal, que podía ser un misterio, una intriga o incluso temas de espionaje, ya que todo lo podía resolver el Santo. Generalmente solía ayudar a los pobres y desvalidos contra las injusticias de los poderosos, a los que ayudaba a desenmascarar, pero al no ser ni un policía ni un detective iba por libre, por lo que costaba de encasillar en cuanto a los casos que debía resolver.

El 100% de la serie era el carisma de Roger Moore que encandilaba al publico, con su porte, elegancia y dotes de seductor, y con un coche clásico su Volvo P1800, con su matricula personalizada ST1, las iniciales de Simon Templar, pero también el acrónimo ingles de Santo, de ahí el nombre de la serie. Como me consta que tenemos algún acérrimo seguidor de este tipo de vehículos en el blog, aquí tienen un video de El Santo conduciendo su vehiculo, en un montaje de las mejores escenas.

La serie no sufrió apenas variaciones en sus seis temporadas, y el cambio mas relevante fue cuando pasó de emitirse de blanco y negro a color, que fue otro repunte de la misma, al ver todo el lujo de la serie en sus colores naturales.

La serie fue vendida a los USA, donde fue un enorme éxito y a todo el mundo, incluido nuestro país, donde tuvo una fama increíble, viendo todo ese lujo británico, mientras nosotros hacíamos lo que podíamos con series como Plinio, Séneca o la ínclita Crónicas de Un Pueblo, comprenderán las jóvenes generaciones, que alucinábamos en colores viendo a Simon Templar el lado de bellezas despampanantes en el tardo-franquismo.

La serie totalmente blanca, con un protagonista que siempre tenía un comportamiento exquisito, un autentico dandy, aderezado con algunas notas de humor ingles, y evitando la violencia demasiado explicita, básicamente para no ensuciarse demasiado las manos, si con el ingenio y la destreza, conseguía resolver sus casos.

Esta serie fue la que creó mis primeros recuerdos televisivos, esperando con especial atención el momento en que decían el nombre de Simon Templar, para cantar la musiquita “Turiri, turiru, Ru”, mientras salía el halo, y el monigote.

Como serie era entretenida si mas, las tramas eran mas previsibles que una ascensión al Monte Urgull, pero el carisma, la elegancia y la personalidad de Roger Moore, nos hacía estar ensimismados ante la pantalla, sin importarnos ni el guión ni la dirección ni otras sutilezas, que en ese momento ni se tenían en cuenta.

El actor: El Santo es lisa y llanamente Roger Moore. Nacido en Londres el año 1925, Roger Moore empezó de modelo y dado su atractivo empezó a hacer de galán en películas cinematográficas, de infausto recuerdo, hasta que hizo la serie Ivanhoe y posteriormente Maverick, con James Garner, que le dieron un cierto renombre.

Pero cuando a los 37 años, consiguió su papel de Simon Templar, su salto a la fama fue imparable. Moore era perfecto para el papel, con esa elegancia que mostraba a cada paso, junto con la fina ironía, que ha sido siempre marca de la casa. Como anécdota comentarles, que casi todos los trajes de la serie, eran suyos, ya que eran mas elegantes que los que podía comprar la serie.
Al cabo de los años hasta el propio Roger Moore acabo cansado de la poca evolución de su papel, y forzó el final de la serie para hacer otras cosas. Un poco mas tarde, se alió con otro ilustre Tony Curtis en la serie Los Persuasores que tuvo bastante éxito por Europa, aunque fue un fracaso en los USA.
En el año 1973, llegó su segundo espaldarazo profesional, cuando fue elegido para revivir la franquicia de James Bond, después de la marcha de Sean Connery y del experimento desastroso de George Lazemby. Moore le dio su carisma al personaje y lo siguió interpretando hasta los 58 años, cuando decidió dejarlo.
Curiosamente, poca gente considera a Roger Moore un gran actor, porque básicamente ha representado siempre el mismo tipo de personaje, el playboy aventurero, seductor y elegante, y puede que no haya sido muy versátil, pero hay que reconocer que en ese tipo de papeles era el mejor y a muchos nos basta con eso.
Para los nostálgicos de la serie he recuperado el único personaje secundario que salía con una cierta frecuencia, el inspector Teal, que solía sufrir las humillaciones semanales de Simon Templar, ridiculizándolo en todos sus casos, aunque era su aliado policia

Ivor Dean era el nombre del actor, del que seguro que al verlo en la foto, se ha despertado alguna neurona escondida en su memoria y lo han reconocido, aquellos que vieron la serie en su momento

Consideraciones finales:
En el año 1978 se revivió la serie con un nuevo actor Ian Ogilvy, en el papel de Simon Templar, que a fuer de ser sinceros lo hacia bastante bien, pero que lógicamente no logro hacer olvidar al original. Curiosamente los títulos de crédito, son una verdadera preciosidad, y se los invito a ver en el presente video.

Incluso más tarde en 1998 se realizó una película con el inefable Val Kilmer, pero era tan mala, que me niego a comentarles nada más para no quitarles el buen sabor de boca del recuerdo que tenemos hasta ahora
El Santo, una serie que marcó una época por su cuidada estética lujosa y sobre todo por la presencia deslumbrante de Roger Moore, que hizo lo que muy pocos consiguen, crear un personaje que perdura en la memoria de mucha gente y que es conocido incluso por los que no lo vieron, como es Simon Templar, el Santo.
Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@jefoce) y (@lmejino). Hasta la próxima

Mikel Madinabeitia/ Lorenzo Mejino

Ver Post >
Sobre el autor Lorenzo Mejino
Las nuevas tecnologías han cambiado la forma de ver la televisión. Series para gourmets nace con la pretension de ayudar a personalizar su menú televisivo en lo que hace referencia a las series de TV. Analizaremos series actuales, novedades, pequeñas joyas olvidadas y series clásicas dando nuestra opinión personal sobre el nuevo formato de oro del siglo XXI.

Otros Blogs de Autor