Diario Vasco
img
Fecha: febrero 5, 2016
Ugly Betty : La enésima recreación del cuento del patito feo
Lorenzo Mejino 05-02-2016 | 8:01 | 0

El cuento del patito feo es una fuente inagotable de contenidos audiovisuales, que siguen de una forma fiel, la premisa básica que no es otra que la conversión de una persona poco agraciada y despreciada según los cánones estéticos predominantes, en un personaje al que todos admiran y respetan, siendo testigos de su transformación radical.

Uno de los mayores éxitos partiendo con esta base, fue la telenovela colombiana “ Yo soy Betty la fea”, que triunfó en todo el mundo, tanto el original como las múltiples versiones que se hicieron en muchos países, incluido el nuestro, convirtiéndose en un verdadero icono de la historia de la telenovela.

Estados Unidos no podía quedar al margen y produjo su propia versión de la historia de Betty, bastante diferente al original colombiano y tan interesante que merece que hoy la recordemos en nuestro rincón del viernes que dedicamos a recordar grandes éxitos del pasado.

Ficha: Ugly Betty 85 episodios.   Sep 2006- Abr 2010 . Comedia: ABC (USA) Cosmopolitan (E)

Sinopsis:  Betty Suárez es una joven neoyorquina de ascendencia mexicana , que aspira a ser una gran escritora, y a la que nunca le ha importado mucho su aspecto físico. Cuando consigue un trabajo como secretaria del nuevo director de la glamurosa revista “Mode”, penetra en  un mundo completamente diferente, en el que intenta navegar y sobrevivir como buenamente puede, además de evolucionar como persona en todos los sentidos.

El inicio: El éxito universal de “Yo soy Betty la fea”, atrajo la atención de las cadenas norteamericanas, siempre interesadas en extraer rendimiento de cualquier idea interesante, llevándose el gato al agua, la cadena NBC que compró los derechos de la serie en 2001, para realizar una comedia de media hora.

El proyecto pasó por muchos escritores y borradores, pero ninguno consiguió convencer a la cadena, que finalmente desistió y vendió sus derechos de forma conjunta a la cadena ABC y la famosa actriz mexicana Salma Hayek, que por su mentalidad tenía mucho más claro que es lo que podría funcionar al norte del Río Grande, por lo menos entre la comunidad latina.

Hayek contactó con un joven guionista de origen cubano Silvio Horta, que había escrito una película de terror juvenil de cierto éxito “Leyenda urbana”, y dos series interesantes pero rápidamente canceladas como “Jake 2.0” y “The Chronicle” y al que conoció   a través de su amigo común Ryan Murphy , con el que había escrito un piloto que nunca pasó de serlo.

La entrada de Horta en el equipo creativo, supuso el despegue definitivo del proyecto, ya que captó rápidamente la esencia del personaje de Betty, lo que unido al conocimiento de los resortes de las telenovelas, que había visto con su familia en su casa durante su infancia y juventud, le dio una gran base de trabajo para desarrollar el remake USA.

Horta planteó la serie, alejándose de la historia de amor imposible entre el jefe y la secretaria que dominaba el original colombiano, para hacer una especie de cuento sobre la consecución del sueño americano por parte de una inmigrante latina de orígenes muy modestos, muy influenciada por la película “El diablo viste de Prada”, y con un tono mucho más coral; la reducida cortinilla de entrada es un magnífico ejemplo de lo que promete la serie.

La serie recibió  luz verde con el título inicial de “Betty, the ugly”, que cambió pocos meses antes de su estreno en la programación otoñal de 2006 por el nombre de “Ugly Betty”, con un episodio que nos mostraba el aterrizaje de la pobre Betty en la revista de moda, y su elección a dedo por parte de la propietaria, como secretaria del nuevo director de la revista, su hijo Daniel.

La elección de la madre, de una persona competente pero muy poco atractiva, tenía la única intención de evitar que su hijo, un gran mujeriego, se acostara con su secretaria y se centrara en sus nuevas responsabilidades, como muestra el trailer de la serie.

Su estreno fue magníficamente recibido por la crítica que valoraba a partes iguales, la presencia de una protagonista latina que era un sector apenas representado en la televisión nacional generalista y la frescura de una propuesta que podía dar mucho juego, como así acabó sucediendo.

Encima las audiencias respondieron por encima de lo esperado, en la difícil noche del jueves, lo que le dió una gran seguridad a la serie y una rápida renovación para una 2T, permitiendo desarrollar las tramas a medio plazo.

La trama: La serie arranca con la llegada de dos personas a dos puestos de trabajo muy alejados de su zona de confort, lo que proporciona un excelente punto de apoyo, para empezar a desarrollar las tramas.

Por un lado tenemos a Daniel Meade, un rico heredero que es obligado por su madre a tomar la dirección de la revista Moda, tras la muerte en circunstancias sospechosas de su antecesora Fay Sommers, que encima era la amante de su padre.

Para hacerle más responsable y evitar distracciones innecesarias, su madre  le pone a una chica como Betty como secretaria, por lo que ambos se van a tener que enfrentar conjuntamente a todos los tiburones que tanto a nivel directivo como de personal, ambicionaban esas dos posiciones de privilegio.

La serie se estructura centrada en la figura de Betty y sus relaciones a cuatro niveles de importancia, lo que le daba una cierta complejidad tanto en las historias principales como en las secundarias.

Por orden de privilegios, en primer lugar tenemos el trabajo de Betty como secretaria de dirección y su relación con los propietarios y jefes de la empresa, empezando con su jefe directo Daniel , con el que forma una especie de alianza de dos contra el mundo, para protegerse de las maquinaciones de la directora creativa de la revista, Wilhemina Slater.

Wilhemina es una antigua top-model, profundamente resentida al no haber sido elegido como la directora de la revista y que desprecia a Betty en todos los sentidos, tanto por su aspecto físico como por su dudoso gusto en la ropa que viste, en las antípodas de la moda que vende la revista. Elitista y altiva solo se siente a gusto entre sus iguales entre las que no podía faltar una aparición de Victoria Beckham.

En segundo lugar tenemos al resto de personal subalterno, lideradas por Amanda una recepcionista vacua y superficial y Marc, el secretario de Wilhemina, que se encargan de hacerle la vida imposible a la pobre Betty, riéndose de ella e intentando hacerle todo tipo de bromas y humillaciones solo por ser diferente a su mundo.

Pero no todo iban a ser enemigos en la revista, y Betty hace rápidamente amistad, con Christina, la responsable de vestuario de las sesiones fotográficas, una escocesa deslenguada y espabilada, que defiende a su amiga frente al acoso continuo del resto de moscones de la oficina

Por último tenemos el nivel personal de la vida familiar de Betty que sucede en su humilde casa del barrio de Queens, donde vive con su padre viudo, su descocada hermana, una peluquera que ha criado soltera a su hijo adolescente que está descubriendo su verdadera identidad sexual y que no corresponde precisamente con la más aceptada en su entorno, como pueden ver en una representación escolar.

Los cuatro núcleos de la vida personal y profesional de Betty, permiten múltiples variaciones que finalizan en cada episodio o con arcos narrativos de varios episodios, pero con un esquema claro de dos bandos enfrentados, con Wilhelmina y sus secuaces, contra Betty y Daniel por el otro, con apoyos puntuales del resto de los personajes secundarios.

La parte familiar de Betty sirve para mantenerla con los pies en el suelo y recordarle continuamente de donde viene, además de servir como contrapunto a las malignas influencias de la oficina evitándole que cambie su carácter bueno, dulce y compasivo, influenciada por el veneno que destilan todas las víboras de la oficina.

La serie tiene un marcado tono de comedia, buscando la complicidad del espectador, frente a las situaciones divertidas que se producen, incluyendo un intento subyacente de parodiar la solemnidad de los culebrones, pero sin llegar tan lejos como lo ha conseguido “Jane the Virgin”.

A medida que iban avanzando las temporadas, iban apareciendo todos los recursos habituales de las telenovelas (muertos resucitados, hijos ilegítimos, embarazos no deseados, testamentos secretos,etc), pero bastante bien integrados en la trama central del ascenso profesional de Betty,con la que casi todo el público empatiza desde el primer momento.

La fama de la serie facilitaba mucho la presencia de cameos de grandes modelos, modistos o diseñadores, que estaban encantados de salir en una serie que glorificaba la pasión por la moda, por supuesto dentro de esa galería no podía faltar una aparición estelar de la “jefa” Salma Hayek, como un posible interés amoroso del mujeriego Daniel.

Esa densidad de personajes y tramas, ,le permitió alcanzar una rápida popularidad que se vio premiada por un Globo de Oro a la mejor comedia y a la mejor actriz el año de su debut, y nada menos que once nominaciones a los premios Emmy ese mismo año, de los que ganó tres.

La serie siempre me pareció muy divertida y lo que es mas difícil, hecha de una manera muy inteligente con muchas capas y personajes que funcionaban muy bien engarzados en todo momento y es de las series que veía con agrado, para alejarme del surtido de crímenes, hospitales y abogados que predominan en mi dieta televisiva

En este tipo de series, es muy importante el desarrollo de los personajes secundarios que deben ser capaces de hacer que sus tramas menores consigan mantener el interés cuando no tenemos a los protagonistas en pantalla, y “Ugly Betty” en ese sentido dio de pleno en la diana, con una galería de secundarios, en especial a nivel de los secretarios y recepcionistas, capaces de robar las mejores escenas de un episodio como pueden ver con la recepcionista Amanda cantando en una boda.

Otro gran acierto de la serie, es no pasar de la relación laboral entre el jefe y la secretaria, dejando a ambos con sus propias vidas personales, distanciándose del original y sus secuelas que se dirigían hacia el final feliz por partida doble, con el patito feo convertido en cisne y consiguiendo el amor de su vida, mientras que aquí lo que tenemos es la forja de una gran amistad.

La gran habilidad en evitar la relación sexual entre ambos es una de sus grandes virtudes, ya que muy pocas series se han podido resistir a caer en esa fácil tentación al paso de los años, que siempre ha sido pan para hoy y hambre para mañana con múltiples ejemplos que lo demuestran.

Hilando más fino, se podría argumentar que finalmente Betty, está renunciando a sus ideales y principios, para adaptarse al entorno de belleza y lujo en el que se ha introducido, lo que envía un mensaje contradictorio al inicial, por lo que prefiero dejarlo apuntado para que lleguen a sus propias conclusiones personales sobre el tema.

Los actores:
No es ningún secreto afirmar que gran parte del éxito de la serie se debe a la interpretación de la gran revelación de la serie, América Ferrera, como Betty Suárez, Ferrera hija de unos humildes inmigrantes hondureños, es la pequeña de seis hermanos y consiguió graduarse en la USC, gracias a una beca presidencial, reservada para gente de gran talento pero sin recursos económicos.

Sus inicios fueron en papeles insignificantes, hasta que en su audición cautivó por completo a Salma Hayek y Silvio Horta, que no dudaron en que habían encontrado a su Betty perfecta, y no se equivocaron en absoluto.

Ferrera estaba espléndida como una chica bondadosa y con principios morales en ese mundo de tiburones, mostrando que la belleza está en el interior de las personas y con una caracterización encomiable, para esconder tras pelucas, gafas, ponchos y correctores dentales, su aspecto real.

Su gran trabajo se vio recompensado por el doblete Globos de Oro-Emmy a la mejor actriz de comedia, el año de su debut, en mi opinión completamente merecido. Tras la serie ha ido alternado papeles recurrentes en series como “The Good Wife” con muchas obras de teatro y ahora acaba de estrenar una nueva comedia como protagonista “Superstore”.

Los jefazos de la revista eran Daniel, interpretado por el blandengue Eric Mabius y Wilhelmina, a la que daba vida esa gran diva que es Vanessa Williams. Eric Mabius siempre me ha parecido un actor discretito desde que lo vi en “The L Word” y aquí era el eslabón débil de un magnífico reparto, ya que carecía de ese punto canalla y vicioso que se le supone a un heredero malcriado y nunca me lo acababa de creer ni como mujeriego ni como director de la revista, donde se comportaba más como un pelele, al que Betty salvaba casi siempre la papeleta.

En cambio la presencia de Vanessa Williams siempre es un regalo para los ojos. La polifacética Williams fue la primera Miss América de color el año 1984, para continuar con una gran carrera musical con diversos números uno en su poder para pasarse a la actuación donde no acababa de despegar hasta conseguir este papel que parecía escrito pensado en ella. Su interpretación de Wilhelmina, una mujer maquiavélica, elegante y despiadada era antológica con una clase y un saber hacer que le reportaron una enorme popularidad, que le valió pasar a otro papel parecido en otra serie de la ABC “Mujeres Desesperadas” y luego en la infausta “666 Park Avenue”.

Las mayores revelaciones de la serie junto con la presencia de Ferrera, fueron Becki Newton y Michael Urie que eran la recepcionista Amanda y el secretario de la bruja Wilhelmina, el pomposo gay Marc St Claire. Ambos estaban espléndidos como dos empleados superficiales a más no poder, para los que  la imagen y el look constituye el 110% de su vida y no toleran a nadie que no se acerque a ese canon de belleza, por lo que se dedican a hacerle la vida imposible a Betty, en las mejores escenas de la serie.

Ambos eran mis preferidos  y los que me hacían reir de lo lindo con sus diálogos delirantes y pullas continuas, y curiosamente han tenido carreras similares, al ser descubiertos en esta serie y posteriormente haber protagonizado sitcoms por separado, “Partners”, “The Goodwill Games” o “Weird Loners”, que eran canceladas, casi antes de su estreno. Espero fervientemente que tengan más suerte en un futuro con alguna serie a su nivel.

La escocesa Ashley Jensen fue otra gran elección, para el papel de la mejor amiga de Betty, la costurera Christina, a la que le encantaba plantar cara y espantar a cualquiera que osara meterse con su amiga, con una atención especial a los malévolos Amanda y Marc.

Ashley Jensen siempre será recordada por su fabuloso papel en “Extras”, junto a Ricky Gervais, que le valió el BAFTA a la mejor actriz de comedia, y aquí sigue cumpliendo a un gran nivel, tras la serie volvió a su país natal, donde tenemos el gran placer de verla en un papel secundario en esa joya que es “Catastrophe”.

Por último tenemos a toda la familia de Betty, en las tramas más previsibles de la serie, con un tono de sitcom clásica latina que chirriaba un poco frente al tema laboral, pero que entendemos que era necesario como compensación.

Por suerte, todo se suavizaba por  la presencia de grandes actores como el curtido Tony Plana como el padre o Ana Ortiz como su hermana Hilda, además de la presentación de Mark Indelicato como Justin como el hijo de Hilda, en un papel con muchos parecidos con el Fidel de “Aida”

Tony Plana tiene un curriculum extensísimo como secundario latino, que empezó en “Hill Street Blues¨, y ha aparecido en casi todas las series habidas y por haber y lo sigue haciendo en la actualidad. Ana Ortiz tras la serie se ha aposentado como una criada latina en “Criadas y Malvadas”.

El joven Mark Indelicato, en un papel complicado, basado en la propia vida del creador Silvio Horta, ha seguido más por caminos de celebridad como bloguero de moda ,que en el campo de la actuación que ha dejado de lado.

El final:
La cadena ABC, tras observar ciertos signos de fatiga, decidió al inicio de la 4T, pasar la serie a la noche del viernes, para intentar recuperar audiencia con otra novedad “Flashforward”, en la suculenta noche de los jueves en términos de publicidad. El resultado fue nefasto en ambos sentidos, la serie que tenía que ser el nuevo “Perdidos” fue un auténtico hazmerreir tras un piloto prometedor, y acabó siendo cancelada al final de la 1T.

Para la pobre Betty las cosas no fueron mejor en el cementerio de los viernes, y sus audiencias fueron cayendo, al ir siendo abandonada por su público,  a mitad de temporada fue cambiada al miércoles, para intentar reavivarla, pero no tuvo éxito y  la cadena ABC, decidió junto con Silvio Horta cancelar la serie al final de la 4T y poder cerrar la serie de una forma digna y aseada.

La realidad es que el último episodio  fue un brillante colofón a la historia de Betty, eligiendo de forma muy acertada, cerrar un capítulo de sus vidas para todos los personajes principales y secundarios, abriendo un nuevo camino para muchos de ellos, en una progresión personal que en el caso de Betty es el más evidente de todos, como pueden recordar en la última escena de la serie, un bonito cierre que dejó muy contentos a todos sus seguidores.

Epílogo:
La serie no tuvo mucha repercusión en nuestro país, al emitirse casi de forma exclusiva por un canal de una plataforma de pago como Cosmopolitan,  en paralelo tuvo un pase en abierto en Cuatro que apenas duró la 1T, pero con el paso del tiempo se ha ido repitiendo por canales de la TDT como Divinity, y va siendo algo conocida.

Como último vídeo les dejo con las tomas falsas de la 1T, que en el caso de las comedias siempre son  tienen alicientes suplementarios.

“Ugly Betty” fue una serie divertida y entretenida a partes iguales, al ser una comedia mucho más inteligente de lo que parece a primera vista y absolutamente recomendable si disfrutan con series de corte ligero, lujoso y amable, que es bastante más de lo que ofrecen la mayoría de las series en la actualidad.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Ver Post >
Sobre el autor Lorenzo Mejino
Las nuevas tecnologías han cambiado la forma de ver la televisión. Series para gourmets nace con la pretension de ayudar a personalizar su menú televisivo en lo que hace referencia a las series de TV. Analizaremos series actuales, novedades, pequeñas joyas olvidadas y series clásicas dando nuestra opinión personal sobre el nuevo formato de oro del siglo XXI.