Diario Vasco
img
Fecha: febrero 12, 2016
Grizzly Adams: La primera serie de mensaje ecológico con gato encerrado
Lorenzo Mejino 12-02-2016 | 8:01 | 0

Nuestras excursiones por el recuerdo suelen ser provocadas, por algún acontecimiento o noticia que recupera esa imagen de algún lugar olvidado de la memoria, donde ha estado subyacente durante décadas, ese es el caso de la serie que les vamos a analizar “Grizzly Adams” que tuvo bastante popularidad en su corto recorrido en nuestro país a finales de la década de los setenta.

La espoleta del recuerdo ha sido el reciente fallecimiento de su actor principal Dan Haggerty el pasado mes de Enero, que me trajo la serie a la memoria de forma inmediata, dándome la idea para dedicarle nuestro articulo de los viernes.

Su mensaje conservacionista y de amor a los animales, en los impresionantes paisajes de las montañas Rocosas, caló bastante hondo en las jóvenes generaciones que veían en la serie una manera de viajar a lugares donde la naturaleza seguía incólume y sin notar el paso del hombre, pero como vamos a comentarles a continuación, con alguna trampa que otra.

Ficha: Grizzly Adams (The life and times of Grizzly Adams) 38 ep + 2 películas   Feb 1977- May 1978 Cadena:  NBC (USA) TVE (E)

Sinopsis: James Adams es un carpintero que trabajaba en un poblado fronterizo del oeste, que al ser acusado erróneamente de asesinato, se ve obligado a huir a las montañas. Completamente aislado y mientras lucha por sobrevivir, salva la vida de un osezno Grizzly que se hace su compañero inseparable, lo que le vale el sobrenombre de Grizzly Adams a mitades del sigo XIX.

Adams descubre que posee un don innato para comunicarse y hacerse amigo de los animales que habitan esos remotos parajes, mientras que intenta protegerlos de las agresiones de la gente que busca hacer negocio o aprovecharse de la región en la que vive.

El inicio: James “Grizzly “ Adams era un personaje real y legendario de los inicios de la colonización del Oeste americano en la primera mitad del siglo XIX. Su sobrenombre le venia por su gran facilidad para atrapar y domesticar osos salvajes que luego exhibía en ferias o circos como el Barnum, como un claro precursor de los domadores de fieras, convirtiéndose en un personaje muy popular en esa época.

Charles E. Sellier era un gran experto en marketing y de raíces profundamente cristianas, que decidió utiizar sus conocimientos de ventas de productos para entrar en la producción de series y películas, diseñando series específicamente para agradar a determinados sectores del público.

Identificando la naciente conciencia ecológica que salió a partir de los movimientos hippies de los años sesenta como un posible campo a explorar, descubrió el personaje de James Adams, y decidió que juntando ambos factores podía haber un negocio mas que interesante por ese lado.

Su sistema era realizar casi todas sus decisiones creativas con puros criterios de marketing, con grupos de trabajo y prueba con los que consultaba desde las tramas hasta los actores, para hacer lo que consideraba mas beneficioso desde el punto de vista del negocio sin importarle ninguna otra consideración.

Se puso manos a la obra y produjo en 1974 una película “The Life and Times of Grizzly Adams”, que se convirtió en un éxito inesperado, recaudando mas de 65 millones de $ con una inversión que apenas pasaba de los 140.000$. El primer vídeo no podía ser otro que el inicio de la película.

Un pase televisivo de la película, dos años después, tuvo una audiencia del 33%, lo que animó a los ejecutivos de la NBC a encargarle al avispado Sellier una serie basada en la película.

Sellier ajustó sus criterios para producir una serie semanal y la estrenó con un gran éxito de publico en febrero de 1977, saltando con celeridad a las pantallas televisivas de medio mundo, entre las que no podía faltar nuestra televisión única de la época. Su carrera posterior se ha centrado en producir innumerables películas de inspiración cristiana, para las cadenas religiosas estadounidenses.

La trama:
La serie constaba de episodios completamente independientes, con la formula diseñada por Sellier que se respetaba a la perfección. La estructura consistía en una trama en la que algún personaje o familia atravesaba los dominios salvajes y se encontraba en graves apuros, por su desconocimiento de la naturaleza, acudiendo Grizzly Adams y sus amigos, el oso, un trampero y un jefe indio al rescate de los aventureros de turno, como muestra el trailer de la serie

Sellier construyó la serie, con dos posibles grupos de episodios, que más o menos iba alternando para ir complaciendo a su público, en los primeros veíamos a familias  o personas que intentaban alcanzar su sueño de llegar a California, atravesando las Rocosas, pero que sufrían contratiempos en forma de pasos de ríos, averías de su carreta, ataques de indios renegados, pérdidas de algún miembro, etc , que conseguían resolver con la colaboración de nuestros protagonistas.

El segundo grupo de historias, eran mas interesantes, puesto que trataban de villanos que habían ido  a esos parajes con sus propias agendas, sea huyendo de su pasado inconfesable, o intentando romper la armonía de la naturaleza, mediante construcciones o inversiones que amenazan la paz del lugar.

En esas ocasiones, nuestros protagonistas toman el papel de defensores de la naturaleza, impidiendo las agresiones con el oso que juega un papel preponderante en asustar y detener cualquier ataque contra su entorno natural.

La cabecera de la serie nos lleva directamente a esos grandes espacios que defiende “Grizzly Adams”

La serie estaba hábilmente diseñada para enviar un mensaje conservacionista de hondas raíces cristianas, con el protagonista que habla y pone nombres a todos los animales salvajes de su entorno, a los que ha jurado no hacer nunca ningún mal, Era un héroe sin dobleces que ayudaba a sus semejantes que lo necesitaban, y que no dudaba en impartir su propia justicia si consideraba que el malvado malandrín de turno se lo merecía, como una especie de enviado de Dios en la tierra, para hacer lo correcto en todas las ocasiones, sin ser cuestionado por nadie en ningún momento.

El principal atractivo de la serie, era el rodaje en exteriores en localizaciones de las Montañas Rocosas del estado de Utah, que conforme iba pasando el tiempo, se convertían en auténticos videoclips publicitarios en escenas de dos o tres minutos con Grizzly y su oso, deambulando por los bosques, dejándonos extasiados ante la belleza que contemplábamos.

Todo estaba calculado al milímetro para transmitir una sensación de paz y sosiego al espectador que se sentaba a escaparse de su rutina semanal, hasta la canción de la cabecera, la pastelosa “Maybe” de Thom Pace, que llegó a convertirse en número uno en algunos países europeos.

Mis sentimientos frente a las historias de Grizzly Adams, eran bastante encontrados cuando la veía en mi juventud, ya que por un lado gozaba sobremanera con los enormes paisajes abiertos que me mostraban, convirtiéndose en uno de mis viajes soñados, que por fortuna pude satisfacer en mi etapa adulta, ademas del atractivo de ver a un oso enorme del lado de los buenos y perfectamente integrado en la historia.

En el aspecto negativo, la delgadez de las tramas que eran previsibles y hechas con papel de copia, que tras haber visto cinco o seis episodios, nos permitía hacer de guionistas, puesto que íbamos a anticipar todo lo que iba a pasar, ademas de que gran parte del metraje se gastan con los dos protagonistas hablando con su oso y su mula respectivamente.

El aspecto conservacionista ha envejecido bastante mal, puesto que en nuestros días, ver a una persona que jura no hacer daño a ningún animal durante el resto de su vida, comer chuletones y todo tipo de carne de animales domésticos, se ve con mucha mas incoherencia que por aquella época, con los movimientos ecológicos todavía incipientes. La moralina cristiana era tan evidente que a veces llegaba a ser incluso contraproducente para sus objetivos, al condenar a cualquiera que no comulgase con sus ideas y eso en la actualidad se lleva mucho peor.

Sin embargo a pesar de estar reflexiones actualizadas, es una serie que recuerdo con un cierto cariño porque me permitía viajar con la mente a lugares que solo veía en las fotos de los libros, donde la naturaleza era la reina y señora y que despertó mi pasión por las montañas que todavía perdura.

Los actores:
Dan Haggerty era un personaje bastante pintoresco, que empezó su carrera como encargado de suministrar y controlar, los animales que se utilizaban en los rodajes de las películas de Hollywood, Posteriormente, gracias a su aspecto, empezó a aparecer en todas las películas de moteros que se rodaron tras el éxito de “Easy Rider”, trabajo que simultaneaba con el de especialista.

Gracias a su facilidad por trabajar con animales y sus pintas de hombre salvaje, fue el elegido por Sellier, a pesar de sus limitadas dotes como actor, pero la verdad es que para hablar el 50% de las escenas con un oso, tampoco hay que ser muy escrupuloso.

Haggerty nunca logró sacudirse su papel de Grizzly Adams de encima, porque además nunca fue un buen actor y sus limitaciones en papeles fuera de ese entorno salvaje eran demasiado evidentes, por lo que se limitó a salir en las nuevas películas de la serie y en contentar a los fans en diferentes convenciones de la serie, hasta su muerte el mes pasado.

Denver Pyle, un veterano secundario de multitud de westerns legendarios recibió el papel del trampero “Mad Jack”, el único amigo de Grizzly Adams, otro ser solitario, pero que proporcionaba algunos pequeños aspectos cómicos en la serie, y sobre todo a nivel de actuación gracias al buen hacer de Pyle y sus delirantes conversaciones con su mula “Numero 7”, con el origen del nombre fácilmente adivinable

Pyle tras esta serie consiguió el papel por el que ha sido mas conocido a papel popular, el tio Jesse en los “Dukes of Hazzard”, que le valió una dorada jubilación hasta su muerte en 1997.

Por último, porque del oso no les pienso hablar, teníamos a Don Shanks, de ascendencia cherokee, que era Nakoma, un indio que ayudo a Grizzly Adams a su llegada a las montañas, enseñándole a sobrevivir y a vivir en armonía con la naturaleza y que aparecía de vez en cuando en la serie, en especial para ayudarle frente a los peligros externos

Shanks ha tenido una larga pero poco distinguida carrera tanto en cine como en televisión, especializándose en papeles de asesino en serie en continuaciones de sagas como “Halloween” o “Se lo que hicisteis el último verano”, cuando el presupuesto y las ideas escaseaban .

El final y las películas:
Sellier tenía muy claro desde el principio, que la serie no podía durar demasiado, por la limitación de la premisa inicial, por lo que en cuanto vio que las enormes audiencias que tenía empezaron a declinar, decidió de acuerdo con la NBC, maximizar sus beneficios y cancelar la serie , para emitir el episodio final en 1982 cinco años mas tarde para darle un final placentero a nuestro héroe y exonerarle de todos sus pecados.

Más adelante resucito el espíritu del personaje, pero situándolo en la época actual en dos olvidables películas televisivas que no consiguieron avivar ni la nostalgia de sus mas recalcitrantes seguidores, como pueden recordar en el trailer de la primera película, con nuestro héroe descubriendo una hamburguesa por primera vez

El final:
“Grizzly Adams”, una serie entrañable para muchos de ustedes, que soñarían con conocer algún día esos maravillosos espacios abiertos con los que nos obsequiaba cada semana y que estoy seguro que han disfrutando recordándolos con este articulo.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Ver Post >
Sobre el autor Lorenzo Mejino
Las nuevas tecnologías han cambiado la forma de ver la televisión. Series para gourmets nace con la pretension de ayudar a personalizar su menú televisivo en lo que hace referencia a las series de TV. Analizaremos series actuales, novedades, pequeñas joyas olvidadas y series clásicas dando nuestra opinión personal sobre el nuevo formato de oro del siglo XXI.