Diario Vasco
img
Monster (Noruega) . Glacial como la tundra ártica
img
Lorenzo Mejino | 19-11-2017 | 23:47

Hace pocas semanas leía una crítica sobre una serie islandesa del admirado profesor Alberto N.Garcia, en la que diagnosticaba más o menos la muerte del ‘nordic noir’ . Personalmente disiento bastante de esa afirmación sobre ese entierro prematuro del género, pero estrenos recientes como la noruega ‘Monster’ dan abundante munición para las tesis del profesor sobre el agotamiento de la formula que ha triunfado en medio mundo estos últimos años.

‘Monster’ juega con todos los elementos habituales del ‘nordic noir’, desaparición misteriosa, asesinatos en serie, paisajes desolados árticos y pareja de investigadores bastante incompatible, pero el resultado no ha conseguido en ningún momento interesarme más allá de conocer los lugares remotos donde ha sido rodada, con un tono demasiado solemne, sombrío y sobre todo tedioso, que dan como resultado una serie definida por el título del articulo, glacial como la tundra donde está ubicada.

monster-portadaFicha: Monster 7 ep 50 min . Sep 2017-Oct 2017. Idioma: Noruego subtitulado en castellano Cadena: NRK ( Noruega)

La trama : Una tranquila localidad del extremo norte de Noruega lindante con el Océano Glacial Ártico se ve convulsionada por la misteriosa desaparición de una chica, tras descubrir el cadáver de su novio. Hedda es una inspectora destinada en Oslo que había vuelto a su pueblo natal en busca de un poco de tranquilidad tras una serie de problemas en la capital, pero que no puede negarse a colaborar en la investigación sobre esos dos casos tras la petición de su amigo, el veterano jefe de la policía local.

En su investigación es obligada a trabajar con un taciturno superintendente de la policía de Oslo Joel Dreyer, que está persiguiendo desde hace años a un asesino en serie y que cree que ambos casos pueden estar relacionados

monsterAmbos detectives chocan desde el primer momento, principalmente por el desprecio y altanería con que Joel trata a la inspectora local, que desemboca en un mal rollo increíble entre ambos, que lógicamente se interpone y entorpece la investigación desde sus inicios.

Para ser sinceros la serie tiene un planteamiento inicial que parecía atractivo, dentro de los cánones habituales de la chica desaparecida con muchas ramificaciones posibles, incluyendo la secta religiosa que últimamente no falta en muchas de las series del género, como pueden comprobar en el trailer oficial de la serie.

Pero tras un piloto más o menos aceptable, la serie empieza a hundirse en el fango de su propia autoindulgencia, lastrado principalmente por la pareja protagonista formada por la debutante Ingvild Holthe Bygdnes y el popular Jakob Oftebro (1864, Bajo la Superficie, Bron, Lillyhammer) que trasladan el mal rollo entre ellos de la serie al espectador, con unas actuaciones planas y sin transmitir pasión alguna, en especial Oftebro tan expresivo como los musgos de la tundra noruega.

pareja-protaEn este tipo de series si la pareja principal no funciona, la cosa no tiene arreglo, por lo que vemos desfilar la habitual retahíla de sospechosos y pistas falsas, frente a esa pareja de muermos, con el único aliciente de disfrutar de los preciosos paisajes desolados del parque nacional de la península de Vardagnes en el remoto extremo norte noruego, que es donde se ha rodado la serie.

La serie va claramente de mal en peor, hasta el punto que personalmente me daba igual quién era el asesino y el responsable de todo el desaguisado, que además me dio la sensación de ser elegido por sorteo entre todos los sospechosos.

La serie tuvo una buena recepción en Noruega tras su doble capítulo inicial, pero como en mi caso el desánimo y el hastío se iba apoderando de los espectadores que fueron desertando en masa ante la inanidad de lo que veían en sus pantallas, no obstante la serie está teniendo un buen recorrido internacional siendo comprada por la cadena USA Starz, supongo que tras ver solo el piloto que reconozco que da el pego.

Los trabajados títulos de crédito son de lo mejor de la serie, aunque debo avisarles que en el siguiente vídeo, las imágenes coinciden, pero la música es netamente inferior a la que finalmente editaron que fue una sintonía bastante dura y cañera, poco habitual en las series escandinavas.

‘Monster’ ha sido una de las grandes decepciones escandinavas del año, aunque si son amantes incondicionales del genero siempre le pueden encontrar mas alicientes que un servidor, de lo que siempre me alegraría.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Sobre el autor Lorenzo Mejino
Las nuevas tecnologías han cambiado la forma de ver la televisión. Series para gourmets nace con la pretension de ayudar a personalizar su menú televisivo en lo que hace referencia a las series de TV. Analizaremos series actuales, novedades, pequeñas joyas olvidadas y series clásicas dando nuestra opinión personal sobre el nuevo formato de oro del siglo XXI.

Otros Blogs de Autor