Diario Vasco
img
Sandokan. El tigre de Malasia, gran rey de las audiencias
img
Lorenzo Mejino | 15-12-2017 | 00:03

La influencia de las series televisivas en nuestra cultura popular, adaptando palabras o expresiones en nuestro lenguaje habitual es más que evidente con ejemplos como ‘Sandokán’ una miniserie italiana de aventuras enormemente popular en el momento de su emisión que ha conseguido acuñar esa palabra como sinónimo de todo personaje musculoso, atractivo y con el pelo, bigote y barba largos, llegando incluso a ser conocido con ese apodo un popular defensa del Real Madrid y de la selección nacional.

Con el tiempo ha quedado más la palabra y el concepto que el recuerdo de la miniserie, por lo que ahora que nos acercamos a las fiestas navideñas nos ha parecido que es un momento excelente para rescatar del archivo de nuestra memoria las historias televisivas del popular tigre de Malasia, creado por el escritor Emilio Salgari en el siglo XIX, con una música pegadiza que seguro que les está resonando de nuevo en su cabeza

portadaFicha: Sandokan  6ep + 3 pel.   Ene 1976-Feb 1976. RAI (IT)- TVE (E)

Sinopsis: Sandokan es un antiguo noble hindú reconvertido en pirata desde su feudo en Mompracem en la costa de Borneo, tras haber sido despojado de todos sus bienes y tierras por el Imperio Británico, donde se ha ganado una gran reputación como enemigo del imperio con  el sobrenombre del tigre de Malasia.

Su principal enemigo es un aventurero británico convertido en millonario gracias a sus trapicheos comerciales, Sir James Brooke, que actúa como un verdadero virrey en sus tierras de Borneo, ademas de ser conocido por exterminar a todos los piratas que se cruzan en su camino.

La lucha entre ambos personajes centra toda la miniserie, con el añadido de un romance imposible entre Sandokan y Lady Mariana la hija de Brooke, a pesar de la enorme atracción que sienten ambos desde el primer encuentro fortuito que tienen.

El inicio: Emilio Salgari fue un prolífico escritor italiano de novelas de aventuras de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, que se hizo enormemente popular gracias a sus series de novelas de piratas, entre las que destacan Sandokan en las costas de Borneo y el Corsario Negro ambientado en las Antillas, que fueron llevadas a la pantalla en numerosas ocasiones, incluso en el periodo del cine mudo y con numerosas versiones hasta los años sesenta casi siempre realizadas en Italia, donde era un verdadero fenómeno de masas.

Sergio Sollima era un director de cine italiano, gran amigo de Sergio Leone, que dedicó gran parte de su carrera a dirigir spaguetti-westerns de gama alta, a los que siguió con películas de género negro e incluso políticas.

A finales de los años sesenta, Sollima empezó a interesarse mucho por la obra de Emilio Salgari e intentó hacer una película de su primera novela “El tigre de Mompracem”, pero que no llegó a buen puerto. Su suerte cambió cuando a principios de los setenta el director general de la RAI se emperró en llevar las historias de Salgari a la pequeña pantalla, pero no encontraba al director adecuado tras ofrecérselo a Damiano Damiani o al mismo Sergio Leone, que le puso en la pista de su amigo Sollima.

Sollima aceptó encantado el encargo pero puso tres condiciones, rodar en escenarios naturales, con actores asiáticos y buscando el mayor realismo posible, siendo todas aceptadas por la RAI.

sergio-sollimaTras sondear a diversos actores asiáticos en especial al gran actor japonés Toshiro Mifune, Sollima decidió apostar por un desconocido actor hindú Kabir Bedi, antes de empezar el rodaje en escenarios naturales de la India y Tailandia (con Sollima en pleno rodaje en la foto) dirigiendo todos los episodios, así como escribiendo todos ellos con la colaboración del guionista Alberto Silvestri, basándose en las aventuras de los dos primeros libros de la saga de Salgari, con algunos elementos sueltos de los restantes.

La miniserie se estrenó en olor de multitudes en Enero de 1976, con unas audiencias estratosféricas de 27 millones de italianos pegados al televisor que solo eran comparables a los partidos de la ‘squadra azzurra’, aunque la crítica fue bastante menos generosa en su apreciación, pero tampoco es que les hicieran mucho caso.

Este momento es el indicado para ponerles el primer vídeo del artículo que no podía ser otro que la cabecera de la serie con la pegadiza sintonía de los avispados productores musicales italianos Guido y Maurizio de Angelis, que se hicieron de oro con canciones como ésta.

El enorme éxito de la miniserie, le abrió las puertas a Sollima para realizar una película de gran presupuesto sobre la otra saga de Salgari, ‘El Corsario Negro’ , para continuar con su trabajo en las películas posteriores sobre el personaje, para finalizar dándole el relevo profesional a su hijo Stefano Sollima, el mejor director televisivo italiano actual, responsable de joyas como ‘Romanzo Criminale’, ‘Gomorra’ o ‘Suburra’

La trama: ‘Sandokan’ era una gran miniserie de aventuras con los bandos de los buenos y los malos perfectamente delimitados, aunque en este caso subvirtiendo el orden natural de las cosas, con los piratas haciendo de buenos y héroes mientras que el poder establecido eran los villanos de la historia, dirigidos por Sandokan y Lord Brooke respectivamente.

Como toda novela de aventuras que se precie tenemos multitud de vicisitudes que incluyen graves peligros de muerte para el propio Sandokan, que es rescatado y curado por su archienemigo, que le toma por un personaje de la realeza, al no conocerlo de vista. Ese traspaso de lineas enemigas permite iniciar la trama romántica entre Lady Mariana, conocida como la perla de Labuan por su belleza y el apuesto Sandokan de incógnito en su corte. En el vídeo pueden ver el primer encuentro furtivo entre ambos con un intercambio de miradas muy setentero.

Nada mejor que un amor imposible para hacer volar la imaginación de los espectadores, en especial cuando nuestro héroe se dedica a salvar a la heroína de múltiples peligros, como el que pueden ver en la siguiente escena, la más popular de toda la serie y todo un clásico de la televisión del siglo XX, con esa lucha espectacular entre Sandokan y un tigre, que se quedó en la retina de muchas personas.

Cada bando tenía sus propios acólitos y seguidores, para colaborar con los dos antagonistas en sus objetivos de piratear y capturarlo respectivamente. En el bando de Sandokan destacaba su lugarteniente Yanez de Gomera, un corsario portugués, que fue capturado cuando navegaba por su barco por esas aguas, para poco  a poco  irse ganando su confianza hasta convertirse en  su consejero y mejor amigo, ideal para compartir sus dudas y tribulaciones incluso amorosas.

En el bando británico no podía faltar un joven oficial apuesto y ambicioso William Fitgerald para dirigir las operaciones marinas y terrestres contra Sandokan, además de considerarse el pretendiente ideal para Lady Mariana a la que corteja sin demasiado éxito como se pueden imaginar.

Las aventuras son continuas con escaramuzas, batallas y traiciones por ambos bandos que solo buscaban un entretenimiento de lujo para poder ver con toda la familia, que es como recuerdo que la veía en otoño del 1976, cuando se estrenó en nuestro país en medio de una enorme expectación.

Tengo un buen recuerdo de ella, como una historia de aventuras que veía con agrado en mi adolescencia, pero más de imágenes sueltas que de la totalidad de la historia, tanto es así que me ha sorprendido recordar que era una miniserie de escasamente seis episodios, cuando creía que había durado bastantes temporadas y episodios que era lo primero que me venía a la cabeza.

La escena del tigre que han podido ver anteriormente la tenía grabada a fuego en mi cabeza como la imagen que me perduraba de la serie, así como los escenarios naturales en que había sido rodada, en las antípodas del cartón-piedra que predominaba en las series de la época.

Soñar es gratuito y Sandokan nos permitía hacerlo trasladándonos a lugares lejanos llenos de aventuras que en aquellos momentos del inicio de la transición era una buena forma de evadirse de nuestra realidad cotidiana y así es como la he recordado siempre en mi memoria.

Como me temía la serie ha envejecido bastante mal, no tanto por los parajes naturales , sino por las actuaciones que han pasado de ser discretas a acartonadas desde nuestro prisma actual y que no pasarían el examen minucioso de un espectador presente, pero prefiero quedarme con el recuerdo de la ingenuidad y candor con que la miraba en su momento y dejar mi colmillo retorcido para historias que se lo merezcan más.

De hecho estoy casi seguro que cualquier persona que roce el medio siglo por arriba o por abajo se acuerda perfectamente de Sandokan y Kabir Bedi, ademas de poder proferir a grito pelado el ‘Sandokaaaaan, Sandokaaaaan’ inicial de la cabecera, en cuanto vean el vídeo de la canción, como me ha sucedido cuando he encontrado el vídeo para insertarlo y que no consigo quitarme de la cabeza por mucho que lo intento.

El propio Kabir Bedi explica en el siguiente vídeo reciente, como todavía sigue siendo recordado cuarenta años después de su emisión.

Los actores: Kabir Bedi nació en Lahore en el Pakistan, en el seno de una familia de la etnia sikh, que se trasladó a Mumbai en la India  a poco de nacer. Allí empezó a hacer sus pinitos en el teatro y como actor en películas de Bollywood, pero era un completo desconocido, hasta que lo descubrió en un casting de actores asiáticos Sergio Sollima, que vio de forma inmediata a su Sandokán en ese joven actor para el papel que le marcaría durante toda su carrera

sandokanKabir Bedi rentabilizó a la perfección su personaje a pesar de ser un actor bastante limitado, pero en ese registro se movía muy bien, lo que le valió su salto al cine USA como el villano de ‘Octopussy’ en la saga de James Bond. Posteriormente ha ido alternando trabajos en Italia, Usa y la India, pero sin acercarse a la popularidad del personaje que le va a perseguir hasta su muerte, como pueden comprobar en esta versión reciente de la sintonía que canta el propio Kabir Bedi en hindi.

En cambio ni me acordaba del nombre de la actriz francesa Carole André que encarnaba a Lady Mariana, lo que no suele ser una buena señal sobre la repercusión de una carrera, que empezó con papeles minúsculos en Italia con directores como Visconti, Ferreri o el propio Sollima, hasta conseguir este personaje de desvalida damisela que bebía los vientos por Sandokan, que ha sido el principal de su carrera

carole-andreTras la serie fue incapaz de aprovechar el tirón popular que tenía y decidió enfocar su carrera como arquitecta paisajista que es como se gana la vida en la actualidad

Una carrera mas interesante ha tenido otro actor francés Phillipe Leroy que interpretaba a Yanez de Gomera el mejor amigo y confidente de Sandokan, un personaje muy agradecido al no tener que ser siempre el héroe y poder permitirse algunas licencias incluso cómicas.

sandokan_philippe_leroy_b3acLeroy ha realizado casi toda su carrera en Italia, siendo un protagonista de policíacos o un secundario todoterreno en más de 150 películas pero que ninguna ha dejado la impronta de su marinero portugués.

Un caso similar es  Adolfo Celi, un rostro popular por aparecer en multitud de películas y series italianas como el villano residente y malvado, como hizo en ‘Thunderball’ de la saga de James Bond y por supuesto en esta serie, donde encarnaba a la perfección al malvado Sir James Brooke, el cacique de la zona y enemigo jurado de Sandokán

adolfo-celiTras la serie siguió encarnando hasta su muerte en 1986 a todo tipo de mafiosos, delincuentes o malvados que encontraban en su oronda presencia el actor ideal para darle la replica, ganando casi siempre la mano intepretativa al galán guaperas de turno.

El Final y secuelas:
El gran éxito de la miniserie tanto en Italia, como en el resto de Europa, ayudado por el hecho que era una coproducción entre varios países entre ellos Francia y Alemania, para compartir gastos, facilitó la producción posterior de tres películas, para seguir explotando el filón de Sandokán, aunque la expectación iba declinando a cada nueva entrega, a pesar de la continuidad en los actores.

A mediados de los noventa Sergio Sollima quiso hacer otra miniserie sobre su personaje preferido, titulada ‘Sandokan. Il retorno’ pero tras trabajar en ella, fue apartado de la producción y dirección final que le fue adjudicada a otro veterano director  como Enzo G. Castellari, lo que provoco la renuncia de Phillipe Leroy ( sustituido por Fabio Testi) y con la presencia de personajes populares como Romina Power como pueden ver en este vídeo

A finales del siglo XX, el propio Sollima consiguió hacer otra miniserie ‘Sandokan. Il Figlio’ donde se pasaba el testigo generacional al hijo del pirata, pero tras un rodaje en Sri Lanka, nunca vio la luz en la RAI por problemas legales, que impidieron su emisión quedando en un cajón para siempre

Epílogo:

Hoy espero haberles traído grandes recuerdos de la época en que vieron ‘Sandokan’ porque fue uno de los hitos televisivos de los setenta, de esos que no tenemos problemas en rememorar con quién y como la veíamos en el lejano otoño del 1976 que es cuando se estrenó aquí o en alguna de sus innumerables repeticiones, en un ejercicio que por lo menos en mi caso siempre es interesante de realizar cada viernes.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino).Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Sobre el autor Lorenzo Mejino
Las nuevas tecnologías han cambiado la forma de ver la televisión. Series para gourmets nace con la pretension de ayudar a personalizar su menú televisivo en lo que hace referencia a las series de TV. Analizaremos series actuales, novedades, pequeñas joyas olvidadas y series clásicas dando nuestra opinión personal sobre el nuevo formato de oro del siglo XXI.