Diario Vasco
img
Fecha: abril 11, 2018
The Orville: Navegar por el espacio televisivo sin rumbo definido
Lorenzo Mejino 11-04-2018 | 7:00 | 0

Las personalidades como Seth MacFarlane  gozan de una posición privilegiada y de un estatus preferente en Hollywood, por lo que  tienen la gran ventaja de poder desarrollar proyectos más personales, que a otros creadores menos conocidos les estarían completamente vetados, como es el caso de ‘The Orville’ un homenaje personal del creador a todas sus series preferidas de ciencia-ficción del siglo pasado, con ‘Star Trek’ como inspiración clara y evidente.

El problema de muchos de estos proyectos vanidosos es que están enfocados casi siempre para satisfacer el ego de su creador con la aquiescencia de su masa de seguidores, pero que a menudo como en este caso, se quedan mas cerca de la autocomplacencia narcisista, que de una serie rompedora u original, en especial si como en mi caso nunca he sido del club de fans de Seth MacFarlane, como les vamos a analizar a continuación.

destacadaFicha: The Orville 12+ episodios. Sep 2017-  Cadena: FOX ( USA)/(E)

Sinopsis: El capitán Ed Mercer consigue, tras largos años de espera, el mando de su primera nave espacial el U.S.S Orville un navío exploratorio de nivel medio perteneciente a la Unión Planetaria que rige el destino de la tierra y otros planetas y razas en el siglo XXV.

Sus problemas empiezan cuando descubre que la primera oficial de la nave, no es otra que su ex-mujer Kelly a la que pilló en flagrante adulterio con un extraterrestre, acelerando el divorcio un año antes de ese reencuentro laboral. El resto de la tripulación es una amalgama diversas de razas y seres extraterrestres que van a explorar el universo al mando de esa pareja mal avenida.

El inicio: Seth MacFarlane es conocido principalmente por la creación de diversas series de animación para adultos, desde que a los 26 años, cuando trabajaba como dibujante y guionista en Hanna-Barbera, consiguió vender su primera idea a la cadena FOX, para realizar el piloto de ‘Family Guy’ que aquí conocemos como ‘Padre de Familia’ que se convirtió en un verdadero éxito a la sombra de ‘Los Simpsons’ proporcionándole cuatro Emmys a su creador.

Posteriormente creó otras series de animación como ‘American Dad’ o ‘The Cleveland Show’, pero poco a poco empezó a hacer apariciones como actor y fue derivando su atención más allá del terreno de la animación, para dirigir películas  taquilleras como ‘Ted’ e incluso presentar (bastante mal por cierto) la ceremonia de los Oscar, lo que está al alcance de muy pocas personalidades de Hollywood.

mcfarlaneMacFarlane siempre había sido un gran amante de la ciencia-ficción desde pequeño, cuando devoraba tanto los programas divulgativos de Carl Sagan como ‘Cosmos’, como todas las series del ramo como Star Trek, de la que es un fan declarado, por ello no dudó en embarcarse como productor ejecutivo en el remake de ‘Cosmos’ con Neil DeGrasse Tyson como presentador y divulgador científico, que tuvo un enorme éxito en todo el mundo.

Envalentonado por ese éxito, no dudo en sacar del cajón uno de sus proyectos más personales, que llevaba pensando muchos años, sobre una nave espacial surcando el espacio, pero desde una perspectiva más alegre y luminosa que encajara mejor en el público familiar de una cadena generalista, huyendo de los tonos sombríos y dramáticos que predominan en las ‘space operas’ mas prestigiosas como ‘Battlestar Galactica’ o ‘The Expanse’.

MacFarlane quiso aprovecharse de la tendencia cinematográfica de taquillazos como ‘Guardianes de la Galaxia’ o ‘Deadpool’ que introducían con mucho acierto elementos de comedia en tramas de ciencia-ficción y consiguió convencer fácilmente a la cadena FOX de que le encargara su primera serie con personajes reales, mientras mantiene en antena su longeva ‘Padre de Familia’.

MacFarlane no dudó en rodearse de veteranos del mundo de Star Trek como Brannon Braga en la producción ejecutiva de la serie, así como de otros guionistas, actores y directores implicados en alguna de las diferentes series de ese universo, para intentar captar parte de esa atmósfera de camaradería y colaboración positiva entre los miembros de la tripulación que siempre fue una seña de identidad de la creación de Gene Rodenberry.

El trailer de la serie fue presentado en olor de multitudes en las convenciones especializadas que son el mejor lugar para conseguir inflar todo tipo de expectativas, como pueden comprobar a continuación.

Su estreno fue bastante vapuleado por la crítica especializada pero en cambio las audiencias han sido bastante buenas, en unos de esos ejemplos donde no coinciden en absoluto ni  los criterios ni la recepción  de ambas.

La trama: La serie se plantea desde el episodio piloto como un híbrido de una serie de viajes galácticos con muchos elementos de comedia, pero sin entrar nunca en el terreno paródico o satírico, estilo ‘SpaceBalls’ , con episodios independientes sin apenas continuidad, por lo que podemos verlos de forma desordenada sin ningún problema aparente.

Como es habitual en este tipo de series de viajes espaciales, los conflictos y las tramas suelen dividirse entre las internas de la nave con diversos conflictos entre miembros de la tripulación, que siempre son de baja intensidad para acabar todos tan amigos al final de cada episodio, con muchas bromas y pullas entre ellos.

Por otro lado tenemos las externas al funcionamiento de la propia nave, sea por aterrizar y explorar un planeta, donde se van a enfrentar a diversos peligros causados por los lugareños, como en el propio espacio por encontrarse con todo tipo de naves, en especial con las de los Krill, que son sus archienemigos declarados, con los que mantienen sangrientas y espectaculares batallas especiales como la del siguiente vídeo

La diversidad entre los miembros de la tripulación donde predominan los terrícolas, permite presentar todo tipo de contrastes y contradicción entre las costumbres de los diferentes mundos, aunque todos luchen bajo la misma bandera.

De esta forma tenemos a la jefe de seguridad, la xelayana Alara, que a pesar de su aparente fragilidad, tiene una fuerza increíble, el segundo oficial Bortus de una raza bastante singular, los moclun y el robot que no puede faltar nunca en una nave, que en este caso es Isaac, miembro de los kaylon una raza artificial muy superior a la terrestre que está estudiando el comportamiento humano.

En el apartado humano tenemos a la pareja divorciada al frente de la nave, que poco a poco van limando sus asperezas, junto con la oficial médico de a bordo y los dos pilotos que son un poco el Zipi y Zape de la nave, haciendo bromas a diestro y siniestro, como en el siguiente vídeo, donde Gordon el bromista de a bordo hace del robot Isaac el objeto de su broma ante la lógica incomprensión de la forma artificial de vida.

La vida a bordo alterna los momentos dramáticos con los más distendidos como el karaoke del siguiente vídeo, donde pueden ver a los miembros de la tripulación explayarse con canciones del siglo XX

En sus excursiones a otros planetas, deben recurrir a su amplia base de datos, para conocer las costumbres de los lugareños, en especial en lo referente a su indumentaria, para poder mezclarse mejor con ellos en sus misiones de reconocimiento, como vemos en el siguiente corte.

La influencia del mundo ‘Star Trek’ es evidente en muchísimos aspectos, tanto es así que podría haber pasado perfectamente como una secuela de la serie original, en la que intenta recuperar ese espíritu primigenio, del que curiosamente se ha alejado mucho la recién estrenada ‘Star Trek: Discovery’ de la que algún día les hablaremos.

Esa inspiración se ve hasta en los larguísimos títulos de crédito, poco habituales en nuestros días, en la mejor tradición de las series espaciales, con una música evocadora del gran Bruce Broughton.
7

‘The Orville’ es una serie cargada de buenas intenciones, para hacer una especie de homenaje a las series clásicas de ciencia-ficción de los años setenta y ochenta, pero me ha dado la sensación que se ha quedado corta en bastantes aspectos, ya que no tiene toda la comedia que se espera de MacFarlane ni es lo suficientemente seria para contentar a los amantes más puristas del género, quedándose en una especie de limbo que a mi personalmente no me ha acabado de convencer, desde el punto de vista de su ejecución.

Nunca me han gustado ni los trabajos ni las series de MacFarlane, al que le he acabado cogiendo cierta ojeriza y manía personal, por eso entré a ‘The Orville’ con cierta prevención por su presencia tanto delante como detrás de las cámaras, pero aunque como la ciencia-ficción siempre me ha gustado mucho, esperaba que una cosa compensara a la otra.

Debo reconocer que me ha entretenido bastante, con algunos episodios incluso brillantes, al lado de otros donde recurren al viejo truco de la cubierta holográfica, que siempre he detestado, por permitirles rellenar tramas sin riesgo alguno, al volver siempre a la casilla de partida, engañando al espectador que se piensa que todo va en serio.

De todas formas, no podía dejar de pensar en que la serie habría ganado mucho con otro actor protagonista en lugar del propio MacFarlane, que siempre me ha parecido mucho peor actor que productor o guionista, como aquí se empeña en demostrarnos continuamente, aunque el resto de reparto le sostiene muy bien la función.

En su haber tengo que reconocer su habilidad de introducir temas actuales candentes, como el racismo o las mutilaciones sexuales, dentro de las historias futuristas, lo que permite abrir ciertos debates desde un angulo diferente al habitual, pero siempre sin que la sangre llegue al río entre los miembros de la tripulación que funcionan como una familia bien avenida.

Su principal defecto es esa irregularidad por ese ir y venir continuo entre la comedia y el drama sin profundizar en ninguno ni tener una dirección clara. No se como va a evolucionar en futuras temporadas, porque es una formula que se puede agotar rápidamente a la que el público se canse de la novedad, en especial si empiezan a abusar de las tramas holográficas que siempre me han dado la sensación de rellenar cosas cuando carecen de ideas.

Los actores: El centro absoluto de la serie es la pareja que forman Seth MacFarlane y Adrianne Palicki como los divorciados Ed y Kelly, el capitán y la primera oficial de la nave, cuyas trifulcas personales acaban afectando al funcionamiento de la nave y a las misiones. Como ya he comentado  lo poco convincente que me resulta la actuación de Seth MacFarlane, suerte tenemos de contar a su lado a una buena actriz para apuntalar esa relación.

parejaPalicki siempre será recordada por su fabuloso papel de Tyra en la joya que fue ‘Friday Night Lights’ donde destacaba por encima del gran reparto coral de la serie. Curiosamente tras ese personaje la han encasillado en todo tipo de personajes principales y secundarios en el genero de ciencia-ficción, como hizo durante tres años en ‘Agents of SHIELD’ o en pilotos como ‘Wonder Woman’ o ‘Aquaman’ que nunca vieron la luz, lo que lógicamente la han llevado a ‘The Orville’ donde es la mejor del reparto, como la mujer que no se sacude la culpa de haber engañado a su marido, al que todavía aprecia.

Si necesitamos un actor con vis cómica para un personaje secundario de alguien brillante pero muy atribulado, el pelirrojo Scott Grimes es un valor seguro para ese tipo de papeles desde hace muchos años.  Su salto a la popularidad empezó en la excelente ‘Party of Five’ a la que siguió una larga estancia en los últimos años de ‘Urgencias’ como el doctor Archie Morris, que iba compaginando con la voz de Stevie en ‘American Dad’, por lo que no debe sorprendernos que su amigo MacFarlane le llamara para hacer de Gordon su mejor amigo y el bromista oficial de la nave.

jackson-grimesA su lado tenemos a un debutante absoluto en un papel importante como J.Lee que interpreta al segundo piloto John LaMarr, que se convierte en amigo inseparable de Gordon. Su experiencia previa viene de trabajar un poco de todo en las series animadas de MacFarlane, por lo que todo queda en casa.

Los actores que deben actuar con prótesis debido a su personaje no dejan de tener siempre un problema de cierto reconocimiento fuera de su mascara, no tanto en el caso de la joven Halston Sage que da vida a la forzuda Alara, como en el caso de Peter Macon al que le toca maquillarse mucho mas para encarnar a Bortus, un personaje seco y serio con costumbres bastante extrañas.

Sage ha hecho el recorrido habitual de las jóvenes actrices de empezar en series de Nickelodeon, para dar el salto como una de las rehenes en ‘Hostages/Crisis’, que no duró ni media temporada, para pasar a un personaje interesante donde cumple bien y se hace notar.

sage-maconPeter Macon no había pasado de hacer papeles minúsculos en toda su carrera, completamente oscura, hasta conseguir el papel de Bortus, gracias a su potente y profunda voz. El personaje no le exige ser muy expresivo, por lo que desconozco si tiene muchas aptitudes para la actuación, pero lo que si es cierto es que no creo que lo reconozcan por la calle, por lo maquillado que sale.

Poner una actriz veterana, conocida y con mucho oficio siempre ayuda a apuntalar un reparto con gente joven y desconocida, por lo que la elección de Penny Johnson Herald como la doctora Claire se ha revelado como un gran acierto, ya que hace un poco el  papel de madre de toda esa familia que es la tripulación, imponiendo orden y cordura cuando es necesario.

johnsonPenny Johnson Herald empezó a destacar como la impagable secretaria del protagonista en ‘The Larry Sanders Show’, de donde pasó a interpretar un papel recurrente en ‘Star Trek. Deep Space Nine’ como la relación amorosa del capitán Sisko, para pasar a ser la memorable mujer del presidente Palmer, en las primeras temporadas de ‘”24’ y más adelante como la capitana de las últimas temporadas de ‘Castle’, en una larga y fructífera carrera que continua con su buen hacer en pleno espacio.

Si ya es difícil reconocer a alguien con maquillaje, imaginen lo que le pasa al pobre Mark Jackson embutido en el traje y la mascara del robot Isaac, cuya principal incógnita es saber como respira el pobre actor, porque adivinar expresiones faciales, va a ser que no.

the-orville-mark-jackson-1018299-1280x0Jackson debuta en esta serie y he puesto la foto para acordarme de él si lo veo en otro sitio, aunque si lo cambian tampoco me daría cuenta.

Final :‘The Orville’ se ha estrenado con bastante celeridad en nuestro país en la cadena FOX, que ya ha emitido integra su primera temporada, que promocionó de la siguiente manera.

‘The Orville’ puede ser una buena propuesta si disfrutan con historias de ciencia-ficción ligera y con toques de humor, un poco en la estela del ‘Star Trek’ original y de su primera secuela ‘The Next Generation’, pero más decantado hacia el lado de la comedia, intentando recuperar ese espíritu nostálgico que tanto nos invade últimamente en muchas series recientes, espero que el artículo les haya servido para decidirse al respecto, si todavía no la han visto.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Ver Post >
Sobre el autor Lorenzo Mejino
Las nuevas tecnologías han cambiado la forma de ver la televisión. Series para gourmets nace con la pretension de ayudar a personalizar su menú televisivo en lo que hace referencia a las series de TV. Analizaremos series actuales, novedades, pequeñas joyas olvidadas y series clásicas dando nuestra opinión personal sobre el nuevo formato de oro del siglo XXI.