Diario Vasco
img
Fecha: mayo 4, 2018
S Club 7 : El fenómeno musical juvenil del cambio de siglo
Lorenzo Mejino 04-05-2018 | 6:00 | 0

La creación de series como instrumento promocional y de lanzamiento de grupos musicales prefabricados es uno de los recursos que los más avispados productores musicales han utilizado para conseguir diferenciarse del resto de la oferta musical.

Desde los años sesenta hemos tenido ejemplos como ‘Los Monkees’ , ‘Mamá y sus increíbles Hijos’ o incluso series de animación como ‘Los Archies’ que fueron grandes éxitos en su momento y marcaron a cada generación, con su emisión en el prime-time televisivo.

En la actualidad ese fenómeno de la serie al servicio de un artista se circunscribe de forma casi exclusiva a las series destinadas al publico infantil o juvenil, con ejemplos como ‘Hannah Montana’ o ‘Shake it Up’, dejando las propuestas más adultas como ‘Glee’ o ‘Rise’ con el esquema clásico de actores que interpretan canciones y no al revés.

El punto de inflexión entre ambos modelos llegó con el estreno en 1998 de  ‘S Club 7’, la primera creación televisiva de Simon Fuller, que dio en la diana con la mezcla de grupo musical prefabricado y comedia para los chavales, en una de las grandes sensaciones mediáticas del cambio de siglo, que vamos a recordar en uno de esos viernes eclécticos que tanto nos gusta recordar de vez en cuando.

Antes de entrar en materia y sin que sirva de precedente, me veo en la obligación de prevenirles ante la posibilidad de que al escuchar de nuevo diversas canciones de ‘S Club 7’ no puedan sacárselas de la cabeza durante varios días, como me ha sucedido durante la redacción de un artículo bastante personal, como podrán comprobar más adelante.

grupoFicha: S Club 7 52 ep 20 min    Jul 1999-Dic 2012 BBC (UK) / TVE (E)

Sinopsis: Un grupo musical británico de tres chicos y cuatro chicas, empieza a estar desencantado de la falta de éxito en su país natal, donde no consiguen ni un contrato discográfico ni  hacer actuaciones en directo. Ante ese panorama no dudan en aceptar una oferta de su agente para ir hasta Miami para actuar de forma permanente en el Paradise Hotel como banda residente.

Al llegar descubren que han sido engañados vilmente, porque el hotel es un verdadero antro dirigido por dos hermanos de lo más cutre, que les obligan a trabajar en todo tipo de tareas de limpieza y mantenimiento del hotel, compaginándolas con las actuaciones ante el ‘selecto’ grupo de huéspedes del hotel.

En sucesivas entregas la banda se desplaza hasta Los Ángeles, Hollywood y finalmente Barcelona, persiguiendo su sueño de triunfar en el mundo de la música.

El inicio: Simon Fuller es uno de los personajes más listos e influyentes de la escena musical británica en la que lleva trabajando desde sus inicios como ejecutivo musical a principios de los años ochenta. Su trabajo como manager de la cantante Annie Lennox empezó a abrirle las puertas del mercado musical, hasta que consiguió en 1996 dar el primer gran pelotazo de su vida, al fichar a cinco chicas que estaban buscando un nuevo manager, para poder salir del ostracismo al que su descubridor las tenía postergadas.

Fuller se convirtió en el manager de Victoria, Geri, Emma y las dos Mel, para crear el enorme bombazo mediático que fueron las ‘Spice Girls’ desde la aparición de su primer single, el ‘Wannabe’ que fue el inicio del enorme imperio mediático que crearon.

simon-fullerLa gran sorpresa llegó cuando las cinco chicas decidieron despedir a Simon Fuller tras la publicación de su segundo álbum, para controlar ellas mismas las riendas de su carrera, un hecho que llenó los titulares de medio mundo.

Fuller decidió demostrar a todos que la clave de ese éxito era su gestión en todos los sentidos, por lo que decidió crear otro grupo de la nada para elevarlo a las máximas alturas, pero con una nueva estrategia como era hacer una serie televisiva como rampa de lanzamiento de las canciones del nuevo grupo.

Fuller llevó a cabo una búsqueda de talento por todo el Reino Unido, tanto a través de agentes como de audiciones abiertas a todo el mundo, para conseguir ensamblar un grupo juvenil de siete personas, donde hubieran actores, cantantes y bailarines, que supieran hacer un poco de todo, pero destacando en alguno de los campos.

Tras diversos cambios, llegaron a la formación definitiva donde solo Rachel Stevens fue elegida de forma directa, con el resto de componentes elegidos a través de numerosas pruebas y ensayos de compatibilidad entre ellos, como si fuera un laboratorio.

El siguiente paso fue la grabación simultanea del primer disco, compuesto por Cathy Dennis, una verdadera fabricante de éxitos, en paralelo a la grabación de la serie, escrita por Kim Fuller la hermana de Simon, para que todo quedara en casa.

El estreno de la serie fue un verdadero bombazo a nivel mundial a pesar de ir dirigida a un publico más bien infantil. Su primer single ‘Bring it on back’ consiguió de forma fulminante el numero uno de las listas británicas, demostrando el enorme ojo clínico de Simon Fuller, como pueden recordar en esta canción que se les va a meter de nuevo en la cabeza, con este videoclip de la 1T de la serie

La carrera de Fuller ha sido impresionante desde ese momento, lanzando carreras musicales como la de Britney Spears o Amy Winehouse, además de crear formatos televisivos como ‘American Idol’ o ‘So You Think You Can Dance’ que le han convertido en uno de los hombres más poderosos a nivel mundial de la industria del espectáculo.

La trama: ‘S Club 7’ dejó a las claras desde el primer momento que la serie solo era la punta de lanza para abrir el negocio de la venta de discos, actuaciones y mercadotecnia, por ello la diseñaron como un producto de fácil consumo, con unas tramas dirigidas a un público infantil para que luego compraran todo lo relacionado con el grupo tras chantajear de todas las formas posibles a sus padres.

La idea era reproducir el modelo de las ‘Spice Girls’ pero enfocado a los hermanos menores de las fans del grupo, para darles algo que sintieran como propio, por lo que las aventurillas televisivas semanales eran el punto diferencial inicial entre ambos modelos de negocio.

En la serie, los personajes eran versiones ficcionadas de los actores, por lo que era difícil saber donde acababa el actor y empezaba el personaje, en especial cuando empezaron a introducir sus propios líos personales en las historias.

La búsqueda del éxito de los siete chavales, solos y medio abandonados en una tierra lejana era el hilo conductor de las historias semanales, centradas en algún malentendido infantil, con el par de villanos que manejan el hotel como saco de todos los golpes, para acabar con el final feliz en el que cantaban la canción que tocaba para ese episodio, casi todas ellas composiciones propias, excepto dos versiones de una canción de ABBA y otra de Tony Orlando.

Las canciones de Cathy Dennis eran enormemente pegadizas y alegres, basadas en pocos acordes pero muy fáciles de recordar, ideales para que los chavales imitaran a sus ídolos, cantando y bailando las coreografías sencillas que hacían los siete componentes del grupo, como pueden comprobar en otras de sus canciones hiperconocidas el ‘S Club Party’ que fue su himno para la 2T de la serie.

Conscientes del éxito mundial de la serie, en la segunda entrega enviaron el grupo a Los Ángeles en su búsqueda incesante de la fama, para alojarse en casa de una señora que los acoge en su seno, interpretada por Linda Blair, muy lejos de sus tiempos de ‘El Exorcista’, pero que les permitía renovar hasta la cabecera de la serie.

En esa época todo lo que sacaban como sencillos discográficos en el seno de la serie era un éxito de la noche a la mañana, aunque algunas canciones destacaban más que otras como el celebérrimo ‘Reach’ otra de sus canciones emblema.

La serie cada vez se complicaba menos la vida e iba encadenando equívocos de parvulario para llegar al momento álgido de la canción semanal. Una fórmula que empezó a dar muestras de fatiga, cuando  el grupo se trasladó a Hollywood en su 3T, donde por primera vez tienen un pequeño atisbo del triunfo, gracias a su nuevo manager (interpretado por otra vieja gloria Barry Williams, de la tribu de Los Brady) que les consigue un contrato discográfico y una gira, además de volver a cambiar la cabecera para la tercera entrega.

Los síntomas de agotamiento de su público infantil que iba creciendo y buscando cosas nuevas se hicieron patentes en su cuarta entrega en la que se desplazaron a Barcelona, como sede de sus correrías, con el nombre de ‘Viva S Club’, para hacer todos los tópicos habidos y por haber, incluyendo el intento de uno de los miembros por hacerse torero.

Los propios integrantes del grupo ya eran mucho más adultos y tenían sus propias aspiraciones profesionales más allá del grupo y el primer síntoma grave fue la salida de Paul Cattermole a mitad de temporada, que fue despedido por sus compañeros, musicalmente como no podía ser de otra manera, en plena ciudad condal.

En este momento se deben estar preguntando, como diantres me puedo saber la vida y milagros de este grupo juvenil, que no es de mi generación ni de lejos, pero la explicación es sencilla y tiene que ver con el entorno y el momento en que miramos las series y que marcan muchos de nuestros recuerdos.

Esta serie la relaciono directamente con Alice la hija de nueve años de mis mejores amigos por aquella época, una pareja suizo-estadounidense que vivía en Barcelona. Tenía la costumbre de traerle regalos cuando volvía de viaje y tras una estancia en Londres, donde viví de primera mano el boom de la serie, no se me ocurrió otra cosa que regalarle un DVD con la primera entrega de la serie.

El regalo fue como una especie de revelación para Alice, que empezó a devorar obsesivamente todo lo referente al grupo, haciéndome ver la serie junto a ella cuando les visitaba, para mostrarme como los imitaba cantando y bailando y que me hacía mantenerla informado de cualquier cosa con respecto al grupo.

El momento álgido llegó cuando vinieron a grabar a Barcelona, en ese momento y gracias a amigos británicos de la BBC, como regalo de cumpleaños, le preparé una visita al set de rodaje para que conociera a sus ídolos personalmente.

Alice se quedó sin palabras cuando se le aparecieron los seis miembros que quedaban del grupo para saludarla, firmarle todo lo que quisiera, transformando un saludo de dos minutos en una charla de media hora para  acabar cantándole el ‘Happy Birthday’ con sus padres llorando a moco tendido de la emoción. Debo reconocer que los seis artistas fueron realmente encantadores y simpáticos para disfrutar ese rato con una de sus seguidoras de habla inglesa en un país extranjero y solo por ese detalle se ganaron mi gratitud eterna.

Nuestros caminos se han bifurcado lógicamente con el paso del tiempo, pero hace un mes, Alice vino con su pareja a Barcelona, a pasar unos días en mi casa y me sorprende lo grabado que le quedó en la memoria ese momento, por lo que me dio la idea perfecta de recordarlo a modo de anécdota personal en el rincón nostálgico de cada viernes, que en esta ocasión se lo he dedicado a ella, que me consta que está esperando que le envié el link al artículo.

Los actores:
Todos los actores y actrices salieron de la nada más absoluta para volver a descender a la nada de nuevo tras la cancelación de la serie, con algunas pequeñas excepciones.

El núcleo masculino formado por Jon Lee, Bradley McIntosh y Paul Cattermole ( de izq a der) era bastante compacto, con los tres cumpliendo más que bien en la triple faceta de actores, cantantes y bailarines.

los-tres-chicosCattermole se quedó con el papel de villano, al ser el primero en abandonar el grupo, para no levantar cabeza en su carrera posterior, llegando a declararse en bancarrota, McIntosh ha seguido un camino similar pero sin perder todo su dinero. En cambio el rubio Jon Lee, fue el más hábil al enfocar su carrera hacia el teatro musical siendo un regular de muchas producciones del West End londinense como ‘Les Miserables’.

Las cuatro chicas del grupo (de izq a der, Rachel Stevens, Jo O’Meara, Tina Barrett y Hannah Spearritt) han tenido algo más de suerte, en especial Rachel Stevens que tuvo una carrera discreta como cantante con algunos pequeños éxitos, para pasar a ser una habitual concursante en realities de celebridades, que por lo menos le mantienen en el candelero. Algo parecido ha sucedido con la rubia Hannah Spearritt, que era la mejor actriz del grupo, por lo que no le resultó difícil encontrar acomodo en una interesante serie de sci-fi como ‘Primeval’ durante cuatro temporadas, a la que le han seguido bastantes apariciones en teatros y películas como ‘Agent Cody Banks 2’

chicasLa sorpresa negativa fue la carrera posterior de Jo O’Meara, la cantante principal del grupo que era la voz de muchas de las canciones, pero que no consiguió grabar un disco hasta casi tres años después del salir del grupo, debido a numerosos problemas de salud y personales. Su disco no tuvo ninguna repercusión y solo le faltó un grave incidente racial en una edición de ‘Gran Hermano VIP’ de donde fue expulsada de forma fulminante para tener que volver al redil de las reuniones del grupo e ir tirando como pueda.

Tina Barrett era la mejor bailarina del grupo, pero al finalizar la serie, desapareció de la escena por completo, para reaparecer para las reuniones del grupo pero siempre con el perfil más bajo de los siete componentes.

El final :

La salida de Paul Cattermole fue el inicio del fin del grupo, que intentó continuar como sexteto, llegando incluso a hacer una película ‘Seeing Double’ que no había por donde cogerla, que fue el epitafio del grupo, al anunciar su separación poco después.

s-club-7-reunion-600x450Sus carreras por separado han quedado a años luz de su éxito como grupo, por lo que a nadie debe extrañarle que tras diez años de su separación, decidieran unirse de nuevo con la magnífica excusa de un acto benéfico, para ver si la gente se acordaba de ellos, cantando sus grandes éxitos juveniles como treintañeros como pueden comprobar en el vídeo siguiente grabado en 2014.


En la actualidad tres de los miembros siguen funcionando bajo el nombre SC3, viviendo de las rentas y la nostalgia, aunque lejos de la fama de sus mejores momentos.

sc3

Epilogo:

Hoy ha sido un artículo diferente, porque hemos dedicado el espacio de la nostalgia, al efímero fenómeno mediático que fueron los ‘S Club 7’, que tuvieron su serie de televisión como caballo de troya para entrar en las vidas de muchos jóvenes en el momento del cambio de siglo.

Desde el punto de vista de calidad televisiva ha quedado claro que no ha pasado a la historia, pero nuestra vida y nuestros recuerdos se mueven por todo tipo de resortes que a veces son activados por una inesperada visita como he intentado reflejar en esta ocasión.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

 

Ver Post >
Sobre el autor Lorenzo Mejino
Las nuevas tecnologías han cambiado la forma de ver la televisión. Series para gourmets nace con la pretension de ayudar a personalizar su menú televisivo en lo que hace referencia a las series de TV. Analizaremos series actuales, novedades, pequeñas joyas olvidadas y series clásicas dando nuestra opinión personal sobre el nuevo formato de oro del siglo XXI.