Diario Vasco
img
Autor: bouvier
Invasión : Lo que trajo el huracán, pero el día equivocado.
img
Lorenzo Mejino | 20-04-2018 | 6:01| 3

La suerte tiene bastante más influencia en el éxito y reconocimiento de las series que lo que se piensan muchas personas. A veces se dan circunstancias reales que dan al traste con toda una estrategia de publicidad y marketing encaminada a una fecha concreta de estreno, como ha ocurrido en el caso de películas o series que han debido aplazar o incluso cancelar su emisión, por tener una temática similar a un tiroteo en masa o un atentado terrorista que se produce días antes del estreno.

Hoy vamos a analizarles ‘Invasion’ que entra claramente en el reducido catálogo de series desgraciadas, al tener su punto de partida en un tremendo huracán que abre las puertas a una invasión microscópica extraterrestre, pero que poco antes de su estreno tuvo la mala suerte de coincidir  con el devastador huracán Katrina que asoló Nueva Orleans y que mandó al carajo todas las promociones de la serie basadas en el paso del huracán, por el lógico respeto a las victimas.

Si a eso le añadimos que la cadena ABC decidió emitirla tras su enorme éxito ‘Perdidos’ que entraba en su 2T en olor de multitudes, nunca se pudo sobreponer a  la promoción fallida e inconveniente y las altas expectativas generadas,  lo que acabó condenándola tras un solo año en antena, como les vamos a analizar a continuación.

Invasion TV Series (2005) starring William Fichtner, Eddie Cibrian, Kari Matchett, Lisa Sheridan, Tyler Labine, Alexis Dziena, Evan Peters, Ariel Gade and Aisha Hinds - dvdbash.wordpress.com

Ficha: Invasion 22 episodios   Sep 2005 -May 2006   Cadena: ABC (USA) Autonómicas/Calle 13 ( E)

Sinopsis:  La tranquila población de Homestead en los Everglades de Florida, se ve asolada por el violento huracán Eva que además de dejar un reguero de desolación, ha traído una serie de seres anfibios fluorescentes de color naranja que empiezan a atacar a la población, para fundirse con sus cuerpos, adoptando sus aspectos humanos pero manteniendo parte de su conciencia humana.

El sheriff y el agente forestal de la zona, descubren el comportamiento extraño de algunos de sus conciudadanos y empiezan a investigar los hechos que están sucediendo en su otrora apacible ciudad, que va a afectando a cada vez más personas.

El inicio: Shaun Cassidy fue una verdadera estrella de la música juvenil durante la década de los setenta, en la estela de su hermanastro David Cassidy (Mama y sus increíbles hijos), con un “rock and roll” clásico pero muy edulcorado para encandilar a las adolescentes de todo el mundo, como pueden ver en el primer vídeo grabado en el mítico “Aplauso”  de las tardes sabatinas de TVE

Pasada su fama efímera como ídolo juvenil, Cassidy decidió pasarse al teatro musical, donde estuvo toda la década de los ochenta interpretando diferentes papeles en Broadway, que compatibilizaba con algunas series juveniles televisivas como los “Hardy Boys” basadas en las conocidas novelas de misterio.

A principios de los años noventa decidió reinventarse e iniciar una carrera como guionista. A través de su amigo, el productor y director de películas de terror Sam Raimi, supo que la CBS estaba buscando ideas para alguna serie de terror con toques sobrenaturales y acabo creando otra serie maldita, ‘American Gothic’, que apenas duró una temporada.

Entro a trabajar en la productora Universal, donde creó diferentes series sin mucha fortuna, hasta que recibieron una llamada de la cadena ABC que buscaban conceptos de corte fantástico que fueran compatibles con su gran éxito ‘Perdidos’, como compañeros de viaje en la parrilla.

shauncassidyCassidy se inspiró en el clásico ‘La invasión de los ladrones de ultracuerpos’ para desarrollar una historia de corte similar con una invasión extraterrestre de origen desconocido, en un lugar bastante apartado de los grandes núcleos urbanos, para reforzar esa sensación de soledad. El concepto del huracán le servía como punto de partida de la invasión, sin detenerse en demasiadas explicaciones, para desarrollar la trama a partir de esa llegada inesperada e inexplicable.

La propuesta recibió la aprobación de la cadena para su programación otoñal, con la presencia de un director ‘pata negra’ como Thomas Schlamme ( Urgencias ,El Ala Oeste de la Casa Blanca) para realizar el piloto. La gran campaña promocional se basaba en mostrar los efectos devastadores iniciales del huracán, pero tras el paso del Katrina, tuvieron que modificarla a toda prisa, para centrarse más en el tema extraterrestre con un trailer muy recortado

Emitida tras ‘Perdidos’, fue bastante bien recibida por la crítica y logicamente se aprovechó de la enorme audiencia de su predecesora en su estreno, para ir perdiendo fuelle poco a poco, pero manteniendo unos numeros más que aceptables.

La trama: ‘Invasion’ bebe de las fuentes clásicas de las películas y series que desarrollaban llegadas de seres de otro planeta, siguiendo los pasos habituales del género.

En primer lugar tenemos la fase de identificación del peligro, donde tenemos que conocer el organismo causante de la invasión y el mecanismo que sigue para infectar a las personas y apoderarse de ellas, en este caso son esos organismos anfibios que capturan a los humanos, absorben su ADN y se funden en el mismo cuerpo, manteniendo su aspecto y evitando que el antiguo humano sea plenamente consciente de su cambio.

La segunda fase es diferenciar a los sanos de los infectados, lo que no es una tarea sencilla por no cambiar el aspecto, lo que nos lleva a las lógicas sorpresas de descubrir que personas muy importantes en la trama, están infectados, alguno incluso desde hace diez años, como avanzadilla de la invasión.

Con los dos bandos más o menos delimitados, empieza la tercera fase de guerra sin cuartel, para intentar dominar y acabar con los otros, pero con la ventaja en este caso de evitar el maniqueísmo habitual de terrícolas buenos-extraterrestres malos, porque ambos bandos tienen de todo y se comportan de maneras positivas y negativas para añadir más claroscuros al desarrollo de la trama.

Dentro de este esquema general se mueven nuestros personajes de la serie, estructurados en torno a una familia de aluvión con el centro en la pareja divorciada que forman el agente forestal y la doctora del pueblo, con  dos hijos en común que viven con la madre que ha rehecho su vida con Tom el sheriff del pueblo con el que además ha tenido una hija, como vemos en el vídeo.

Mientras tanto el agente forestal está comprometido con una periodista, cuyo hermano es un amante de las teorías conspiranoicas que empieza a disfrutar de lo lindo con sus locas hipótesis de lo que puede estar pasando en su pueblo, como comparte con los tres chavales en las subtramas más ligeras y hasta cierto punto divertidas de la historia, como este vídeo, donde podrán reconocer a un imberbe Evan Peters (American Horror Story)

En torno a ese núcleo central de personajes se van a agrupar los dos bandos de sanos e infectados, utilizando a las estrellas invitadas, para hacer avanzar la historia revelando secretos tanto de las personas como de los invasores, con presencias tan curiosas como la de una joven Elisabeth Moss ( Mad Men, El Cuento de la Criada) en uno de sus primeros papeles de importancia.

La historia avanza a buen ritmo y con muchas sorpresas que nos dejan descolocados en muchas ocasiones al evitar esa delimitación clara de los bandos con seres malvados en ambos lugares, como en la siguiente escena donde Russell el agente forestal debe tomar una decisión bastante delicada.

En paralelo a las tramas adultas, teníamos las historias de los chavales en el instituto, donde la delimitación de las lineas de los raros con los sanos, siempre era bastante más complicada de saber por sus comportamientos adolescentes, ya de por sí, más erráticos.

Como ya me sucedió con la anterior serie de su creador ‘American Gothic, ‘ Invasion’ tenía un tono fantástico ligero que me encantaba , desarrollando bien a los personajes y sin hacer mas trampas de las necesarias en el apartado de los bichos, donde establece una serie de reglas al principio y las sigue hasta el final de forma coherente.

Los paisajes pantanosos eran una excelente ubicación para el peligro que suponen esos seres anfibios, muy bien engarzados en la trama que avanzaba a bastante velocidad buscando ese gran enfrentamiento final que vino encuadrado en el marco de un segundo huracán todavía mas devastador  que el primero, por lo que se convirtió en uno de mis grandes placeres en una de las escasas series que estrenaba el canal autonómico TV3 bien entrados en el siglo XXI.

Siempre me pareció bastante resultona, como una componente de esa clase media-alta de las series que son las que intento que conformen gran parte de mi dieta televisiva e ‘Invasion’ cumplía a la perfección con ese cometido ,con el añadido de que se conserva magníficamente, doce años después de su estreno, con esa zona de Florida atemporal, ideal para este tipo de ficciones.

Los actores:

William Fichtner y KarI Matchett encarnaban al matrimonio central de la serie, el sheriff de condado Tom Underlay y su mujer la doctora Mariel, apuntalando toda la serie alrededor de ellos en todos los sentidos, gracias a sus excelentes interpretaciones.  Fichtner destacaba sobre todo tras ser un excelente secundario cinematográfico toda su carrera en películas tan taquilleras como ‘Armageddon’ , ‘Black Hawk Dawn’ o ‘El Caballero Oscuro’ entre muchas otras.

Este fue uno de los escasos papeles protagonistas  y la verdad es que se mereció mejor suerte. Tras la cancelación volvió a sus secundarios, incluyendo una incursión impagable en ‘Prison Break’ o presentando ‘Top Gear America’.

Invasion TV Series (2005) starring William Fichtner, Eddie Cibrian, Kari Matchett, Lisa Sheridan, Tyler Labine, Alexis Dziena, Evan Peters, Ariel Gade and Aisha Hinds - dvdbash.wordpress.com

La carrera de la canadiense Kari Matchett ha sido solida pero mucho más modesta, sin conseguir nunca ese gran papel que le diera popularidad, siendo esta doctora la que más cerca ha estado de dárselo, más adelante solo ha tenido un papel de cierta importancia durante cuatro temporadas como una jefa de espías en ‘Covert Affairs’ para quedarse en la zona de estrella invitada en numerosas series.

La segunda pareja de la serie la conformaban Eddie Cibrian, como el agente forestal Russell y su mujer la periodista Larkin, en la que ambos estaban bastante por debajo de sus dos compañeros, en especial Cibrian, que nunca ha sido un prodigio de la expresividad, excepto con sus abdominales.

Cibrian empezó su carrera en los culebrones matinales y en ‘Baywatch Nights’ lo que no hacía prometer nada bueno, pero le llegó su gran oportunidad en ‘Turno de Noche’ como el bombero Jimmy Doherty, que enlazó con este personaje.

Cibrian ha ido encadenando serie tras serie, algunas populares como ‘CSI Miami’ y otras estrelladas como ‘Vanished’ o ‘Rosewood’, pero es un actor que como los gatos siempre cae de pie, por lo que no descarto verlo pronto por cualquier lado.

cibrian-sheridan

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En cambio mucho más discreta ha sido la carrera de Lisa Sheridan, una actriz interesante, pero que al final se ha quedado con este papel como el mejor de un paso poco conocido por Hollywood

Tyler Labine ( izq) es un actor con un físico ideal para hacer los papeles de cachondo mental en los que le han encasillado toda su carrera, para aprovechar su vis cómica y que es donde se encuentra más cómodo. Este fue su primer papel de importancia como un conspiranoico pasado de rosca, pero pronto se hizo mas popular gracias a ‘Reaper’ como un cazademonios bastante estrambótico, o más recientemente en ‘Dirk Gently’ o ‘Deadbeat’ cambiando demonios por fantasmas o espíritus

labine-peters

 

 

Apenas recordaba a Evan Peters ( der) como actor juvenil en esta serie y ha sido una sorpresa ver sus inicios como un personaje al que recordaba pero no al actor, en su primer papel con algo de sustancia.

Tuvo que esperar seis años para ser descubierto por Ryan Murphy en la 1T de ‘American Horror Story’ de la que se ha convertido en un actor habitual, cambiando de personaje cada año, demostrando una gran versatilidad que ha llevado a la pantalla grande como QuickSilver en dos películas de la saga ‘X-Men’, ademas de próxima aparición en ‘Pose’ la nueva serie de Murphy.

El final:

La responsabilidad de intentar mantener las audiencias del megaéxito que era ‘Perdidos’ era una carga demasiado grande para ‘Invasion’ que a pesar de tener unas audiencias estables en torno de los diez millones de espectadores, perdía casi la mitad de los de su predecesora, lo que no contentaba a los avidos ejecutivos de la cadena ABC, que no se contentaban con algo que cumpliera sin más.

A mitad de temporada hicieron llegar su preocupación al creador, sobre esa caida en audiencias, por lo que Shaun Cassidy inició una agresiva campaña en redes, para buscar a ese público elusivo que una vez acabado el capítulo de ‘Perdidos’ se abalanzaba sobre su ordenador para comentarlo con sus amigos y conocidos, cuando la audiencia diferida ni se consideraba.

La cadena ABC dejó la puerta entreabierta para una posible renovación, pero Shaun Cassidy decidió hacer un cierre de la 1T que pudiera servir más o menos para dejar las cosas más o menos aseadas, con posibles hilos para la continuación.

Finalmente el hacha cayó sobre ‘Invasion’ porque decidieron buscar el próximo ‘Perdidos’ teniendo claro que ‘Invasion’ no iba a serlo, aunque visto con la perspectiva actual, todos sus intentos posteriores fueron unos fracasos estrepitosos, muy por debajo de las audiencias de ‘Invasion’ que se regodeaba desde el cementerio de las series.

Epílogo:

‘Invasion’ ha ocupado nuestro espacio del recuerdo de los viernes, como una interesante serie de corte fantástico donde su singladura maldita ha sido uno de los ejemplos más curiosos de una mala gestión corporativa del siglo XXI.

Si desean exponer sus opiniones y comentarios, lo pueden hacer aquí o en la cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Ver Post >
Ozark: Hundirse poco a poco hacia el fondo del lago
img
Lorenzo Mejino | 18-04-2018 | 6:01| 3

El ritmo frenético de estrenos originales de Netflix hace imposible estar al día de todos ellos, salvo que invirtamos de forma exclusiva, nuestros ratos de ocio en ver todo lo que nos proponen. En mi caso, suelo esperar un cierto tiempo para verlos, cuando las aguas de la excitación y promoción inicial han bajado, para poder analizarlos con cierta perspectiva y sosiego sin la necesidad de esa inmediatez, como me ha sucedido con ‘Ozark’ un estreno del verano pasado.

‘Ozark’ es otro ejemplo meridiano de las virtudes y defectos de la factoría Netflix, con una propuesta interesante tanto a nivel de historia como de reparto, pero que es desarrollada de una manera en que predominan más los cebos para que sigamos mirando la historia, que una visión global y concentrada del arco narrativo, con muchas escenas, diálogos y personajes añadidos para hacer bulto y tramas de relleno, mientras nos van poniendo las zanahorias al final de cada capitulo.

‘Ozark’ no es una mala serie pero tampoco me ha parecido buena, con la enésima historia sobre la crisis existencial de un hombre blanco cuarentón que se pasa al lado oscuro de la ley, con la excusa habitual de proteger a su familia. Desarrollada con un tono solemne y oscuro, la única luminosidad la proporcionan los paisajes exteriores, que se suponen que son los preciosos lagos Ozark del estado de Missouri, pero que fueron rodados a las afueras de Atlanta, otro gato por liebre de los varios que les vamos a analizar en el presente artículo.

principalFicha: Ozark 10 + episodios.   Jul 2017- Cadena: Netflix (USA)- Netflix (E)

Sinopsis: Marty Byrde es un gestor financiero que trabaja con su socio en una pequeña consultora de Chicago, que tiene entre sus clientes a un peligroso traficante local de drogas, Camino del Rio, bajo la fachada de un honrado hombre de negocios.

Cuando un esquema de lavado de dinero acaba de forma desastrosa, Marty recibe un ultimátum de Camino, donde para salvar su vida y demostrar de nuevo su valía, debe irse a la zona turística de los Ozark en el estado de Missouri y lavarle ocho millones de dolares en ese remoto lugar para ganarse su confianza y evitar consecuencias fatales tanto para él como para su familia, que a regañadientes acepta ese traslado forzoso para seguir al patriarca.

Su llegada a los Ozark, no es nada plácida y pronto se encuentra con la animadversión de los chorizos y delincuentes locales, ante la amenaza del recién llegado y sus esquemas financieros que empiezan a afectar a mucha gente de la zona.

El inicio: Bill Dubuque (foto) es una persona que llegó hace menos de diez años al campo de la escritura de guiones, tras hacer toda su carrera como cazatalentos empresarial, pero que en secreto iba escribiendo como su pasión oculta. Un día conoció a un productor cinematográfico Mark Williams al que le presentó un borrador de lo que luego sería la película ‘El Contable’, donde aprovechaba sus conocimientos del mundo financiero para desarrollar una intriga criminal con ese contable como pieza clave.

bill-dubuqueEl guión pasó a engrosar la lista negra de los mejores guiones nunca rodados, pero por lo menos le abrió las puertas para reescribir ‘El Juez’ con Robert Downey, Jr y Robert Duvall, que tuvo bastante reconocimiento tanto por el público como por la crítica; dicho éxito desbloqueó el guión de ‘El Contable’ que fue estrenada en 2016, con Ben Affleck como protagonista.

En paralelo, Dubuque junto con Williams, empezó a desarrollar la idea de ‘Ozark’ basada en sus recuerdos juveniles en los que pasó varios veranos trabajando en los negocios turísticos de esa zona, por lo que la idea de un hombre que escapa de su pasado y deber iniciar un negocio sucio de cero en ese lugar apartado, le parecía muy atractiva.

Su piloto fue comprado por Media Rights Capital, la productora de ‘House of Cards’ que se la colocó rápidamente a Netflix con la que mantiene una relación más que fluida, buscando a un showrunner veterano para que se hiciera cargo de la producción, cargo que recayó en  Chris Mundy, con muchos años en ‘Mentes Criminales’ y que estaba trabajando en ‘Bloodline’ una serie de tono muy similar a ‘Ozark’ en todos los sentidos.

El siguiente paso fue encontrar al protagonista, pero cuando el guión le llegó a Jason Bateman, a traves de su agente, éste mostró su enorme interés en el mismo, pero no solo como actor, sino a nivel de productor ejecutivo y director en principio de todos los capítulos de la serie.

Con todas las piezas iniciales, empezó el proceso de producción donde se vio la imposibilidad de que Bateman pudiera dirigir los diez capítulos, por lo que se reservó los dos primeros y los dos últimos para sí mismo, dejando el resto para otros directores, tras establecer el tono estético de la serie en el piloto de la misma.

El estreno vino precedido de una campaña de nivel medio-alto de promoción por parte de Netflix, que empezó a abrir boca con el siguiente ‘teaser’ meses antes del estreno.


El siguiente paso fue el trailer largo de la serie, poco antes de su estreno en pleno mes de Julio, esperando destacar entre las pocas novedades veraniegas, aunque las críticas no fueron especialmente entusiastas, ahondando en el potencial poco aprovechado que tenía la serie y su desarrollo algo decepcionante.

La trama: ‘Ozark’ utiliza una estructura lineal temporal para mostrarnos el particular descenso a los infiernos de Marty Bryde desde su placentera vida inicial en Chicago. De esta manera el primer episodio se dedica exclusivamente a plantearnos la premisa de partida, cuando su vida se desmorona de la noche a la mañana y se ve obligado a esa emigración forzosa a los Ozark con deberes blanqueadores incluidos.

Marty se convierte poco a poco en un superviviente nato con cinco frentes abiertos que le amenazan continuamente, por lo que su táctica se convierte en intentar que sus enemigos y problemas se enfrenten entre ellos, para neutralizarse mutuamente y salir airoso de las situaciones de forma bastante rocambolesca.

Los cinco frentes abiertos, son en primer lugar el familiar, con una pésima relación con su esposa y sus dos hijos, pero donde espera que  enfrentarse a los problemas les permitan volver a ser una familia unida ante las adversidades.

Su hija adolescente obedece al arquetipo habitual de la crisis de la edad del pavo, aumentada por su desubicación en esa zona rural tras toda una vida urbanita, mientras que su hermano pequeño es un chaval de lo más curioso, tan inteligente como para poner en brete a su profesora cuando les piden firmar un papel en clase, con todo tipo de argumentos de personas adultas.

En cambio los otros cuatro frentes abiertos son peligrosos y pueden acabar con su vida, en primer lugar la presencia de un agente del FBI que le sigue desde Chicago, para intentar encontrar las pruebas suficientes para incriminarlo y detenerlo. Los otros tres frentes son de bandas de delincuentes, empezando por una familia de garrulos locales,  los Langmore, donde la hija Ruth es la única que demuestra algo de cerebro para hacer algo más que encargar una pizza, como ella misma explica en el siguiente vídeo

En un segundo nivel de delincuencia, tenemos al cacique  residente Jacob Snell, un personaje bastante abyecto que controla todos los aspectos turbios de la zona desde hace varias generaciones, aunque su personaje no llega  hasta bien entrada la serie, con un camaleónico Peter Mullan que se adapta a cualquier papel y acento, como pueden comprobar en el vídeo siguiente.

El abanico de enemigos lo cierra la banda de Chicago, que no deja de ser la causa principal de sus problemas y que no dudan en aparecer de vez en cuando para controlar sus negocios.

La serie va evolucionando, buscando reforzar esos lazos familiares ante las amenazas exteriores lo que acaba implicando más o menos a todos los miembros de la familia en las actividades ‘blanqueadoras’ de Marty Byrde, mientras este intenta sobrevivir a toda costa, de entre todos los peligros que se ciernen sobre él.

El planteamiento de la serie parece interesante, pero su ejecución ha sido bastante más torpe de lo deseable, al perderse en demasiados vericuetos e historias secundarias sin ningún interés, que se insertaban entre los peligros de muerte que amenazaban a Marty, que cualquier espectador avezado se podía imaginar que no iban a acabar con la vida del protagonista y productor ejecutivo, por lo que la salvación en el último instante no sorprendía a nadie.

A pesar de tener tantos frentes abiertos, la historia avanzaba a ritmo de caracol reumático, con esos capítulos extralargos de casi una hora que remataban en la última entrega con unos inacabables ochenta minutos, con toda una serie de comportamientos redundantes en una serie que intenta ser salvaje y violenta, pero cuyas únicas victimas son las que no nos hemos aprendido su nombre, por lo que difícilmente los vamos a echar de menos.

La presencia de Jason Bateman como protagonista no me ha acabado de convencer por su escasa capacidad de cambiar de registro en las partes más dramáticas con su expresión monocorde de sorpresa que siempre ha encajado perfectamente en el terreno de la comedia; no está mal, pero en manos de otro actor más hábil el nivel habría sido más elevado. Un ejemplo de estos problemas lo tienen en el siguiente vídeo, donde el propio actor, explica sus reacciones personales ante las disyuntivas de su personaje, de una forma similar a su interpretación.

Mi valoración de ‘Ozark’ no puede ser de extremos, porque sin ser un desastre de serie, tampoco me ha parecido nada brillante, por ese desaprovechamiento de una buena historia y un buen reparto en hacer ‘otra película de diez horas, estilo Netflix’, de las que empiezo a estar un poco saturado como concepto creativo. Ya no basta con hacer una serie ‘intensita’  para mantenerme pegado a la pantalla, cuando se le ven las costuras por muchos lados, como en su cartel oficial en forma de jeroglífico de parvulario.portada

Los actores: Jason Bateman empezó su carrera como niño actor en series como ‘La Casa de la Padrera’ como hijo adoptado de los Ingalls, o más adelante en ‘Silver Spoons’, que enlazó con su primer gran éxito como el hijo mayor de la comedia ‘La Familia Hogan’, de donde pasó a un periodo de cierta crisis con cuatro series canceladas sin pasar de su 1T.

Su renacimiento llegó con su mejor personaje, el maravilloso Michael Bluth de ‘Arrested Development’ la única persona que intenta poner orden en una de las familias más desmadradas de la televisión. Poco a poco ha ido compaginando la actuación con la dirección que parece que es lo que más le interesa en estos momentos.

batemanYa he comentado que su presencia en la serie no me ha parecido de lo más acertado, ya que aunque entiendo que como actor de comedía quiera demostrar su vena dramática como hizo en su momento Bryan Cranston, los resultados han sido mucho mas mediocres, porque no me lo he creído en ningún momento, a pesar de sus esfuerzos tanto delante como detrás de las cámaras, para mostrar esa intensidad dramática que se le escapa.

Elegir a Laura Linney para el papel de su mujer Wendy, es un arma de doble filo, porque es una actriz tan buena que te va a bordar su personaje, pero en paralelo va a poner en evidencia las carencias del resto de actores, con Jason Bateman como principal perjudicado como su marido en la ficción, en primer lugar por la escasa química que muestran y en segundo lugar porque la capacidad expresiva de Linney devora a cualquiera que comporta escenas con ella.

linneyLa cantidad de premios televisivos, teatrales y cinematográficos que atesora Laura Linney en sus estanterías, demuestran el pedazo de actriz que siempre ha sido desde que empezó a destacar con ‘el Show de Truman’ en 1998, siguió con ‘Kinsey’ y llegó hasta hace poco como protagonista de la durisima ‘The C Word’, donde interpreta a una paciente aquejada de cáncer.

En ‘Ozark’  es la mejor del reparto y con bastante diferencia, ademas de hacer de mentora de los dos actores que interpretan a sus hijos Sofia Hublitz y Skylar Gaertner, que pueden aprovechar para aprender de la exhibicion de su madre en la ficción.

familiaLa revelación de la serie ha sido Julia Garner como Ruth Langmore, un interesante cruce de ‘femme fatale’ y ‘ Lolita’ que es el cerebro de una banda local de garrulos y que aspira a aprender el oficio criminal de la mano de Marty, trabajando para él, en el personaje que tiene una evolución más interesante gracias a su buena interpretación.

garnerGarner empezó su carrera en el cine independiente con películas como ‘Martha Marcy May Marlene’, pero me empezó a llamar la atención con un papel recurrente en ‘The Americans’ como la hija de un general que es seducida por el protagonista para acceder a su mansión y poder espiar a su padre, que ha confirmado con este papel e incluso con su aparición en ‘Waco’ y esperamos ver de nuevo en su próxima gran serie ‘Maniac’.

En cambio al pobre Jason Butler Harner le ha tocado lidiar con el peor personaje de toda la serie, Roy, un agente del FBI tan obsesionado como descontrolado que nadie puede entender como no ha sido despedido o depurado de la agencia federal, con el añadido de una trama personal pésimamente desarrollada, que se convierte en un verdadero agujero negro de la serie.

SCANDAL - "Run" - The winter premiere picks up right where the finale left off, this time from Olivia's point of view. Exactly what happened when Jake went to the bedroom? Who took Olivia and where did she go? The fight of Olivia's life will begin on the January return of "Scandal," THURSDAY, JANUARY 29 (9:00-10:00 p.m., ET) on the ABC Television Network. (ABC/Nicole Wilder) JASON BUTLER HARNER

Harner es un actor principalmente teatral, pero que en sus incursiones televisivas suelen encasillarlo, como villano o malvado como vimos en ‘Alcatraz’ o ‘Ray Donovan’ donde demostraba que podía hacer mejores cosas que la que le ha tocado en suerte en ‘Ozark’.

Por último desaprovechar al gran Peter Mullan en el personaje del cacique local, es otro pecado de lesa majestad de la serie, ya que además de tardar muchos episodios en aparecer, lo hace con cuentagotas y como uno de esos malvados unidimensionales que solo la experiencia de alguien como Mullan hace creíbles, acompañado por su mujer y compañera de crimen Darlene, que encarna una veterana secundaria Lisa Emery.

peter-mullanPeter Mullan es capaz de interpretar en todas las partes del mundo y con cualquier acento que le pongan por delante, ya sea en papeles de alto compromiso político en las películas de su buen amigo Ken Loach, o como villano complejo como en ‘Top of the Lake’ o ‘Quarry’, pero aquí se limita a leer sus frases y cobrar su cheque, ante la poca sustancia de su personaje.

Final : ‘Ozark’ fue renovada bastante rápidamente, porque deja muchas historias abiertas al final de su 1T, que merecen ser desarrolladas para sus seguidores, aunque en mi caso no tengo nada claro que me vaya a volver a acercar a orillas del lago del estado de Missouri, a pesar de trailers de avance de la 2T como el siguiente:

Si dispone de poco tiempo para ver series, no se la recomendaría a no ser que haya disfrutado con series tipo ‘Bloodline’ que es la que más se le asemeja en todo, porque seguro que va a encontrar propuestas más interesantes en la amplia oferta existente y de esta forma se evita posibles decepciones y chascos como el que yo me he llevado.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Ver Post >
Breathe ( India) . El hinduismo y la donación de órganos
img
Lorenzo Mejino | 16-04-2018 | 7:01| 3

La apuesta decidida de Amazon por el mercado hindú, con sus más de mil millones de espectadores potenciales, pasa por potenciar la producción de series originales para su consumo exclusivo local, como demuestra el hecho de que tengan diecisiete series en diferentes fases de producción, de la que el año pasado nos llegó su primer exponente, la serie deportiva ‘Inside Edge’, de la que les hablamos en su momento

Su intención es producir  series de gama alta, sobre temas que interesan principalmente al público hindú contratando a actores famosos de Bollywood para llamar rápidamente la atención con grandes campañas publicitarias de promoción en toda la India. Nosotros tenemos la ventaja de que la globalidad del servicio, nos permite disponer de ellas en nuestro país casi de manera simultanea a su estreno, como ha sido el caso del thriller criminal ‘Breathe’,  su segunda serie de ficción estrenada a principios de este año a nivel mundial.

En este caso, la historia tiene su base en la reticencia de muchos practicantes del hinduismo, por razones religiosas, a donar los órganos de sus seres queridos, lo que hace que conseguir un trasplante sea una tarea muy complicada por la ausencia de donantes, en especial para los grupos sanguíneos más raros. Este punto de partida nos introduce en una trama criminal, muy negra, bastante diferente y muy enraizada en los gustos hindúes, que por lo menos en mi caso, me ha satisfecho la curiosidad sobre diferentes aspectos de la sociedad hindú.

Ficha: Breathe (India) 8 ep 40 min .   Ene 2018 Idioma: Hindi subtitulado en español. Cadena: Amazon Prime Video( global)

titular
La trama : Danny Mascarenhas es un empresario que tiene una academia de fútbol y que vive en Mumbai con su hijo pequeño Josh al enviudar de su madre fallecida tras  una larga enfermedad. El mundo se le cae encima cuando descubre que Josh esta aquejado de una grave afección pulmonar que le deja apenas cinco meses de vida sino consigue un trasplante de pulmón.

Las creencias de muchas personas practicantes del hinduismo, de que donar un órgano va en contra de la reencarnación al mutilar el cuerpo, no forma parte de la doctrina oficial de la religión, pero hace que los donantes sean muy escasos y al ver Danny que su hijo está en el número cuatro de la lista de donantes, decide actuar por su cuenta para hacerle subir en la lista.

Tras conseguir de forma fraudulenta la lista de donantes y de pacientes que esperan trasplante, Danny empieza a actuar en ambos lados, eliminando a los pacientes que están por encima de su hijo en la lista o matando a posibles donantes para hacerle subir en la lista tras realizar el trasplante a los que le preceden.

Todo se complica cuando un joven detective Kabir Sawant ( der), alcohólico y recién separado, empieza a encontrar la relación entre las muertes aparentemente independientes, que se van sucediendo en Mumbai, iniciándose un gran juego del gato y el ratón, uno para salvar a su hijo a toda costa y el segundo para buscar su redención personal y laboral.

Para interpretar al protagonista Danny Mascarenhas, Amazon no dudó en contratar y convencer a una de las mayores estrellas de Bollywood, R. Madhavan  para una de sus escasas incursiones televisivas y en formato de miniserie cerrada.

A pesar de ser un desconocido fuera de su país, Madhavan demuestra porque es tan famoso en su país con una buena interpretación de un personaje complejo de esos que hacen todo tipo de delitos, para justificar la corrección de su objetivo final, en este caso, salvar a su hijo.

madhavan

La replica se la da Amit Sadh (der), como el policía atormentado, que tiene una cierta tendencia a sobreactuar para mostrar su dolor interior y sus ganas de atrapar al enigmático asesino.

breathe
El tono de la serie es un híbrido de ‘Dexter’ y un ‘nordic noir’ adaptado a los gustos y costumbres hindúes, con personajes con muchas aristas y nada maniqueos, como podemos observar en la estilizada cabecera de la serie que nos va a recordar a los thrillers nórdicos.

Debo reconocer que me ha gustado bastante, yendo de menos a más en paralelo a la espiral de violencia que Danny emprende por todo Mumbai, con asesinatos bastante imaginativos para conseguir la muerte cerebral de su victima, pero sin dañar al resto de los órganos para que sean aprovechables, en un giro bastante original.

Epilogo : ”Breathe’ es un thriller que se sale de los cauces habituales, tanto por las localizaciones en pleno Mumbai, como por las costumbres y gestos de sus actores, la serie me consta que ha tenido un éxito brutal en la India, lo que demuestra el acierto de la apuesta de Amazon que pueden ver si lo desean en nuestro país.

Para finalizar les dejo con el trailer largo de la serie que sirvió de promoción para su estreno mundial

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Ver Post >
Policías de Nueva York ( NYPD Blue): La última obra maestra del gran Steven Bochco
img
Lorenzo Mejino | 13-04-2018 | 7:01| 3

Cada vez que me preguntan por la persona que mas me ha influido en mis gustos televisivos, mi respuesta siempre va a ser indefectiblemente Steven Bochco, por lo que tiene toda la lógica que tras su reciente fallecimiento, dedique mi espacio del recuerdo de los viernes, a su única gran serie de la que no había hablado todavía, la majestuosa ‘NYPD Blue’, una serie que cambió moldes y abrió caminos para muchas de sus sucesoras posteriores en el campo de las conservadoras televisiones generalistas.

Dominar la televisión tanto en audiencias como en premios, durante más de veinticinco años de forma consecutiva con ‘Hill Street Blues’, ‘La Ley de los Ángeles’ y ‘NYPD Blue’ es un hecho de capital importancia en la historia de la televisión y a pesar de ser un desconocido para muchas de las nuevas generaciones, su marca personal es reconocida como una de las mayores influencias televisivas tanto por muchos creadores nacionales como extranjeros, como hemos podido leer en múltiples artículos y epitafios estos días.

En este marco, nada mejor que cerrar los artículos sobre esa trilogía de oro, con un análisis profundo y detallado de su serie más longeva ‘Policías de Nueva York/NYPD Blue’ que se mantuvo doce años en la antena de la cadena ABC, ganando 20 Emmys de 84 nominaciones y proporcionándonos a un personaje como Andy Sipowicz, un habitual en las listas de los mejores  de la historia de la televisión, mucho antes que los antihéroes se pusieran de moda.

nypd-blueFicha: Policías de Nueva York /NYPD Blue 261 episodios.   Sep 1993- Mar 2005  Cadena: ABC (USA) -Telecinco (E)

Sinopsis:  Andy Sipowicz es un detective de homicidios destinado en una comisaria de Manhattan que tiene graves problemas con el alcohol, tanto dentro como fuera del trabajo, lo que provoca enormes conflictos que su compañero John Kelly intenta ayudarle a superar, a pesar de estar también abrumado por su azarosa vida personal. En una grave encrucijada, Sipowicz decide dejar de beber, lo que no va a ser un camino fácil ni sencillo.

Sus casos profesionales unidos a sus vidas personales son el centro de las historias de la serie en su temporada inicial, junto con las del resto del compañeros de su oficina.

El inicio: Steven Bochco era el productor de oro de los años ochenta tras crear sucesivamente ‘Hill Street Blues’ y ‘La Ley de Los Ángeles’, con las que arrasó en todas las entregas de premios televisivos de la década, antes de firmar un lucrativo acuerdo con la cadena ABC, por muchos millones de dolares para crear diez series televisivas a principios de los noventa.

Sus primeros esfuerzos, como el marciano drama policíaco musical ‘Cop Rock’ o una extraña serie de animación política ‘Capital Critters’ fueron dos grandes fracasos, que empezaron a cuestionar esa alianza de la cadena ABC con Steven Bochco, como si hubiera perdido su toque mágico.

Decidido a enderezar su rumbo, Bochco ( izq)  llamó a su antiguo colaborador David Milch (der) , con el que estuvo muchos años en ‘Hill Street Blues’ para volver a crear otro drama policíaco, pero mas adecuado a la década de los noventa y con la intención inicial de hacer algo más diferente, atrevido y arriesgado que lo habitual en las cadenas generalistas, con el espejo de las series de cable que empezaban a despuntar por aquella época, con la HBO como cabeza de cartel.

steven-bochco-david-milchLa primera idea de Milch fue sobre un policía encubierto dentro de una organización mafiosa, donde grababa todo tipo de conversaciones que luego eran analizadas por un grupo de expertos, en una lucha sin cuartel contra la mafia.

La cosa no acabó de arrancar, por lo que decidieron volver a lo que sabían hacer mejor, los procedimentales corales criminales, desarrollando la idea de los dos detectives neoyorquinos, pero buscando mucho más realismo, tanto por el uso de palabrotas, profanidades y lenguaje soez, como por la presencia de abundantes desnudos, aunque solo fueran de traseros.

El primer borrador fue presentado en 1991 y escandalizó de tal manera a los ejecutivos de la ABC, que pararon el desarrollo de la serie, asustados por lo que se les podía venir encima si mancillaban la blancura televisiva dominante.

En ese momento entró en juego, la legendaria tozudez de Steven Bochco para conseguir sacar sus proyectos, por lo que empezó a negociar con la cadena, qué palabrotas se podían decir y con que frecuencia, así como cuantos culos podían sacar por episodio y por cuanta duración, llegando a compromisos aceptables para ambas partes, pero que iban mucho más allá de lo que jamas se había visto en televisión.

De hecho, las historias y los personajes les encantaban a la ABC desde el principio, pero la insistencia de Bochco y Milch en hacer algo más provocador retrasó el estreno un año hasta la temporada otoñal de 1993.

Su estreno estuvo precedido de una enorme polémica azuzada por grupos ultraconservadores, que presionaron tanto a los anunciantes como a las estaciones locales afiliadas, para hacer el boicot a ese producto del diablo como fue catalogado por algún predicador televisivo, que consiguieron que 57 de las 228 emisoras locales se negaran a emitir el primer episodio.

En ese punto, astutamente la cadena ABC dio la posibilidad a emisoras independientes o a las filiales de la FOX que había empezado su programación por aquella época, de emitir el primer episodio en esos mercados afectados por el boicot, aunque en el trailer no se veía nada que pudiera molestarles.

La mejor respuesta a un boicot es triunfar en las audiencias y la polémica generada jugó un papel importante para llamar la atención sobre la serie, generando un enorme éxito desde el piloto, lo que fue acallando la polémica hasta ser olvidada, volviendo casi todas las cadenas al redil de la ABC, antes de que llegaran otros problemas que veremos más adelante.

La trama: Las tres grandes series de Steven Bochco tienen dos características comunes, un ritmo frenético con la cámara en movimiento continuo y unos personajes complejos y complicados que tienen unas grandes interacciones entre ellos que trascienden sus ámbitos personales y laborales, para hablar de problemas más generales de la vida.

En ‘NYPD Blue’ ese ritmo es lo primero que nos llama la atención desde la primera escena, con la cámara siguiendo a un personaje para seguir con otro que se cruza mientras van hablando o resolviendo problemas, en las antípodas del plano-contraplano habitual hasta ese momento en las series televisivas.

Esa rapidez se evidenciaba desde los celebrados títulos de crédito con una sintonía de ese genio que es Mike Post basada en sonidos del metro y de una percusión omnipresente, que alternaba con breves instantes de placidez en un gran contraste para una de las mejores secuencias de inicio de una serie televisiva, tanto en música como en imágenes, con esa batería que me causaba al inicio de cada episodio, una sensación parecida al piano inicial de ‘Hill Street Blues’ o al capó que se cerraba en ‘La Ley de Los Ángeles’.

En principio la serie estaba planteada con un protagonista principal, el detective John Kelly de origen irlandés, un policía recto, honrado e implacable con los delincuentes, pero con una vida personal complicada, al estar en proceso de divorcio con su mujer que es una ayudante del fiscal del distrito ( Sherry Stringfield de ‘Urgencias’), mientras mantiene una relación con una policía (Amy Brenneman de ‘Judging Amy’) de su comisaria, que tiene graves problemas familiares con la mafia, lo que va a a acabar a implicándole a él.

El contraste con John Kelly, era su compañero Andy Sipowicz, un alcohólico con un comportamiento de lo más errático a causa de su adicción a todo tipo de bebidas, lo que unido a su misoginia, racismo y facilidad para descontrolarse con el uso de la violencia, lo convertían en una verdadera bomba de relojería siempre a punto de estallar, a pesar de los esfuerzos de Kelly por sacarle de su marasmo personal.

La 1T tuvo como ejes principales, la rehabilitación de Sipowicz de su alcoholismo, junto con los problemas de Kelly derivados de su relación con la policía corrupta, lo que servía como hilo conductor para los casos semanales de asesinato que iban resolviendo, aderezados con tramas secundarias para dar juego al resto de detectives de la comisaria, con bastantes historias por episodio, que podían continuar durante varias entregas, reforzando la noción de serialidad.

La serie ganó varios premios en los Emmy y los Globos de Oro en su 1T, lo que hacía presagiar una larga y fructífera singladura, pero surgió el gravísimo problema de las demandas de su actor principal David Caruso, que envalentonado por el éxito, pidió una gran subida de sus honorarios, para compensar todas las ofertas cinematográficas que no podía aceptar si iba a seguir trabajando en la serie en la 2T.

Steven Bochco no cedió ni un ápice y le conminó a cumplir su contrato en las condiciones iniciales, cuando se arriesgaron y presionaron para darle ese personaje ante las reticencias de la propia cadena que quería un actor más popular.

La situación se hizo tan insostenible, que utilizando un símil futbolístico, Caruso compró su carta de libertad para ir a hacer películas, pero con una clausula impuesta por el propio Bochco, que le impedía volver a trabajar en televisión durante diez años, lo que llenó titulares de la época como el del siguiente vídeo

Su salida tras cuatro episodios de la 2T,  obligó a un cambio de rumbo, con la entrada apresurada de Jimmy Smits ( un viejo amigo de Bochco desde ‘La Ley de Los Ángeles) para ayudarles a cubrir esa vacante con el personaje de Bobby Simone, un viudo que venía de hacer de chofer del jefe de policía, lo que no le daba mucha confianza al resabiado Sipowicz.

smitsLa serie giró tras esa partida hacía un estilo mucho más coral con más juego repartido entre los dos policías principales y el resto de secundarios, pero poco a poco empezó a sobresalir el personaje de Andy Sipowicz, convirtiéndose en la verdadera alma de la serie, por todos sus dramas personales que solo su gran capacidad como policía lo hacían tolerable.

La serie tuvo sus mejores temporadas de la 3T a la 6T, cuando integraron a la perfección en las tramas generales al personaje de Bobby Simone, que había entrado de la noche a la mañana y sin tiempo para poder desarrollar su arco personal en la 2T como suele ser deseable.

Todo funcionaba como un reloj, desde los casos semanales hasta una impagable galería de secundarios, que con dos o tres escenas ya justificaban plenamente su presencia, ademas de ser unos personajes que distaban mucho de la perfección, en especial el de Andy Sipowicz que parecía extraído de una obra griega, por todas las tragedias personales y familiares que tuvo que sufrir durante muchos años, de las que se apenas se podía levantar sin la ayuda de sus colegas, como se resume en el siguiente vídeo


En la 6T se produjo otro punto de inflexión, con la salida pactada de Jimmy Smits, deseoso de volver al cine, tras haber echado una mano a su amigo Bochco con su entrada en la serie, en este caso la transición fue mucho mas fluida y trabajada, permitiendo la entrada del nuevo compañero de Sipowicz, Danny Sorenson, con el que empieza a establecer una relación más de mentor-discípulo que de compañeros de policía, con el antiguo niño prodigio Ricky Schroeder ( izq) en su mejor papel como adulto.

schroedergosselaarLa cuarta fase principal de la serie ocurrió en la 9T, un año después de la salida de su creador David Milch, deseoso de crear su propias series como ‘Deadwood’  y coincidiendo con los atentados del 11-S, lo que dio un tono más sombrío a la serie, con la entrada de un nuevo compañero de fatigas de Sipowicz, en este caso con el detective John Clark, curiosamente interpretado por otro famoso actor juvenil Mark-Paul Gosselaar ( der, Salvados por la campana) en su mejor papel como adulto.

La serie siguió sólidamente instalada en el Top 20 de audiencias, bajo la dirección de Bill Clark, un antiguo detective de la policía de Nueva York, que entró como asesor de David Milch desde la creación de la serie, para aprender el oficio de guionista y convertirse en el showrunner de las cinco últimas temporadas de la serie, siempre fiel a su estilo y su marca de fábrica.

‘NYPD Blue’ siempre me ha parecido una grandísima serie, que en nuestro país no tuvo el reconocimiento de sus anteriores trabajos, básicamente por haber caído en las garras de Telecinco, que tras emitirla en sus inicios en el primetime de la cadena, empezó a cambiarla de día y hora, hasta enviarla a las madrugadas, para que la vieran los guardias de seguridad nocturnos y poca gente más, salvo si se disponía de un vídeo y a veces ni así porque no es que cumplieran siempre con los horarios ni a las tres de la mañana.

Los casos semanales siempre tenían grandes alicientes y el personaje de Andy Sipowicz era más grande que la vida misma, complejo y fabulosamente interpretado por Dennis Franz, en uno de los mejores antihéroes televisivos de la historia, en mi opinión al nivel de Walter White o Vic McKay, que tuvieron un buen espejo en el que fijarse durante doce años, como pueden ver en este vídeo de un interrogatorio donde destroza a la sospechosa.

No es fácil que un personaje racista, homófobo, alcohólico y con muchas taras, logre convertirse en alguien tan bien perfilado y desarrollado, pero precisamente mostrando esos defectos, conseguían hacernos pensar sobre ellos, sobre todo cuando los castigos y tragedias que le azotaban eran de una gravedad que no le desearíamos ni a nuestro peor enemigo, a pesar de los enormes propósitos de enmienda que realiza desde el principio.

Mi visión semanal del capitulo de la serie fue uno de mis verdaderos placeres en las dos décadas a caballo del cambio de siglo y ni las rotaciones ni  los cambios de personajes y de compañeros, conseguían rebajar mi interés, siempre que estuvieran en la pantalla Sipowicz, Medavoy o John Irvin, haciéndome disfrutar de lo lindo durante doce años, con escenas como la siguiente en plena calle.

El formato utilizado sigue absolutamente vigente y se ha conservado de una manera magnifica como he podido comprobar al revisar los momentos más importantes de la serie, que me han vuelto a emocionar de manera parecida a hace veinte años, en especial todas las muertes de personajes importantes de la serie, que siempre fueron ejecutadas con una enorme maestría, huyendo de golpes baratos y sensacionalismos varios, en la que sin lugar a dudas es una de mis series preferidas de la historia de la televisión.

Los actores:
A pesar del enorme numero de actores que tuvieron protagonismo en la serie, nadie duda que la estrella máxima de la serie fue Dennis Franz con su impresionante interpretación de Andy Sipowicz, uno de los mejores personajes de la historia de la televisión por su enorme complejidad,  que le valió con toda justicia cuatro Emmys al mejor actor por este papel, aunque le podían haber dado más sin ningún problema, en las otras cuatro ocasiones en que estuvo nominado de las doce temporadas de la serie.

frantzEl físico de Franz le encasilló desde sus inicios en papeles secundarios de policía o detective, hasta que entró a trabajar en casi todas las series de Steven Bochco, como en ‘Bay City Blues’ o ‘Hill Street Blues’ donde llegó a interpretar hasta dos papeles, donde tras morir su primer personaje el corrupto Sal Benedetto, no dudaron en traerlo de nuevo para interpretar al teniente Buntz, todo un nota de mucho cuidado, que incluso tuvo su propia secuela ‘Beverly Hills Buntz’.

El papel de Sipowicz fue escrito pensando exclusivamente en Dennis Franz y a los resultados me remito. Tras finalizar la serie, decidió dedicarse a su vida privada, retirándose de la actuación, porque consideraba que le iba a ser imposible encontrar otro papel mejor y no necesitaba mendigar papeles con todo el dinero que había ganado. Su última aparición fue como presentador en los Emmy 2016, poniendo a todo el auditorio en pie a su entrada al escenario, tal es el nivel que tiene dentro de la profesión.

En cambio la carrera de su compañero pelirrojo, David Caruso, siguió otros derroteros más accidentados desde sus inicios que también fueron en la factoría Bochco de ‘Hill Street Blues’ donde interpretaba al jefe de una pandilla de irlandeses implicados en las peleas de bandas de la ciudad, de donde pasó a hacer personajes secundarios en películas como ‘Oficial y Caballero’.

Su gran oportunidad le llegó cuando Bochco le llamó para darle la oportunidad de su vida como el oficial John Kelly, que lo convirtió en una estrella de la noche a la mañana, con los problemas que hemos comentado previamente.

carusoSu paso por el cine fue un desastre, con dos fracasos estrepitosos de taquilla como ‘Jade’ y ‘Kiss of Death’, por lo que tuvo que volver a pedir perdón a su antiguo mentor, para que le levantara el veto para dejarle volver a televisión con el drama ‘Michael Hayes’, a lo que Bochco accedió para no ensañarse más con el pobre actor.

Actor muy intenso, de los que se metía completamente en el papel, ahora es mucho más conocido por el papel de Horatio Caine en ‘CSI Miami’, donde consiguió hacer propios una serie de manierismos y formas de decir las cosas que han sido imitados hasta la saciedad y que por lo menos le han devuelto la fama que perdió miserablemente con una de las peores decisiones de la historia de la televisión.

Podría extenderme con el resto de compañeros de Sipowicz, pero como ya  les he hablado de ellos en el párrafo anterior, voy a dedicar este apartado a comentar algunos de los secundarios mas importantes de la historia de la serie, empezando por el impagable Gordon Clapp, como el voluntarioso y torpe detective Medavoy, que fue el único actor que estuvo desde el principio de la serie hasta el final, junto a Dennis Franz.

clappClapp siempre fue un secundario muy aplicado en papeles de poca monta, como de hecho empezó en esta serie, donde no era ni regular en los títulos de crédito iniciales, pero poco a poco se fue ganando el favor del público con un personaje simpático que se agobiaba en muchas ocasiones y que estaba alejado de la perfección habitual de los detectives, aunque era mucho mejor profesional de lo que parecía, lo que utilizaba a su favor en muchas ocasiones.

Clapp ganó el Emmy al mejor actor secundario por su impresionante actuación, tras la cual ha seguido apareciendo como estrella invitada o recurrente en muchas series, como ahora en ‘Chicago Fire’ donde interpreta a un sacerdote que aparece esporádicamente por el parque de bomberos.

El arquetípico papel del mando negro de la comisaria de policía, Arthur Fancy, recayó en James McDaniel, que tenía el papel menos agradecido del reparto, demasiado hierático y desprovisto de emociones, ademas de estar alejado casi siempre de la acción de sus detectives. McDaniel hacia lo que podía, pero su personaje carecía de mucho recorrido, por lo que su salida tras la 8T es la que menos lamenté de todo el reparto inicial.

mcdanielTras su salida de la serie su carrera ha sido discreta, con muchos papeles similares como estrella invitada o en series de corta duración como ‘Detroit 1-8-7’ siempre como mando policial, que es donde se ha encasillado.

Los papeles femeninos de la serie, siempre estuvieron a un nivel muy inferior al de los masculinos, actuando siempre a remolque de las acciones de ellos, el más destacado sin ninguna duda fue el de Kim Delaney como la detective Diane Russell, que estuvo en los mejores años de la serie, donde llegó para un papel de apenas cuatro episodios, pero debido a su enorme química con Jimmy Smits, de quien se enamoraba en la pantalla, estuvo ocho años en la serie, lo que le reportó un Emmy a la mejor actriz secundaria, así como varias nominaciones, en su primer papel importante desde su debut en la serie bélica ‘Tour of Duty’.

delaneyDejó la serie a instancias de Steven Bochco, para protagonizar una serie de abogados que había creado para ella, ‘Philly’, pero que a pesar de su calidad no pasó de la 1T, para no levantar cabeza tras ella. Tuvo una gran oportunidad cuando fue elegida para protagonizar ‘CSI Miami’ junto a David Caruso, pero la nula química entre ambos, provocó su salida tras apenas diez episodios, para no volver a levantar cabeza refugiándose en cosas como ‘ Army Wives’, pero sin acercarse ni de lejos a su gran personaje en esta serie.

Otro de los secundarios que apuntalaban era Nicholas Turturro como el joven detective James Martinez que se encargaba de las tramas secundarias de los episodios, como el personaje más normal de la comisaria, buena persona sin grandes defectos y entregado a su trabajo.

turturro

Hermano pequeño de John Turturro, Nicholas es ideal para este tipo de papeles policiales como demuestra en la actualidad en ‘Blue Bloods’ como el sargento de la comisaria.

No podía finalizar este apartado sin mencionar a Bill Brochtrup, que interpretaba a John Irvin el administrativo gay de la comisaria, que era una de las personas más amables y colaboradoras de la comisaria, a pesar de la homofobia con que era tratado al principio por el propio Sipowicz, en una trama de gran desarrollo, para hacerle cambiar de actitud y convertirse en uno de sus mejores amigos.

brochtrupSu personaje fue uno de los primeros abiertamente gays en tener una presencia fija en un drama durante muchos años, a lo que Brochtrup un activista declarado en favor de los derechos de los homosexuales, contribuyó mucho con su magnífica interpretación que robaba todas las escenas en que aparecía.

El final:

Todos los cambios de personal y coprotagonistas frenaron durante muchos años el desgaste lógico de este tipo de series, al introducir nuevas historias personales y tramas diversas, excepto en el personaje de Sipowicz, que era la constante de toda la serie, pero al que en cada temporada le golpeaba alguna tragedia personal, sea por muertes familiares o de sus compañeros, lo que le permitía estar varios capítulos  recuperándose del nuevo golpe.

Los cambios en la serie son evidentes en las cabeceras de las últimas temporadas, donde apenas sobrevive Sipowicz, junto a los dos secundarios de largo recorrido,  que seguro que reconocen en el vídeo

En este caso, el cansancio tanto de los responsables como del actor Dennis Franz, fue la causa que determino que al inicio de la 12T, comunicaran que iba a ser la última de la serie, para poder finalizarla por todo lo alto, sin arrastrarse por las parrillas televisivas, viviendo de réditos del pasado.

season-12Toda la temporada estuvo enfocada a la redención personal  final de Andy Sipowicz, para acabar de forma positiva con su esperado ascenso a sargento que le iba a poner en una posición de mando de la comisaria en la que tantos años ha estado. Una de las escenas finales ponía la piel de gallina, al mostrar a Dennis Franz  con toda su emoción contenida durante tantos años mientras se viste para su nuevo cargo, a la vez que en paralelo, utilizaban el recurso de la llegada de dos nuevos y jovenes detectives para cerrar el circulo iniciado hace doce años con la llegada de Kelly y Sipowicz.

Epílogo

Se había comentado estos últimos años, la posibilidad de hacer un ‘remake’ de la serie original, con el propio Bochco, junto con Bill Clark, trabajando en esa posibilidad, que su reciente muerte va a convertir en mucho más problemática, aunque en estos tiempos nunca se sabe.

Siempre que pienso en la serie, acabo maldiciendo a Telecinco por el maltrato que tuvo con la serie, lo que ha evitado que en nuestro país tuviera el reconocimiento que se merece, pero por lo menos se encuentra completa en DVD, que es la mejor forma de volver a disfrutar una de las joyas de la televisión de todos los tiempos, que hoy hemos querido recordar a modo de sentido homenaje al fallecimiento de su creador Steven Bochco. DEP.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en mi cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Ver Post >
The Orville: Navegar por el espacio televisivo sin rumbo definido
img
Lorenzo Mejino | 11-04-2018 | 7:00| 3

Las personalidades como Seth MacFarlane  gozan de una posición privilegiada y de un estatus preferente en Hollywood, por lo que  tienen la gran ventaja de poder desarrollar proyectos más personales, que a otros creadores menos conocidos les estarían completamente vetados, como es el caso de ‘The Orville’ un homenaje personal del creador a todas sus series preferidas de ciencia-ficción del siglo pasado, con ‘Star Trek’ como inspiración clara y evidente.

El problema de muchos de estos proyectos vanidosos es que están enfocados casi siempre para satisfacer el ego de su creador con la aquiescencia de su masa de seguidores, pero que a menudo como en este caso, se quedan mas cerca de la autocomplacencia narcisista, que de una serie rompedora u original, en especial si como en mi caso nunca he sido del club de fans de Seth MacFarlane, como les vamos a analizar a continuación.

destacadaFicha: The Orville 12+ episodios. Sep 2017-  Cadena: FOX ( USA)/(E)

Sinopsis: El capitán Ed Mercer consigue, tras largos años de espera, el mando de su primera nave espacial el U.S.S Orville un navío exploratorio de nivel medio perteneciente a la Unión Planetaria que rige el destino de la tierra y otros planetas y razas en el siglo XXV.

Sus problemas empiezan cuando descubre que la primera oficial de la nave, no es otra que su ex-mujer Kelly a la que pilló en flagrante adulterio con un extraterrestre, acelerando el divorcio un año antes de ese reencuentro laboral. El resto de la tripulación es una amalgama diversas de razas y seres extraterrestres que van a explorar el universo al mando de esa pareja mal avenida.

El inicio: Seth MacFarlane es conocido principalmente por la creación de diversas series de animación para adultos, desde que a los 26 años, cuando trabajaba como dibujante y guionista en Hanna-Barbera, consiguió vender su primera idea a la cadena FOX, para realizar el piloto de ‘Family Guy’ que aquí conocemos como ‘Padre de Familia’ que se convirtió en un verdadero éxito a la sombra de ‘Los Simpsons’ proporcionándole cuatro Emmys a su creador.

Posteriormente creó otras series de animación como ‘American Dad’ o ‘The Cleveland Show’, pero poco a poco empezó a hacer apariciones como actor y fue derivando su atención más allá del terreno de la animación, para dirigir películas  taquilleras como ‘Ted’ e incluso presentar (bastante mal por cierto) la ceremonia de los Oscar, lo que está al alcance de muy pocas personalidades de Hollywood.

mcfarlaneMacFarlane siempre había sido un gran amante de la ciencia-ficción desde pequeño, cuando devoraba tanto los programas divulgativos de Carl Sagan como ‘Cosmos’, como todas las series del ramo como Star Trek, de la que es un fan declarado, por ello no dudó en embarcarse como productor ejecutivo en el remake de ‘Cosmos’ con Neil DeGrasse Tyson como presentador y divulgador científico, que tuvo un enorme éxito en todo el mundo.

Envalentonado por ese éxito, no dudo en sacar del cajón uno de sus proyectos más personales, que llevaba pensando muchos años, sobre una nave espacial surcando el espacio, pero desde una perspectiva más alegre y luminosa que encajara mejor en el público familiar de una cadena generalista, huyendo de los tonos sombríos y dramáticos que predominan en las ‘space operas’ mas prestigiosas como ‘Battlestar Galactica’ o ‘The Expanse’.

MacFarlane quiso aprovecharse de la tendencia cinematográfica de taquillazos como ‘Guardianes de la Galaxia’ o ‘Deadpool’ que introducían con mucho acierto elementos de comedia en tramas de ciencia-ficción y consiguió convencer fácilmente a la cadena FOX de que le encargara su primera serie con personajes reales, mientras mantiene en antena su longeva ‘Padre de Familia’.

MacFarlane no dudó en rodearse de veteranos del mundo de Star Trek como Brannon Braga en la producción ejecutiva de la serie, así como de otros guionistas, actores y directores implicados en alguna de las diferentes series de ese universo, para intentar captar parte de esa atmósfera de camaradería y colaboración positiva entre los miembros de la tripulación que siempre fue una seña de identidad de la creación de Gene Rodenberry.

El trailer de la serie fue presentado en olor de multitudes en las convenciones especializadas que son el mejor lugar para conseguir inflar todo tipo de expectativas, como pueden comprobar a continuación.

Su estreno fue bastante vapuleado por la crítica especializada pero en cambio las audiencias han sido bastante buenas, en unos de esos ejemplos donde no coinciden en absoluto ni  los criterios ni la recepción  de ambas.

La trama: La serie se plantea desde el episodio piloto como un híbrido de una serie de viajes galácticos con muchos elementos de comedia, pero sin entrar nunca en el terreno paródico o satírico, estilo ‘SpaceBalls’ , con episodios independientes sin apenas continuidad, por lo que podemos verlos de forma desordenada sin ningún problema aparente.

Como es habitual en este tipo de series de viajes espaciales, los conflictos y las tramas suelen dividirse entre las internas de la nave con diversos conflictos entre miembros de la tripulación, que siempre son de baja intensidad para acabar todos tan amigos al final de cada episodio, con muchas bromas y pullas entre ellos.

Por otro lado tenemos las externas al funcionamiento de la propia nave, sea por aterrizar y explorar un planeta, donde se van a enfrentar a diversos peligros causados por los lugareños, como en el propio espacio por encontrarse con todo tipo de naves, en especial con las de los Krill, que son sus archienemigos declarados, con los que mantienen sangrientas y espectaculares batallas especiales como la del siguiente vídeo

La diversidad entre los miembros de la tripulación donde predominan los terrícolas, permite presentar todo tipo de contrastes y contradicción entre las costumbres de los diferentes mundos, aunque todos luchen bajo la misma bandera.

De esta forma tenemos a la jefe de seguridad, la xelayana Alara, que a pesar de su aparente fragilidad, tiene una fuerza increíble, el segundo oficial Bortus de una raza bastante singular, los moclun y el robot que no puede faltar nunca en una nave, que en este caso es Isaac, miembro de los kaylon una raza artificial muy superior a la terrestre que está estudiando el comportamiento humano.

En el apartado humano tenemos a la pareja divorciada al frente de la nave, que poco a poco van limando sus asperezas, junto con la oficial médico de a bordo y los dos pilotos que son un poco el Zipi y Zape de la nave, haciendo bromas a diestro y siniestro, como en el siguiente vídeo, donde Gordon el bromista de a bordo hace del robot Isaac el objeto de su broma ante la lógica incomprensión de la forma artificial de vida.

La vida a bordo alterna los momentos dramáticos con los más distendidos como el karaoke del siguiente vídeo, donde pueden ver a los miembros de la tripulación explayarse con canciones del siglo XX

En sus excursiones a otros planetas, deben recurrir a su amplia base de datos, para conocer las costumbres de los lugareños, en especial en lo referente a su indumentaria, para poder mezclarse mejor con ellos en sus misiones de reconocimiento, como vemos en el siguiente corte.

La influencia del mundo ‘Star Trek’ es evidente en muchísimos aspectos, tanto es así que podría haber pasado perfectamente como una secuela de la serie original, en la que intenta recuperar ese espíritu primigenio, del que curiosamente se ha alejado mucho la recién estrenada ‘Star Trek: Discovery’ de la que algún día les hablaremos.

Esa inspiración se ve hasta en los larguísimos títulos de crédito, poco habituales en nuestros días, en la mejor tradición de las series espaciales, con una música evocadora del gran Bruce Broughton.
7

‘The Orville’ es una serie cargada de buenas intenciones, para hacer una especie de homenaje a las series clásicas de ciencia-ficción de los años setenta y ochenta, pero me ha dado la sensación que se ha quedado corta en bastantes aspectos, ya que no tiene toda la comedia que se espera de MacFarlane ni es lo suficientemente seria para contentar a los amantes más puristas del género, quedándose en una especie de limbo que a mi personalmente no me ha acabado de convencer, desde el punto de vista de su ejecución.

Nunca me han gustado ni los trabajos ni las series de MacFarlane, al que le he acabado cogiendo cierta ojeriza y manía personal, por eso entré a ‘The Orville’ con cierta prevención por su presencia tanto delante como detrás de las cámaras, pero aunque como la ciencia-ficción siempre me ha gustado mucho, esperaba que una cosa compensara a la otra.

Debo reconocer que me ha entretenido bastante, con algunos episodios incluso brillantes, al lado de otros donde recurren al viejo truco de la cubierta holográfica, que siempre he detestado, por permitirles rellenar tramas sin riesgo alguno, al volver siempre a la casilla de partida, engañando al espectador que se piensa que todo va en serio.

De todas formas, no podía dejar de pensar en que la serie habría ganado mucho con otro actor protagonista en lugar del propio MacFarlane, que siempre me ha parecido mucho peor actor que productor o guionista, como aquí se empeña en demostrarnos continuamente, aunque el resto de reparto le sostiene muy bien la función.

En su haber tengo que reconocer su habilidad de introducir temas actuales candentes, como el racismo o las mutilaciones sexuales, dentro de las historias futuristas, lo que permite abrir ciertos debates desde un angulo diferente al habitual, pero siempre sin que la sangre llegue al río entre los miembros de la tripulación que funcionan como una familia bien avenida.

Su principal defecto es esa irregularidad por ese ir y venir continuo entre la comedia y el drama sin profundizar en ninguno ni tener una dirección clara. No se como va a evolucionar en futuras temporadas, porque es una formula que se puede agotar rápidamente a la que el público se canse de la novedad, en especial si empiezan a abusar de las tramas holográficas que siempre me han dado la sensación de rellenar cosas cuando carecen de ideas.

Los actores: El centro absoluto de la serie es la pareja que forman Seth MacFarlane y Adrianne Palicki como los divorciados Ed y Kelly, el capitán y la primera oficial de la nave, cuyas trifulcas personales acaban afectando al funcionamiento de la nave y a las misiones. Como ya he comentado  lo poco convincente que me resulta la actuación de Seth MacFarlane, suerte tenemos de contar a su lado a una buena actriz para apuntalar esa relación.

parejaPalicki siempre será recordada por su fabuloso papel de Tyra en la joya que fue ‘Friday Night Lights’ donde destacaba por encima del gran reparto coral de la serie. Curiosamente tras ese personaje la han encasillado en todo tipo de personajes principales y secundarios en el genero de ciencia-ficción, como hizo durante tres años en ‘Agents of SHIELD’ o en pilotos como ‘Wonder Woman’ o ‘Aquaman’ que nunca vieron la luz, lo que lógicamente la han llevado a ‘The Orville’ donde es la mejor del reparto, como la mujer que no se sacude la culpa de haber engañado a su marido, al que todavía aprecia.

Si necesitamos un actor con vis cómica para un personaje secundario de alguien brillante pero muy atribulado, el pelirrojo Scott Grimes es un valor seguro para ese tipo de papeles desde hace muchos años.  Su salto a la popularidad empezó en la excelente ‘Party of Five’ a la que siguió una larga estancia en los últimos años de ‘Urgencias’ como el doctor Archie Morris, que iba compaginando con la voz de Stevie en ‘American Dad’, por lo que no debe sorprendernos que su amigo MacFarlane le llamara para hacer de Gordon su mejor amigo y el bromista oficial de la nave.

jackson-grimesA su lado tenemos a un debutante absoluto en un papel importante como J.Lee que interpreta al segundo piloto John LaMarr, que se convierte en amigo inseparable de Gordon. Su experiencia previa viene de trabajar un poco de todo en las series animadas de MacFarlane, por lo que todo queda en casa.

Los actores que deben actuar con prótesis debido a su personaje no dejan de tener siempre un problema de cierto reconocimiento fuera de su mascara, no tanto en el caso de la joven Halston Sage que da vida a la forzuda Alara, como en el caso de Peter Macon al que le toca maquillarse mucho mas para encarnar a Bortus, un personaje seco y serio con costumbres bastante extrañas.

Sage ha hecho el recorrido habitual de las jóvenes actrices de empezar en series de Nickelodeon, para dar el salto como una de las rehenes en ‘Hostages/Crisis’, que no duró ni media temporada, para pasar a un personaje interesante donde cumple bien y se hace notar.

sage-maconPeter Macon no había pasado de hacer papeles minúsculos en toda su carrera, completamente oscura, hasta conseguir el papel de Bortus, gracias a su potente y profunda voz. El personaje no le exige ser muy expresivo, por lo que desconozco si tiene muchas aptitudes para la actuación, pero lo que si es cierto es que no creo que lo reconozcan por la calle, por lo maquillado que sale.

Poner una actriz veterana, conocida y con mucho oficio siempre ayuda a apuntalar un reparto con gente joven y desconocida, por lo que la elección de Penny Johnson Herald como la doctora Claire se ha revelado como un gran acierto, ya que hace un poco el  papel de madre de toda esa familia que es la tripulación, imponiendo orden y cordura cuando es necesario.

johnsonPenny Johnson Herald empezó a destacar como la impagable secretaria del protagonista en ‘The Larry Sanders Show’, de donde pasó a interpretar un papel recurrente en ‘Star Trek. Deep Space Nine’ como la relación amorosa del capitán Sisko, para pasar a ser la memorable mujer del presidente Palmer, en las primeras temporadas de ‘”24’ y más adelante como la capitana de las últimas temporadas de ‘Castle’, en una larga y fructífera carrera que continua con su buen hacer en pleno espacio.

Si ya es difícil reconocer a alguien con maquillaje, imaginen lo que le pasa al pobre Mark Jackson embutido en el traje y la mascara del robot Isaac, cuya principal incógnita es saber como respira el pobre actor, porque adivinar expresiones faciales, va a ser que no.

the-orville-mark-jackson-1018299-1280x0Jackson debuta en esta serie y he puesto la foto para acordarme de él si lo veo en otro sitio, aunque si lo cambian tampoco me daría cuenta.

Final :‘The Orville’ se ha estrenado con bastante celeridad en nuestro país en la cadena FOX, que ya ha emitido integra su primera temporada, que promocionó de la siguiente manera.

‘The Orville’ puede ser una buena propuesta si disfrutan con historias de ciencia-ficción ligera y con toques de humor, un poco en la estela del ‘Star Trek’ original y de su primera secuela ‘The Next Generation’, pero más decantado hacia el lado de la comedia, intentando recuperar ese espíritu nostálgico que tanto nos invade últimamente en muchas series recientes, espero que el artículo les haya servido para decidirse al respecto, si todavía no la han visto.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Ver Post >
Sobre el autor Lorenzo Mejino
Las nuevas tecnologías han cambiado la forma de ver la televisión. Series para gourmets nace con la pretension de ayudar a personalizar su menú televisivo en lo que hace referencia a las series de TV. Analizaremos series actuales, novedades, pequeñas joyas olvidadas y series clásicas dando nuestra opinión personal sobre el nuevo formato de oro del siglo XXI.