Diario Vasco
img
Autor: bouvier
2091 (Colombia) : Jugar o morir en una luna terraformada
img
Lorenzo Mejino | 08-05-2017 | 7:01| 3

Hacer una serie colombiana de ciencia-ficción es una apuesta bastante osada y que no acababa de creerme cuando leí la propuesta, hasta que descubrí que provenía de los mismos creadores de otra gran frikada “Cumbia Ninja”, lo que no dejaba de ser un paso adelante para intentar hacer tramas diferentes a las habituales en Latinoamérica.

Por eso no debe sorprenderles que hoy saque a relucir mi vena mas friki, para traerles una propuesta que no pienso recomendarles por su calidad, pero si por su curiosidad intrínseca por intentar trabajar un genero complicado en una colaboración panamericana digna de estudio en nuestro rincón de series extrañas  o remotas de los lunes

Ficha: 2091, 12 cap 45 min 2016. Castellano. Cadena: Fox Latinoamérica ( Col)

La trama :En el año 2091, los siete mejores “gamers” del universo son reclutados por una siniestra corporación, para llevar a cabo una partida extrema en un luna terraformada llamada Callisto, con la promesa de darle al vencedor el mejor premio que podría aspirar en su vida, que no es otra cosa que ganar un puesto de privilegio en Ciudad Destino, la meca de la tierra en ese futuro tan complicado.

En este caso tenemos a siete jugadores expertos que van descubriendo poco a poco que la partida extrema que están jugando tiene muchas mas consecuencias reales en el planeta en el que se encuentran que las que se derivan de una inocente pugna entre colegas ante un ordenador

La serie tiene una estética mas cercana a “Los siete magníficos en el espacio” de Roger Corman que a “Mad Max” que parece la obligatoria en toda serie futurista que se precie, aunque todo se arregla en los efectos especiales de posproducción, que representan el 80% de la serie, tanto a la hora de representar los juegos, como en sus excursiones por el planeta.

La relación entre los siete jugadores es la habitual entre siete gallos en un corral, que presentan sus personajes en el siguiente vídeo

La serie tiene una clara vocación latinoamericana que se traduce en un reparto multinacional como una de las condiciones puestas por la cadena FOX Latinoamerica, para intentar llegar al máximo de los mercados de habla hispana con el chileno Benjamin Vicuña o los colombianos  ( foto) Manolo Cardona o Angie Cepeda  como cabezas de cartel para atraer al máximo de público posible.

La serie trata un tema original, pero la escasez de diálogos no onomatopéyicos y  la pobreza de medios le pasa factura rápidamente y no deja de ser un divertimento friki para pasar el rato  con los amigos en especial  si son muy aficionados a los videojuegos y a los e-sports.

La 1T consta de doce episodios que se han emitido en dos partes, la primera el pasado otoño, mientras que la segunda parte empezó a emitirse la pasada semana, con un cierto éxito entre el público adolescente, que era al que iba dirigida, aunque no pase ni por el forro nuestro filtro de calidad.

Nada mejor que el trailer para conocer el estilo tan particular de la serie.

Con la información que les he proporcionado creo que pueden decidir si es la serie adecuada para agotar sus reservas de absenta mientras la ven o prefieren recomendársela a algún enemigo intimo para que pueda fardar de estar a la última en las series de ciencia-ficción colombianas, mi trabajo llega hasta este punto.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Ver Post >
Night Court ( Juzgado de Guardia). El juzgado mas desmadrado de Manhattan
img
Lorenzo Mejino | 05-05-2017 | 7:01| 3

La memoria televisiva suele ser bastante selectiva, con una cierta tendencia a la retroalimentación sobre unas pocas series que son las que se repiten una y otra vez en las listas del recuerdo y que son los clásicos que ven las nuevas generaciones que quieren adentrarse en la historia televisiva.

Este reduccionismo es injusto con muchas series, en especial comedias, que al no entrar en esa rueda del recuerdo, han caído en un completo olvido, a pesar de tener una calidad y recorrido  similar a las que todos nombramos de memoria.

“Night Court”, que aquí conocimos como “Juzgado de Guardia”, es un magnifico ejemplo de una comedia brillante y de altos vuelos, que tuvo bastante repercusión durante su emisión, para caer luego en el olvido mas absoluto, lo que no deja de ser una lastima, porque revisando algunos capítulos se mantiene mucho mas fresca y brillante que lo  que cabría esperar de una comedia con mas de treinta años a sus espaldas, como les vamos a mostrar a continuación.

Ficha: Night Court /Juzgado de Guardia 196 episodios.   Sep 1984 -Oct 1993  Cadena: NBC (USA)- La 2 (E)

Sinopsis:  El juzgado de guardia nocturno de Manhattan, presidido por Harry Stone, un juez joven y bastante poco convencional, es el lugar donde se desarrollan las historias de los trabajadores del juzgado y los variopintos casos a los que se deben enfrentar con todo tipo de personajes de la fauna humana que habita en el centro de Nueva York.

El inicio: Reinhold Weege era un escritor de comedía que había trabajado en los años setenta en series como “Barney Miller”, tras la cual firmó un contrato con la cadena NBC para desarrollar series y pilotos de comedia.

Tras varios intentos infructuosos, un ejecutivo de la NBC le dio una única palabra, juzgado, para que trabajara algún concepto sobre ella. Weege empezó a investigar sobre el tema, asistiendo a diferentes juzgados en busca de inspiración, hasta que un día por recomendación de un amigo abogado, asistió a una vista en un juzgado nocturno de Manhattan; lo que vio allí le dio la idea definitiva para la comedia.

Empezó a trabajar los personajes del juzgado y para dirigir el piloto, la NBC le puso a su gran estrella James Burrows, para que le diera su ritmo cómico habitual en todas las comedias que dirigía. La comedia se estrenó a mitad de temporada y de una forma muy precaria, con un encargo para solo tres episodios que se iban renovando semana a semana cual contratos temporales.

La cabecera de esa temporada inicial, ya tenía el saxo potente de Ernie Watts, para presentar a los actores con vistas de Nueva York.

A pesar de ese inicio dubitativo, la serie se asentó rápidamente en esa primera temporada, recibiendo el pase a la primera división del primetime para su 2T, pero la precariedad de los contratos iniciales e incluso algunas muertes, hicieron que el reparto inicial tuviera grandes cambios ya en esa 2T, hasta conseguir encajar todas las piezas en la 3T, donde se convirtió en uno de los clásicos de la cadena junto a “Cheers”, con la que tenía bastante buena relación.

La trama: “Night Court” era una comedia pura y dura, que trabajaba con dos fuentes principales para sus gags, por un lado los trabajadores fijos del juzgado y sus vidas personales dentro y fuera de la sala, mientras por otro lado teníamos toda una galería de personajes frikis y extraños que deberían aparecer frente al juez por las causas mas peregrinas o por los delitos mas raros, que a lo mejor solo duraban una escena o podían ser recurrentes que aparecían en diversas ocasiones durante todas las temporadas, como delincuentes habituales.

La serie evolucionó mucho su estilo de comedia, que en sus inicios era bastante mas descriptiva y neorrealista centrada en los pequeños delincuentes que atestaban el juzgado, con un humor seco e incluso bastante ácido sin cargar las tintas contra los acusados, que al final estaban allí mas por no poder evitar serlo que por ser verdaderas mentes criminales, siempre con delitos o faltas de baja intensidad.

En el juzgado teníamos como personajes principales al extravagante juez Harry Stone, el ayudante del fiscal el estirado y remilgado Dan Fielding, que era un poco el villano de opereta de la serie y la abogada de oficio, que tras varios cambios se estabilizó a partir de la 3T con Christine Sullivan, brillante abogada pero algo ingenua y soñadora, que idolatraba a la princesa Diana.

El personal lo completaban Mac, el secretario del juzgado, espabilado y probablemente el mas “normal” de todos los funcionarios, sobre todo al lado del gigantesco ujier  “Bull” Shannon, de presencia imponente pero mas manso y suave que un corderito con las personas, que se aprovechaban continuamente de él.

Por último teníamos a una veterana ujier,  que pasaba de todo y solo refunfuñaba en cuanto le tocaba trabajar algo mas de lo necesario,  papel que pasó por tres actrices y tres personajes diferentes, debido a la muerte de las dos primeras actrices.

Ninguno de ellos eran presentados como perdedores, sino como buenos profesionales que hacen un trabajo delicado de la manera mas justa posible, aunque con sus derías y defectos que van a aflorar en los momentos mas inesperados.

El estilo de la serie empezó a cambiar en la 3T volviéndose mas física y entrando claramente en el terreno del slapstick, con gags muy elaborados entre los miembros del juzgado con finales inesperados, como pueden comprobar en este  gag clásico, con el fiscal sableando dinero al pobre Bull, para acabar recibiendo su merecido inesperado en el plano final.

En otras ocasiones utilizaban un recurso que dio los mejores episodios de “Cheers” como era montar una guerra de bromas entre juzgados, con una gran escalada de tensiones que desembocaban en enormes gags como el siguiente, realmente espectacular para una sitcom rodada en estudio.

Ya hemos comentado que una fuente importante de la comicidad venía dada por los acusados que se presentaban frente al juez con las explicaciones mas variopintas para su conducta, en escasas apariciones de poco mas de un minuto como en el siguiente vídeo con otro gag clásico de la serie.

Con el paso de los años se atrevían con todo y todos eran susceptibles de aparecer frente al juez Stone, como en esta memorable presencia del acusado mas sorprendente que he visto en un juzgado, del que aún me duele la mandíbula de lo que me reído cuando lo he revisado en el siguiente vídeo

Una de las mayores fuerzas de la serie eran los gags recurrentes, que eran de dos tipos, las obsesiones particulares de los funcionarios del juzgado y luego los sospechosos habituales que eran detenidos una y otra vez por delitos de poca monta. En este grupo destacaba una pareja de montañeros garrulos de Virginia Occidental, que se metían en líos tan inverosímiles como el del siguiente vídeo, en el primer papel importante del conocido Brent Spiner ( Data en la saga Star Trek)

A pesar de ser el juez el protagonista de la serie, con el paso de las temporadas el mejor personaje de todo el grupo era el fiscal Dan Fielding, un trepa ruin y mezquino que menospreciaba a todo el mundo con su altivez que era convenientemente “recompensada” por la justicia divina al final de sus trapacerías, como pueden ver en esta escena con un niño y su ordenador, en una época en que todavía eran una rareza.

La obsesión mas famosa y conocida de toda la serie, era la que tenía el juez Stone, por el gran cantante de jazz Mel Tormé, muy poco conocido fuera de los EEUU, pero una auténtica institución allí. Su admiración y ganas de conocer a Mel Tormé era pregonada continuamente a los cuatro vientos, por eso el siguiente gag digno del mejor vodevil, con el propio Mel Tormé interpretándose a si mismo es una verdadera obra maestra de ritmo y coordinación y la mejor muestra del gran nivel de esta comedia.

Como seguramente habrán podido deducir del texto, siempre he tenido en un lugar muy especial de mi memoria a “Night Court”, por encima incluso de comedias clásicas mas famosas en la actualidad, pero gracias a su ritmo alocado de comedia, alternando brillantez gags de una sola escena, con historias de mayor duración se convirtió en una de mis series favoritas de los ochenta, que grababa siempre a pesar de los cambios horarios de su pase por la 2.

Me ha sorprendido enormemente lo frescos que se mantienen sus elaborados gags para los que no pasa el tiempo ( excepto los peinados y vestidos de la abogada) que me han hecho reír de lo lindo al recordarlos para seleccionarlos para el articulo.

Por eso tras estabilizarse en la 3T, se convirtió en uno de mis mayores placeres inconfesables porque tenía clarisimo que en cada episodio iba a tener dos o tres momentos en los que me iba a soltar alguna carcajada en este clásico de la comedia y solo por eso ya me justificaba el esfuerzo.

Los actores: Harry Anderson empezó su carrera artística como un mago de altísimo nivel que hizo varios espectáculos de joven, hasta que empezó a aparecer como un timador memorable llamado Harry “El sombrero” Gittes en “Cheers” que le hizo muy popular en sus escasas apariciones. Ese papel fue el trampolín para conseguir el papel de su vida el joven y excéntrico juez Harry Stone, que consiguió el trabajo porque era el único que encontró el alcalde en su casa de una larga lista de posibles candidatos.

La jovialidad y frescura de Harry Anderson era ideal para el personaje donde ademas podía hacer sus trucos de magia de vez en cuando, como solía hacer cuando aparecía en los shows nocturnos en su doble faceta como actor y mago. Su trabajo le valió tres nominaciones al Emmy al mejor actor de comedia. Tras la serie interpretó otro éxito como “El mundo de Dave” donde daba vida a un dibujante de cómics durante seis temporadas, para desaparecer de la escena artística, al retirarse a vivir a Nueva Orleans, para tener una tienda y restaurante.

La estrella de la serie fue sin duda John Larroquette en su primer papel importante como Dan Fielding, tan buen fiscal como deleznable y misógino como persona, capaz de cualquier cosa por humillante que sea para conseguir lo que quería, en uno de los mejores personajes de la historia de la comedia.

Su personaje empezó bastante mas serio y estirado, hasta que vieron el tipo de humor que Larroquette era capaz de hacer, evolucionando hacia la comedia física y alocada que bordaba el actor, como demuestra su racha de cuatro Emmys consecutivos al mejor actor secundario de comedia en los cuatro primeros años de la serie, hasta que decidió retirarse de las nominaciones por decisión propia para no acaparar siempre el premio.

Tras la serie, protagonizó una serie hecha a su medida “The John Larroquette Show” en un tono mucho mas melancólico basada en sus experiencias personales, como un ex-alcohólico en recuperación que trabaja en una estación de autobuses con una tropa de perdedores. Mas adelante lo hemos visto como un loco abogado en “Boston Legal”, mientras que ahora pone orden en “The Librarians”, un gran actor, haga lo que haga.

La tercera pieza inamovible del reparto era el altísimo Richard Moll, como el ujier tontorrón Bull, incapaz de matar una mosca. Moll se había especializado en papeles de matón debido a su aspecto y a su profunda voz, ideal para dibujos animados, pero su vis cómica fue todo un descubrimiento.

Tras la serie, se acomodó en vivir de su voz en documentales y animación, para seguir apareciendo como estrella invitada en muchas series y realities, pero todos los recuerdan por su frase y gesto característico diciendo “OOH KAY” cuando finalmente entendía algo, tras darse con la palma de la mano en su cráneo

Markie Post fue la cuarta actriz en interpretar a la abogada de oficio del juzgado, tras el paso de Gail Strickland ( piloto), Paula Kelly ( 1T) y Ellen Foley (2T) todas ellas con personajes y actitudes diferentes, hasta que Post consiguió que su Christine Sullivan fuera la que se llevara el gato el agua, para seguir hasta el final de la serie.

Post era la primera opción de su creador Reinhold Weege, pero al estar trabajando en otra serie “The Fall Guy” no pudo contar con ella hasta que la cancelaron, faltándole tiempo para introducirla en el reparto en la 3T. Post es una buena actriz para este tipo de comedia, como una mujer contradictoria, independiente y fuerte en algunos aspectos mientras que en otros se comporta como una adolescente romanticona, siempre para explotar el lado cómico de esa contraposición.

Tras la serie protagonizó tres años una comedia política “Hearts Afire”, para pasar a papeles secundarios como madre o amiga de los protagonistas en series como “Scrubs” o mas recientemente “Chicago P.D”

En la 2T se incorporó a la serie un gran secundario como Charles Robinson, como Mac el secretario del juzgado que sustituyó a Karen Arthur que se fue a otra serie, antes de acabar la 1T. Robinson era la voz de la cordura y la responsabilidad dentro del pandemonium que era el juzgado, aunque no dudaba en entrar al trapo de las bromas cuando la ocasión lo requería.

Robinson tuvo aquí su papel mas importante, aunque ha aparecido en decenas de papeles secundarios en multitud de comedias, cumpliendo siempre mas que efectivamente por pocas frases que les dieran.

La serie tuvo un poco fama de gafe, cuando las dos primeras actrices que interpretaron el papel del ujier gruñón femenino murieron con un año de diferencia Selma Diamond ( der), al final de la 2T y su sustituta Florence Halop ( izq) al final de la 3T, ambas por canceres fulminantes de pulmón.

Con esos precedentes,  la entrada de Marsha Warfield como la tercera ujier de la serie, no era precisamente para las personas que creen en supersticiones, y la verdad es que Warfield hizo caso omiso a los agoreros y se quedó en la serie hasta el final.

Warfield interpretaba a Roz, una ujier mas joven que sus dos predecesoras y con un carácter menos agrio y algo mas amable, que principalmente ponía firme y ayudaba a su compañero Bull, cuando se metía en algún lio. Su carrera posterior ha sido bastante oscura, plagada de pequeños secundarios que alternaba con una carrera de monologuista.

El Final :
La serie tuvo sus mejores momentos en el tramo central de su andadura entre las temporadas cuarta y séptima, donde se mantenía de forma regular en el Top 10 de audiencias, ademas de tener múltiples Emmy gracias a la racha de John Larroquette, lo que la hizo muy popular en especial a finales de los ochenta.

Poco a poco el lógico desgaste fue haciendo mella en la serie, agravado por la salida de su creador y guionistas principales en la 7T, para hacer otros proyectos. Por ello la cadena NBC decidió al inicio de la 9T, que iban a cerrar el juzgado al final de esa temporada que empezaba con una cabecera donde se reflejaba el reparto mas estable de la serie.

La cadena NBC no se esmeró precisamente en cuidar esa postrera temporada, ya que tras emitir el doble capitulo final de la serie donde básicamente cerraban el juzgado y todos los personajes se debían buscar la vida, siempre con una sonrisa en la boca, a la semana siguiente emitieron otro capitulo inédito anterior al final, que había sido aplazado por un especial deportivo.

Imagínense como se pondrían ahora las redes sociales si tras el final de “Girls” o “Bones” emitieran un episodio traspapelado, entonces no pasó nada pero es importante para determinar los cambios en las costumbres televisivas en apenas treinta años.

Epílogo: “Night Court” siempre la he considerado como una gran comedia alocada y desmadrada, que sigue teniendo su lugar en la cultura popular como lo demuestra el homenaje que hicieron al reparto original en “30 Rock”, que pueden ver a continuación.

Su fama sigue hasta la actualidad como pueden comprobar en el último vídeo con una parodia de la serie “Padre de Familia” en la que Bill Clinton interpreta al saxofón la conocida sintonía de la serie, en un perfecto colofón para el artículo

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Ver Post >
Six: Las hazañas bélicas de toda la vida
img
Lorenzo Mejino | 03-05-2017 | 7:00| 3

Las historias militares han sido uno de los temas preferidos en el cine desde casi sus inicios hasta la actualidad, donde siguen produciéndose películas con frecuencia y con grandes éxitos de taquilla que permiten cubrir los enormes presupuestos que se necesitan en el genero bélico.

En la televisión el panorama es algo diferente, puesto que es casi imposible a nivel de producción y costes recrear una guerra o un combate semanal, por lo que debían recurrir a ubicarlas en la retaguardia, para aprovecharse del ambiente bélico sin tener que gastar lo que no tenían.

Este esquema servía tanto para las comedias como “M.A.S.H” o “Los hombres de Hogan”, como para el drama con la fabulosa “Playa de China” a la cabeza, curiosamente del mismo creador de la serie que les vamos a hablar hoy “SIX”.

“SIX” se encuentra cercana en tono a series como “The Unit” o “Army Wives”, donde mezclaban la vida profesional de los soldados implicados con sus vidas personales en la retaguardia, pero sin conseguir que el interés se mantenga por igual en los diferentes escenarios en los que se desarrolla, lo que deriva en una cierta irregularidad que desluce bastante el resultado final que siendo correcto no va mucho mas allá, como les vamos a explicar a continuación.

Ficha: Six 8+ episodios.   Ene 2017-  Cadena: History Channel (USA)- HBO (E)

Sinopsis:  Richard Taggart es un miembro retirado de los Navy Seal donde llegó a ser  líder de un comando,  que ahora trabaja como contratista privado de seguridad en Nigeria. Durante una misión de escolta es secuestrado con todas las niñas de una escuela por un comando yihadista que los mantienen cautivos en un lugar indeterminado de Nigeria.

Sus viejos camaradas del comando de los Navy Seal, deciden tomar cartas activas en el asunto e intentan rescatar a su ex-jefe, por todos los medios necesarios legales o no, para lo que inician una búsqueda exhaustiva de cualquier pista que les pueda llevar al paradero donde los tienen secuestrados y poder liberarlos.

El inicio: William Broyles Jr, era un prometedor periodista y aspirante a escritor que decidió dejar todo a los 24 años para alistarse en los marines para ir durante tres años a Vietnam. A su vuelta escribió un libro sobre sus memorias de la guerra, que se convirtió en un best-seller literario y llamó la atención de los productores televisivos que le convencieron para encargarle la creación de un drama bélico.

De ese interés, nació el mejor drama bélico de la historia de la televisión “China Beach” creado en colaboración con John Sacret Young.
Tras su gran éxito, refrendado por gran numero de Emmys, dirigió sus pasos hacia el cine, convirtiéndose en un importante guionista de Hollywood de películas como “Apollo 13” , “Naufrago”, “El planeta de los Simios” o “Jarhead”.

A finales de 2014 tuvo una llamada de su amigo el megaproductor cinematográfico Harvey Weinstein que pensó que era la persona indicada para desarrollar una película basada en el secuestro de casi 200 niñas por el grupo islámico Boko Haram en el norte de Nigeria.

Broyles empezó a trabajar en la historia, pero pronto se dio cuenta que necesitaba un formato mas largo que el de la película, para contar lo que estaba creando, con el formato miniserie como el ideal y llamó a su hijo David, que empezaba sus pinitos como guionista, tras estar varios años como Navy Seal, para que aportará su experiencia personal al proyecto.

A Weinstein le gustó la idea de seguir entrando en el negocio televisivo y pronto convenció a los directivos del canal History para que le compraran esa idea y empezar la producción.

A poco de comenzar el rodaje, la serie sufrió el contratiempo de la baja por temas médicos de Joe Manganiello, que debía protagonizar la miniserie, por lo que Weinstein no dudo en llamar personalmente al gran Walton Goggins, para que lo reemplazara de forma inmediata.

A pesar de todo esto, la producción sufrió ciertos retrasos que aplazaron su estreno previsto para el verano de 2016 hasta este mes de Enero, donde la promocionaron con el siguiente trailer.

Su estreno paso muy indiferente entre la crítica especializada, pero en cambio tuvo unas magnificas audiencias que le garantizaron la renovación de forma casi inmediata.

La trama: SIX ha sido planteada como una serie antológica con una misión principal por temporada a la que se dedican todos los episodios.
El núcleo de SIX son los miembros de un comando de élite de los Navy Seal, que son presentados como si tuvieran dos familias, sin que tengan muy claro cual de ellas es la mas importante en sus vidas.

Por un lado tenemos la familia que forman con sus compañeros, una auténtica hermandad donde todos se protegen mutuamente tanto en el campo de batalla como en la vida real de cualquier amenaza.

En paralelo tenemos su vida familiar real, con sus mujeres, novias, hijos, padres y demás personas de su entorno no militar, pero muy influenciadas por sus misiones hipersecretas de las que no pueden comentar nada a sus seres queridos.

Este planteamiento es el habitual y no se separa ni un ápice de cualquier historia en la que veamos algo de la vida personal de este tipo de comandos de élite, con las dos vidas compartimentadas al máximo, lo que acaba provocando tensiones en su vida personal.

SIX en su primera escena plantea una escena en el pasado del comando, que desemboca en una crisis personal de su líder para dar inmediatamente un salto adelante en el tiempo como podemos ver en el siguiente vídeo donde se nos muestra el ataque y secuestro del grupo islámico a la escuela de niñas con el mercenario americano como propina.

La misión se compone de una serie de sub-misiones que mas o menos corresponden a cada episodio, donde van descubriendo personas por todo el mundo que les dan pistas sobre  donde se encuentra su antiguo camarada.

Estas sub-misiones permiten que los soldados vayan y vuelvan de su base para poder introducir las tramas secundarias familiares, que son un compendio de todos los tópicos habituales, como falta de dinero, adicciones varias o el deseo de formar una familia, que rellenan la parte no bélica de la historia, con bastante poca traza debo añadir.

Como es habitual en este tipo de series, el planteamiento es bastante maniqueo, militares buenos con algún defectillo, contra terroristas malos sin remedio, con los americanos  campando por sus anchas por medio mundo sin pedir permiso a nadie, todo sea por salvar a su compañero secuestrado.

A pesar de centrarse en el aspecto militar del comando evitando proclamas patrióticas demasiado evidentes, el tono subyacente no deja de ser el de haremos lo que sea y donde sea para salvar a uno de los nuestros, dejando a cada espectador su nivel de identificación con esa forma de presentar los hechos.

La serie está muy dirigida en sus primeros dos episodios por la gran Leslie Linka Glatter, una de las mejores directores televisivas, demostrando su oficio en las espectaculares partes bélicas y  dejándose llevar por el guión en las partes más pacificas, como pueden ver en el siguiente vídeo sobre el making off de la serie.

Si se fijan atentamente podrán ver que Glatter, para establecer el tono de la serie, optó por rodar las escenas bélicas con cámaras fijas y bien posicionadas, mientras que las escenas  familiares son cámara en mano, para mostrar la inseguridad de los soldados fuera de su zona guerrera de confort, un detalle importante a reseñar.

Una herramienta publicitaria habitual en las películas bélicas desde los tiempos de “La Chaqueta metálica” o “Salvar al soldado Ryan”, es decir que se envía a los actores a un “boot camp” de varios días para que  conozcan la dureza del entrenamiento a que son sometidos los soldados y de esta manera mejorar su relación entre ellos.

Suelo ser bastante escéptico con estos casos, mas cuando  no se ponen de acuerdo en cuantos días han estado, ya que he leído desde tres a diez días y a lo mejor solo han estado rodando el siguiente vídeo para filtrarlo en redes sociales.

SIX es una serie que solo va a convencer a los apasionados del género bélico, porque sus errores de planteamiento son una losa importante para cualquier persona mas neutral en ese sentido.

El principal problema es la enorme descompensación entre la trama central bélica, espectacular y con mucha tensión y las de la retaguardia, que parecen recogidas de las tramas descartadas en “Army Wives”, previsibles y sin fuerza alguna, que lastran el resultado final.

En mi opinión la serie habría funcionado mucho mejor intercambiando los papeles principales, con la fuerza de Walton Goggins al frente del comando e interaccionando con sus jefes por salvar a su amigo, en lugar de tenerlo el 90% del tiempo cautivo en una celda sin mucho recorrido excepto poner cara de querer ajustarles las cuentas en cuanto pueda.

Por eso si hubieran enviado al blandengue de Barry Sloane a la jungla nigeriana, allí habría molestado menos y solo por tener a Goggins en el centro de la acción en lugar de rehén torturado, la cosa habría mejorado mucho.

A mi la serie me ha entretenido mas por ser un apasionado del genero bélico, que por un juicio objetivo de lo que estaba viendo, porque le veía las costuras a un guión zurcido con poca seda y demasiado esparto, que seguro que a ustedes se les puede hacer mas indigesto en su visionado, si no son amantes de ese género.

Los actores: Como hemos comentado anteriormente, una sustitución de Joe Manganiello por Walton Goggins siempre va a ser una gran noticia, aunque sea poniendo  voces en dibujos animados y no quiero pensar lo que habría sido SIX con el limitado Manganiello al frente.

Goggins se incorporó al proyecto  a punto de empezar el rodaje, pero a pesar de ser el mejor de todos y con ventaja, su trabajo no está a la altura de su Shane Vendrell en “The Shield” o de su Boyd Crowder en “Justified”, por estar aislado del resto del grupo, limitándose a interaccionar con las niñas y su maestra o a ser torturado de forma mas o menos sistemática por sus captores.

Sus mejores momentos son los “flashbacks” en los que era el líder del grupo y que son los que me hacen pensar que desaprovechar a este pedazo de actor de esa manera, debería ser sancionable por la ley.

Barry Sloane es un actor británico que tras curtirse en los culebrones de su país natal como “Hollyoaks”, dio el salto oceánico tras conseguir un papel en “Revenge” como Aiden Mathis, un personaje importante del pasado de Emily , para seguir con una nadería como “The Whispers” de la que no se acuerda ni su creador, para ser elegido como   Joe “Oso” Graves el líder del comando, siempre demasiado preocupado por las consecuencias de sus decisiones tanto militares como personales.

Nunca me ha convencido como actor, desde sus tiempos de Revenge donde sus biceps y abdominales llamaban mas la atención que su expresión facial, hecho que me ha confirmado por desgracia en SIX, con el agravante de ir siempre mas que tapado con la ropa de soldado, por eso he dicho que de rehén habría estado en un papel mas adecuado para sus condiciones.

El canadiense Kyle Schmid ha realizado casi toda su carrera en series al norte del paralelo 48 como “Blood Ties” destacando por su papel protagonista en “Copper” como rico heredero  de inicios del siglo XIX en Nueva York.

Aquí interpreta a Alex Caulder el mas rebelde y espíritu libre del grupo como consecuencia de su pasado antes de alistarse, donde se convierte un poco en la conciencia ética y moral del comando cuando están a punto de pasarse de la raya. Schmid es el mejor actor del comando, en especial en la zona de retaguardia, con sus enormes líos personales.

Otro buen actor es el colombiano Juan Pablo Raba que aquí interpreta al experto en explosivos Ricky “Buda” Ortiz, que tras partirse el pecho  en las telenovelas colombianas ha conseguido destacar gracias a su buen papel en “Narcos” como Gustavo Gaviria y por un papel recurrente en la 3T de “Marvel Agents of SHIELD”.

Raba está por debajo de sus mejores actuaciones, por tocarle un papel de fiero guerrero en el campo de batalla, pero manso corderito en su casa obedeciendo a pies puntillas tanto a su mujer como a sus hijas, bastante poco creíble en ambas facetas

Peor lo tiene Edwin Hodge, como Robert Chase el último incorporado al equipo, que debe ganarse la confianza de sus nuevos compañeros tanto dentro como fuera de la unidad, en un personaje muy desdibujado y apenas esbozado para hacer bulto en las misiones.

Su carrera no ha sido muy destacada, dando tumbos en numerosas series y películas en papeles secundarios de los que nadie se recuerda, aunque constará en las enciclopedias como el único actor que ha aparecido en las tres entregas de la saga “The Purge”, si eso es bueno o malo, se lo dejo a ustedes que lo juzguen, ya que yo no las he visto.

Final : La serie ha sido renovada casi de forma automática para una 2T, con otra misión completamente diferente, aunque deberán hacer frente al hilo abierto en la última escena de la 1T, que cerraba  toda la historia inicial con una cierta sorpresa bien elaborada.

En nuestro país he podido comprobar que ha tenido un enorme éxito al ocupar la cuarta posición de las series mas vistas en la rama española de HBO, por encima de otras series mas famosas y que generan mucho mas ruido en redes sociales . HBO España la estrenó de forma casi simultanea a los EEUU, ademas de poder tener la opción de verla doblada, aquellos de ustedes que lo prefieran, como pueden comprobar en su promoción española.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Ver Post >
Sorjonen / Bordertown (Finlandia) . Las fronteras nunca son apacibles
img
Lorenzo Mejino | 01-05-2017 | 7:01| 3

La preciosa Finlandia siempre ha sido el pariente pobre de la región escandinava en cuanto al nivel de sus series ( hasta la diminuta Islandia les ha superado), pero sus últimos productos (Tellus, Koukussa) presentaban un cierta mejora confirmada por la serie que les vamos a presentar hoy, Sorjonen, que por lo menos ya es equiparable a una serie escandinava de nivel medio con el aliciente del exotismo finlandés que muy poco tiene que ver con sus vecinos.

La historia de un policía bastante peculiar que se traslada a petición propia a Lappeenranta una ciudad fronteriza con Rusia, se inscribe claramente dentro del genero del “nordic noir” aunque con unos toques diferenciales que ha arrasado con todos los premios habidos y por haber de la televisión finlandesa de 2016, lo que le ha valido ser adquirida por Netflix para su emisión en países anglosajones con el nombre de Bordertown, razones suficientes para merecer un sitio en nuestros viajes remotos de cada lunes.

Ficha: Sorjonen /Bordertown 11 ep 60 min .  Oct 2016-Dic 2016 . Idioma: Finlandés subs inglés Cadena: YLE (SF) Netflix (países anglosajones)

La trama : Kari Sorjonen es uno de los mejores detectives de la Oficina Central de Investigación de Helsinki, aunque tiene unos métodos muy particulares y excéntricos de investigación que no siempre son comprendidos por sus colegas mucho mas racionales. En un momento de crisis personal, tras ver superar a su mujer un cáncer cerebral, decide mudarse con ella y su hija adolescente a un destino mas reposado para llevar una vida mucho mas familiar que la que tenía en la capital finlandesa.

Su traslado es a Lappeenranta, ciudad natal de su mujer, cercana a la frontera rusa y a medio camino entre Helsinki y San Petersburgo, donde se va encontrar que su trabajo no va a ser tan plácido como deseaba, al verse metido en casos de prostitución a gran escala, trata de blancas, trafico de drogas e incluso peleas clandestinas de animales.

Sorjonen, traducida en ese Bordertown o Ciudad Fronteriza mas ilustrativa del entorno que el simple apellido, es una serie con una estructura bastante original que mezcla la serielización de las historias continuas de los personajes principales, con casos procedimentales autoconclusivos de larga duración que se desarrollan durante dos o tres episodios, utilizados para hacer avanzar los hilos de continuidad.

Sorjonen se inscribe claramente en el genero del “nordic noir” con protagonista raro y muy solitario, pero tremendamente efectivo, con un comportamiento excéntrico y unos tics que en ciertos momentos  me recordaban mucho al Vincent D’Onofrio de “Ley y orden: Acción Criminal”, que ponen de los nervios al resto de sus nuevos compañeros en la comisaria, con un gran actor como Ville Virtanen en ese papel tan complicado.

Los paisajes lacustres de la zona son utilizados con profusión en muchos de los casos que se van a investigar como dejan claro desde la elaborada cabecera de la serie, con esa música onírica habitual en todas las series nórdicas.

La serie es finlandesa hasta la médula, narrada con su habitual parsimonia y con ese cierto tono de tragedia griega de ir siempre de forma inevitable hacia los conflictos, sin poder hacer nada para eludirlos, lo que provoca enormes tensiones tanto familiares como profesionales en el entorno de Sorjonen, siempre tratados con una frialdad aséptica que puede poner de los nervios a los que necesitan una tensión mas latina.

La trama de continuidad que implica tanto a la familia de Sorjonen, como a las fuerzas vivas de Lappeenranta y en especial a una misteriosa agente finlandesa que ha trabajado muchos años de forma encubierta con la mafia rusa, funciona bastante bien con muchas intrigas y misterios en cada uno de los personajes que vamos descubriendo a lo largo de la 1T.

En cambio los casos procedimentales tienen bastante mas defectos, al no corresponderse el enorme detallismo y tranquilidad con  que nos presentan cada caso, tanto en lo referente a  las victimas como a los sospechosos, con la brutal celeridad con que cerraban las tramas en apenas dos o tres escenas, al final del segundo capítulo de cada trama.

Ese problema se repite en todos y cada uno de los cinco casos de la temporada y a medida que iba viendo la serie, me preguntaba para que perdían el tiempo en las tramas procedimentales para ventilárselas de un plumazo y sin apenas explicaciones, lo que no dejaba de tener bastante incoherencia narrativa al funcionar un poco a trompicones y solo para alimentar el hilo general con lo que les interesaba.

Es un tipo de serie que le puede gustar mucho a los amantes del “nordic noir” cocido a fuego lento y con un personaje central con los suficientes defectos para cargar con el peso de toda la serie a sus espaldas, en especial si nos interesa el exotismo finlandes tanto lingüístico como sociológico, lo que la instala claramente en la clase media de los thrillers escandinavos.

La 1T deja importantes cliffhangers familiares para la mas que probable renovación para una 2T, que como siempre por esos lares se toman esos anuncios con la misma calma que el ritmo de  sus series.

Para finalizar les dejo con el trailer de la serie subtitulado en ingles, a la espera que la rama española de Netflix deje de inundarnos con saldos coreanos de cuarta división y se ponga las pilas para igualar su catalogo al que tiene en otros países con series como ésta, “Nobel” o”Beau Sejour” que si que valen la pena para dignificar su catalogo no anglosajón.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Ver Post >
John from Cincinnati: La dificultad de surfear levitando
img
Lorenzo Mejino | 28-04-2017 | 7:01| 3

Estos últimos años se han puesto de moda las series extrañas y de difícil comprensión que permiten hacer todo tipo de teorías sobre lo que estamos viendo en la pantalla, obsesionando mucho a las personas que las ven mas intrigadas que convencidas por lo que están viendo.

Lo que es cierto es que a pesar de lo que afirman algunos, las series raras y marcianas no son un invento tan reciente y un claro ejemplo es “John from Cincinatti” una serie de HBO, con la marca personal de un genio como David Milch ( NYPD Blue, Deadwood) que dejó perpleja a la mayoría de la gente que vio  una mezcla imposible de surf y misticismo con toques fantásticos que apenas duró una temporada en antena.

A pesar de las críticas que argumentaban que era una serie adelantada a su tiempo, les puedo asegurar que tras recuperarla recientemente para poder realizar el articulo, al no verla en su momento, ese tiempo todavía no le ha llegado y mis sensaciones no han sido muy diferentes a las que tuvieron muchas personas en su primera emisión hace casi diez años, ante una trama que se resume perfectamente con la foto promocional de la serie

Ficha: John from Cincinatti 10 episodios Jun 2007-Ago 2007  Cadena: HBO(USA) Canal +/HBO (E)

Sinopsis: Una pequeña población costera de California , Imperial Beach, es la base de una pequeña comunidad de surfistas, con las tres generaciones de la familia Yost que son como la realeza del lugar gracias a sus habilidades con la tabla de surf y las olas.

Dicha comunidad se ve convulsionada por la llegada de John, un personaje extraño y desconcertante del que se desconoce todo sobre su origen, excepto que dice que viene de Cincinatti. Su llegada y sus interacciones con los miembros de la comunidad provocan enormes cambios en la forma de enfocar sus vidas de todos y cada uno de sus miembros, sin explicaciones plausibles a los cambios que están produciéndose.

El inicio: David Milch se había convertido en uno de los guionistas mas venerados de Hollywood, tanto por la crítica como el público, desde sus inicios en “Hill Street Blues”, siguiendo por su maravillosa “NYPD Blue”, de donde pasó a crear para la HBO “Deadwood” un western crepuscular que puso su prestigio por las nubes.

Con el éxito llegaron los problemas, porque David Milch se convirtió en una persona muy complicada de tratar con los ejecutivos de las cadenas, en especial durante el rodaje de “Deadwood”, donde Milch hacia lo que le daba la gana, cambiando tramas y diálogos en el último momento ante la exasperación de los ejecutivos de HBO, que no podían controlar la serie ante la política de hechos consumados de Milch.

Si a eso le unimos los brutales incrementos presupuestarios de la serie, el ambiente era casi irrespirable, pero en una situación en las que ambos se necesitaban mutuamente, HBO para seguir contando con un genio con Milch y el guionista ansioso por seguir explicando las cosas a su manera y en una cadena tan reputada.

En este punto existen bastantes versiones de lo que sucedió en ese momento, pero mientras estaban rodando la 3T de “Deadwood”, Milch presentó una idea sobre una serie centrada en un personaje extraterrestre que aterrizaba en una comunidad  de jugadores profesionales de billar, donde debe integrarse para ganarse su confianza e impedir una serie de asesinatos posteriores.

A la HBO le gustó la idea, pero le propuso un cambio de escenario debido a que habían comprado los derechos de las novelas de Kem Nunn un autor que había creado un estilo literario peculiar el “surf noir”, de dramas en las localidades surferas de California y de esta forma mataban dos pájaros de un tiro.

La sorpresa para todos fue cuando David Milch recogió el guante de ese desafío y accedió a cambiar la ubicación de su idea para centrar la serie en el mundo del surf, del que no tenía ni pajolera idea, pero que le obligaba a abandonar “Deadwood” ante la alegría de HBO para evitar la sangría monetaria que le suponía ese western, con la promesa de hacer una o dos películas para cerrar la historia del poblado sin ley.

Milch y Nunn colaboraron en la escritura del piloto y en centrar los detalles surferos de la serie, para continuar Milch con su visión personal de la historia. Tanta confianza tenía HBO en su visión, que programó su estreno a continuación del esperadísimo final de su serie estrella “Los Soprano”, para aprovecharse de ese gran tirón popular, con promociones surferas tan crípticas como la siguiente.

La estrategia les salio rana desde el principio a HBO, puesto que el final tan sorprendente de “Los Soprano” dejó a todos sus seguidores en estado de shock y comentando el significado de ese final tan abrupto y no tenían muchas ganas de meterse en otra historia compleja, por lo que apenas un tercio de la audiencia del final de las historias mafiosas se quedó para ver la nueva propuesta de HBO.

La trama:
El elemento básico para describir la trama es un recurso tan habitual como la llegada a una comunidad cerrada y aislada de un elemento externo y ajeno a todos, que va a cambiar los comportamientos de todos sus miembros, a partir de sus interacciones con todos ellos.

En este caso la comunidad es la del mundo del surf de una deprimida localidad costera, cuyo eje principal es la familia Yost compuesta por el patriarca Mitch que fue el primer gran pionero del surf en la zona, id0latrado por todos, hasta que una grave lesión de rodilla le obligó a retirarse, su hijo Butchie se convirtió en otro gran revolucionario del deporte, al llevar las acrobacias surferas a otro nivel, hasta sucumbir a todo tipo de adicciones, incluyendo la heroína, que le han convertido en una auténtica piltrafa humana.

El futuro de la familia se centra en la tercera generación encarnada por el joven Shaun, un adolescente que ha heredado el enorme talento de su padre y abuelo, que empieza a hacer sus pinitos en las competiciones de surf deslumbrando a todos con sus movimientos sobre las olas.

La cabecera de la serie es realmente un homenaje a los pioneros del surf, con la magnifica canción de Joe Strummer y los Mescaleros “ Johnny Appleseed” que pronto se convirtió en lo mejor de la serie.

La llegada de ese ser misterioso que responde al nombre de John, con un comportamiento más que extraño, que a veces parece que bordea el autismo y en  otras se convierte en un repetidor exasperante de las palabras de su interlocutor.

Ademas de ese núcleo central familiar que se completa con las mujeres de sus miembros masculinos, tenemos un grupo de personajes variopintos y muy difíciles de describir en pocas lineas que tienen como nexo en común su estancia en un motel bastante cutre y desvencijado que se convierte en el núcleo de operaciones del misterioso John, con personajes como los del siguiente vídeo

Ese universo mas o menos estable se ve sacudido por la llegada de John, que empieza a provocar una serie de fenómenos extraños en sus miembros, como la levitación de Mitch que de pronto se encuentra flotando a un palmo sobre tierra sin ninguna explicación a ese fenómeno paranormal.

La cuerda a la que se agarra la historia para avanzar es más o menos la evolución personal del miembro mas joven Shaun, no tanto como protagonista principal, sino porque las cosas que le suceden producen un enorme efecto tanto en sus familiares como en el resto del grupo. En el siguiente vídeo pueden ver los momentos previos a una competición donde destaca en el papel de Shaun la presencia como actor de Greyson Fletcher, un excelente joven surfista y skateboarder.

Desde los primeros episodios se me hacia evidente que era bastante complicado entender lo que estaba viendo con una gran cantidad de personajes que deambulaban por la pantalla sin oficio ni beneficio, en medio de una auténtica ceremonia de la confusión, al no quedarme nada claro hacia donde iba la historia y lo que es mas importante que es lo que me quería explicar.

La mezcla de la estética surfera con los elementos metafísicos y fantásticos que había desencadenado la llegada de John, no ligaba en ningún momento, con resultados parecidos a beber un batido de merluza con canela fina, pero encima cuando con el paso de los episodios la cosa se iba decantando hacia el terreno de John dejando las olas, la perplejidad era la sensación predominante.

El mejor ejemplo lo tienen en el siguiente discurso que hizo John al final del sexto episodio, en el parking del motel a todos sus vecinos y compañeros, en la que hace una especie de declaración de intenciones de su estancia en ese lugar que supuestamente debía aclarar todo o como en mi caso, dejarme peor que antes de escucharlo.

No vi la serie en el momento de su estreno, porque las reacciones que veía no me llamaban mucho la atención para adentrarme en ese mundo, hasta que hace poco en un conversación con un amigo, salió el tema y decidí darle una oportunidad a ver si el paso del tiempo habría obrado en su favor, aprovechando su disponibilidad en la plataforma española de HBO.

Por desgracia mi intuición inicial no me fallaba y a pesar de ser un fan confeso de las historias de David Milch ( me gustó hasta “Luck”), en este caso no conseguí interesarme en ningún momento ni por la historia ni por los personajes, con un resultado  parecido a esos ataques de egolatría que tienen muchos genios, cuando se creen por encima del bien y del mal, convencidos que tienen una varita mágica en sus manos.

Confusa, tediosa o pedante serían algunos de los adjetivos que utilizaría para describir “John from Cincinnati”, aunque en este tipo de historias tan extrañas, siempre existe la posibilidad de que otro espectador vea las cosas de forma diferente por la multitud de interpretaciones que tiene su trama y quede cautivado por lo que está viendo.

En este caso la recomendación es sencilla, si usted es un aventurero televisivo, que busca conscientemente propuestas de riesgo y nuevas sensaciones, le puede dar una oportunidad por si entra rápidamente en su mundo tan particular y encuentra su nuevo placer culpable, o le pasa como en mi caso, que se ve centrifugado fuera de la misma con cierta celeridad.

Si sus gustos van a lo seguro, ni lo intente porque no pienso que este plato pueda ser de su agrado.

Los actores:
Los repartos de David Milch suelen ser muy corales y con actores bastante conocidos y solventes que aceptan encantados papeles pequeños a los habituales por el desafío que representa trabajar con Milch. En esta ocasión eligió para el papel de Mitch el patriarca de la familia y su mujer Cissy a Bruce Greenwood y Rebecca de Mornay respectivamente.

Greenwood es un actor de clase media, que nunca ha sido muy popular a pesar de haber trabajado en multitud de series durante mas de treinta años, desde sus inicios como un joven doctor ligón en “St Elsewhere” hasta establecerse como un eficaz secundario en todo tipo de películas y series como le hemos visto recientemente en “Mad Men” o “American Crime History: la historia de O.J. Simpson”.

A pesar de su enorme ductilidad, en este papel no estaba tan cómodo con otros, parte por la levitación, parte por la confusión general sobre su personaje que se trasmitía en su actuación.

Peor estaba Rebecca de Mornay como su mujer hipercontroladora y superprotectora de su nieto Shaun, al que ha criado ella ante la renuncia de su madre biológica y el pasotismo de su hijo. De Mornay tuvo su momento de gloria en el cine a finales de los ochenta y principios de los noventa, en especial con “La Mano que mece la cuna”, para irse desvaneciendo su estrella poco a poco.Este fue su ultimo intento para recuperar su esplendor perdido, pero no lo supo aprovechar con una actuación bastante mas histérica de lo necesario.

Los otros dos miembros de la familia eran a la izquierda Greyston Fletcher un joven skateboarder que debutaba como actor, que tomó la sabia decisión de seguir en su carrera deportiva donde se ha convertido en un gran skater profesional donde gana mucho mas dinero que si hubiera seguido como actor.

En el centro tenemos a Brian Van Holt, un actor bastante especializado en papeles de perdedor irremediable, que consiguió en esta serie su primer papel importante gracias a sus habilidades surferas como Butchie el heroinómano que era la segunda generación de la familia Yost. Es un tipo de personaje que le va a las mil maravillas a Van Holt como vimos posteriormente como un golfista fracasado en la buena comedia que era “Cougar Town” su papel mas conocido hasta ahora.

A la derecha de la foto superior y la inferior, tenemos a Austin Nichols, que tenía la enorme papeleta de interpretar a John Monad el elemento extraño que se introduce en el mundo surfero. Su presencia me representó un serio problema, porque su cara de alelado continuo me ponía de los nervios, aunque se lo pidiera el personaje, porque posteriormente cuando lo he visto con papeles regulares en series como “One Tree Hill” o en la actualidad como Spencer en “The Walking Dead” no se ha esforzado mucho en hacerme cambiar de opinión.

Otro problema en el campo de la actuación era la presencia del conocido Luke Perry, como Linc Stark, un magnate empresario del mundo del surf que quiere fichar a toda costa al joven prodigio que es Shaun, a pesar de tener malas experiencias con su padre y abuelo. Perry se hizo inmensamente popular por su Dylan en “Sensación de Vivir”, tras el cual ha ido viviendo de rentas, porque nunca ha sido un gran actor y en este caso me daba mas la sensación de estar esperando a Brenda en cada escena, más que de ser un empresario de éxito.

La conexión Deadwood se hacía evidente con la presencia de dos grandes secundarios de la serie Garret Dillahunt ( izq) y Dayton Callie (der) que eran de lo mejorcito, como un médico caído en desgracia y un choricillo local de poca monta.

Dillahunt es un actor tan camaleónico que es convincente tanto en papeles de gran malvado como en “Deadwood” , “Justified” o “Terminator: The Sarah Connor Chronicles, como en comedias desmadradas como “Raising Hope” o “ The Mindy Project”, aunque en este caso le tocaba más la parte dramática.

El escoces/ estadounidense Dayton Callie llegó a la actuación pasados los cuarenta años tras servir en el ejercito americano y en la guerra de Vietnam, con pequeños papeles casi siempre de matón que no llegaba al final del episodio. Consiguió su primer papel de renombre en Deadwood, como Charlie Utter, el noble ayudante del sheriff, para seguir con este matón de tercera, para enlazar con su mejor personaje el corrupto sheriff de Charming en “Hijos de la Anarquia”.

El reparto era mas largo con gente tan interesante como el gran Ed O’Neill ( Matrimonio con Hijos, Modern Family) o Luis Guzman ( Narcos, Codigo Negro), pero prefiero no extenderme más, por la poca importancia de sus personajes

El final :
La serie nunca tuvo unas audiencias desastrosas, quedándose bastante fija en la franja de los tres millones de espectadores, bastante lejos de “ Los Soprano”, pero por encima de los numeros anteriores de otras series prestigiosas de la misma cadena como la propia “Deadwood”.

Pero los problemas eran otros, en primer lugar la gelida recepción de la crítica que le pegó bastantes varapalos a medida que iban pasando los varapalos y la decepción iba aumentando y en segundo lugar, las enormes tensiones entre el espiritu libre que era David Milch y las estrategias corporativas de HBO que acabaron tan hartos de su comportamiento que cancelaron la serie de forma fulminante un dia despues de la emisión del último episodio, para darse ambos un respiro durante cierto tiempo.

La serie acabó completamente abierta sin resolver ninguno de los enigmas metafísicos que planteaba, por lo que solo nos han quedado para la memoria  las excelentes pero escasas escenas de surf con que nos obsequiaban de vez en cuando y que pueden ver en el vídeo que cierra el articulo.

Epilogo:
Hoy hemos dedicado nuestro espacio a recordar “John from Cincinnati” una serie tipo “perro verde”  bastante mas vapuleada de lo que todos los agentes implicados esperaban, pero en gran parte gracias a los “méritos” que hicieron para llegar a ese resultado, a pesar de su  pequeña base de seguidores que lamentaron y mucho su fulminante cancelación. Como siempre, la última decisión es suya.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima
Lorenzo Mejino

Ver Post >
Sobre el autor Lorenzo Mejino
Las nuevas tecnologías han cambiado la forma de ver la televisión. Series para gourmets nace con la pretension de ayudar a personalizar su menú televisivo en lo que hace referencia a las series de TV. Analizaremos series actuales, novedades, pequeñas joyas olvidadas y series clásicas dando nuestra opinión personal sobre el nuevo formato de oro del siglo XXI.

Otros Blogs de Autor