Diario Vasco
img
The Larry Sanders Show. La comedia mas influyente de la historia de HBO
img
Lorenzo Mejino | 23-12-2016 | 00:55| 0

La llegada de HBO a nuestro país es una magnifica oportunidad para desmentir un mantra bastante repetido por algunos opinadores influyentes de nuestro país, que se empecinan en mencionar hasta la saciedad que HBO nació como hoy la conocemos en 1997 con la serie OZ.

Dicha afirmación es una falacia como una catedral, porque significa borrar toda la historia anterior con un desprecio absoluto hacia tanto dramas como comedias que fueron multigalardonados con numerosos premios Emmy en su singladura y anteriores a esa fecha.

Como mejor muestra hoy les vamos a presentar “The Larry Sanders Show”, una comedia rompedora y brillante y que cuando vean el equipo de guionistas y actores que salieron de la misma, se darán cuenta de la influencia que ha tenido en muchas comedias actuales e incluso en algunas de su propia época. No la hemos visto incluida en el catalogo inicial de HBO en España pero supongo que no tardaran mucho en incluirla para ampliar sus series históricas.

Ficha: The Larry Sanders Show 89 episodios.   Ago 1992-May 1998.  Cadena: HBO (USA)- Canal + (E)

Sinopsis:  La producción de un talk show diario, “The Larry Sanders Show”, conlleva toda una serie de problemas cotidianos que afectan directamente tanto a su presentador como a su compañero de fatigas en la presentación y al productor ejecutivo. Las historias que se desarrollan en las bambalinas del show televisivo tanto con esos tres protagonistas como con sus ayudantes y el resto del equipo técnico conforman el núcleo de la comedia.

El inicio:Garry Shandling era un famoso cómico estadounidense conocido por sus punzantes monólogos frente al público y sus apariciones en el show de Johnny Carson, siendo uno de los favoritos para reemplazarlo cuando se retiró el legendario Carson. En su lugar creó una sitcom con su nombre “It’s Garry Shandling’s Show” para la cadena Showtime, que fue la primera serie en crear la formula de mezclar monólogos, e historias de ficción con su nombre real, un esquema similar al de “Seinfeld” o recientemente “Louie”.

En uno de los episodios de esa serie, Garry Shandling acudía como invitado a un talk-show bastante peculiar, lo que le dio la idea y el concepto para pensar en hacer una comedia sobre lo que todo que sucedía en la preparación de un talk-show y que no se veía delante de las cámaras.

Al finalizar “It’s the Garry Shandling Show” en 1990, se puso a diseñar su nueva serie junto a un buen amigo guionista Danny Klein, que le ayudó a desarrollar los personajes secundarios, ya que lógicamente Garry se quedó con los diálogos e interacciones del protagonista que no era otro que  su alter ego televisivo.

HBO mostró un gran interés en su nueva serie y se llevó el gato al agua en la puja por hacerse con los derechos  y la estrenó con una importante campaña publicitaria en pleno verano de 1992, con el siguiente trailer de presentación.

La trama: El esquema sigue el entramado del show televisivo dentro del show televisivo, en este caso basado en un talk-show ficticio. El show televisivo nos muestra sus propias castas, la mas elevada formada por el presentador, su “sidekick” o compañero de presentación y el productor del programa. A un segundo nivel tenemos las secretarias, guionistas, ayudantes de producción, relaciones públicas y responsables de los invitados que debían seguir las directrices del trío protagonista e intentar sacar un programa cada noche.

Ademas el formato de talk-show permitía contar como estrellas invitadas a grandes actores que accedían a interpretarse a si mismos en un tono paródico o satírico, muy alejado de la imagen publica que muchos cultivaban. Dicha diferencia se hacía incluso mas evidente en la comparación entre lo que decían frente a la cámara y lo que comentaban entre ellos en los descansos publicitarios como pueden ver en este primer vídeo con nada menos que Robin Williams prestándose a jugar ese doble papel.

La mayor habilidad de la serie era recoger las reglas habituales de los talk-show para subvertirlas completamente buscando los toques absurdos y surrealistas, que descolocaban completamente al espectador que desconocía el porcentaje de realidad y ficción de lo que estaba viendo en la pantalla.

Al carecer de cabecera, cada episodio empezaba con los títulos de crédito sobre una imagen en negro mientras que escuchábamos de fondo la entrevista al invitado de turno o la presentación del show, que aparecía una vez finalizaba la presentación de los personajes, como pueden comprobar en este corte con el dueño del imperio Playboy  Hugh Heffner como invitado principal.

Fuera de las cámaras televisivas, las tramas se centraban en las dinámicas del trío protagonista en especial sobre Larry el narcisista, caprichoso y egocéntrico creador y presentador del programa, con sus problemas recurrentes con las mujeres y la cadena televisiva como su base de actuación.

A su lado teníamos el productor de la serie, Artie, un ejecutivo agresivo, preocupado principalmente por mantener su silla y los indices de audiencia, pero con frecuentes salidas de tono, debido a su facilidad para empinar el codo, como pueden comprobar en el siguiente vídeo

El mejor personaje era Hank Kingsley el co-presentador ( un papel parecido al que hace Berto con Buenafuente) , cuya ambición era llegar algún día a presentar el show y poder hacer el monologo inicial, pero el día que le llegó su oportunidad por enfermedad de Larry, tuvo los resultados que pueden ver en el siguiente vídeo

Ademas al ser el encargado de hacer las presentaciones en off y de animar al público con bromas antes del inicio del programa, nos permitía apreciar mejor el patetismo de una persona condenada a ser un segundón toda su vida y que lo máximo que podía esperar era a ser conocido por un latiguillo, que repetía hasta la saciedad, como era el caso de “Hey Now”, como muestra el siguiente vídeo

La serie era absolutamente rompedora y totalmente incorrecta desde el punto de vista político, aprovechando al máximo la libertad que tenía HBO para decir todos los tacos y profanidades que quisieran, aunque hay que comentar que se hacían dos versiones de cada episodio, la ¨light” sin tacos con vistas a su posible sindicación y la real que era la que emitía HBO.

Dicha práctica finalizó en la 2T, por presiones de los actores que declinaron hacer dos tomas de cada escena por el cansancio que les creaba, quedándose a partir de ese momento con la versión dura de la serie.

La capacidad que tenían para mostrar las autoparodias de los actores invitados se convirtió en su mayor seña de identidad y tenían una larga lista de peticiones de gente conocida para salir en “The Larry Sanders Show” y tener la oportunidad de mostrar una faceta mas canalla que la habitual de entrevistas y actos públicos, con gente como Sting, Sally Field o Sean Penn que no dudaban en prestarse al juego del programa.

Ademas el talento no solo estaba delante sino que en el equipo de guionistas empezaron gente tan importante como un debutante Judd Apatow, Paul Simms ( Sports Night), Steven Levitan ( Modern Family) o Peter Tolan (Rescue Me) que siempre mencionan la enorme influencia y lo que aprendieron con Garry Shandling al escribir los guiones de la serie.

Ademas ostenta el honor de ser la primera serie de cable nominada a la mejor comedia en los Emmy, cuando se cambiaron las reglas para abrirlos a todas las cadenas mas allá de las generalistas, obteniendo nada menos que 56 nominaciones a los Emmy, de las que ganó tres de ellas.

La serie se emitió bastante de tapadillo en Canal + y guardo una excelente memoria de la misma cuando podía pillarla, ya que no siempre era muy evidente saber cuando la emitían. Las bromas y pullas continuas que se lanzaban, unidas a la locura de la preparación del programa me encantaban y era un muestra muy avanzada del humor que se ha hecho preponderante en el siglo XXI que en aquella época solo practicaban Garry Shandling y Jerry Seinfeld.

Mi personaje preferido era el de Hank interpretado por un Jeffrey Tambor magistral, a pesar de que para muchos solo es conocido a partir de “Arrested Development” o incluso de “Transparent”, pero su personaje era el alma de la serie y nunca me cansaba de ver sus escenas.

El único problema que le veía, era que era en algunas ocasiones el programa era demasiado estadounidense, con estrellas invitadas desconocidas para nosotros, por lo que las posibles bromas o complicidades perdían bastante juego al no saber el contexto que estaban parodiando.

La mala baba que destilaba en muchas ocasiones nos hacía ver a gente famosa de formas completamente diferentes a las que estábamos acostumbrados y solo por ella merece la pena verla de nuevo cuando HBO se decida a incluirla en su catalogo español, siempre y cuando no deseen acudir a los supermercados clandestinos de Internet.

Los actores: Garry Shandling creó el personaje a su medida y a diferencia de su personaje previo en “It’s the Garry Shandling Show”, donde se interpretaba a si mismo rompiendo todos los esquemas habituales al hablar directamente a la cámara en muchas ocasiones, su Larry Sanders era mucho mas sutil pero tan o mas neurótico que el actor en la vida real.

El paralelismo de su carrera con la de Jerry Seinfeld del que era un gran amigo, se hizo mas patente en los años noventa con sus respectivos shows que finalizaron el mismo año 1999, para  concentrarse en espectáculos y eventos de todo tipo, presentando cuatro veces los Grammy y tres veces los Emmy en su carrera.

Mas adelante siguió apareciendo en series y en películas en su propio papel, aunque de vez en cuando le encantaba hacer algún secundario como su senador Stern en algunas películas del universo Marvel o hacer una memorable parodia del agente Mulder en un episodio loco de “Expediente X”. Su carrera llegó a su fin este año con su muerte en Marzo, por un fulminante ataque al corazón en su casa.

Jeffrey Tambor ha sido siempre un magnifico actor secundario toda su carrera tanto en comedia como demostró en su primer papel importante en el remake USA de los Roper, como en drama como un abogado y posteriormente juez en “Hill Street Blues”. Su salto a la popularidad se debe sobre todo a su maravillosa interpretación de Hank Kingsley un personaje que ambiciona mucho mas que lo que su talento le permite, al que Tambor le da su toque personal de patetismo canalla que ha sido una de sus principales señas de identidad.

Tras la serie siguió apareciendo en todo tipo de programas, hasta su segunda consagración como el patriarca de la familia Blooth en “Arrested Development”, para ascender a los altares como la trans Maura Pfefferman en “Transparent”, que le ha dado todos los premios que se ha merecido y mas, como la guinda en el pastel de una increíble carrera como actor en todos los registros.

Rip Torn es otro  veterano actor todoterreno que desde sus inicios en la década de los cincuenta, ha demostrado una increíble versatilidad tanto para el drama como para la comedia, en cine y televisión, llegando a ser nominado para el Oscar al mejor actor secundario por el drama “Retorno a Cross Creek” de Martin Ritt.

Su versatilidad la demostró al pasar del drama mas profundo a  deslumbrar a todos como el  impresentable productor Artie, un ejecutivo mezquino y capaz de vender su alma por un punto de share, que le proporcionó un Emmy y seis nominaciones por el papel que le ha hecho mas popular. Tras la serie se especializó más en papeles cómicos y alocados, como su memorable gran director de General Electric Tom Geiss en “30 Rock”.

La profundidad del reparto iba mucho mas allá del trío protagonista con unos secundarios que han tenido grandes carreras tras sus inicios en este programa, empezando por Janeane Garofalo ( Reality Bites, 24 seg der) y siguiendo con Penny Johnson ( 24, Castle, seg izq).

El caso mas curioso es el de Linda Doucett ( prim izq), que era la novia de Garry Shandling en esa época, que hizo uno de los crossovers transmedia mas raros de la historia de la televisión, cuando hicieron un episodio sobre desnudos con Hugh Hefner de invitado, la misma semana que la actriz salía desnuda en la revista Playboy. Su salida de la serie coincidió con el final de su relación con Shandling, lo que supuso una importante batalla legal en tribunales por discriminación.

En el apartado masculino vimos por primera vez a Wallace Langham (CSI, der) como el jefe de guionistas, en un cargo al que sustituyó al gran Jeremy Piven ( Ari Gold en Entourage) que estuvo las dos primeras temporadas en la serie.

El Final:
Garry Shandling decidió al inicio de la 6T, que iba a ser la última, básicamente por el cansancio que tenía del personaje y para  poder hacer cosas nuevas. Con ese final decidido, estuvo preparando el último capitulo durante todo el año, teniendo muy claro que iba a ser de doble duración y con muchos invitados especiales.

Su final es de los mas brillantes de la historia televisiva, con una memorable participación de Sean Penn, que en un descanso del programa le recrimina el comportamiento que había tenido con su mujer Robin Wright, en una película en la que habían trabajado los tres juntos “HurlyBurly”, en una mezcla genial de ficción y realidad.

Su despedida fue a lo grande, en especial si la comparamos con la de Seinfeld, que dejó un sabor mas agridulce a sus muchos seguidores, mientras que “The Larry Sanders Show”, lo hizo autocancelándose tanto en la realidad como en la ficción.

Epílogo: “The Larry Sanders Show” es una de las series imprescindibles que deben conocer aquellos de ustedes que estén interesados en conocer la evolución de la comedia estadounidense, ya que su aparición marcó un punto de inflexión en la forma de hacer las cosas y de como explicarlas.

Su enorme influencia es patente en muchos programas actuales, como reconocieron muchas personas en las funerales por el gran Garry Shandling, tras su prematura muerte este año, por ello no pueden hacerle mejor homenaje que conocer su obra y en especial su mejor serie.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Ver Post >
The Night of: La desesperación de la impotencia ante el sistema legal
img
Lorenzo Mejino | 21-12-2016 | 00:16| 2

En esta época del año proliferan como setas, las listas de las mejores series del año con todo tipo de títulos y criterios dependiendo en demasiadas ocasiones de los gustos particulares del seleccionador, con todo lo que implican esas selecciones personales.

De todas maneras las listas  siempre suelen coincidir en algunas series cuya calidad ha convencido a casi todo el mundo, como es el caso de la serie que les vamos a analizar hoy, “The Night of” una magnifica serie que nos permite seguir profundizando en el catálogo inicial de la llegada de HBO a nuestro país.

La historia de un sospechoso de un brutal asesinato nos lleva de la mano por los lugares menos conocidos del sistema legal americano, donde una vez se ha entrado es muy difícil salir, con una descripción impecable en la primera mitad de la miniserie, pero que por desgracia pierde algo de fuelle en la segunda parte, alejándose de esa perfección que prometía en el piloto, como les vamos a analizar a continuación.

Ficha: The Night Of 8 episodios.   Jul 2016-Ago 2016 -. Cadena: HBO (USA)- HBO (E)

 

Sinopsis:  Naz es un joven estudiante universitario de origen pakistaní, que una noche coge a escondidas el taxi de su padre para ir a una fiesta en las afueras de Nueva York, pero que acaba despertándose en medio de la noche, desorientado y junto al cadáver brutalmente acuchillado de una chica que ha conocido esa misma noche.

En lugar de llamar a la policía, huye despavorido para ser posteriormente arrestado por la policía e introducido en el sistema legal como sospechoso principal del crimen. En su vía crucis legal solo cuenta con la única ayuda de un desastrado y desprestigiado abogado para intentar probar su inocencia, con todas las pruebas en su contra.

El inicio: El año 2008 se estrenó en la BBC, la serie Criminal Justice, escrita por el gran guionista Peter Moffat (para mi, siempre será el Moffat bueno, gracias a series como Silk o ésta) que describe en cinco capítulos la historia de un joven que es acusado de un asesinato del que no recuerda absolutamente nada, excepto despertarse al lado del cadáver.

La serie fue el vehículo de lanzamiento de ese gran actor que es Ben Whishaw, y tuvo un enorme éxito con triunfos en los BAFTA y en los Emmy internacionales. A continuación pueden ver el trailer del original británico.

En 2009, Jane Tranter, la ejecutiva de la BBC responsable de ventas internacionales, le pasó el guión de la serie, al gran guionista cinematográfico Steven Zaillian ( der, La lista de Schindler, Moneyball, Gangs of New York) por si podía estar interesado en una adaptación para los EEUU del original británico.

En paralelo Tranter contactó también otro gran escritor y guionista Richard Price ( izq, The Wire), para hacerle la misma proposición y sondear la colaboración conjunta de ambos en llevar el proyecto adelante,  como creadores y Zaillian como director de la serie.

Ambos empezaron a trabajar en el guión que rápidamente se convirtió en uno de los principales objetos de deseo por todo el mundillo de la industria televisiva, en especial cuando se conoció la entrada en el proyecto de James Gandolfini  (Los Soprano) como productor ejecutivo y  protagonista de la serie, en el papel del abogado defensor.

Rodaron el piloto en 2012, pero a pesar de su calidad no convenció a los ejecutivos de la HBO como para encargarles una serie de largo recorrido, por lo que tras pensarlo un tiempo, decidieron aprobarla como una miniserie cerrada de una sola temporada dedicada a ese caso.

En medio de la escritura de los guiones, sucedió la tragedia de la muerte inesperada de James Gandolfini en Roma, que trastocó todos los planes y el material del piloto rodado. En principio se anunció a Robert de Niro como su substituto, pero cuando este lo declinó para hacer una película, decidieron recurrir a John Turturro, para reemplazar a su amigo Gandolfini, para volver a rodar de nuevo las escenas del piloto en que aparecía Gandolfini, que no eran muchas por suerte.

Zaillian y Price plantearon y rodaron la serie como una película de nueve horas, tomándose todo el tiempo del mundo para  hacer un montaje de casi un año para dejar la miniserie preparada como ellos querían.

La turbulenta génesis que les hemos explicado de la serie, tenía muy preocupados a los ejecutivos de la HBO que estaban muy escarmentados con el fracaso previo de Vinyl, que les comentamos la semana pasada. Tan poca era su confianza en la serie que la estrenaron en pleno mes de Julio, la temporada mas baja de la televisión americana y con una promoción previa muy por debajo de lo que suelen hacer con todas sus series, aunque el trailer ya nos mostraba lo que iba a venir.

Su estreno tuvo unas excelentes críticas en las que casi todos coincidían que era una serie que parecía de la HBO de sus años mas gloriosos de inicio de siglo, en principio las audiencias iniciales fueron bastante bajas, pero como muestra del interés del publico, fueron creciendo a cada capitulo hasta triplicar las iniciales en el capitulo final, lo que es la mejor muestra de que la serie había encontrado su público y el boca a oreja se encargaba del resto.

La trama: “The Night Of” se estructura como un viaje lineal en el tiempo, en el que el espectador es un mero observador de lo que acontece en la pantalla, sin tener mas información que la que tienen los protagonistas y que irá conociendo en el momento en que el abogado o el acusado lo sepan.

En el episodio piloto vamos conociendo toda la historia del encuentro de Naz con una misteriosa chica, como si fuéramos un pasajero invisible en ese vehículo, para quedarnos consternados con el descubrimiento del cadáver de ella, seguirle acompañando en su huida y ser arrestados y llevados por la policía a la comisaria, donde tendrá su primer encuentro con el abogado John Stone, pieza clave en su defensa.

La cabecera de la serie nos introduce en esas calles oscuras y mal iluminadas de los barrios periféricos de Nueva York, donde se desarrolla la historia

A partir del momento en que es fichado por la policía, cambia el tono de la serie, dividiéndose en dos tramas principales, la de Raz intentando sobrevivir en el ambiente carcelario, mas reminiscente de un episodio de “OZ” que de otra cosa, mientras que en paralelo, vemos a John Stone intentar todo lo necesario para demostrar la inocencia de su cliente, a pesar de que todo el mundo considera que el caso le viene demasiado grande para su capacidad como abogado.

La serie avanza gracias a la lucha de estos dos personajes, uno para sobrevivir primero en la cárcel y luego en el juicio, y el otro para obtener una redención profesional que jamas ha tenido en su larga vida como picapleitos de delincuentes de cuarta división a precio fijo.

La evolución del personaje de Raz en el ámbito carcelario, donde debe convertirse en todo lo que no desea para seguir sobreviviendo y estar protegido en la prisión es un viaje personal sin vuelta atrás, que sorprende a todo el mundo, especialmente a su familia, como pueden comprobar en el siguiente vídeo donde se nos explican las interioridades de la prisión.

La historia sigue los pasos del original británico de una forma bastante fidedigna en el episodio piloto,para empezar a divergir a partir del momento de la entrada en comisaria, debido a las enormes diferencias de ambos sistemas legales tanto a nivel policial como de abogados.

Price y Zaillan eligen con buen criterio, centrarse en la figura del abogado, Stone, un personaje bastante secundario en “Criminal Justice”, cambiando totalmente el relato con la ayuda de la gran interpretación de John Turturro, un perdedor de manual, con graves problemas físicos como un sempiterno eczema que hace que sus pies se conviertan en uno de los focos de la serie por las molestias que le causan, como muestran en el vídeo

Los esfuerzos que debe realizar para vencer todas las reticencias respecto a su capacidad como abogado, tanto por la policía como por la desesperada familia del acusado, pasan por hacer todos los sacrificios y renuncias personales que sean necesarios para conseguir llegar a probar la inocencia de un acusado que ni sabe lo que ha hecho.

Dichos esfuerzos incluyen el fichaje de una abogada mediática que solo intenta ganar mas popularidad gracias al caso, por lo que no duda en introducir la carta racista contra la religión musulmana de su cliente, para sembrar las dudas entre el público y sobre todo entre los posibles jurados que vean las noticias.

“The Night Of” es una serie que se disfruta mucho mas sin haber visto el original ingles, ya que las partes mas importantes de la trama nos serían desconocidas, por lo que en mi caso dicha experiencia se ha visto muy influenciada por saber más o menos todo lo que iba a pasar aunque no su forma de ejecución, pero la perdida del elemento sorpresa en una serie de este calibre es importante, por lo menos en mi caso.

El episodio piloto es una verdadera maravilla y sin duda alguna es de los mejores capítulos del año en la televisión mundial, el problema es que la historia no tiene tanta enjundia como para dar nueve horas de miniserie y el tiempo que transcurre entre el delito y el juicio dilata muchísimo todas las cosas , sin que las partes añadidas tengan el nivel de la historia principal.

Estos problemas se acentúan a partir del ecuador de la serie, donde somos testigos de algunas decisiones altamente cuestionables tanto de Raz en la cárcel como de su equipo de abogados (problemas existentes también en el original de la BBC) , en referencia a la coherencia integral de la serie, que hasta el tramo final era impecable y que en esos momentos se convierten en una mácula para su valoración global.

El final de la miniserie tampoco me pareció muy bien resuelto, a pesar de cerrar las historias, pero en mi caso he echado a faltar la sutileza que tuvieron en los primeros episodios de la serie, aplicada a un final algo mas atropellado que lo deseable.

A pesar de estos pequeños detalles, “The Night Of” es una serie altamente recomendable para los seguidores de la “HBO de toda la vida” , porque tenemos un equipo tanto delante como detrás de las cámaras de lo mejor que nos podemos encontrar en la televisión, en especial si desconocen absolutamente su fuente de inspiración.

A continuación pueden ver el siguiente corte donde los responsables de la serie, explican el desarrollo de sus personajes.

Los actores: Es muy difícil llegar como tercera opción para interpretar un papel y conseguir hacernos olvidar rápidamente, los nombres que le precedieron como Robert de Niro y James Gandolfini. John Turturro lo consigue desde la primera escena, como un abogado baqueteado por la vida y muy solitario que ve en la posibilidad de defender a Naz su asidero para salir de su pozo personal.

Turturro está impresionante en un personaje muy complejo, dándole un realismo en todo momento que nos hace creer y empatizar en su lucha por salir a la luz legal.

Turturro tiene una enorme trayectoria tanto en cine como en televisión, en personajes complicados y con muchas aristas, en los que se mueve como pez en el agua, como en todas las películas de los hermanos Coen en que ha aparecido, casi siempre como secundario de lujo en el cine.En sus apariciones esporádicas televisivas, ganó un Emmy al mejor invitado por un gran papel en “Monk”

El poco conocido actor británico de origen pakistaní Riz Ahmed ha sido una gran elección para el papel protagonista de Naz, con una evolución tanta física como mental impresionante en el transcurso de la miniserie, lo que le está valiendo un reconocimiento en las listas de  nominaciones como ya ha sucedido en el caso de los Globos de Oro.

Ahmed había trabajado principalmente en su Inglaterra natal, debutando con “The Road to Guantanamo” de Michael Winterbottom, aspecto que compagina con su faceta de rapero y DJ, pero tras el éxito de su aparición en “Nightcrawler” y esta miniserie ha decidido centrarse en la actuación.

Bill Camp es un actor teatral de toda la vida basado en Nueva York, con muy esporádicas apariciones audiovisuales en las series y películas que se rodaban en la gran manzana, para el que el papel del inspector Dennis Box, ha sido el mas popular de su larga carrera.

Camp está muy bien como un detective a punto de jubilarse, que sigue los procedimientos policiales pero pasados por el tamiz de su intuición, como le sucede en este caso, donde no acaba de ver muy clara la culpabilidad del sospechoso, a pesar de todas las brutales pruebas que han encontrado sobre el pobre Raz.

Michael Kenneth Williams es un actor que ya ha pasado a la historia televisiva por su impresionante papel de Omar en “The Wire”, gracias al cual tiene trabajos regulares en series como “Boardwark Empire” o “Hap & Leonard”.

Aquí se convierte en Freddy, el jefe de los presos de la cárcel de Rikers Island, que se va a convertir en un personaje clave para la supervivencia del pobre Raz entre rejas. Williams tiene un personaje bastante plano y sin muchos matices, pero su presencia lo hace mas creíble de lo que debería.

Por último tenemos a Jeannie Berlin, una veterana actriz que empezó de jovencita en el cine donde fue nominada para el Oscar a la mejor secundaria en 1972, por “El Rompecorazones”, una película dirigida por su madre Elaine May, para retirarse años después durante varias décadas de la actuación.

Tras su vuelta al teatro hace pocos años, Berlin interpreta muy bien a la fiscal Helen Weiss, una funcionaria publica bastante descreída y alejada de las rutilantes estrellas que suelen ser algunos fiscales, tanto en su comportamiento como en su forma de vestir.

Final : La serie cierra sus historias al final de su octavo capitulo, pero su creador Steven Zaillian no descarta seguir con otra historia y otros personajes si tienen alguna idea que les parezca al nivel de esta 1T

Como ultimo vídeo les dejo con su promoción española, dentro del recién estrenado catalogo de HBO en España

“The Night of “ es una de las mejores miniseries que nos ha deparado el año 2016 y que si tienen la oportunidad no deberían perdérsela si les gustan este tipo de historias legales y complejas.
Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Ver Post >
Sobre el autor Lorenzo Mejino
Las nuevas tecnologías han cambiado la forma de ver la televisión. Series para gourmets nace con la pretension de ayudar a personalizar su menú televisivo en lo que hace referencia a las series de TV. Analizaremos series actuales, novedades, pequeñas joyas olvidadas y series clásicas dando nuestra opinión personal sobre el nuevo formato de oro del siglo XXI.

Otros Blogs de Autor