Diario Vasco
img
Highlander ( Los inmortales): Solo puede quedar uno al final
img
Lorenzo Mejino | 11-05-2017 | 09:52| 0

La palabra transmedia ha sido uno de los nuevos términos televisivos del nuevo siglo utilizada para aglutinar conceptos multidisciplinares que de hecho se llevan realizando desde hace décadas en el entorno audiovisual, pero que la introducción masiva de Internet parece haber inventado y descubierto.

En el campo de las series televisivas, hoy les vamos a hablar de una serie que es un magnifico ejemplo de la época pre-transmedia, con la saga “Highlander”, también conocida aquí como “Los Inmortales”, que nació como un éxito inesperado en las pantallas cinematográficas, que dio lugar a diferentes secuelas, libros, cómics y finalmente a la serie televisiva que va a ser objeto de nuestro análisis del recuerdo de cada viernes.

Es una serie bastante peculiar, mas pionera en abrir nuevos caminos en las producciones y distribuciones internacionales, que en el propio valor intrínseco de la misma, pero muy representativo de cierto tipo de televisión sindicada que tuvo cierta importancia en la última década del siglo XX, como les vamos a mostrar a continuación.

Ficha: Highlander (Los Inmortales) 119 episodios. 50 min    Oct 1992-May 1998 Cadena: Sindicación (USA)-TF1 (F) – Telecinco (E)

Sinopsis: Duncan Mcleod es un descendiente del clan escocés de personajes inmortales de Connor McLeod, que en la actualidad regenta junto a su novia Tessa, una pequeña tienda de antigüedades, intentando pasar desapercibido y alejado de las luchas ancestrales que sostienen los inmortales entre ellos, conocidas como “El Juego” hasta que solo quede uno de ellos al final.

Descubierto por uno de sus enemigos seculares, Duncan se ve obligado a participar activamente en “El Juego”, dando origen a las historias de la serie.

El inicio: Las historias de “Highlander”, nacieron de un trabajo universitario en UCLA, por parte del estudiante Gregory Widen, que en un viaje por Escocia al ver una armadura, empezó a elucubrar sobre lo que podría pasar si siguiera vivo en la actualidad ese personaje.

Ese trabajo en forma de guión fue comprado por la productora Cannon, para producir la primera película con el francés Christopher Lambert como protagonista y con el artesano neozelandés Russell Mulcahy como director, con el siguiente trailer.

La película no fue lo que se dice un éxito de taquilla, pero en cambio se convirtió en un bombazo de videoclub, con una gran popularidad de culto en todos los confines del mundo, lo que propició la producción de una serie de secuelas en forma de películas para alimentar la demanda sobre Connor McLeod y sus luchas a espada, con clara vocación de serie B.

Sus avispados productores Peter Davis y Bill Panzer empezaron a sondear la posibilidad de convertir su franquicia en una serie semanal y gracias a los contactos locales de Christopher Lambert, se pusieron en contacto con la poderosa distribuidora francesa Gaumont, que había fundado una división televisiva y buscaba proyectos interesantes para posicionarse en el mercado y “Highlander” les pareció una oportunidad inmejorable, comprando los derechos televisivos para hacer la serie.

Gaumont decidió plantearlo como una coproducción franco-canadiense, rodada entre Vancouver y Paris, para venderla en los EEUU, por el sistema de sindicación que era el utilizado por “Baywatch” o “Silk Stalkings” por el que vendían la serie directamente a las emisoras locales, en lugar de hacerlo en una cadena de alcance nacional que es el camino habitual, mientras que en Francia se emitiría por la cadena principal TF1, como producto francés.

Uno de los principales escollos de la serie, fue la negativa rotunda de Christopher Lambert a seguir con su personaje Connor McLeod, a nivel semanal, lo que obligó a replantear la historia, dándole el protagonismo a otro miembro de su clan, Duncan McLeod, también inmortal, tras pasarle el testigo a su sucesor encarnado por el actor Adrian Paul, en el piloto, que fue la única aparición de Lambert en las series.

Con ese cambio, siguieron en ese mismo universo mitológico, como se encargaban de explicar en el prefacio de la cabecera, donde explicaban la premisa inicial de la inmortalidad, hasta que entraba el “Princes of the Universe” la canción de Queen que se convirtió en la sintonía de la serie desde el primer episodio.

La serie fue muy bien acogida por los seguidores de la saga, a pesar del sistema de distribución que hacía que la serie se emitiera en todas las emisoras locales a horas y días diferentes, según sus propias conveniencias, pero pasando totalmente desapercibida cuando no menospreciada por la escasa crítica que se atrevió a verla.

La trama: La serie se plantea desde el principio como una lucha para alcanzar el poder final por los dos bandos principales de inmortales, que encarnan más o menos el bien y el mal, que deben ir eliminándose hasta que solo quede uno de ellos, con los humanos como una especie de convidados de piedra de esas luchas ancestrales a muerte.

Los enfrentamientos tenían unas reglas de honorabilidad muy claras, que debían seguirse al pie de la letra, para conseguir finalizar con el enemigo y eliminarlo para siempre. Dichas reglas se pueden resumir en tres,

a) Los enfrentamientos son con arma blanca, con prohibición absoluta de utilizar armas de fuego, finalizando con la decapitación del contrincante, que traspasa sus poderes al vencedor de forma inmediata,

b) No se puede luchar en tierra sagrada de la religión  que sea ( iglesias, cementerios, templos, etc)

c) Deben mantener oculta su condición de inmortales en un completo anonimato

El protagonista Connor McLeod tiene cuatrocientos años y lleva su inmortalidad más como una maldición que como un privilegio, desencantado de ver como las personas a las que quiere, envejecen y desaparecen de su vida, lo que le proporciona un cierto aire apesadumbrado del que solo se libera cuando debe luchar por seguir existiendo.

En su bando tiene a Tessa su novia actual y a Richie un ladronzuelo que descubre en el piloto la naturaleza inmortal de Duncan, al presenciar involuntariamente una pelea entre inmortales con Duncan involucrado, que lo recoge como su discípulo, para formarlo en el manejo de la espada como pueden ver en el siguiente vídeo

La estructura de los episodios era bastante repetitiva, con la aparición de un grave peligro semanal en forma de inmortal que intenta cortarle la cabeza o de mortal villano que quiere descubrirlo y sacarlo a la luz, lo que llevaba a una serie de peripecias, en forma de pequeñas escaramuzas, hasta llegar a la escena culminante que era la gran pelea a espadas final, donde la maestría de los especialistas, predominaba sobre cualquier atisbo de actuación.

El siguiente vídeo les muestra el magnifico nivel de las larguísimas luchas en las que se metía Duncan McLeod cada semana.

Con el paso de las temporadas la serie fue evolucionando y renovando el elenco, empezando por la llorada desaparición de Tessa, la novia de Duncan en la 2T y la aparición de una sociedad denominada “The Watchers”, que eran una especie de árbitros de las luchas entre inmortales, llevando al día el marcador de inmortales y documentando todas las historias de esos seres.

En la cabecera de la 3T, son mas que apreciables esos cambios en el reparto.

El sistema de rodaje, mitad de temporada en Vancouver, mitad en Paris, unido a un presupuesto más bien escaso, era la causa principal de la gran irregularidad de la serie, que se notaba en especial en los episodios franceses, por el nivel inferior de los actores y de los medios disponibles.

Personalmente, nunca me sentí muy atraído por el universo “Highlander”, a excepción de la película inicial, que es lo mejor de todo y con diferencia.

La serie la empecé a ver por curiosidad, pero pronto descubrí que era una operación comercial para aprovechar el filón, ofreciendo a sus acérrimos seguidores un esquema muy cerrado cada semana, con el reparto de mandobles como momento estelar para que disfrutaran con su producto preferido, en especial los adolescentes ávidos de acción y cabezas cortadas.

Además, la serie se lo tomaba todo demasiado en serio, con una solemnidad y seriedad que no se correspondía con los medios utilizados, lo que repercute en un cansancio del espectador, cuando ha sido testigo de la amenaza de muerte  número ochenta y cuatro para nuestro inmortal, como si se fuera a acabar el mundo cada semana.

Otro de mis problemas graves eran las limitaciones del actor protagonista Adrian Paul, con unos deltoides y unos tríceps mas expresivos que su cara, que lógicamente daba el pego con la espada en la mano, pero incitaba al harakiri del espectador, en los momentos que debía interpretar o decir dos frases seguidas

Supongo que si me hubiera pillado más joven, la novedad me habría interesado más, pero en esa época le vi las costuras demasiado rápido y tras darle más oportunidades de las que se merecía acabé dejándola en la 2T, sin demasiada curiosidad por seguir las andanzas de Duncan McLeod, pero si pillaba algún episodio en mis viajes, lo dejaba de fondo para ver si había alguna novedad reseñable.

De todas maneras soy consciente de que para algunas personas, “Highlander” le va a traer grandes recuerdos de su juventud, lo que siempre es motivo de regocijo, pero en ese caso si que les recomiendo que no intenten revivirlos, porque el paso del tiempo ha sido implacable con la serie.

En este caso siempre es mejor quedarse con ese recuerdo agradable, si lo tienen, de imitar a Duncan o Connor McLeod con una espada frente al espejo, en especial si tienen presentes a cualquiera de los siete reinos de “Juego de Tronos”, avisados están.

Los actores:
Adrian Paul era un desconocido modelo y bailarín británico que empezó a actuar como un bailarín ruso durante varios capítulos de “Los Colby”, pero que sorprendentemente fue elegido frente a otros actores más conocidos para interpretar a Duncan McLeod, básicamente por sus conocimientos previos de artes marciales y su facilidad para aprender las coreografías de lucha y hacerlas creíbles.

En el aspecto guerrero cumplía a la perfección, pero como actor dejaba mucho que desear y esas carencias se han notado en su carrera posterior, prácticamente inexistente, excepto algunas apariciones secundarias en películas de serie B. Tengan en cuenta que si ni ha sido considerado para salir en el reparto de las diferentes versiones de “Los Mercenarios”, su nivel no es para tirar cohetes precisamente.

La cuota francesa de la producción la cumplía inicialmente la actriz belga Alexandra Vandernoot como Tessa la novia del inmortal Duncan, que por lo menos era una buena actriz que ha aparecido en muchas series y películas importantes del país vecino como “La cena de los idiotas” o recientemente “Innocente”.

La propia actriz pidió abandonar la serie, cansada por el escaso recorrido de su personaje de novia desvalida de inmortal, saliendo en la 2T para seguir con su buena carrera en Francia.

Otro desconocido Stan Kirsch, fue el elegido para interpretar al joven discípulo de Duncan , Richie Ryan, donde actuaba a un nivel similar al de su mentor inmortal, lo que no es precisamente un cumplido en este caso. Su carrera se limita de forma casi exclusiva a esta serie y a este personaje, pero teniendo en cuenta que ni me acordaba de su presencia en la serie, a diferencia de sus compañeros, mucho impacto no me dejó.

El mejor actor del reparto era Jim Byrnes, que perdió las dos piernas en un accidente de coche cuando era joven, pero que  ha utilizado su minusvalía para trabajar con bastante frecuencia en series y películas rodadas en la zona de Vancouver donde reside. Su primer papel importante fue una gran serie como “Wiseguy”, donde era el controlador en la sombra del agente encubierto desde su silla de ruedas.

Enlazó ese papel con su entrada en la 2T de “Highlander”, donde permaneció hasta el final, como Joe Dawson, en un papel similar de vigilante y arbitro de las luchas entre inmortales. Luego ha ido alternando sus papeles televisivos en series como “Sanctuary” con una importante carrera como músico de blues, con varios premios y discos de oro en su poder.

Por último mencionar la entrada de otro buen actor a mitad de la serie como es Peter Wingfield, que interpreta a Methos, el inmortal más viejo, superviviente con casi 5000 años de antigüedad, que permitía dar algo mas de profundidad histórica y misteriosa a la mitología de la serie,

El gales Wingfield ha trabajado con mucha regularidad a ambos lados del océano en series como “Queen of Swords” o la longeva británica “Holby City”, aunque recientemente se ha casi retirado de la actuación para volver a su pasión de juventud, la medicina.

El final,secuelas y películas:

La serie debía finalizar en principio al final de la 5T, con la muerte dramática de uno de los personajes principales, pero finalmente los productores decidieron continuar un año más, pero con una estrategia bastante extraña, ya que debido a los compromisos de los actores supervivientes, estos no podían aparecer en todos los capítulos de la temporada.

La solución es digna de estudio, porque utilizaron la primera parte de la temporada, para hacer una prospectiva de posibles pilotos para secuelas con inmortales femeninas, que protagonizaban cada episodio, con la ayuda del actor que podía salir del elenco principal, como muestra su cabecera.

Finalmente la ganadora fue Raven, a la que le dieron su propia serie como secuela de la principal titulada “Highlander: The Raven”, a partir del personaje de Amanda, uno de los mas populares de las últimas temporadas, con la siguiente cabecera.

La secuela era mala con avaricia y fue defenestrada al final de su única temporada, al conseguir una atención similar a la de un concierto de grillos nocturnos, lo que significó el final del formato serie de “Highlander”, por ahora….

La rama principal se cerró con dos películas para seguir estirando el filón con Adrian Paul, la primera se llamó “Highlander:Endgame”, que supuso la vuelta de Christopher Lambert, al unir ambos mundos el televisivo y el cinematográfico y que solo entuasiasmó a sus fans.

Por último en 2007, intentaron resucitar de nuevo la saga con otra película “Highlander: The Source”, con Adrian Paul, saliendo de las listas del paro para retomar su personaje, como pueden comprobar en el trailer

La nula repercusión que tuvo este último intento, ha dejado al clan McLeod hibernado por el momento, aunque si usted ha sido un fiel seguidor de la serie, no descarte un nueva resucitación del personaje, porque al fin y al cabo son inmortales y nunca se sabe lo que puede pasar por la cabeza de un ejecutivo de una cadena o de un productor.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Ver Post >
Legión: Curso de posgrado en narrativa psicotrópica Marvel
img
Lorenzo Mejino | 11-05-2017 | 09:40| 0

No es ningún secreto que los superhéroes están de moda y se nos presentan en todo tipo de formatos audiovisuales, que han obligado a buscar en el fondo de los armarios de las dos escuderías principales DC y Marvel, para satisfacer el apetito voraz de sus fans, con todos sus personajes susceptibles de ser llevados a la pantalla de la forma que sea.

La superproducción actual hace las delicias de los fanáticos del genero, incondicionales de cualquier personaje con poderes , mientras que sus detractores no pueden ni verlos, pero la gran mayoría de las personas nos encontramos en un termino intermedio en el que algunas cosas nos interesan y otras no tanto, dependiendo de los que veamos a cada momento sin una predisposición inicial positiva o negativa.

El problema surge cuando aparece una serie como “Legión” que rompe todos los esquemas habituales del género con una audacia visual pocas veces vista en televisión, pero con un esquema narrativo muy desorientador y complejo que exige un gran esfuerzo del espectador para ofrecer por lo menos en mi caso una escasa recompensa final, tanto a nivel de disfrute como de entretenimiento, como voy a tratar de comentarles en el siguiente artículo.

Ficha: Legión 8 + episodios.   Feb 2017– Cadena: FX (USA)- Fox (E)

Sinopsis: David Haller es un joven que fue diagnosticado con un trastorno de esquizofrenia desde su más tierna infancia, lo que le ha hecho entrar y salir de hospitales psiquiátricos, durante toda su vida. En una de sus estancias conoce a otra paciente, Syd Barrett, con la que nace una enorme atracción mutua, que le lleva a explorar su problema desde otra perspectiva y que le hace plantearse si esos problemas mentales le vienen de tener una condición más allá de la humana con superpoderes que desconoce y no puede controlar.

El inicio: La poderosa cadena y distribuidora FOX tiene un acuerdo con Marvel, para desarrollar películas y series televisivas, más allá de las figuras de superhéroes mas conocidas y en ese marco, John Landgraf el presidente de la subsidiaria de FOX, FX manifestó su interés en hacer alguna serie de superhéroes con ese toque diferente que tienen las series de su cadena como por ejemplo Fargo, creada por Noah Hawley, uno de los guionistas de oro actuales.

Una de las colecciones de cómics más experimentales de Marvel ha sido Legión, creada por Chris Claremont y Bill Sienkiewicz dentro del universo de los X-Men protagonizada por David Haller un mutante con superpoderes psíquicos, que despertó el interés de John Landgraf en sus conversaciones con los ejecutivos de Marvel.

Al astuto Landgraf le faltó tiempo para sondear a Noah Hawley (izq) , sobre su posible interés en adaptar el cómic a una serie de ficción real recibiendo una respuesta positiva del atareado guionista, con la condición de poder llevarla a su terreno sin tener que hacer una adaptación fiel del cómic, sino utilizarlo como una inspiración para los personajes de su proyecto.

No hay que decir el entusiasmo de Marvel y FX al conocer la implicación de Noah Hawley, que le iba a dotar a Legión de una visibilidad inmediata gracias al enorme prestigio del creador de Fargo, un mundo aparentemente imposible de trasladar a una serie, esperando que pudiera hacer lo mismo  con un cómic inadaptable para muchos.

Noah Hawley se puso a trabajar de forma exclusiva en el proyecto que recibió un encargo de una 1T de 8 episodios, escribiendo y dirigiendo el mismo el piloto, para recrear mejor el mundo que estaba creando y trasladarlo a su realidad.

Las promociones de la serie eran toda una premonición de que lo que íbamos a presenciar no era una serie de superhéroes al uso, como pueden comprobar con los dos siguientes ejemplos, con una gran fuerza visual.

La serie se estrenó entre grandes elogios de la crítica el pasado mes de Febrero, con el siguiente trailer promocional que hizo babear y de lo lindo a todos los apasionados de los cómics de Marvel.

La trama: Analizar la trama de la 1T de ¨Legión” es una tarea harto complicada para poder explicar lo que hemos presenciado, sin desvelar aspectos importantes de la evolución narrativa de la misma, que es de todo menos lineal y sencilla de seguir.

Si nos atenemos a su esqueleto más básico, “Legión” es la historia de una persona que quiere conocer su pasado para saber lo que le está ocurriendo en el presente, donde le han convencido que es un esquizofrénico peligroso, cuando a lo mejor es otra cosa menos humana como un mutante.

El detonante de esa búsqueda es la historia de amor imposible que tiene con Syd Barrett ( tiene gracia que el nombre de la heroína sea un homenaje a uno de los miembros fundadores de Pink Floyd), debido a que ella tiene la capacidad de intercambiar todo, menos su aspecto externo con cualquier persona a la que toca ( una premisa similar, pero algo más macabra teníamos en Pushing Daisies)

Este amor platónico es la espoleta que permite a David avanzar en el estudio de su mente, ayudado por una serie de personas que desean que descubra sus verdaderas capacidades y poderes, para evitar que caigan en manos de una gran corporación malvada que solo desea encauzarlos y dominarlos, para sus inconfesables intereses.

La estética elegida por su creador para recrear esos mundos interiores de la mente de David Haller está muy influenciada por la estética mod sesentera con la psicodelia británica como principal inspiración, pero con la ausencia total de vehículos en todo momento, para evitar tener una idea exacta de la época indeterminada en que se desarrolla la acción.

En el siguiente vídeo se explican los retos que tuvo que resolver el diseñador de producción para solventar la ardua papeleta que le habían planteado

La acción va saltando continuamente entre las diferentes dimensiones mentales del cerebro de David Haller, que es de todo menos un narrador fiable, por lo que no sabemos si lo que estamos viendo es real o imaginado o a lo mejor  sucede en algún plano astral que solo existe en la mente de David, con el que recorremos el viaje de su mano, descubriendo las cosas al mismo tiempo que él, como comentan los propios actores en el siguiente vídeo donde describen sus personajes.

A pesar de tener un grupo de “buenos” contra uno de “malos”, la poca fiabilidad del narrador hace que tengamos que dudar en todo momento de lo que estamos viendo, ante los muchos giros y sorpresas que nos esperan al tener una posición como sombra de David Haller a lo largo de toda su búsqueda, todo ello con un look muy estudiado con unos códigos de vestuario y aspecto que son comentados por su responsable en el siguiente vídeo:

El titular del artículo ha querido resumir mi impresión general sobre la 1T de “Legión”, ya que me ha dado la sensación en todo momento de ir dirigida a un público muy iniciado en todo el universo X-Men y alrededores, dejándonos bastante colgados a los que como en mi caso hemos visto algunas películas y leído algún cómic sin graduarnos en el mundo Marvel y que no teníamos ni idea sobre el cómic de “Legión”.

Siempre considero que las series deben ser autoexplicativas, a no ser que indiquen lo contrario en forma de precuela o secuela, por lo que si para entender todo el significado de “Legión” , tengo que acudir a otras fuentes más allá de la propia serie , personalmente tengo un problema para valorarla positivamente.

Con estos condicionantes, su narrativa compleja y complicada exige un gran esfuerzo al espectador lo que nunca me ha molestado, siempre y cuando la recompensa en forma de satisfacción generada de la forma que sea, me compense todo el esfuerzo, que en mi caso lamentablemente no se ha ocurrido.

Empecé la serie muy interesado y predispuesto a disfrutar , al ser un gran admirador de la obra de Noah Hawley desde “The Unusuals” hasta “Fargo” y el piloto me pareció muy estimulante desde el punto de vista visual y de ambientación, pero ya me generó ciertas dudas en torno al personaje y la historia.

Con el paso de los episodios, la esplendida parte visual no me compensaba la viscosa narrativa que veía, que me parecía más alambicada que complicada, repleta de trampas y callejones sin salida, que me dejaban más bien perplejo y atónito ante lo que estaba viendo , no porque no lo entendiera ni lo necesitara más masticadito , sino por el poco interés que me suscitaba lo que presenciaba, mucho más emperifollado que profundo.

Al ver una serie me dejo llevar por mi intuición y lo que me transmite y en este caso “Legión” se convirtió para mi en una auténtica ceremonia de la confusión, que me recordaba los trabajos mas pretenciosos de Peter Greenaway, que me ha intrigado más que entretenido y que seguramente sin Noah Hawley detrás, habría colmado antes mi paciencia (Falling Water es un magnifico ejemplo de un problema similar, mucho peor resuelto).

Con todas mis serias objeciones personales, la considero una serie muy arriesgada y con ciertos aspectos muy atractivos ( gran producción y grandes actores) lo que siempre es un aliciente para por lo menos darle una oportunidad para descubrir rápidamente si le va ese enfoque o no, en especial si tiene un cierto afecto por los superhéroes y por los efectos especiales de gran calidad como los que muestra el siguiente vídeo


Los actores: La elección del actor británico Dan Stevens como el protagonista David Haller suscitó algunos recelos iniciales, por ser un actor conocido principalmente por su papel de Matthew Crawley en “Downton Abbey” un aristócrata que se convierte en el principal interés amoroso de Lady Mary, serie que abandonó entre gran revuelo de los fans al final de la 3T, un personaje en las antípodas de un superhéroe.

Sus esfuerzos posteriores han ido encaminados a demostrar que es un actor con muchas más posibilidades como demostró en el thriller “The Guest” y sobre todo aquí, con un gran composición de un personaje muy complicado, con muchísimos cambios de estado de animo y que Dan Stevens consigue hacernos llegar con mucha intensidad, revelándose como un actor magnifico.

Mas lógica tenía la elección de Rachel Keller como Syd Barret, la heroína y compañera de David Haller con ese amor imposible. Keller es una joven actriz descubierta por Noah Hawley que le dio su primer papel importante en la 2T de “Fargo”, donde destacaba entre tanto actor consagrado, por lo que en cuanto Hawley vio su audición supo que había encontrado su chica para la serie.

Keller es de esas actrices que llena la pantalla, demostrando gran fuerza y sensibilidad al mismo tiempo y forma una gran pareja con Dan Stevens que sostienen el tinglado mas allá de su endeble trama, lo que hace que podamos esperar una gran carrera para una actriz que con solo 24 años, ha conseguido empezar a lo grande en la profesión, sin tener que hacer de adolescente eterna.

La tercera gran pieza del tinglado es Aubrey Plaza, como Lenny Busker el mejor amigo de David ( el masculino es correcto), que conocemos a partir de las visiones de la mente de David Haller, que confunde hasta su genero en ocasiones.

Plaza es conocida sobre todo por su enorme personaje de April Ludgate en “Parks & Recreation”, con ese toque friki que fue el que convenció al creador a reescribir el personaje inicial, un hombre de mediana edad, para adaptarlo a Plaza y dejarla suelta con su capacidad para desarrollar personajes extraños, consiguiendo un gran magnetismo en las escenas visualmente mas impactantes que casi siempre coinciden con sus apariciones.

Menos interesantes me han parecido el resto de personajes, todos ellos secundarios, empezando por Jean Smart, otra trasplantada de la 2T de “Fargo”, como Melanie Bird, una psicoterapeuta que ejerce un poco como la líder del grupo de los “buenos”.

Smart es una gran actriz como lleva demostrando desde hace treinta años, con su primer papel importante en “Designing Women”, para seguir en grandes series como “24” y sobre todo como estrella invitada en comedias como “Frasier”, lo que le ha permitido tener tres Emmy en su zurrón. Por desgracia su personaje es bastante desdibujado y su actuación se resiente de esa falta de concreción

A un nivel parecido de confusión se encuentra Jeremie Harris, como Ptonomy Wallace un artista de la memoria, capaz de recordarlo todo y trasladarlo a la gente para revivir sus recuerdos, un personaje que va claramente de más a menos, cuando sus cualidades van perdiendo eficacia con el paso de los episodios, al verse sobrepasado por el resto de mutantes y superhéroes. Harris casi debuta con este personaje ( he visto que ha salido en “The Get Down” pero ni puedo recordarlo) que me parece que le ha venido un poco grande para su experiencia, en una evolución tan negativa como su personaje.

A continuación tenemos una de cal y otra de arena, como corresponde a un personaje que es un mutante que se puede desdoblar en dos seres diferentes, Cary una personalidad analítica y científica y Kerry su alter ego, violento e imprevisible, interpretados por Bill Irwin y Amber Midthunter, respectivamente.

Bill Irwin es un gran actor con una gran querencia por los personajes extraños desde sus memorables apariciones en “Doctor en Alaska”, gracias a su formación como payaso de circo, que no le impide dar un gran halo de seriedad a todo tipo de gente extravagante, como demuestra en Legión donde es el mejor fuera del trío protagonista.

Todo lo contrario debo decir de Amber Midthunter, de la que desconocía su existencia hasta esta serie, que demuestra toda una serie de carencias en un personaje en perpetuo estado de cabreo, pero que a veces es una gran luchadora, mientras que en otras ocasiones le gana hasta una mosca, con demasiadas contradicciones que desbordan a la voluntariosa descendiente de nativos americanos.

Otro problema es desaprovechar a una actriz tan interesante como Katie Aselton, en un papel con tan poco recorrido como el de Amy la hermana mayor de David que es utilizada casi exclusivamente en flashbacks del pasado o alejada del centro de la acción, siempre en perfectos atuendos de los sesenta.

Aselton es una de las musas del cine independiente, subgénero “mumblecore” , gracias a intervenir en muchas de las películas de su marido Mark Duplass, con el que apareció durante siete años en la divertida comedia “The League”, pero aquí poco puede hacer con el papel que le ha tocado en suerte.

Final : La 1T finaliza tras cerrar mas o menos la primera trama principal, con un cliffhanger de armas tomar que se genera casi de forma espontanea en la última escena, lo que le da un excelente punto de partida para la 2T.

Si le gustan las series raras y diferentes a todo lo habitual, le recomiendo que le eche un vistazo, pero siempre teniendo en cuenta evitar el mantra de algunas personas influyentes que insisten en que cuanto mas incompresible es alguna serie, mas calidad tiene, déjese llevar y saque su propias consecuencias que son las únicas que valen.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Ver Post >
Sobre el autor Lorenzo Mejino
Las nuevas tecnologías han cambiado la forma de ver la televisión. Series para gourmets nace con la pretension de ayudar a personalizar su menú televisivo en lo que hace referencia a las series de TV. Analizaremos series actuales, novedades, pequeñas joyas olvidadas y series clásicas dando nuestra opinión personal sobre el nuevo formato de oro del siglo XXI.

Otros Blogs de Autor