Diario Vasco
img
Utopia (Australia) . Los elefantes blancos y las infraestructuras inútiles
img
Lorenzo Mejino | 04-06-2017 | 23:33| 0

La gestión, planificación y desarrollo de grandes infraestructuras es un tema apenas tratado en las ficciones televisivas, excepto para utilizarlas como marco de historias de corrupción alejadas del aspecto técnico y centrándose siempre desde el punto de vista criminal.

Por estas razones tiene mucho mérito la creación de una serie como Utopia (me consta que el nombre no es el mejor por su coincidencia con el de otra famosa serie británica) que hace una crítica mordaz del proceso de decisiones y construcción de las grandes infraestructuras de un país como Australia, con las injerencias políticas y de relaciones públicas en temas técnicos, como núcleo central de la mejor y más premiada comedia australiana de los últimos tiempos.

Debido a mi experiencia profesional como ingeniero de caminos, ni que decir tiene que la serie me ha encantado por describir incluso con demasiada exactitud, las problemas de todo tipo que se producen en ese tipo de entes dedicados a construir el futuro de un país a través de sus infraestructuras, como vamos a ver en nuestra entrada remota de este lunes.

Ficha: Utopia 16+ ep 25 min .   Ago 2014-. Idioma: Inglés Cadena: ABC ( AUS)

La trama : Nation Building Authority (NBA) es un organismo recién creado cuya misión principal es supervisar las grandes infraestructuras que van a definir el futuro de Australia, desde la fase de estudios previos hasta su puesta en funcionamiento, pasando por el diseño y construcción de las mismas.

Al frente de la misma esta Tony el ingeniero director que junto con su segunda Natalie, son las únicas personas competentes del ente, aunque completamente frustrados, porque la mayor parte de su trabajo se pierde en informes, reuniones y memorandums interminables que les impiden avanzar en lo que verdaderamente importa.

La NBA tiene un sistema de castas que funcionan de forma independiente y que como muchas administraciones solo hacen que crear conflictos internos en lugar de resolverlos.

Ya hemos visto que primero tenemos a la cúpula técnica que intenta definir los proyectos necesarios ( puertos, aeropuertos,autopistas, rehabilitaciones urbanas, trenes, etc) necesarios para hacer que la economía australiana avance.

En paralelo a ese nivel alto, tenemos a los políticos y relaciones públicas, mas preocupados de los titulares y los actos promocionales que de la propia utilidad de los proyectos, por lo que no dudan en manipular o tergiversar los aspectos técnicos para conseguir un mayor impacto en la opinión publica aunque sea mintiendo como bellacos.

Un gran ejemplo lo tienen en el siguiente vídeo, donde Jim, el político se ha emperrado en hacer un AVE entre Brisbane y Melbourne (seguro que les suena algo parecido por aquí) y el técnico le dice que es imposible porque necesitarían un túnel de mas de 50 Km, para atravesar la cordillera central australiana, con unos costes inasumibles, con el político aduciendo que lo importante es anunciarlo y luego ya verían si se hace o no.

Otros de los mejores momentos de la serie, son las interacciones de los pobres técnicos con las personas de relaciones públicas e imagen que viven en su propio mundo superficial , como pueden ver en esta delirante conversación sobre el nuevo logo de la NBA, con un artista justificando su particular visión del logo ante la incredulidad absoluta del pobre director, que solo ve un logo copiado de otra cosa.

Mas abajo tenemos los mandos intermedios, que fundamentalmente son unos escaqueados de carrera que intentan mojarse lo mínimo posible para no crear en desgracia con nadie e intentar ascender cuando les llegue su momento,  mientras que en el escalón más bajo tenemos a  las secretarias y administrativas.

Este  último nivel es muy divertido, puesto que tienen su propia agenda particular que consiste por un lado en montar todo tipo de actividades extralaborales en la empresa ( cuestaciones, fiestas, semanas benéficas, etc) mientras que en paralelo son las soldados ejecutoras de las delirantes circulares internas laborales, sin importarles lo absurdas que puedan llegar a ser en materias de riesgos laborales, informática o accesos. En el siguiente vídeo, pueden ver las consecuencias de una semana de promoción del ejercicio físico en la oficina.

La estructura de “Utopia” es bastante compleja, con cada episodio dedicado al problema creado por la megainfraestuctura semanal de turno y las interacciones entre políticos y técnicos, aderezado con dos o tres tramas secundarias, que implican al resto de personal de la oficina y la implementación de regulaciones llevadas al absurdo.

La brillantez de “Utopia” se basa más en el enorme poder de observación que han tenido, para plasmar esos problemas reales en forma de comedia satírica mas que paródica, porque el verdadero miedo viene de pensar que en la realidad están pasando esas cosas y les puedo asegurar a través de mi experiencia personal que tienen un porcentaje de acierto  muy elevado

Todo ello se debe gracias al enorme talento del mejor cómico australiano Rob Stich, creador, director y protagonista absoluto de la serie, digna heredera de “The Hollowmen” o “Frontline” sus mejores comedias hasta “Utopia” y que personalmente me ha parecido redonda de principio a fin, riéndome de lo lindo al ver las situaciones que planteaban.

La serie ha sido renovada para una 3T que se emitirá a finales de este año, con difusión mundial gracias a su compra por Netflix para los paises anglosajones ( con el titulo de Dreamland) , aunque no se puede ver en su filial española, por razones estratégicas que se me escapan,pero aquí les dejo con su trailer internacional

Epilogo : Supongo que tras ver la temática de la serie, muchos de ustedes estarán pensando en el juego que daría esta temática en nuestro país para una comedia satírica con los escándalos que hemos tenido en infraestructuras inútiles o infrautilizadas (autopistas radiales, auditorios, “Castors”,  trenes ruinosos, estadios olímpicos, aeropuertos vacíos, etc), por lo que insto a mis amigos creadores y guionistas que son fieles seguidores del blog, a pensar en ello, yo ya pasaré por caja después.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Ver Post >
Los persuasores: De Brett Sinclair a James Bond
img
Lorenzo Mejino | 01-06-2017 | 23:18| 0

El reciente fallecimiento de Roger Moore ha dado lugar a todo tipo de panegíricos y obituarios centrándose principalmente en su etapa como el tercer James Bond y en menor medida recordando su salto a la fama como Simon Templar en “El Santo”, de la que les hablamos en los inicios del blog.

Como nos gusta ir un poco contracorriente, creemos que el mejor homenaje  que le podemos hacer es recordar una serie que fue inmensamente popular en nuestro país a pesar de durar escasamente una temporada y que fue el trampolín perfecto para convencer a los productores de las películas de la saga de Ian Fleming, de que Roger Moore podía ser el perfecto sustituto de Sean Connery, tras el gran fiasco que representó George Lazenby.

De esta manera, en nuestro particular homenaje a Roger Moore, hoy le vamos a recordar en compañía de Tony Curtis, en ese magnifico vehículo que fue para ambos “Los Persuasores”.

Ficha: Los persuasores (The Persuaders !) 24 episodios.   Sep 1971-Mar 1972 Cadena: ITV (GB) La 1 (E)

Sinopsis: Brett Sinclair y Danny Wilde son dos playboys y multimillonarios de orígenes muy diferentes que como pasatiempo, deciden unir sus fuerzas para luchar contra los criminales y delincuentes que escapan a la policía y a la justicia en diferentes lugares del mundo.

El inicio: La idea de la serie nació de uno de los últimos episodios de “El Santo”, donde el protagonista Simon Templar trabajaba codo con codo con un millonario texano en un caso relacionado con el casino de Montecarlo.

Los productores de la serie Robert S.Baker (izq) y Sir Lew Grade, estuvieron tan contentos de la combinación de ese episodio, que decidieron junto con su estrella Roger Moore, que también era su socio en la productora, que tras un cierto periodo de descanso al finalizar “El Santo” en 1969, iban a  trabajar en esa nueva serie.

Para escribir el piloto, los productores no dudaron en acudir a Brian Clemens el creador de “Los Vengadores” y “Los profesionales”, que accedió a escribir el piloto donde se encontraban ambos protagonistas, sin querer tener ninguna vinculación posterior con la serie, que iba a ser emitida simultáneamente a ambos lados del Océano, con la cadena ABC como socia del proyecto.

El principal problema lo tuvieron para encontrar al actor estadounidense que debía dar la replica al popular Roger Moore, por lo que debía ser un actor bastante conocido, con Rock Hudson y Glenn Ford como sus primeras opciones. Al rechazarlo ambos actores, al final recurrieron a su socio estadounidense , para que les diera una lista de actores importantes disponibles e interesados,  de entre los que salió el nombre de Tony Curtis, que fue finalmente el elegido.

El estreno de la serie vino precedido de una gran expectación por los dos nombres al frente del proyecto que eran presentados por una sorprendente cabecera a principios de los años setenta, con una pantalla partida que nos iba mostrando las historias en paralelo desde pequeños de ambos personajes hasta coincidir en la Riviera francesa, todo ello amenizado por la gran música de John Barry con una melodía hiperconocida en esa época.

La trama: El episodio piloto empieza con el primer encuentro en plena Riviera francesa de los dos personajes Brett Sinclair y Danny Wilde, que acaba como el rosario de la aurora con una pelea descomunal,  con ambos detenidos en la comisaria tras destrozar el bar de un hotel.

Ambos comparecen frente a un juez retirado, con la condición de aceptar su pena sea cual sea, en lugar de acudir a la justicia ordinaria francesa. El juez les ofrece dos opciones 90 días de cárcel o ayudarle colaborando  para resolver delitos en que el culpable ha salido impune por tecnicismos o errores policiales.

Como es de suponer ambos aceptan la segunda opción y empiezan a resolver un caso, tras el cual deciden hacer su colaboración mas permanente.

El trailer de su estreno estadounidense en la cadena ABC no era demasiado brillante y no mostraba apenas las cualidades de la serie.

La serie basa gran parte de su atractivo en la contraposición de las personalidades de los dos protagonistas, de muy distintos orígenes pero que coinciden en su forma de disfrutar de la vida con coches, mujeres y alcohol como principales prioridades.

Por un lado tenemos a Lord Brett Sinclair, un aristócrata ingles educado en Oxford, ex militar y piloto de carreras, hedonista y dispuesto a disfrutar de la vida en todo momento.

En el polo opuesto tenemos a Danny Wilde, criado en uno de los barrios mas duros de Nueva York, que tras un paso por la Marina, hizo una enorme fortuna con negocios petroleros en Texas que está disfrutando como un trotamundos millonario.

Tras su primer encuentro algo accidentado, ambos se convierten en grandes colegas y en cada episodio se enfrentan a un caso, en la mitad de los casos por iniciativa propia y en el resto por encargo directo del juez.

El tono de la serie es bastante jocoso y divertido, intercalando persecuciones de vehículos o peleas espectaculares con pura comedia con nuestros dos protagonistas dándose la gran vida en todas las discotecas mas exclusivas del mundo, como muestra este vídeo


La serie proporciona un escapismo puro y duro utilizando cualquier excusa para mostrar chicas despampanantes, coches y yates espectaculares  así como lujo a espuertas, con una misoginia y un machismo recalcitrante  que difícilmente pasaría cualquier filtro actual, pero que entonces nos permitía ver cosas que solo podíamos soñar.

Los casos semanales no eran mas que una excusa para mostrar las habilidades de los dos protagonistas en todo tipo de situaciones con unos villanos y sobre todo villanas tan planos y unidimensionales como los que  pueden ver en el siguiente vídeo.

Cualquier excusa era buena para mostrarnos espectaculares paisajes franceses, italianos e incluso españoles donde se rodó la serie gracias a un más que generoso presupuesto, siempre con nuestra pareja haciendo de las suyas en todo momento, como Roger Moore, ,de nuevo en otra discoteca, investigando a su manera un caso.

Todo era lujoso y susceptible de ser publicitado y vendido como los trajes del propio Roger Moore que pertenecían a una linea de ropa creada por el propio actor y que no dudaba en anunciar en los títulos de crédito de la serie.

Personalmente tengo un magnífico recuerdo de la serie, porque de joven me hacía soñar con conocer esos lugares costeros donde rodaban la serie, que por suerte he podido ir conociendo con el paso del tiempo, pero debo reconocer que gran parte de la riviera francesa e italiana quedó grabada en mi memoria gracias a las carreteras que recorrían el Ferrari y el Aston Martin que conducían Tony Curtis y Roger Moore respectivamente , que eran los secundarios mas importantes de la serie.

En estos casos prefiero guardar mi memoria inicial, porque las series “modernas” envejecen mucho peor que las demás y solo viendo algunos peinados y trajes ya nos podemos hacer idea de lo trasnochado que nos puede parecer ahora. Sin embargo, las partes de acción y los diálogos llenos de pullas entre ambos se han mantenido bastante mejor de lo esperado como he podido comprobar revisando algunos capítulos de la serie para escribir la reseña.

Su estreno en EEUU no tuvo apenas repercusión a diferencia de Europa, donde arrasó literalmente en todos los países, excepto curiosamente en Gran Bretaña que es donde pasó mas desapercibida. Supongo que buena parte de ese éxito, fue a causa de las promociones multilingües que grabaron ambos actores en diferentes idiomas, como pueden ver en este vídeo bastante raro.

Los actores:
Roger Moore, nacido en Londres el año 1925, empezó como modelo y dado su atractivo no tardó en hacer de galán en películas cinematográficas, de infausto recuerdo, hasta que hizo la serie “Ivanhoe” y posteriormente “Maverick”, con James Garner, que le dieron un cierto renombre. Pero cuando a los 37 años, consiguió su papel de Simon Templar en “El Santo”, su salto a la fama fue imparable. Moore era perfecto para el papel, con esa elegancia que mostraba a cada paso, junto con la fina ironía, que ha sido siempre marca de la casa.

Lord Brett Sinclair fue una evolución natural de su personaje de Simon Templar, donde el actor daba la sensación que se lo pasaba tan bien como su protagonista en las noches monegascas. En el año 1973, llegó su segundo espaldarazo profesional, cuando fue elegido para revivir la franquicia de James Bond, después de la marcha de Sean Connery y del experimento desastroso de George Lazenby. Moore le dio su carisma al personaje y lo siguió interpretando hasta los 58 años, cuando decidió dejarlo.

Curiosamente, poca gente considera a Roger Moore un gran actor, porque básicamente ha representado siempre el mismo tipo de personaje, el playboy aventurero, seductor y elegante, y puede que no haya sido muy versátil, pero hay que reconocer que en ese tipo de papeles era el mejor y a muchos nos basta con eso.

Tony Curtis fue una magnifica elección como coprotagonista de la serie. Curtis fue una enorme estrella cinematográfica a finales de los cincuenta y principios de los sesenta con títulos tan legendarios como “Con faldas y a lo loco” , “La carrera del siglo” o “Espartaco”, brillando tanto en drama como en comedia, como el gran actor que era cuando quería.

El comportamiento de Tony Curtis durante el rodaje de la serie fue bastante problemático, empezando a tener graves problemas con diferentes adicciones como las drogas y el alcohol, que crearon un ambiente bastante tenso entre el equipo, por la poca profesionalidad de Curtis que enervaba especialmente a Roger Moore, como productor de la serie, que intentaba ayudarle en lo que podía.

Su estrella fue declinando a partir de los inicios de los setenta, debido a sus problemas con la cocaína y sus intentos de resucitar con papeles televisivos en series como McCoy o Vega$ ,   que no fueron grandes éxitos, refugiándose en secundarios episódicos en el cine, hasta su muerte en 2010.

Por último una breve mención a Laurence Naismith que interpretaba al juez Fulton, que les proporcionaba algunos casos

Naismith ha sido un solvente secundario toda su vida apareciendo en innumerables películas y series televisivas, en papeles de pocas escenas pero ninguno le dió la poca popularidad que recibió como la única persona que intentaba meter en vereda a esos dos crápulas.

Consideraciones finales:
La serie era un gran éxito internacional en todo el mundo excepto en el Reino Unido donde no pasaba de discreta y en los EEUU donde fue un fracaso, pero cuando estaban sopesando la continuación de la serie, se produjo el golpe de gracia que no fue otro que la elección de Roger Moore para interpretar a James Bond, lo que le obligaba a abandonar la serie de forma inmediata.

Sus socios intentaron sondear la posibilidad de continuar la serie con otro actor británico que sustituyera a Roger Moore, pero ni su creador Robert Baker ni Tony Curtis veían claro continuar con otro actor, por la imposibilidad que tenían de reproducir la gran química de ambos, por lo que decidieron que la cancelación eran la única salida posible ante la salida de Moore.

La serie ha ido reponiéndose en muchas cadenas de todo el mundo, como pueden comprobar en esta promoción de una cadena por cable estadounidense

“Los persuasores” es una serie perfecta para hacer un homenaje a esa gran personalidad cinematográfica y televisiva que ha sido Roger Moore, que por lo menos me ha proporcionado grandes momentos de entretenimiento, incluyendo esta serie menos conocida, pero que a buen seguro muchos de ustedes la pudieron ver si son contemporáneos de esa época porque era una cita ineludible en el tardofranquismo de inicios de los setenta

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Ver Post >
Sobre el autor Lorenzo Mejino
Las nuevas tecnologías han cambiado la forma de ver la televisión. Series para gourmets nace con la pretension de ayudar a personalizar su menú televisivo en lo que hace referencia a las series de TV. Analizaremos series actuales, novedades, pequeñas joyas olvidadas y series clásicas dando nuestra opinión personal sobre el nuevo formato de oro del siglo XXI.

Otros Blogs de Autor