Diario Vasco
img
Striking out ( Irlanda) . Empezar desde cero en el laberinto legal irlandés
img
Lorenzo Mejino | 09-04-2017 | 22:41| 0

La modesta producción propia irlandesa siempre ha estado a la sombra de su poderosa vecina británica o diluida en forma de coproducciones como en “Vikings”, donde ponen los técnicos, los paisajes y las exenciones de impuestos como principales aportes para incentivar la industría audiovisual local.

Por estas razones de vez en cuando nos gusta ir  a la isla verde para conocer las producciones genuinamente irlandesas, ya sean  en irlandés o en inglés, como vamos a hacer en esta ocasión, para presentarles el mayor éxito de los últimos años “Striking Out” una serie de abogados ubicada en un luminoso Dublin, que ha sido exportada a los EEUU con buenas críticas a ambos lados del oceano.

Ficha: Striking Out 4 ep 50 min .   Ene 2017-Abr 2017. Idioma: Inglés Cadena: RTE(Irlanda)

Tara Rafferty es  abogada en uno de los mejores bufetes de Dublin, feliz y prometida a un brillante abogado, hijo del socio principal de la firma donde trabaja. Su vida da un gran vuelco cuando de forma accidental descubre a su prometido acostándose con otra mujer durante su despedida de soltera, por lo que furiosa decide romper el compromiso y abandonar el bufete para establecerse por su cuenta y riesgo.

La serie se inicia en el momento que Tara decide iniciar su práctica legal desde cero especializándose en derecho de familia.La busqueda de un local y de unos nuevos  colaboradores no es sencilla, pero Tara va conociendo a gente curiosa y peculiar que a su manera le van ayudando en sus casos legales.

En el trailer largo de la serie pueden ver los principales aspectos de la premisa.

“Striking Out” es una serie legal que no intenta romper molder ni inventar la sopa de ajo y centra todo en la inmensa popularidad de su protagonista Amy Huberman en su Irlanda natal, al estar casada con el mejor jugador irlandés de rugby de todos los tiempos Brian O’Driscoll, lo que les convierte en la pareja de oro del modesto famoseo irlandés.

Huberman está impecable en un papel hecho a su medida, como una mujer fuerte que se debe sobreponer a ser engañada y despechada en todos los frentes para rehacer su vida para encontrar su nueva felicidad. En su particular travesía del desierto su principal apoyo es su mentor Vincent Pike, un “barrister” independiente, al que da vida otro viejo conocido ingles como es Neil Morrissey (der, Line of Duty).

El tono de la serie es de un drama ligero, mezclando los casos semanales (custodias, separaciones, etc) con la propia lucha interna de Tara para olvidar a su insistente ex-novio que quiere recuperarla a toda costa, con algunos toques de humor a cargo de algún pasante bastante pintoresco que contrata.

Otra sorpresa es encontrarnos en un papel secundario a una actriz que es mas conocida por un personaje tan popular como fue la enigmática Jessica Hyde ( Utopia) que por su propio nombre Fiona O’Shaughnessy, que interpreta a su investigadora principal, la también misteriosa Meg.

Ademas de permitirnos conocer las particularidades del sistema legal irlandés, “Striking Out” es un entretenimiento ideal para los que disfrutamos con las series de abogados de cualquier tipo en este caso en un entorno dublinés con unas vistas aereas que parecen patrocinadas por Turismo de Irlanda por lo perfectas y soleadas que son, un tiempo que no es precisamente el mas habitual en la ciudad bañada por el rio Liffey.

Sus escasos cuatro episodios se ven en un santiamen y dejan con ganas de conocer mas cosas de la complicada vida de Tara Rafferty, como tendremos ocasión de saber a inicios de 2018, al haber sido renovada de forma casi inmediata por una 2T.

La serie ya ha sido estrenada en los EEUU, gracias en parte a la fascinación que tienen los estadounidenses hacia sus numerosos ancestros irlandeses, lo que le ha permitido iniciar una buena carrera internacional con un trailer como el siguiente.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Ver Post >
John Doe: El desconocido mas listo del mundo
img
Lorenzo Mejino | 06-04-2017 | 23:45| 0

En nuestros viajes por el pasado intentamos ir alternando las épocas así como la popularidad de las series, hablando tanto de las grandes series que todos recuerdan como de pequeñas joyas olvidadas que no duraron mucho en la parrilla televisiva pero que siguen siendo rememoradas por reducidos grupos de seguidores que mantienen viva su llama en el terreno de las series de culto.

Un excelente ejemplo es “John Doe” la serie que les vamos a comentar hoy, que apenas duró una temporada en emisión pero que con su mezcla de elementos fantásticos y teorías conspirativas se convirtió en otra de esas series idolatradas por las escasas personas que la veían, ademas de tener un cierto apoyo de la crítica especializada como les vamos a presentar a continuación.

Ficha: John Doe 21 episodios Sep 2002-Abr 2003 Fox(USA) Antena 3 (E)

Sinopsis: Una persona aparece desnuda en medio de la noche en la playa de una isla cercana a la ciudad de Seattle, la persona no sabe quien es y de donde viene, pero en cambio es un pozo sin fondo de conocimientos como si fuera una verdadera Wikipedia andante. Pasado el primer shock, John Doe ( el nombre que los americanos utilizan para las personas sin identificar) intenta descifrar el enigma de su vida personal mientras colabora con la policía de Seattle en la resolución de casos policiales complicados.

El inicio: Brandon Camp (izq) y Mike Thompson (der) era una pareja de guionistas cinematográficos que iban tirando gracias a la venta de muchos borradores de guiones que les compraban los estudios, pero que al final nunca se acababan produciendo, hasta que por fin consiguieron estrenar uno de sus guiones que dio lugar a la película Dragonfly protagonizada por Kevin Costner en 2002.

Tras el estreno de la película, fueron contactados por la cadena FOX, para ver si estarían interesados en crear una serie para ellos de corte mas o menos fantástico, a lo que ambos decidieron intentarlo a ver que se les ocurría.

La idea primigenia nació de una conversación entre ambos donde empezaron a especular con la idea de una persona que supiera absolutamente todo menos su propio origen y pasado, para ir perfilando la serie a partir de este concepto, ubicándola en Seattle, al ser la zona donde creció uno de sus creadores, Mike Thompson.

La idea encantó a los directivos de la FOX, que les encargaron el rodaje del piloto, donde el mayor escollo fue encontrar al protagonista, ya que ninguno de los numerosos actores que probaron les acababa de convencer, la mayoría por ser demasiado robóticos, hasta que vieron a un joven y desconocido australiano que apenas había llegado a Hollywood, Dominic Purcell, al que le dieron el papel casi en el acto.

Tras el piloto recibieron el encargo de una temporada completa para estrenar en el otoño de 2002, con un estreno que por lo menos llamó la atención a la crítica por el concepto innovador que presentaban, aunque tenían serías dudas de su viabilidad a largo plazo, pero por desgracia las cifras de audiencia nunca acabaron de despegar ni en el piloto que promocionaron de la siguiente manera.

Para recordarla nada mejor que ver los primeros minutos del episodio piloto, donde vemos la aparición de John Doe y su desconcierto inicial

La trama:
“John Doe” estableció desde el principio una estructura dual que mantenía durante todos los episodios, por un lado teníamos el misterio central sobre todo lo concerniente a “John Doe” , su pasado y las razones de su condición tan particular con la única pista de una marca que apareció en su cuerpo y que es lo único que tiene para empezar a buscar, como muestra la cabecera de la serie.

En paralelo en el piloto entra en contacto con la policía de Seattle, que decide aprovechar sus increíbles conocimientos ( recuerden que estamos en la época Pre-wikipedia) para darle trabajo como asesor de sus casos policiales, que casi siempre  suelen estar relacionados de una forma u otra con su gran misterio personal. Una muestra de sus inagotables conocimientos sobre las cosas mas peregrinas la tienen en esta escena en una biblioteca donde es capaz responder a todo lo que le cuestionan

El híbrido entre procedimental semanal y misterio central se mantuvo inalterable durante toda la temporada, aunque en algunos episodios el equilibrio se decantaba hacía uno de los dos aspectos,  lo que solían aprovechar para demostrar nuevas habilidades de nuestro “John Doe” como en este vídeo donde demuestra ser un auténtico virtuoso de la guitarra.

Poco a poco, gracias a sus descubrimientos semanales, íbamos conociendo a la par del protagonista cosas de su pasado, que le van dando de forma muy espaciada piezas del rompecabezas de la parte de su cerebro que está apagada,llegando a una conspiración de altos vuelos, donde desaparecen casi todas las personas que saben algo de su pasado.

En la búsqueda de su verdad se ve apoyado por los dos oficiales de policía con los que colabora en sus casos, así como por una joven amiga a la que contrata como su asistente personal y finalmente por Digger su mejor colega y persona de confianza, con la que John se puede sincerar de su desconcertante experiencia.

El espectador sigue el misterio desde el punto de vista de John Doe sin información privilegiada y sorprendiéndose con el protagonista con las revelaciones que va encontrando, compartiendo su desesperación cuando se encuentra con alguno de los múltiples callejones sin salida.

El enemigo es desconocido y sin ningún personaje que lo encarne de forma fija, lo que ayuda a la sensación de impotencia tanto del protagonista como del espectador al no poder poner cara a las personas que están detrás de todo lo que tiene que ver con John Doe.

Cuando encuentra a alguien suelen ser son meros peones desechables de la organización Phoenix, el ente amorfo y conspirativo que es el causante de todo lo que le pasa al protagonista, como pueden comprobar en este vídeo, donde uno de sus peones puede comprobar las capacidades multilingüisticas de John Doe.

John Doe conseguía conciliar con bastante habilidad el misterio central con los casos semanales, evitando en parte el gran problema de estas series conceptuales que es mantener el interés del espectador por el gran enigma, dándole pequeños avances para que no se aburra, pero sin ir demasiado rápido para no quemar las naves en los primeros episodios.

Evitar ese problema tan presente en muchas series actuales, fue lo que le valió ese estatus de culto al poder comentar los avances a cada episodio sin destruir la magia de la conspiración global, ayudado por un grupo de actores bastante correcto que nos hacían creer la premisa bastante inverosímil de partida.

En mi caso “John Doe” me sorprendió gratamente por esa dosificación tan inteligente del misterio central que la convertía en una serie muy agradable y entretenida de ver jugando con algún as bajo la manga con el que nos sorprendía de vez en cuando y que reconozco que me gustaba mucho el poco tiempo que la emitieron, aunque tenía claro que no era ninguna obra maestra.

Ni que decir tiene que si no le interesa el género fantástico, no creo que vaya a aceptar la premisa que exige un cierto salto de fe, para entrar en el juego de misterio que nos proponen.

Los actores:
Dominic Purcell era un absoluto desconocido recién llegado de Australia, cuando le dieron su primer papel protagonista, convirtiéndose en toda una revelación al darle el calor y la profundidad que un personaje tan desconcertante necesitaba, en especial al mostrarse muy vulnerable.

Su carrera solo ha ido hacia arriba tras este papel gracias sobre todo a “Prison Break” que lo ha hecho inmensamente popular y donde va a aparecer en su  nueva secuela de este año, compatibilizándolo con otro personaje de superhéroe en “DC. Legends of Tomorrow”.

Los papeles de los dos policías recayeron en dos eficaces secundarios como Jayne Brook que era la teniente Jamie Avery junto a John Marshall Jones como el detective Frank Hayes. Ambos eran el nexo con el procedimental semanal que investigaban con John Doe como asesor y cumplían eficazmente como han hecho en toda su discreta carrera.

La mas conocida sin duda era Jayne Brook tras su estancia durante muchos años en la serie médica “Chicago Hope”, su papel mas conocido y popular, tras el cual su carrera se fue eclipsando, en especial tras la cancelación de esta serie, donde apenas la hemos visto de estrella invitada en tres o cuatro lugares, una lastima porque siempre me ha parecido una muy buena actriz.

John Marshall Jones siempre me ha llamado la atención por su extraña fisonomía facial que le daba una cierta cara de atontado que no me puedo sacar de la cabeza desde que lo vi aparecer por “Melrose Place” hasta ahora que lo he visto por “Bosch” o en la 4T de “Rectify”, donde siempre cumple a pesar de mis manías faciales.

Sprague Grayden es otra actriz que debutó en esta serie, donde formaba un buen tandem con John Doe, como su ayudante y principal colaboradora en esclarecer su pasado.

Tras la serie consiguió un buen papel recurrente en la mitificada “Six Feet Under” para seguir en series como “Jericho” o “24”, trabajando regularmente hasta la fecha.

Cualquier director de casting estadounidense sabe que cuando le piden algún papel de villano o duro tiene que considerar a William Forsythe que es toda una garantía para cualquier papel de gangster, asesino en serie, malandrín o matón como demuestra su inacabable carrera plagada de este tipo de personajes.

Por estas razones se me hacía muy extraño verlo en un personaje tan positivo con Digger el extraño amigo del protagonista que le quería ayudar en todo, y siempre me hacía desear a ver si  al final la cabra tiraba al monte.

El final :
La serie nunca fue un gran éxito de audiencias para la Fox, pero en cambio tuvo una cierta repercusión en las nacientes redes sociales de la época, con muchas personas lanzando teorias sobre la verdad de lo sucedido, como una especie de anticipo de lo que se ha convertido en el pan nuestro de cada dia.

Por estas razones sus creadores tenían una cierta esperanza en que su reducida pero ruidosa y muy fiel base de seguidores sería suficiente para la renovación, haciendo un gran cliffhanger en el último episodio, revelando para sorpresa de todos quien era la mano negra detras de toda la organización Phoenix.

Pero todo el gozo cayó en un pozo, cuando la cadena FOX decidió darle el hachazo para probar otras opciones que le dieran mas público, lo que causó una de las primeras campañas en las redes para intentar salvar la serie, aunque con el éxito que se pueden imaginar.

Las incognitas que dejaron al final de la 1T, las desvelaron los creadores dando pistas e ideas sobre como pensaban resolver el enigma principal, pero que nunca veran la luz, por lo que si desean investigarlo las pueden encontrar en las redes.

Epílogo:
Hoy hemos dedicado nuestro espacio a recordar “John Doe” una serie que tuvo una existencia fugaz, pero que tenía bastantes cualidades que poca gente supo o quiso encontrar, como una especie de preludio a la gran explosión que tuvo este tipo de series con el estallido de “Perdidos” pocos años más adelante.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima
Lorenzo Mejino

Ver Post >
Sobre el autor Lorenzo Mejino
Las nuevas tecnologías han cambiado la forma de ver la televisión. Series para gourmets nace con la pretension de ayudar a personalizar su menú televisivo en lo que hace referencia a las series de TV. Analizaremos series actuales, novedades, pequeñas joyas olvidadas y series clásicas dando nuestra opinión personal sobre el nuevo formato de oro del siglo XXI.

Otros Blogs de Autor