Diario Vasco
img
De Niro. Re-director
img
Carlos Elorza | 07-04-2007 | 13:48


Así es. El según el tópico “mejor actor de su generación” (aunque uno se tenga que remontar a sus films de los 70 y 80 para comprender por qué se le considera así) ha vuelto a dirigir. Por fin llega a las pantallas “El buen pastor”, después de dejar bastante fríos a público, crítica y Academia en Norteamérica y ser bien recibida en la última Berlinale.


Hace más de 10 años, De Niro se estrenó con “Una historia del Bronx“, un guión del actor Chazz Palminteri sobre un niño con dos “padres” y en “El Buen Pastor”, pone en imágenes un guión de Eric Roth (“Forrest Gump”, “El dilema”, “Munich”…) sobre dos hijos criados “sin padre”. “Una historia del Bronx” es una película sencilla, modesta y muy humana. “El Buen Pastor” es ambiciosa, grande y solemne. Y es que hay diferencia entre el día a día de una familia trabajadora del Bronx y el tumultuoso (inventado) origen de la CIA.


“El Buen Pastor” son 167 minutos de cine de estilo clásico, con un guión que se toma su tiempo en ir revelando las distintas claves de su protagonista. ¿Es demasiado larga? No me dio esa impresión. No se me ocurre ninguna secuencia o línea argumental que sobre. ¿Es lenta? Tampoco me lo parece. Precisamente, muchos de los que la acusan de serlo también afirman haberse perdido y no entender todos los entresijos de la historia.


Seguramente lo que hace de “El Buen Pastor” una película no fácil de ver es su personaje central. No es un héroe, ni un antihéroe, no es un ganador, ni un perdedor. No tiene carisma. Es un hombre inteligente y brillante en su trabajo, pero de personalidad gris que lo sacrifica todo por su país. Y es difícil que el espectador  se identifique con un hombre como ése. Pero ése no es un fallo de la película. Ésa es la intención de Eric Roth y De Niro. Y lo logran de manera satisfactoria ayudados por la interpretación del siempre soso Matt Damon. Es que algunos espías, no sólo tienen licencia para matar.

Otros Blogs de Autor