Diario Vasco
img
Asumir ser jefe II
img
Ainhoa Cilveti | 09-08-2017 | 12:56

Comentaba hace una semana lo difícil que puede suponer para algunos aceptar un nuevo puesto de trabajo como jefe de sus propios compañeros, por los cambios y la responsabilidad que este cambio conlleva, y porque en algunas ocasiones, supone dejar de hacer aquello que nos gusta, en lo que somos buenos, y por lo tanto, por lo que nos han ascendido.familiar

Pero no sólo cuesta aceptar ser jefe por este motivo, también puede ocurrir cuando uno trabaja en una empresa familiar, por ejemplo, y por fin debe asumir aquello a lo que estaba predestinado, pero que de momento no esperaba tener que afrontar. En estas ocasiones, tenemos el agravante de que el jefe saliente no siempre acepta bien su nueva condición, lo que aún dificulta más que la persona pueda asumir su nueva posición, ya que va a encontrarse continuamente bajo la vigilancia del antiguo jefe, sin dejarle desarrollarse en sus nuevas funciones y que pueda determinar una identidad como tal. Además, en ocasiones el resto de los compañeros no facilitan la labor, ya que les cuesta verles como los nuevos responsables a quienes rendir cuentas, sin dejarles cambiar de rol. Si a esto, unimos que muchas veces las propias personas se sienten inseguras en su nueva posición, hace que sea difícil poder llevar una buena gestión.friends

Otra de las situaciones en las que cuesta asumir la posición de jefe es cuando se plantea la empresa como una organización en la que trabajan un grupo de amigos, sin querer aceptar que uno de ellos debe asumir el papel de líder, bien porque es el dueño de la misma, o bien porque cara a los clientes y los proveedores, facilita la toma de decisiones y de gestión de la misma. Uno se da cuenta que no es uno más del equipo, sino que está un escalón por encima, y aunque se empeñe en compartir espacio y algunas tareas, llega el momento en el que debe tomar decisiones de gestor, y esto no siempre gusta por igual a todos, ni todos deben tener la misma información, sobre todo lo referente a nóminas, en donde debe primar la confidencialidad de cada trabajador, por lo que no siempre es fácil gestionar una empresa en un entorno de “colegueo”.

Por todo esto, no siempre es fácil asumir el papel de jefe, y debemos tenerlo en cuenta cuando alguien asume este rol, además de ser comprensivos con el aprendizaje de las nuevas tareas a realizar.

Etiquetas

No hay tags a mostrar

Otros Blogs de Autor