Diario Vasco
img
Fecha: septiembre, 2017
Vivir con estrés
Ainhoa Cilveti 27-09-2017 | 7:00 | 0

Vivir una situación de estrés es negativo por sí sola, ya que la tensión que se soporta es grande y hace que la persona se sienta mal en ese momento. Si este momento se alarga, si no se trata de vivir una situación de estrés, sino de padecerlo una larga temporada, o lo que es peor aún, acostumbrarse a vivir con él, no sólo nos perjudica en el entorno en el que lo padecemos, sino que trasladamos sus consecuencias a todos los aspectos de nuestra vida.stres_655x492

Cuando una persona padece durante mucho tiempo una situación de estrés termina de alguna manera habituándose a ella, pero esto no quiere decir que pueda soportarlo durante mucho tiempo sin padecer consecuencias posteriores o que el acostumbrarse indique que pueda soportarlo durante mucho tiempo. Llega un momento, que el cuerpo nos avisa de que la situación se está prolongando demasiado con signos de cansancio o padeciendo cualquier síntoma que perjudica a nuestra salud. Algunos de los síntomas más comunes suelen ser dolores musculares, de espalda, dolores de cabeza o insomnio. Sufrir estas consecuencias hace que aún nos resulte más difícil aguantar la situación de estrés, lo que se convierte en una espiral negativa de la que nos cuesta cada vez más salir.

 

Por otra parte, cuando llega el fin de semana o las vacaciones, el propio cansancio de soportar el estrés nos impide disfrutar de estos momentos ociosos plenamente, lo que suele llevarnos a encontrarnos más frustrados y no haber conseguido ni descansar bien ni desconectar. Para disfrutar adecuadamente de nuestro tiempo de descanso y divertimiento, debemos tener un mínimo de energía, y cuando alguien se encuentra durante mucho tiempo soportando niveles de estrés altos, se encuentra que no tiene fuerzas ni para divertirse.lidiar-con-el-estrs-735x400

 

Por lo tanto, tenemos que mantenernos muy firmes a la hora de aceptar vivir con estrés, ya que como he dicho al principio, no sólo nos afecta en esos momentos determinados, sino que va a ir extendiéndose y perjudicando todos los ámbitos de nuestra vida, incluso a aquellos que nos resultan agradables. La última decisión de cómo queremos vivir depende de nosotros, y aunque no siempre es fácil poder hacer lo que queremos debemos aprender a valorar lo que deseamos y defenderlo de forma contundente, ya que nuestro tiempo y la forma de vivirlo sólo depende de nosotros.

 

Ver Post >
¡¡¡20 años juntos!!!
Ainhoa Cilveti 20-09-2017 | 7:00 | 0

No tenía pensado escribir sobre este asunto, pero ya que el post sale el mismo día en el que cumplo veinte años de casada con mi marido, he decidido tratar este tema, que por otra parte, tanta ilusión me hace. No pretendo dar lecciones a nadie, porque si me paro a pensar en cómo lo hemos logrado, no tengo muy claro cuál ha sido mi aportación para que se haya podido cumplir, pero echando la vista atrás, y analizando lo ocurrido hasta la fecha, creo que estas son algunas de las pautas que nos han ayudado a conseguirlo:20-years

1.- Respetarnos. En todos los sentidos, tanto en el respeto del trato personal como en las decisiones que hemos ido tomando cada uno de nosotros a lo largo de estos años. Considero que el tratarse con respeto es esencial en cualquier relación, y más cuando se trata de una relación tan estrecha. El dicho “donde hay confianza da asco” suele cumplirse, por eso debemos tener cuidado con cómo tratamos a los de nuestro alrededor y tener en cuenta si hay algo que les puede molestar o causar daño.

2.- Ayudarnos. A veces es sencillo saber qué hacer para ayudar a nuestro compañero/a, pero no siempre resulta sencillo “echarle una mano”, con lo que a veces podemos preguntar qué hacer, o simplemente “acompañar” implica ayudar.

3.- Ponernos de acuerdo, negociar. A lo largo de los años surgen muchas situaciones en las que no se está totalmente de acuerdo, pero si uno pone voluntad en llegar a un punto de encuentro, no suele resultar difícil hacerlo. Lo que sí es importante es mantenerse unidos, ya que, en muchos casos, puede haber “agentes separadores”, familia, hijos, amigos…, y lo que tiene que estar por encima de todo, es llegar a un punto de acuerdo.

4.- Tener cada uno su tiempo y espacio. Considero fundamental que cada uno pueda tener su vida y pueda realizar sus sueños. Esto no quiere decir que no tenga que cumplir con las obligaciones familiares, y sí contar con la ayuda de esta para lograrlo.

5.- Divertirnos juntos. Desde luego, si no hubiera disfrutado de estos veinte años y no me lo hubiera pasado tan bien como lo he hecho, no tendría la ilusión que tengo por seguir junto a él al menos otros veinte años.

Espero que no me haya quedado un post muy “ñoño” y poder ayudar, o al menos dar alguna pista,  a las parejas que empiezan a quererse y conocerse para que puedan disfrutar durante mucho tiempo de estar juntas.

Ver Post >
La religión de creer en nosotros
Ainhoa Cilveti 13-09-2017 | 7:00 | 0

“La religión de todos los hombres debería ser creer en sí mismos.” – Krishnamurti

 

Esta es una frase que me encontré no hace demasiado tiempo, y que, sin embargo, he utilizado muy a menudo con mis clientes, ya que creo que si fuéramos capaces de creer desde pequeños en esta fe o religión, seríamos mucho más capaces y autónomos desde la niñez. Desde luego, si en lugar de ir a clase de catequesis, nos enseñaran a confiar en nosotros mismos y a potenciar nuestras capacidades, seguro que, por de pronto, tendríamos una autoestima más alta y más confianza a la hora de tomar cualquier decisión. También estoy convencida que el que ganáramos en confianza, evitaría ciertos problemas escolares y haría que hubiera menos problemas de bullying en los colegios. Por supuesto, no quiero meterme en asuntos religiosos, pero creo que al igual que se nos enseña a tener fe en algo que no vemos, debemos aprender a creer en nosotros mismos, que somos la compañía que vamos a tener toda nuestra vida.689ea053fc794b5f

 

Comenzar a creer en nosotros mismos desde pequeños nos evitaría muchas inseguridades a lo largo de nuestra vida. Creer en uno mismo no significa pensar que somos “súpermanes” o “súperwomes”, sino conocernos más, saber hasta dónde podemos llegar, trabajar nuestros límites y también nuestras debilidades, de forma que vayamos aprendiendo a gestionar mejor cada situación que se nos pueda presentar a lo largo de la vida. Solemos decir que con los años nos sentimos mejor por tener más experiencia y sentirnos más seguro/as anteautoestima la vida, pero si podemos adelantar este momento trabajando nuestros aspectos a mejorar, antes comenzaremos a sentirnos bien y a sentir que controlamos nuestra vida, en la medida en la que esta se puede controlar. Incluso, en este sentido, aprender más de nuestra forma de ser y saber actuar de forma más efectiva nos va a permitir sentirnos menos inseguros y con menos miedo ante los cambios que puedan darse, lo que también nos va a permitir avanzar y evitar situaciones de bloqueo por miedo a lo que pueda ocurrir. Saber que somos capaces de afrontar las diferentes situaciones nos va a ayudar a hacer más cosas y a disfrutar de ellas.

 

Para poder conseguir que las personas que se encuentran a nuestro alrededor crean en si mismas, podemos comenzar escuchándoles y animándoles a cumplir sus sueños, aunque estos sean pequeñas cosas, serán pasos que ganaran en su propia confianza.

Ver Post >
Empieza Septiembre y nuestras metas
Ainhoa Cilveti 06-09-2017 | 7:00 | 0

La semana pasada comentaba la importancia de reflexionar y de dar los primeros pasos hacia el objetivo que tenemos para el próximo verano.  Ahora es el momento de definir cómo hacerlo y de llevarlo a cabo, de tomar las decisiones que nos van a llevar a lograr aquellas metas que nos hemos propuesto, aunque estas sean tan simples como continuar como estamos, siempre hay algo que debemos decidir y pasos que dar.septiembre

En estos casos, suele ocurrir que no siempre tenemos claro qué debemos hacer o qué queremos hacer, por lo tanto, lo primero que debemos hacer es poner en orden nuestras ideas y aclararlas, para poder comenzar a tomar el camino correcto y en la dirección que deseamos. El quid de la cuestión suele ser precisamente cómo lograr aclararnos y tomar las decisiones oportunas: Puede suceder que necesitemos ayuda profesional, contratar un coach, para aclararnos, sin que tenga que ser un proceso largo, simplemente una o dos sesiones que nos ayuden a esclarecer nuestros deseos. O, podemos hacerlo por nuestra cuenta, ayudándonos de técnicas para definir adecuadamente los objetivos. Una de las técnicas es tan sencilla como redactar una lista con las metas que queremos conseguir. No es necesario hacerlo de una vez, es decir, podemos escribir lo que se nos venga a la cabeza en un primer momento, y luego esperar un tiempo para ir añadiendo otras cosas que se nos vayan ocurriendo, o eliminando otras. Es normal que, en un primer momento, no consideremos todas las alternativas que podemos tener, pero que a medida que vamos pensando en ello, se nos puedan ocurrir cosas que ni habíamos sospechado querer. Tener nuestra mente abierta a la reflexión y a la consideración de nuevas oportunidades, nos va a hacer ver más allá de lo que en un principio estamos acostumbrados. Incluso podemos atrevernos a escribir alguna actividad que siempre hemos querido hacer y que nunca nos hemos atrevido a realizar.listado

Una vez hayamos terminado de redactar la lista, debemos repasarla concienzudamente y posicionar nuestros objetivos en orden de importancia en que los queremos lograr, enumerándolos del uno en adelante, otorgándole el uno al más importante. A partir de este orden, podemos empezar a trabajar en cada uno de ellos. Puede ocurrir, que consideremos empezar por uno más sencillo que el que nos parece más importante, y no es mala decisión, ya que conseguirlo nos va a motivar y a impulsar para trabajar el que más nos importa, pero sin postergarlo continuamente.

Ver Post >

Etiquetas

No hay tags a mostrar

Otros Blogs de Autor