Diario Vasco
img
Fecha: noviembre, 2017
La Gran Recogida de Alimentos
Ainhoa Cilveti 29-11-2017 | 7:00 | 0

La Gran Recogida de Alimentos que se convoca todos los años será este fin de semana, los días 1 y 2 de diciembre. Tradicionalmente siempre se celebraba el último fin de semana de noviembre, pero teniendo en cuenta el auge que está teniendo en los últimos años el Black Friday, este año se ha optado por trasladarlo al primero de diciembre, donde muchos ya han cobrado y se respira un espíritu más navideño, que ya sabemos, nos vuelve más solidarios a la mayoría. Una vez esclarecido el porqué del traslado de fechas, me gustaría animaros a que participarais con esta asociación en esta noble causa, ya que me gustaría destacar por una parte la buena labor social que realizan, y por otra la buena gestión organizativa con la que trabajan.fullsizerender-3

El primer día que conocí la organización y su forma de trabajar me quedé impresionada por la buena gestión que tienen y el procedimiento que utilizan para realizar el control de cada kilo de comida que entra en el banco. Lo primero que me vino a la cabeza, y que les transmití, es que debían dar a conocer más la forma de gestión con la que trabajaban, ya que pensaba que era muy buena y que podía venir muy bien para que la gente lo supiera. Desde luego, creo que su labor es muy conocida, que tiene una difusión en medios muy grande, pero que quizá no se conoce bien la transparencia y efectividad con la que se utilizan sus recursos. Uno de los aspectos que más me llamo la atención fue el control de cada kilo de cada producto que se hace, registrando todo lo que entra, sale y se desecha. Por ejemplo, los productos frescos de “último minuto” que entregan los supermercados que colaboran: Se clasifican y se separan, frutas, verduras, carne, lácteos, …anotando también el desecho de cada partida, que normalmente suele ser fruta y verdura que nounnamed se encuentra en buenas condiciones como para ser entregada a partir del siguiente día. Todo se anota y se apunta, llevando un registro exhaustivo de cada producto que entra en el banco. Igualmente, se controla cada kilo que se da a las asociaciones y ayuntamientos, pesando y anotando cada pedido que se prepara.

Destacaría también que la mayoría de las personas que se ocupan de estas labores lo hacen de forma voluntaria sin ánimo de lucro, y que se respira muy buen ambiente entre los voluntarios. Por todo esto, animo a que no sólo se participe donando alimentos y productos de primera necesidad, como pueden ser pañales infantiles y productos para la higiene femenina, sino también colaborando en los supermercados para ayudar en la recogida y en la clasificación que se realiza en días posteriores para que todo lo obtenido pueda gestionarse adecuadamente y llegue a quienes más lo necesitan.

Ver Post >
¡¡Qué pelma soy!!
Ainhoa Cilveti 22-11-2017 | 7:00 | 0

Es la única cosa que me queda clara tras pasar un rato con mis hijos, que soy una pelma de tomo y lomo y que no tengo remedio, no hago más que molestarles constantemente y repetirles las cosas, que por supuesto ellos ya saben, pero que no hacen. Siempre he pensado que como madre no lo haría bien si no estuviera pendiente de decirles lo que tienen que hacer, que por supuesto sería mucho más fácil no hacerlo, y mucho menos cansado, ya que me doy cuenta que mi energía se desvanece cada vez que tengo que volver a repetir y a insistir, al igual que mi paciencia, pero es mi deber de madre, o ¿no?negociar-con-los-hijos262

Podemos solucionar el tener que estar constantemente insistiendo una y otra vez sin dejar de ocuparnos, es decir, sin cambiar el objetivo buscar otro medio de conseguirlo: Planificar con ellos haciendo que se comprometan. Si algo tenemos todos claro, es que estar continuamente oyendo lo que tenemos que hacer no resulta agradable, por lo que podemos llegar a un acuerdo con ellos, de esta forma todos ganamos, ellos por no tener que escuchar constantemente lo mismo, y nosotros por no tener que repetirlo. Para lograr este propósito, vamos a diseñar un plan de acción:

1.- Negociar una planificación. Sentarnos a negociar con ellos lo que queremos conseguir y hacerles ver la importancia de lograrlo sin necesidad de repetirlo. Por ejemplo, “tienes que recoger tu habitación”, hacerles ver que es una parte de sus cometidos y consensuar con ellos qué es lo que tienen que hacer.

2.- Planificar. Realizar una planificación de día, hora o forma de hacerlo, para que quede claro si se hace o no cuando corresponde, y así no tener que estar insistiendo. Si corresponde hacer algún cambio respecto a este punto, debe estar acordado por ambas partes.padres-hablando-hijos-adolescentes-830x553

3.- Llevarla a cabo o atenerse a las consecuencias. Establecer cuáles son las consecuencias de no cumplir con la parte negociada y llevarlas a cabo si el compromiso no se cumple. Debemos tener en cuenta que es una parte importante del aprendizaje, y que deben aprender a responsabilizarse de su parte del acuerdo, por lo que debemos mantenernos firmes en este sentido si queremos que este proceso nos sirva a lo largo de los años de su educación.

Ponernos en acción nos va a permitir disponer de esa energía que malgastamos para poderla utilizar en asuntos que nos resulten más agradables.

 

 

Ver Post >
Generación Z multitarea
Ainhoa Cilveti 15-11-2017 | 7:00 | 0

Se dice que la generación Z, es decir, los nacidos a partir de 1994, poseen la cualidad de ser multitarea por haber nacido “nativos digitales”, por lo que para ellos, realizar una actividad a la vez que están conectados a internet es normal y casi innato. La mayoría de nosotros tenemos algún conocido, amigo, hijo o sobrino de esta edad, al cual cuando te diriges a hablarle es capaz de contestarte sin ni siquiera levantar la mirada para hablarte. Pero ¿son de verdad multitarea o maleducados?

DIGITAL CLASSROOM

DIGITAL CLASSROOM

Una profesora de universidad me contaba el otro día que sus colegas se van acostumbrando a dar las clases sin tener nadie que les mire porque están “entretenidos” en otra cosa, mejor dicho, en algún dispositivo electrónico que están utilizando a la vez que atienden las explicaciones de los profesores. Yo pensaba que este era un acto de mala educación, o al menos, de poco respeto hacia las palabras del profesor, pero parece que tenemos que tener la mente más abierta y entender que ellos son capaces de hacerlo todo a la vez. Esta persona me contaba que había asistido a la conferencia de un importante lingüista, el cual les había hecho ver que si un alumno estaba dispuesto a acudir a sus clases, ya estaba demostrando interés por su asignatura, por lo tanto, si a la vez realizaba otra cosa no había que tomarlo como una actitud negativa, sino todo lo contrario, estar contento por el interés del alumno. Puede ser, que si partimos de que es una generación que está acostumbrada a buscar en internet tutoriales sobre lo que quieren saber, el simple hecho de tener que desplazarse para ir a una clase ya lo consideren bastante respetuoso, pero tengo que admitir que a mi edad hay ciertos asuntos que me cuestan entender.

Group Of Teenagers Sharing Text Message On Mobile Phones

Me imagino ante una audiencia que puede que te escuche, o no, y que ninguno te mira. Me resulta muy difícil tener que hablar o explicar algún tema si no puedo leer en sus caras si me están siguiendo y entendiendo lo que digo, si tengo que insistir en algún asunto o explicar lo mismo de otra forma diferente para que lo puedan entender. Se me hace difícil dar una charla y que mientras tanto mis oyentes no me miren, puedo ser antigua, pero creo que es una falta de respeto no mirar a la gente a la cara cuando te habla, claro que, si miro a mi alrededor, puedo comprobar que cada vez más la gente mira más a su móvil mientras hace cualquier cosa, por lo que imagino deberemos ir acostumbrándonos.

Ver Post >
Cambio de creencias en el trabajo
Ainhoa Cilveti 08-11-2017 | 7:00 | 0

En este post me gustaría presentaros el caso de una persona que por una serie de malas experiencias en el trabajo tenía la creencia muy arraigada de que en el trabajo no se podía estar bien, tener un ambiente laboral normal en el que poder trabajar sin que le faltaran al respeto o se sintiera constantemente humillada. Puede parecer una exageración, pero la verdad es, que no había sido muy afortunada en sus experiencias anteriores, y aunque solemos decir que la suerte se la trabaja cada uno, en este caso sí podemos asegurar que no había tenido buena suerte tras encadenar varias situaciones negativas.83189

Además de padecer durante mucho tiempo esta situación, esta rutina de trabajo le llevó a tener miedo a la hora de buscar un nuevo trabajo, ya que el pensar y creer que otra vez iba a caer en un lugar en el que de alguna manera le iban a tratar mal, le causaba angustia y rechazo a la búsqueda. Posponía continuamente las acciones para encontrar el trabajo que quería, y se centraba en empleos más sencillos a los que podía aspirar por el miedo y la angustia que sentía ante el solo pensamiento de volver a sentirse humillada. Creía que esta era la realidad que le esperaba y lo normal en el entorno laboral.images-1

Durante el proceso, uno de los objetivos fue encontrar un trabajo en el que se sintiera a gusto y realizada, trabajando bien y que le permitiera vivir con dignidad, porque otra cuestión con la que se había encontrado, era que los trabajos en los que mejor estaba, se le estaba pagando de forma muy precaria. Y comenzó a buscar un trabajo, pero se encontró de cara con esta creencia que le limitaba y le impedía dar los pasos necesarios para conseguirlo. Cada vez que adelantaba algún paso, que se activaba y hacía lo que pensaba que debía hacer, a la vez se auto-boicoteaba para no conseguirlo, porque en su fuero interno no quería hacerlo, ya que tenía miedo de encontrarse otra vez en una situación desagradable. Cuando fue consciente de esto, y trabajo directamente para afrontar esa creencia limitante y desecharla, no sólo se atrevió a luchar por un trabajo adecuado a su formación, sino que quiso superarse y avanzar, hasta proponerse estudiar una oposición y aspirar a un puesto mejor. Para esto, primero experimentó con un trabajo más sencillo en el que pudo tener un buen ambiente laboral, dejando a un lado la creencia que le impedía avanzar. Realizar el cambio de creencia le ayudo a lograr lo que quería y a superarse.

Ver Post >
Horario de Invierno
Ainhoa Cilveti 01-11-2017 | 7:00 | 1

Un año más nos encontramos con este cambio de horario, algo que por mucho que me lo expliquen y me lo argumenten sigo sin entender y sin que me guste. Además, cada año salen más voces en contra de este cambio de horario, ya que afecta a nuestra salud, y a la economía de algunos sectores. Pero como parece que de momento poco podemos hacer, y creyendo que al final lo único que defiende son los intereses de algunas empresas con mucho poder, haremos lo que podamos para que nos afecte lo menos posible a nuestra salud.autum

Tenemos que tener en cuenta, que los trastornos que nos afectan sobre todo son anímicos, y que los físicos podemos gestionarlos llevando una buena alimentación, durmiendo las horas necesarias y haciendo ejercicio. Es decir, haciendo todo aquello que nos ayuda a tener buenos hábitos de vida. ¿Pero qué podemos hacer con nuestro estado de ánimo?

El disponer de menos horas de luz, que oscurezca antes y comience a hacer frío nos hace sentirnos más decaídos y con pocas ganas de hacer cosas. Sin embargo, esto lo podemos utilizar a nuestro favor y hacer cosas diferentes que nos hagan sentirnos bien y tener la sensación de aprovechar estas horas de oscuridad.

  • Hacer deportes diferentes que se puedan practicar a pesar de hacerse de noche antes, o adaptar nuestra actividad deportiva a esta circunstancia.
  • Apuntarnos a cursos de actividades que nos diviertan.
  • Aprovechar para estar más en casa y leer.
  • Cocinar platos que llevamos tiempo sin comer por el calor.
  • DESCANSAR.photo-1442508748335-fde9c3f58fd9

El otoño es un periodo de recogimiento en la naturaleza, y esta es una buena propuesta para las personas, seguir el ritmo que la naturaleza nos ofrece y aprovecharlo para descansar. Hay mucha gente que siente su cuerpo y su ánimo sin la misma fuerza que ha tenido durante el verano, y es normal, ya que, durante los meses de primavera y verano, al tener más horas de luz, también causa que las personas se sientan más activas y con ganas de hacer cosas. Por lo tanto, aceptar el momento en el que estamos y aprovechar para descansar o para hacer actividades más tranquilas nos va a permitir recobrar la energía perdida durante los meses anteriores y prepararnos para el frío invierno. Recordemos que, aunque vivamos en ciudades alejados de la naturaleza pertenecemos a ella, y seguir sus ritmos nos ayuda recobrar el equilibrio y recuperar la fuerza.

Ver Post >

Etiquetas

No hay tags a mostrar

Otros Blogs de Autor