Diario Vasco
img
¡¡Qué pelma soy!!
img
Ainhoa Cilveti | 21-11-2017 | 11:05

Es la única cosa que me queda clara tras pasar un rato con mis hijos, que soy una pelma de tomo y lomo y que no tengo remedio, no hago más que molestarles constantemente y repetirles las cosas, que por supuesto ellos ya saben, pero que no hacen. Siempre he pensado que como madre no lo haría bien si no estuviera pendiente de decirles lo que tienen que hacer, que por supuesto sería mucho más fácil no hacerlo, y mucho menos cansado, ya que me doy cuenta que mi energía se desvanece cada vez que tengo que volver a repetir y a insistir, al igual que mi paciencia, pero es mi deber de madre, o ¿no?negociar-con-los-hijos262

Podemos solucionar el tener que estar constantemente insistiendo una y otra vez sin dejar de ocuparnos, es decir, sin cambiar el objetivo buscar otro medio de conseguirlo: Planificar con ellos haciendo que se comprometan. Si algo tenemos todos claro, es que estar continuamente oyendo lo que tenemos que hacer no resulta agradable, por lo que podemos llegar a un acuerdo con ellos, de esta forma todos ganamos, ellos por no tener que escuchar constantemente lo mismo, y nosotros por no tener que repetirlo. Para lograr este propósito, vamos a diseñar un plan de acción:

1.- Negociar una planificación. Sentarnos a negociar con ellos lo que queremos conseguir y hacerles ver la importancia de lograrlo sin necesidad de repetirlo. Por ejemplo, “tienes que recoger tu habitación”, hacerles ver que es una parte de sus cometidos y consensuar con ellos qué es lo que tienen que hacer.

2.- Planificar. Realizar una planificación de día, hora o forma de hacerlo, para que quede claro si se hace o no cuando corresponde, y así no tener que estar insistiendo. Si corresponde hacer algún cambio respecto a este punto, debe estar acordado por ambas partes.padres-hablando-hijos-adolescentes-830x553

3.- Llevarla a cabo o atenerse a las consecuencias. Establecer cuáles son las consecuencias de no cumplir con la parte negociada y llevarlas a cabo si el compromiso no se cumple. Debemos tener en cuenta que es una parte importante del aprendizaje, y que deben aprender a responsabilizarse de su parte del acuerdo, por lo que debemos mantenernos firmes en este sentido si queremos que este proceso nos sirva a lo largo de los años de su educación.

Ponernos en acción nos va a permitir disponer de esa energía que malgastamos para poderla utilizar en asuntos que nos resulten más agradables.

 

 

Etiquetas

No hay tags a mostrar

Otros Blogs de Autor