Diario Vasco
img
Autor: Ainhoa Coach
Disfrutar del Verano
img
Ainhoa Cilveti | 23-07-2014 | 7:00| 0

Llega el verano y con él las vacaciones de la mayoría de los mortales, o al menos, una parte de ellas. Todo el año trabajando y pensando en lo que vamos a hacer durante esos días de descanso, y sin embargo, no por esperadas, siempre somos capaces de disfrutarlas de la mejor de las formas, o al menos, de la manera que más nos conviene en ese momento. Por este motivo, y durante estas semanas, quiero hacer un repaso sobre ciertos aspectos a tener en cuenta, para poder cada uno reflexionar, y elegir qué es lo que quiere hacer y cómo, para sacarle el mayor partido a nuestras vacaciones, incluso para aquellos que no dispongan de días libres, cómo poder aprovechar el verano.

Lo primero de todo es tener en cuenta qué es lo que queremos lograr o cómo nos queremos sentir cuando llegue el final de las vacaciones. Es decir, si lo que pretendo es descansar porque me encuentro física y mentalmente agotada, será mejor que no me sumerja en un viaje en el que me vea obligada a visitar un montón de sitios en poco tiempo. O por el contrario, si necesito desconectar de la rutina y sentir que hago algo de “provecho” durante estos días, será mejor que no me dedique a estar tumbada en una tumbona. Por lo tanto, tengamos muy en cuenta, que es lo que queremos conseguir con estos días libres que tenemos, cual es nuestro objetivo principal: descansar, desconectar, disfrutar de la familia o amigos, iniciarnos en una nueva actividad, estudiar, “vaguear”, conocer nuevos sitios o nuevas amistades… y dependiendo cual haya sido nuestra elección, actuemos en consonancia con ello.

Sé que en estos momentos, muchos de vosotros estaréis pensando que es muy fácil decirlo pero no tanto hacerlo, ya que a veces no se dispone de los medios necesarios, y lo que es aún peor, aunque siempre existen alternativas diferentes para cada objetivo, muchas veces estos no concuerdan con los objetivos de los de nuestro alrededor, familia, pareja, amigos,… Por lo tanto, una vez tenemos claro qué es lo que queremos conseguir, el siguiente paso es consensuarlo con esas personas que lo queremos hacer. No siempre resulta fácil ponerse de acuerdo en lo qué hacer, pero podemos valorar otras alternativas cuando lo consideremos necesario. Si uno está decidido a descansar y el acompañante no está dispuesto a cambiar sus planes más activos, podemos pensar desde irnos por separado de vacaciones hasta buscar una solución intermedia que nos satisfaga a los dos. Lo importante, es que al final de estas, nos sintamos bien con lo que hemos hecho, satisfechos con el resultado logrado y habiendo recuperado la energía.

Ver Post >
Escuchar a nuestros mayores
img
Ainhoa Cilveti | 16-07-2014 | 7:00| 0

Hace una semana hablaba de lo importante que es poner normas a los adolescentes y resistir en el intento. En este momento me viene a la cabeza esa canción que dice “Resistiré” y que debería ser un himno para los padres de los adolescentes.

Ahora bien, ¿Cómo hacerlo? Si nuestros padres consiguieron que nosotros fuéramos “personas de provecho”, ¿Qué nos impide hacerlo a nosotros? ¿Qué ha cambiado? Sé que ahora las cosa podemos verlas más difíciles, pero ¿acaso ellos no lo tuvieron también muy difícil?

Entonces,  parémonos a escucharles cómo lo hicieron, en qué se fundamentaron para lograrlo. No podemos decir que sus circunstancias fueran fáciles, la mayoría de los padres que ahora tenemos hijos adolescentes, por no decir todos,  hemos sido niños que hemos crecido en la transición, en momentos en los que no se sabía lo que iba a ocurrir, en lo que todo cambiaba a un ritmo muy rápido, y que aún y todo, ellos, nuestros padres, supieron qué hacer para que nosotros pudiéramos salir adelante, independientemente de lo que ocurriera con el país. Sobre todo, aquellos que nos encontrábamos en zonas estratégicas y que no se sabía si la educación que estábamos recibiendo iba a servir de algo, como en mi caso estudiar en euskera. Algo, que por otra parte, estaré agradecida siempre a mis padres, ya que sin saber ellos el idioma, apostaron porque yo lo aprendiera.

Entonces, hagamos que los nietos escuchen a sus abuelos, y nosotros mismos, escuchemos a la generación anterior que tan bien nos educó y que consiguió que aprendiéramos a valorar lo que tenemos, algo de lo que oigo continuamente que no saben hacer nuestros hijos.

Quizá, los que aún tenemos que seguir aprendiendo somos nosotros, los padres, de cómo transmitir los verdaderos valores a nuestros hijos, esos valores que creemos no les llegan y que no sabemos cómo transmitírselo. Esto no significa que tengamos que delegar en los abuelos otra tarea más, ellos ya nos educaron a nosotros, ahora sólo les toca mimar a nuestros hijos, pero nosotros sí podemos escucharles de la paciencia que tenían, de la insistencia que ponían y de cómo supieron no decaer en la labor de lograr que hayamos conseguido ser personas.

Ver Post >
Errores de Comunicación
img
Ainhoa Cilveti | 09-07-2014 | 7:00| 0

“Entre

Lo que pienso

Lo que quiero decir

Lo que creo decir

Lo que digo

Lo que Ud. Tiene ganas de escuchar

Lo que Ud. Cree escuchar

Lo que Ud. Escucha

Lo que Ud. Tiene ganas de entender

Lo que Ud. Entiende

Existen 10 posibilidades que tengamos dificultades

para comunicarnos,

pero intentémoslo igualmente”.

Bernard Weber

 

Aunque parezca fácil comunicarnos, aunque creamos que nos estamos expresando bien o quien nos escucha es buen oyente, muchas veces existen interferencias que hacen que lo qué queremos decir, no llegue de la forma en la que queremos que llegue.

 

Es algo que tenemos que tener en cuenta cuando transmitimos un mensaje y queremos obtener una respuesta determinada del mismo. No siempre logramos nuestro objetivo o el resultado deseado con nuestro mensaje, y a veces, nos lleva a crear conflictos que no admitimos o no hemos considerado.

 

Todo esto, nos tiene que llevar a una reflexión, a saber que tenemos que ser muy cautos con lo qué decimos, cómo lo decimos y a quién se lo decimos, para que nuestro mensaje tenga el resultado que esperamos.

 

Sabemos que cuando decimos “te quiero” a alguien que está preparado a escucharlo, puede que lo reciba bien y se sienta querido, pero estoy convencida, que la mayoría de nosotros hemos pasado por la situación de decírselo a quien no estaba preparado para ac

eptarlo, y por lo tanto, hemos sentido que metíamos la pata. Si con una frase tan inocente y tan cargada de buenos sentimientos como esta, podemos tener problemas por parte de quien la recibe, que no puede ocurrir con otros muchos mensajes que mandamos continuamente y sin parar.

Por lo tanto, pensemos en lo qué decimos, en cómo lo decimos y en quién lo recibe, y dando una vuelta de tuerca más, cómo se encuentra la persona destinataria, ya que no es lo mismo recibir un “te quiero” en una realidad que en otra.

 

Si lo hacemos con nuestra mejor de los propósitos, creemos que la otra persona lo recibirá de la misma forma, y no siempre es así, por lo tanto tengámoslo en cuenta.

Ver Post >
No tener amigos
img
Ainhoa Cilveti | 02-07-2014 | 7:00| 0

Puede parecer algo extraño, somos animales sociales, y lo normal es que tengamos con quien relacionarnos, pero no siempre es así, o al menos, no en la medida que nos gustaría. Hay mucha gente que no tiene los amigos que quisiera para poder hacer aquellas actividades que le gustaría realizar.

Hay veces, que se debe a haber vivido fuera, o porque los amigos de la infancia han desaparecido o han ido por un camino en la vida diferente al nuestro. El caso, es que, llegada una edad, mucha gente se siente sola, y no sabe con quién disfrutar de sus tiempo libre.

Puedo asegurar, que es una situación muy triste para quien la vive, y que además, nuestra sociedad no permite socializarse de forma fácil, al menos, hacerlo en persona, quizá sí por medio de las redes sociales, pero esto no termina de llenarnos. Al final, casi todos necesitamos tener alguien con quien encontrarnos al final de una jornada de trabajo o quien compartir un fin de semana de descanso. Estas personas, tampoco necesitan grandes acontecimientos, simplemente quieren tener alguien con quien compartir su tiempo libre, de forma relaja y agradable.

Esta es una realidad que veo en el despacho continuamente, y que tengo que decir, es algo muy importante para la vida plena de una persona. Por supuesto, habrá quien disfrute estando sólo, sin necesidad de dar explicaciones a nadie, y que le cueste entender que otras personas sientan la necesidad de depender de otros, pero es así, y quienes lo necesitan lo pasan mal por no poderlo hacer.

Por este motivo, creo que es fundamental esforzarnos en socializarnos, aunque a veces no nos apetezca en ese momento, o juzguemos a nuestros amigos de forma tan dura, que no queramos estar con ellos.

Aprender a comprender y sobre todo a querer a nuestros amigos, por muy diferentes que de nosotros sean, nos va a ayudar a acercarnos a ellos, a sentirnos parte del grupo y a no sentirnos aislados ni solos.

A veces nos aparta la excusa de estar en pareja, de tener hijos, o mucho trabajo, pero no hay mejor tesoro que los amigos, incluidos en este apartado a la pareja y la familia, y luchar por ello merece la pena. No hay mejor remedio para nuestros males que un buen amigo, una buena conversación con ellos, o disfrutar de ellos en un día de fiesta. No dejemos que nuestra pereza nos lleve a alejarnos de ellos.

Ver Post >
Vacaciones Escolares
img
Ainhoa Cilveti | 25-06-2014 | 7:00| 0

La semana pasada comenzaron las vacaciones escolares, y con ellas, la preocupación de muchos padres de cómo gestionar estas de la forma más adecuada, para sobrevivir a ellas sin que la familia se sienta resentida por ello. Aunque no me gusta dar consejos, sí que voy a daros unas pautas que se trabajan en el despacho, para que podáis disfrutar de esta época del año que solemos estar esperando todos con tanta ilusión.

 

1.- Sentarse en familia para transmitir la necesidad de todos a tener un periodo vacacional agradable. Si es necesario, convocar una reunión, puede ser en una cena agradable en casa, para hacerles comprender que toda la familia necesita disfrutar del verano y que para ello hay que establecer unas reglas.

2.- Hacerlo al principio del verano, para que todos podamos tomar nota.

3.- Establecer las pautas y reglas que tengan que cumplir cada miembro de la familia: tareas a repartir, horarios que cumplir,…

4.- Transmitir el deseo de que todos podemos colaborar en este objetivo común.

5.- Especificar los cambios dependiendo de las actividades semanales.

El verano, aunque parezca largo y con muchas cosas para hacer, termina siendo corto, sobre todo, teniendo en cuenta que hoy en día, los niños hacen un montón de actividades durante el verano. Al final, a los padres, nos queda poco tiempo para compartir con ellos los días libres, pero es lo que hay, y debemos enseñarles a compartir cada minuto en familia y con los amigos, que también son muy importantes.

Que ellos se hagan responsables de su verano, ayuda a que lo podamos disfrutar todos en familia. Por supuesto, ellos tienen que descansar, vaguear, y sentir que están de vacaciones, pero también tienen que entender que sus padres no disponen de tantas vacaciones, y que sienta mal, después de estar todo el día trabajando, llegar a casa y ver que no han hecho nada. Por este motivo, establecer reglas para una buena convivencia, les ayuda tanto a ellos como a nosotros. No olvidemos que marcar reglas a nuestros hijos es algo positivo, y lo que es más importante, y a veces olvidamos, ellos necesitan de esas reglas para sentirse seguros en el ámbito familiar. Todos, o casi todos, tenemos la referencia, de algún amigo al que no se le exigía lo que a nosotros en casa, pero esto no implicaba que se sintiera mejor, sino todo lo contrario, sentíamos que estaba más solo. Por lo tanto, no nos cortemos en decir a nuestros hijos cuales son las reglas para este verano, ellos nos lo van a agradecer, aunque parezca que sea lo contrario. Aprendamos como padres a establecer desde el primer momento los criterios para disfrutar de un buen verano.

Ver Post >

Categorías

Etiquetas

No hay tags a mostrar

Otros Blogs de Autor