Diario Vasco
img
Autor: Ainhoa Coach
Darle la vuelta a la tortilla
img
Ainhoa Cilveti | 17-09-2014 | 7:00| 0

Esta semana ha venido un cliente al despacho tras sus vacaciones. Esta persona, tenía como objetivo en sus días libres descansar y disfrutar de las vacaciones, sobre todo por la necesidad de cargar las pilas que tenía, de coger la energía para afrontar el año, ya que por su trabajo, soporta mucho desgaste a lo largo de los meses de trabajo.

Me cuenta, que al día siguiente de llegar a su destino, sin apenas haber podido desayunar, sufre un pequeño accidente, que le obliga a tener que estar todas las vacaciones inmovilizado, sin poder hacer casi nada de lo que tenía planeado para esos días. Por supuesto, ha podido descansar, pero cualquiera que haya tenido una lesión sabrá que cuando a alguien le duele algo, hasta dormir tranquilamente puede suponer una dificultad. Sin embargo, y a pesar de este panorama, de lo que para muchos de nosotros hubiera supuesto una auténtica “desgracia”, él supo darle la vuelta a la tortilla, disfrutando de la compañía en la que estaba, y descansando todo lo posible, logrando como resultado el mismo que se había planteado como objetivo inicial de las vacaciones. A pesar de que le animaron a volver a casa para encontrarse más cómodo, decidió permanecer donde estaba, pensando que estos días le podían servir de aprendizaje para dejarse mimar por su familia, ya que es algo que normalmente le cuesta aceptar. También pensó que el estar con ellos le podía ser útil para llenarse de fuerza y de energía, algo que necesitaba para afrontar la vuelta al trabajo. 

Por otro lado, antes de irse estaba preocupado por su regreso tras las vacaciones, ya que se iban a dar ciertos cambios en su puesto de trabajo y se veía presionado para afrontarlos de la forma más efectiva posible. Sin embargo, al volver, se ha visto obligado a coger la baja, algo que en otro momento le hubiera supuesto todo un reto, pero que al no poderse valer por sí mismo, no ha tenido otro remedio que aceptar. Sin embargo, una vez más, ha sido capaz de darle la vuelta, de gestionar correctamente desde su casa los cambios que había que hacer, sin que el trabajo se vea perjudicado, y lo que es más importante para él, siendo consciente de que sus miedos anteriores eran infundados, ya que, una vez más ha sido capaz de afrontar las situaciones mejor de lo que ha supuesto en un principio. Por supuesto, no he podido más que felicitarle por su coraje y positividad.

Ver Post >
La Seguridad Acobarda
img
Ainhoa Cilveti | 10-09-2014 | 7:00| 0

Hoy escribo sobre un tema que se me ha presentado en el despacho y que es muy explícito de lo que ocurre cada día en la vida de cualquier persona. Ha venido una persona a trabajar su seguridad ante ciertas situaciones que se le presentan en su trabajo y que muchas veces, o más de lo que a él le gustaría, terminan en confrontaciones, sin tener que ser nada personal.

Esta persona, cansada de ir cada día  a su casa con la carga de estos enfrentamientos sin merecerlos, ha decidido empezar un proceso de coaching para poder afrontar estas realidades y que no perjudiquen a su vida familiar, ya que considera que su trabajo es un medio de llevar dinero a casa, en el que se implica porque le gusta y lucha por él, ya que por las circunstancias actuales no sólo tiene que luchar demostrando su buen hacer, sino también en los despachos, y haciendo que se pague a su empresa lo que otras le deben.

Volvamos al asunto en cuestión, como os habréis podido dar cuenta, es una persona que es muy comprometida con lo que hace, pero que en ocasiones, necesita trabajar su seguridad para poder asumir lo que ocurre en su trabajo.  Esta semana, se ha dado cuenta, a la vez que trabajaba su seguridad, que las situaciones en las que las ponía en cuestión desaparecían mientras que podía lidiar mucho mejor con cualquier realidad. No existen las casualidades, sino las causalidades, es decir, las personas, en general, aunque no debamos generalizar, somos mucho más cobardes con aquellas que trasmiten seguridad que con las que no. Por lo tanto, cuando nos encontramos ante alguien que se encuentra y demuestra estar muy seguro de su trabajo, no se atreve a cuestionar la labor hecha, mientras que cuando se nos presenta ante nosotros alguien que parece indeciso, es entonces cuando cargamos con todo nuestro armamento contra esa persona.

Mi cliente se sentía contento porque creía que había tenido suerte esa semana, mientras que no se daba cuenta que no era suerte, sino su propio esfuerzo por ser más seguro en su trabajo, ya que esto era lo que había modificado el comportamiento de sus clientes, el entender que él estaba tranquilo y satisfecho por lo que había hecho, es decir, se sentí a seguro.

Mi trabajo ha sido muy simple, hacerle ver que era su seguridad la que había impedido que nadie se le tirara al cuello cuando no correspondía, y que en caso de no haberlo hecho bien, que puede ocurrir, sabe cómo actuar para poner remedio a la situación.

Parece miserable, pero, en la mayoría de las ocasiones, sólo nos atrevemos con aquellos que creemos inferiores a nosotros.

Ver Post >
Vuelta de vacaciones
img
Ainhoa Cilveti | 03-09-2014 | 7:00| 0

Esta semana estamos escuchando en todos los medios de comunicación lo deprimidos que podemos estar muchos por volver a la rutina tras las vacaciones. Imagino, que este año teniendo en cuenta la situación económica del país, lo tendrán en cuenta para no herir la susceptibilidad de todos los que no tienen trabajo al que volver, pero aún y todo, siempre me ha parecido, de bastante mal gusto este fenómeno de tener que repetirnos lo desanimados que nos tenemos que sentir por continuar con nuestras vidas.

Es verdad, que en vacaciones, se disfruta mucho, que uno se lo puede pasar muy bien y que normalmente se tienen menos obligaciones, lo que nos hace por unos días sentirnos más libres. Pero de ahí a que se empeñen en que no nos encontremos bien por vivir nuestra rutina me parece un despropósito. ¿Quién es nadie para pensar que la mayoría de nosotros somos desgraciados en nuestra vida y por esto necesitamos las vacaciones para sentirnos bien? Es verdad, que las vacaciones pueden servir, y sirven, para descansar, pero eso no significa que no podamos disfrutar con nuestro trabajo, horarios o actividades varias que hagamos durante el año. Por supuesto, para que te guste tu rutina, tiene que gustarte tu vida, y trabajar por ello, por esto, creo que si alguien se deprime de verdad por volver de vacaciones, lo primero que debería hacer es reflexionar sobre qué es lo que tanto le desagrada de su vida, y ponerse en acción para cambiarlo.

Buscar nuevas ilusiones cada año, nos puede ayudar a motivarnos en el regreso. Los retos nos hacen estar más animados y a sentirnos bien, pero no siempre es necesario tener que buscar nuevos retos, simplemente puede tratarse de mejorar ciertos aspectos de nuestra vida personal o laboral que ya hacíamos anteriormente, o mantener lo que tenemos, que muchas veces no es poco…

Sea como sea, no dejemos que nadie nos diga cómo nos tenemos que sentir, y mucho menos, si nos proponen estar de bajón por el mero hecho de ser septiembre. Aunque empiece a oscurecer antes y comiencen las clases, aún quedan muchas cosas para disfrutar y pasárnoslo bien, por lo tanto, disfrutemos de este mes, que por otro lado y para mi es uno de los más románticos del año.

 

Ver Post >
Disfrutar del Verano VI
img
Ainhoa Cilveti | 27-08-2014 | 7:00| 0

Llevo ya unas semanas hablando de todo lo que se puede hacer durante el verano, o mejor dicho, de aquello que podemos elegir hacer para disfrutar de la mejor de las formas el verano que queremos conseguir, siempre teniendo en cuenta, lo que cada uno de nosotros tiene como objetivo. Algo muy obvio en verano, es disfrutar de la naturaleza, aunque a veces nos cueste darnos cuenta. Es verdad, que, a todos nos gusta en esta época es estar más en la calle, disfrutando del buen tiempo, sin embargo, esto no significa que aprovechemos los espacios naturales que hay en nuestro entorno para disfrutar de ellos. Esta es una buena época para hacer algo tan sencillo como relajarnos caminando por una playa, bosque o parque y cargarnos de la energía que la naturaleza nos ofrece.

Aprovechando estos paseos, podemos hacer uno de los viajes que mejor nos va a venir para entendernos, el viaje a nuestro interior. El verano es un buen momento para escucharnos a nosotros mismos y a nuestro cuerpo, saber qué es lo que este nos dice y qué es lo que necesitamos para retomar fuerzas. En cada caso, y en cada momento, escucharemos mensajes diferentes, por este motivo, estar atentos a lo que necesitamos nos puede ayudar a saber qué hacer y cómo hacerlo.

Ahora que hemos descansado, disfrutado y recargado las pilas, es el momento de ir pensando en la vuelta al trabajo y en hacerlo de la forma más positiva posible. Para conseguirlo, en lugar de deprimirnos, porque se acaban las vacaciones, lo mejor que podemos hacer, es agradecer el haberlas tenido, independientemente de si hemos podido salir de viaje o no. Si hemos logrado con nuestras decisiones hacer aquello que nos proponíamos en un principio, podemos sentirnos contentos, y si no lo hemos logrado, ya que ha habido algo que se ha interpuesto en nuestro camino, podemos aprovechar la ocasión para aprender de la situación y de cómo hemos actuado nosotros. Si lo pensamos bien, siempre hay algo de lo que aprender, por lo tanto algo que agradecer.

Por otra parte, y para continuar con nuestra vuelta a la rutina, en lugar de desmoralizarnos porque ya no disponemos de días libres, lo que podemos es buscar algo que nos ilusione y nos motive a seguir estando bien. “Tener que” trabajar cada día no significa no poder divertirse ni disfrutar de las cosas que hacemos y de todo aquello que nos rodea, incluidos nuestros seres queridos.

Ver Post >
Disfrutar del Verano V
img
Ainhoa Cilveti | 20-08-2014 | 7:00| 0

Durante los meses tediosos de trabajo, a veces nos excusamos con no poder realizar ciertas actividades, que creemos nos pueden resultar beneficiosas. Estas actividades, no siempre son las que nos gustaría hacer, sino simplemente, consideramos que nos convienen. Por lo tanto, es importante distinguir si queremos hacerlas, o creemos querer hacerlas. Si tomamos la determinación de que es algo que sí queremos llevar a cabo, entonces, las vacaciones son un buen momento para ponerlas en acción. Ahora que disponemos de tiempo, podemos comenzar a hacer eso que queremos, caminar, correr, estar con amigos, un deporte determinado, clases de costura, o lo que pensemos que mejor nos viene para sentirnos bien. Tenemos tiempo para dedicarnos a nosotros mismos, y las vacaciones es el mejor momento para emplearlo, ¿qué otra cosa mejor podemos hacer que disfrutar de nuestro tiempo libre?

Por este mismo motivo, lo mejor que podemos hacer en vacaciones es simplificar para sentirnos bien. Sé que a veces es difícil hacerlo cuando se trata de hacer la maleta o de llenar la nevera, muchas veces creemos que más es mejor, pero intentemos que los planes sean simples y fáciles, al igual que nuestras maletas o nuestros menús. Por ejemplo, si tenemos que reunirnos con un grupo de amigos, ¿Qué mejor que hacer una tortilla de patatas, o combinar unos embutidos con una ensalada? No decimos todos que lo importante es estar juntos y pasar un rato agradable, pues hagámoslo de verdad, y no nos liemos con menús imposibles que no te permiten disfrutar de la compañía de los invitados. Por supuesto, esto lo podemos llevar a cualquier aspecto de nuestra vida durante el verano.

Y para continuar siendo sencillos, hagamos esos planes, que muchas veces hemos pensado como estupendos para aquellos que vinieran a conocer nuestra tierra, pero que muchas veces nosotros no hemos hecho. En cualquier sitio en el que vivamos, hay lugares maravillosos que descubrir o que disfrutar, y que en nuestro día a día no los hacemos. Todos disponemos de un paseo que aunque lo transitemos frecuentemente no lo disfrutamos, o puntos en el horizonte que vemos pero en los que nunca hemos estado. Aprovechemos estos días de verano para descubrirlos de cerca, para sentirlos y guardar las sensaciones de estar en ese punto durante el resto del año. Serán un buen sitio en donde poder cargar nuestras pilas y poder continuar con nuestros deberes el resto del año.

 

Ver Post >

Categorías

Etiquetas

No hay tags a mostrar

Otros Blogs de Autor