Diario Vasco
img
CIPÓ, comunicación interactiva
img
UNICEF | 29-05-2007 | 09:51

Testimonio de Eneko Etxebarrieta y Miyuki Okabe, del proyecto Acercando el Mundo. Página web: www.acercandoelmundo.com












Carla Aragão, coordinadora del núcleo de comunicación de CIPÓ. [Etxebarrieta y Miyuki Okabe] 


En Salvador de Bahía, por medio de UNICEF, conocimos la Organización No Gubernamental CIPÓ, que desde hace 7 años trabaja en el campo de la comunicación y la educación. Carla Aragão, coordinadora de su núcleo de comunicación, nos explica en que consiste este trabajo.


CIPÓ cree que es posible promover el desarrollo humano a través del uso de la comunicación porque es una herramienta poderosa en el desarrollo de las personas y de las comunidades ya que promueve la democracia estimulando la participación de las personas, da visibilidad a los intereses de las comunidades y los individuos, permite el intercambio de experiencias, y permite una relación “dialógica”, o sea que las informaciones y decisiones partan desde las discusiones en las que todos los actores sean oídos.



Nuestra misión, nuestro deseo y nuestro sueño, es contribuir a la construcción de una sociedad que garantice la igualdad de oportunidades para el pleno desarrollo y la participación social de niños, adolescentes y jóvenes, a través de la democratización y del uso educativo de la comunicación.


Nos proponemos contribuir a la construcción de la sociedad y no construirla nosotros mismos, eso es un diferencial porque no nos colocamos en la posición de quienes están haciendo o promoviendo sino que incentivamos a las personas a que construyan su realidad, su desarrollo, poniendo a su disposición metodologías, tecnologías y conocimientos.


En CIPÓ tenemos diversos proyectos que promueven el acceso, la democratización y la difusión de la comunicación. Tenemos proyectos que promueven el acceso al uso de tecnologías porque muchas comunidades no tienen posibilidades de acceder a un vídeo, a la fotografía o a la computación grafica. Tenemos proyectos de inserción en el mercado laboral, establecemos colaboraciones con empresas de comunicación para que el joven que pasa por la formación pueda conocer el mercado de trabajo. Además, tenemos diversas estrategias para crear una “audiencia” para que eso sea realmente discutido a nivel de las políticas públicas.


Entendemos CIPÓ como un laboratorio donde experimentamos diversas metodologías para promover ese desarrollo, pero lo que realmente queremos es que la comunicación sea democrática, que todos tengan acceso a la tecnología y que todos puedan producir conocimiento, y para eso, es necesario que el conocimiento sea hecho por voces plurales y no sólo por los medios de comunicación convencionales que son importantes pero muy restringidos. Es vital que la comunicación sea hecha no apenas por los que poseen el poder económico sino que todas las voces, todas las ideologías, tengan su espacio y su lugar en los medios de comunicación.












La escuela es una aliada fundamental para el trabajo de CIPÓ. [Etxebarrieta y Miyuki Okabe] 

Desarrollamos trabajos en tres territorios:
 
En Salvador, la capital de Bahía, enfocamos nuestra atención en la región de Suburbio Ferroviario que es una comunidad muy pobre y posee índices sociales muy graves. Se necesita fortalecer las articulaciones que existen aquí, las asociaciones comunitarias, las organizaciones sociales, los grupos de jóvenes… Creemos que promoviendo la articulación entre las personas, promoviendo la visibilidad de esas comunidades en los espacios mediáticos y promoviendo el acceso de esas personas a las vías de comunicación se pueden fortalecer y con ello tener capacidad de entrar en la agenda pública, en las esferas de discusión pública, lo que llamamos esfera de visibilidad pública. Así ellas tendrán capacidad de producir conocimiento, de elaborar sus demandas y también expresarlas.


También actuamos en Camaçari, una ciudad que cuenta con un polo industrial muy fuerte y concentra mucha riqueza pero que desgraciadamente está muy mal distribuida. Estamos fomentando discusiones y articulaciones dentro de la comunidad para que esa alta calidad de vida de algunos afecte a toda la población.


Por último actuamos también en Feira de Santana, un municipio que es la puerta de entrada para el semiárido, una región muy degradada que tiene una imagen muy negativa, no sólo en los medios de comunicación sino también en el imaginario de la población brasileña. Es una región seca pero en la cual se han probado con éxito diversas tecnologías que permiten convivir con esa sequía y que ahora es necesario extender.


Repetimos que la organización CIPÓ, por si sola, no tiene la menor pretensión de cambiar la realidad, sino de ayudar a las personas para que sepan dialogar entre si, exigir sus derechos, producir comunicación para entrar en la agenda de los medios de comunicación comerciales donde viven y dar visibilidad a sus comunidades.


Es muy importante que se entienda que no estamos hablando de cualquier comunicación.
CIPÓ promueve una comunicación que sea educadora, libertadora, concienciadora y politizada. Entendemos la política como algo que está mucho mas allá del ejercicio de la política partidaria, en el entendimiento de que las personas necesitan entender sus derechos y sus deberes, su capacidad de ejercer ciudadanía, de saber reivindicar sus espacios y los derechos que tienen.


Existe un espacio muy estratégico en la vida de todo el ser humano, la escuela, un aliado fundamental para el trabajo de CIPÓ, porque es un espacio donde pasamos buena parte de nuestra vida. La escuela debe comprender que precisa relacionarse con la comunidad de la misma manera que al contrario, que la comunidad necesita relacionarse con ella. La escuela precisa vivir la comunidad en la que está localizada porque sólo así ella puede promover una educación contextualizada, una educación que dialoga con la realidad de sus alumnos.


Tenemos diversas acciones en colaboración con las escuelas en las que estimulamos a los profesores a utilizar la tecnología dentro de los laboratorios de informática para producir conocimiento, para volver las clases más atractivas, para hablar el lenguaje del niño y del adolescente de hoy. Los niños y jóvenes necesitan tener contacto con la tecnología, ya no es posible pensar en una clase exclusivamente con sillas y una pizarra, es muy poco. Es necesario hablar en el lenguaje de la nueva generación que utiliza no sólo el ordenador sino que vive en función de la televisión, que tiene su vida dictada por la que está puesto en la tele, la escuela tiene que dialogar con lo que está fuera de ella y principalmente tiene que meterse dentro de la comunidad y formar nuevos formadores, formar al panadero, al mecánico del taller, al comerciante,… tiene que hacer que ellos entiendan que son parte fundamental en la educación de aquella comunidad porque si la clase de química se da en la panadería con la fermentación del pan, la de física puede darse en el taller mecánico. En fin, todos se transforman en educadores en ese espacio en el que la comunicación es un medio en el que las personas pueden traer a la visibilidad su realidad, su contexto, sus ideas y expresarse.


Nosotros hacemos parte de una red nacional de ONGs que trabajan con la comunicación como estrategia para el desarrollo, la red ANDI Brasil (Agencia de Noticias por los Derechos de la Infancia)  que divulga la causa de la Infancia y Adolescencia en los medios de comunicación.


Más información sobre CIPÓ: www.cipo.org.br