Diario Vasco
img
Categoría: Uncategorized
“En República Dominicana una niña es un activo económico para la familia”

Elsa Fuente, coordinadora de UNICEF Comité País Vasco, ha visitado recientemente República Dominicana donde ha podido comprobar de primera mano el trabajo que la organización realiza sobre el terreno

dsc_0233

¿Cómo describirías un país al que eminentemente relacionamos con el turismo, pero donde existen otras realidades, probablemente ocultas?

República Dominicana es un país del Caribe de ingreso medio en el que viven más de 10 millones de personas de las cuales el 48% son menores de 18 años, y que efectivamente atrae a millones de turistas pero donde la pobreza no ha dejado de aumentar y el acceso a servicios básicos como salud o educación es desigual. Se ha invertido en infraestructuras pero los servicios son de poca calidad.

Y si nos centramos en el turismo encontramos una doble cara, es cierto que es fuente de ingresos pero también puede generar riesgos para los derechos de la infancia por medio de la explotación sexual y comercial. Y existen zonas como Boca Chica y Puerto Plata donde UNICEF junto con sus aliados está trabajando desde una acción multidisciplinar, con prevención, legislación, reforzando la acción de las instituciones y, lo más difícil, abordando la alta tolerancia social existente.

Escuchamos frases lapidarias como que una niña es un activo económico para la familia o que Republica Dominicana es un país de embarazadas adolescentes. 1 de cada 5 adolescentes entre 15 y 19 años ha estado o está embarazada y el 36% de chicas menores de 18 años están casadas, de las que 12% son menores de 15 años. Cifras de matrimonio infantil similares a países de África Subsahariana

En América Latina y Caribe, 9 de cada 10 niños/as de entre 3 y 4 años están expuestos al menos a un factor de riesgo que afecta negativamente su desarrollo. ¿Cuál es la situación de la infancia en República Dominicana?

Las desigualdades afectan especialmente a la infancia. Hay grupos de niños y niñas excluidos en las zonas urbano-marginales, en las zonas rurales de las principales provincias, en la frontera con Haití, así como en los bateyes (comunidades rurales surgidas en los alrededores de las industrias azucareras que viven en condiciones precarias).

La tasa de mortalidad neonatal asombra a día de hoy, ya que diariamente mueren 13 bebés menores de 28 días, 10 de ellos por causas totalmente prevenibles. A su vez, uno de los grandes desafíos del país es el registro de nacimientos. El 12%  de los niños y niñas menores de 5 años no están inscritos en el Registro y esto supone que más de 175.300 niños y niñas ven vulnerados sus derechos.

img_0953

¿Qué proyectos has tenido la oportunidad de conocer en la isla?

Hemos podido ver proyectos que nos han dado a conocer la integralidad del trabajo de UNICEF en el desarrollo del niño y la niña. Desde la Atención Temprana, fundamental en la franja de 0-3 años, a programas de educación primaria donde el desafío es garantizar que los niños que entren en primero concluyan el octavo grado, y continúen en secundaria. Pero además se trabaja en programas de cultura de paz y hemos podido ver la experiencia de niños y niñas mediadores en conflictos en las aulas. También nos acercamos a la frontera con Haiti en Dajabon, para ver de primera mano el trabajo directo de UNICEF concienciando y apoyando el trabajo del Poder Judicial, el Ministerio y el Cuerpo Especializado de Seguridad Fronteriza y atención y protección a las víctimas de trata.

Y no podíamos dejar de conocer la iniciativa de Hospital Amigo del Bebé donde para recibir dicha certificación desarrollan un control de natalidad de calidad, atención amigable a la madre, un parto limpio y de calidad, lactancia materna y apego precoz, reducción de infecciones durante la atención inmediata al neonato y registro oportuno de nacimiento. Hoy son ya 56 hospitales los que cuentan con oficina de registro civil en sus instalaciones

Hace pocas semanas que República Dominicana ha sufrido el paso del Huracán María ¿qué necesidades tienen los niños y niñas del país?

República Dominicana se encuentra en la ruta de los huracanes y esta amenaza, junto a los efectos del cambio climático, expone a la población y especialmente a los niños y niñas de las zonas más pobres a numerosos riesgos. Los recientes huracanes Irma y maría han afectado a las comunicaciones, los servicios básicos o el transporte y muchas familias han tenido que huir de sus hogares, aunque han tenido suerte de que no tocara tan fuerte como se esperaba.

dsc_0307

Ver Post >
“En Cuba los niños aprenden en la escuela a reaccionar y reducir el riesgo ante los desastres naturales”

María Machicado, representante de UNICEF en Cuba realiza un balance de los daños producidos por el huracán Irma a su paso por la isla:

img_5543_mmachicado-bbc_4

 

Irma ha afectado a gran parte de la isla, de este a oeste, ¿Cuáles son las mayores afectaciones para los niños, niñas y adolescentes en las provincias afectadas?

El huracán Irma ha castigado duramente a las tres regiones de Cuba, especialmente a los municipios al norte de las provincias de Villa Clara, Ciego de Ávila, Camagüey y Sancti Spíritus.  Los informes preliminares del gobierno reportan grandes pérdidas en los sectores de la vivienda, electroenergético, agua y saneamiento, agricultura, educación, salud, telecomunicaciones y  turismo, una de las principales fuentes de ingreso del país.

Unas 60,500 viviendas han sido afectadas, así como más de 2,000 instalaciones educativas, la mayor parte en La Habana, Villa Clara, Matanzas, Camagüey y Ciego de Ávila, (esta última acaparando más del 50% de los centros dañados).  La discontinuidad de la rutina académica y social y la interrupción del curso escolar afecta a la salud psicosocial de niños y niñas y les hace más vulnerables al estar fuera de estos entornos seguros y protectores de aprendizaje, a través de los cuales además tienen acceso a servicios de salud y alimentación.

Al mismo tiempo,  las serias afectaciones a la disponibilidad y calidad del agua incrementan el riesgo de pequeños y mayores ante enfermedades de origen hídrico y vectorial.    Las penetraciones del mar, las roturas en instalaciones sanitarias y el desbordamiento de ríos han contaminado cisternas de todo el litoral norte de los municipios afectados.

 

¿Cuál es el rol de UNICEF y cómo trabaja conjuntamente con el gobierno de Cuba para satisfacer las necesidades más urgentes en respuesta a la emergencia?  

A nivel global, como parte de su mandato, UNICEF es la agencia líder de los clusters de WASH, nutrición, educación y protección infantil en situaciones humanitarias.  En Cuba, como socio estratégico del gobierno, acompañamos los esfuerzos nacionales de respuesta y recuperación.  Trabajamos de conjunto con nuestras contrapartes para conocer y entender el alcance de los daños y e identificar las necesidades prioritarias en los sectores en los que UNICEF es agencia líder para la coordinación de la respuesta en el país: Educación y Agua, Saneamiento e Higiene.

Las autoridades cubanas tienen un gran compromiso y respeto por el rápido restablecimiento de estas condiciones para proteger la salud y el bienestar de niños, niñas y adolescentes afectados por desastres.  Durante toda la semana pasada se reanudaron las clases en todo el país; en las escuelas que no habían sufrido daños, en las parcialmente afectadas dividiendo grupos en sesiones o reubicando alumnos e incluso en casas de vecinos que ofrecían en solidaridad miembros de las comunidades. ¡Sea como fuera, las clases empezaron para todos y todas! Mientras las autoridades también priorizan el restablecimiento regular del abastecimiento de agua a la población y el llamado a extremar las medidas de precaución en el manejo y consumo de agua.

Como respuesta a las necesidades inmediatas de la población, UNICEF ya ha entregado a las autoridades para su distribución 3 millones de tabletas de cloro para garantizar la calidad del agua a 44.000 personas en el municipio más afectado de la provincia de Villa Clara, Caibarien, sumándose al llamado de extremar las precauciones, y apoya el rápido retorno a la escuela de 34.700 niños, niñas y adolescentes con kits de material escolar y primera infancia, así como de recreación para acompañar la recuperación psicosocial.

 

La oficina de país se esfuerza por movilizar fondos para apoyar la rehabilitación de escuelas y el acondicionamiento de sus facilidades de agua, saneamiento e higiene, y el acceso a agua segura e higiene de las familias afectadas en las provincias de La Habana, Matanzas, Villa Clara, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila y Camagüey.

© EFE Ernesto Mastrascusa

  © EFE Ernesto Mastrascusa

A nivel global UNICEF apoya las iniciativas de reducción de riesgo de desastres, ¿Cuál es la experiencia en Cuba?

Cuba está en permanente riesgo de desastres naturales como huracanes, y es muy vulnerable a los efectos del cambio climático.  ¡Unos efectos cada vez más intensos y devastadores, como vemos estos días en una temporada ciclónica muy activa en el océano Atlántico!  En Cuba las políticas públicas del país priorizan la reducción de riesgo de desastres (RRD) y la educación medioambiental desde la misma primera infancia, con un enfoque especial y de género para crear una cultura de prevención y resiliencia.

Desde hace tres años trabajamos en colaboración con el Ministerio de Educación con las comunidades especialmente vulnerables a catástrofes en las provincias centrales y orientales del país en un proyecto para fortalecer la capacidad de niños, niñas y adolescentes de enfrentar los desastres. Es increíble cómo, integrando conocimientos y recursos prácticos básicos sobre desastres, preparación y el funcionamiento de la Defensa Civil en las asignaturas y actividades extracurriculares, podemos empoderar a niños y niñas desde muy pequeños para entender, adaptarse y participar en los esfuerzos de reducción de riesgo de desastres.  A través de estos estímulos, información, discusiones y análisis y la promoción de hábitos, los niños, niñas y adolescentes adaptan sus actitudes y prácticas hacia un abordaje más resiliente ante la adversidad.

Desde la clase de lengua o la de matemáticas, pasando por educación física o plástica, los profesores y profesoras de las escuelas que participan en el proyecto encuentran la manera de incorporar los contenidos esenciales de forma interesante y divertida.  Muchas de estas escuelas tienen huertos con hierbas medicinales que cuidan los estudiantes y cuyas propiedades conocen como sustitutos de medicinas que pudieran no estar disponibles en la farmacia tras un desastre.  La perspectiva única y el valioso aporte de los niños, niñas y adolescentes es irreemplazable, por ello es crucial que nos esforcemos por involucrarles lo máximo posible y darles responsabilidades y liderazgo.

 

Apoya a los niños y niñas afectados por el huracán Irma: <https://support.unicef.org/node/811>

 

Ver Post >

Otros Blogs de Autor