Diario Vasco

img
Fin de semana balsámico
img
Diariovasco.com | 07-02-2013 | 09:14

Una forma de cargar pilas y  librarse del estrés  son los spa y balnearios. Una tradición milenaria que vuelve a estar de moda. Por el camino de la historia, España se ha deshecho de multitud de tradiciones implantadas por las civilizaciones que por aquí transitaron. Pero el culto al agua, implantado por romanos y musulmanes, parece una excepción.

A lo largo y ancho de toda la península abundan los balnearios de aguas termales, y también proliferan los populares spa.

Repasamos algunos de los balnearios y spas de nuestro entorno:
-Balneario de Zestoa (Gipuzkoa)
Cuentan que, en 1760, los perros del Marqués de San Millán se recuperaron de la sarna que sufrían tras zambullirse en las aguas calientes sobre las que se levanta la Casa de Baños de Zestoa. Desde entonces, ilustres como el presidente Manuel Azaña, Pío Baroja y Azorín han acudido para disfrutar de sus tratamientos y comprobar sus supuestas propiedades milagrosas. La monumental fachada de su hotel es el emblema de este balneario, el único que queda en activo de los once que había antiguamente en Gipuzkoa.
- Cuando reabra sus puertas en febrero, el programa de cuatro noches de hotel y completo tratamiento costará alrededor de 105 euros diarios
-Talasoterapia La Perla (Donostia)
Hace más de un siglo, la reina María Cristina estableció en San Sebastián su centro de veraneo y el de su familia. Los baños de mar formaban parte de los placeres refinados de los veraneantes, un placer que unía los efectos terapéuticos a la relajación y el bienestar. El entonces balneario de madera fue sustituido en 1912 por otro más moderno que con varias reformas ha llegado hasta nuestros días.
-Aisia (en Deba y Orio)
En ambas localidades guipuzcoanas encontramos estos hoteles con spa localizados en dos enclaves privilegiados de Gipuzkoa. Ambos incluyen en su oferta tratamientos de hidroterapia, entre otros.
-Termas de Molinar (Karrantza)
Es uno de los dos balnearios que hay en el País Vasco y el único que está en el territorio de Bizkaia. A menos de una hora en coche de Bilbao y en un entorno rural, este centro presume de realizar masajes subacuáticos y con barros. Cuentan que a principios del siglo XIX un jesuita francés descubrió estas termas y que sus muros han sido testigos de gran parte de la historia de la zona. En la década de los sesenta, los padres palotinos compraron esta finca y desde entonces gestionan esta casa de “espiritualidad, acogida, encuentro y relax”, que cuenta con toda clase de hidroterapias.
- Precio: 244 euros por cuatro jornadas de tratamiento y habitación individual.

-Balneario Puente Viesgo (Cantabria)
A poco más de una hora de Bilbao por carretera, el prestigioso balneario de Puente Viesgo utiliza la carta de la gastronomía para ganar la partida a sus competidores. Sus tratamientos termales se completan con un menú que combina los productos pasiegos y la cocina creativa. Sus responsables aseguran que sus tratamientos y las aguas –de mineralización media- sanan diversos problemas de salud.
- Precio: Desde 163 euros por cuatro jornadas de tratamiento y habitación individual.

-Balneario Arnedillo (La Rioja)
En Arnedillo, además de la hidroterapia (sus aguas emergen a más de 50 grados de temperatura) y de la archiconocida chocolaterapia, su balneario también ofrece tratamientos con caviar, cereales, cañas de bambú y, como no podía ser de otra forma en La Rioja, vino. Este municipio, con apenas medio millar de habitantes, promete tranquilidad al urbanita que allí acude a disfrutar de los múltiples tratamientos que ofrece.
- Precio: 68 euros por noche en habitación individual, acceso al circuito spa y pensión completa.
¿Conocéis alguno más en nuestro entorno?

Otros Blogs de Autor