Diario Vasco

img
Etiquetas de los Posts ‘

turismo

El turismo de masas amenaza a las islas más remotas de Tailandia
Diariovasco.com 01-04-2014 | 10:27 | 0

Las islas más remotas de Tailandia como Koh Lipe, antaño a salvo del coste ambiental y social del turismo de masas, se ven amenazadas por la expansión de los vuelos de bajo coste y el desarrollismo sin control.

Las playas de aguas turquesa y arena blanca bajo las sombras de las palmeras son el perfecto reclamo para los miles de turistas que visitan Koh Lipe durante la temporada alta, en la época seca, e incluso durante el monzón.

Con un área de unos 1,6 kilómetros cuadrados, la pequeña Koh Lipe se encuentra en el extremo sur de Tailandia, en el mar de Andamán, dentro del parque natural de Tarutao y al borde de la frontera con Malasia. Se trata de la única isla del parque donde está permitida la urbanización, lo que se ha convertido en una fiebre del hormigón con el turismo de los últimos años.

El turismo ha provocado el crecimiento económico de la isla, con hoteles, restaurantes y bares por doquier, pero también un problema medioambiental por el exceso de basura y social, debido a la situación de vulnerabilidad de la minoría urak lawoy.

Este pueblo, también conocido erróneamente como los “gitanos del mar”, se beneficia llevando de excursión a los turistas en sus botes para visitar otras islas, pescar (aunque en muchos lugares es ilegal) o practicar snorkel.

Estas excursiones dejan montañas de envoltorios de poliestireno en otras islas deshabitadas como Koh Hin Ngam, donde una leyenda del dios de Tarutao amenaza de muerte al que se lleve una de sus emblemáticas piedras negras, aunque nada dice de los que tiran la basura.

Los urak lawoy, que llegaron hace siglos desde los territorios que hoy conforman Malasia e Indonesia y hablan una especie de dialecto malasio mezclado con tailandés, lamentan que los operadores turísticos han ido empujándolos hacia el interior de la isla para poder ampliar sus negocios.

Esta zona, popular por sus playas paradisíacas, la diversidad biológica en las islas y por contar con algunos de los mejores lugares para el buceo, se encuentra un tanto apartada de las rutas turísticas habituales.

Sin embargo, las ofertas de las aerolíneas de bajo coste, que incluyen el vuelo, vehículo y lancha hasta la isla, han provocado un aluvión de visitas, aumentando el número de los turistas incluso en la época de lluvias (entre mayo y octubre).

Un barco navega unos 70 kilómetros desde el continente para recoger la basura, lo que no evita que parte termine en el mar, que la devuelve muchas veces a algunas de sus playas arrastrada por las corrientes, dejando un rastro de botellas y plásticos en la arena. EFE

 

Ver Post >
La estrategia de China para mantenerse como primer destino turístico mundial
Diariovasco.com 24-08-2013 | 11:54 | 0

Antonio Broto | EFE

China, que en 2012 empató con España en número de turistas extranjeros (57,7 millones) pero sufre cierto estancamiento en el sector, ofrece ahora la posibilidad de visitar sin visado cada vez más ciudades del país, una estrategia con la que espera mantenerse en el “top” turístico mundial.

Desde el 1 de enero de 2013, los turistas en un país tradicionalmente estricto en lo que a visas se refiere ya no necesitan ese documento para visitar Shanghái (este de China) y Pekín (norte), pero sólo si permanecen en ellas menos de 72 horas.

Esta exención se aplica a ciudadanos de 45 países, entre ellos España, Brasil, Chile, México y Argentina.

El 1 de agosto, Cantón, principal ciudad del sur del país, se sumó a esta iniciativa; el 1 de septiembre lo hará Chengdu (centro del país y famosa por su reserva de pandas), y a finales de año se unirá a ellas una quinta localidad, Kunming, capital de la turística provincia de Yunnan (fronteriza con Laos y Birmania).

Se espera que lo haga pronto también Tianjin, vecina a Pekín y principal puerto del norte del país.

La idea es una medida de “choque” para contrarrestar, precisamente, los mayores requisitos que desde 2012 se piden a los turistas que viajan a China durante más de tres días: desde ese año, a los visitantes de muchos países se les pide carta de invitación o reserva de hotel, de forma similar a países muy restrictivos en este sector, como Rusia.

Ello hizo que el año pasado China, que en 2010 superó a España por primera vez y se convirtió en el tercer mayor destino turístico mundial, apenas aumentara el número de visitantes (una mera subida del 0,3 %), por lo que en 2012 el turismo español redujo diferencias y hubo un empate técnico entre los dos países.

En 2013, las noticias que desde China llegan sobre la alta contaminación de sus ciudades (algo que no es nuevo, pero que este año se ha reportado más) y la reciente alerta sanitaria por la nueva cepa de gripe aviar H7N9 hacen temer otro año de estancamiento o incluso de reducción de visitas.

Ya en la primera mitad del año, China vio descender un 4,06 % el número de visitantes, hasta los 22,93 millones, y en Pekín (que en febrero alcanzó niveles de polución récord) los turistas bajaron un 14,3 % respecto al mismo periodo de 2012.

Todo ello trastoca los planes de China -vaticinados por la Organización Mundial del Turismo, de la que proceden todos los datos anteriores- de convertirse en el principal destino turístico mundial hacia 2020, aunque por ahora estén lejos de Francia (83 millones de visitantes en 2012) y EEUU (67 millones).

La visa de tres días parece más bien dirigida a turistas de países cercanos, como Corea del Sur, Japón o incluso Hong Kong (para las estadísticas chinas cuentan como visitantes del exterior), y en previsión de más llegadas de turistas de estos países, las grandes ciudades cada vez se dotan de más servicios en otras lenguas de Asia Oriental, así como letreros multilingües.

En 20 años, el país ha triplicado el número de visitantes exteriores, mientras que el turismo interior, antes casi inexistente, ha explotado en los últimos tiempos gracias a un “invento” que no se conocía en el país hace apenas 15 años: los fines de semana, los puentes y las vacaciones.

Sin embargo, la actitud de China ante la llegada de extranjeros al país es compleja y a veces contradictoria.

Aunque este año ha destacado con grandes titulares las políticas de exención de visados, al mismo tiempo cada vez es más complicado para los ciudadanos de otros países lograr visa para trabajar o hacer negocios en el gigante asiático.

De hecho, el 1 de septiembre, mismo día en el que una ciudad más se añade a la lista de urbes “libres de visa” para 72 horas, entrarán en vigor nuevos requisitos y trámites para la emisión de visados de trabajo y negocios que harán aún más complicada su obtención.

Además, aumentarán los supuestos en los que un residente de otro país puede ser considerado “inmigrante ilegal”, ya que según la nueva normativa “cualquier extranjero que se mude a cualquier área fuera de aquélla en la que su estancia está restringida” estará cometiendo irregularidades.

No se sabe por ahora cuál será la penalización contra estos “inmigrantes ilegales”, se barajan multas de hasta 500 yuanes (unos 80 dólares, unos 60 euros) por día de residencia irregular, detenciones de hasta 15 días e incluso deportaciones en los casos más graves.

Las nuevas normativas, de las que todavía no se conoce por completo su contenido, han causado cierta alarma entre la comunidad extranjera residente en China.

Ver Post >
Saas Fee te dejará helado
Diariovasco.com 12-01-2013 | 11:34 | 0

Por: PEDRO SOROETA

Saas Fee es una pequeña localidad suiza situada en el suroeste del país helvético, más concretamente en el cantón de Valais. Allí, la nieve está asegurada durante todo el año gracias al majestuoso glaciar Allain, cuyo pico, el Allainhorn, alcanza los 4.027 metros.

Nos situamos, por tanto, en Suiza, uno de los sueños para los amantes de los deportes de la nieve que, aunque con fama de cara y lejana, hoy en día tiene unos precios no tan inasequibles. En realidad, lo que nos encontramos en este punto es un paraíso no sólo para los forofos de la nieve, sino también para montañeros expertos y no tan avezados en la montaña.

En este enlace puedes ver en imágenes todo el esplendor de la estación.

 

 

Estamos en un glaciar rodeado de nada menos que dieciocho picos de más de 4.000 metros de altura.
La vista desde Saas Fee, en un día despejado, impresiona. El pico principal de la zona, el más alto, es el Monte Rosa (4.634 metros), pero lo que da vida a este pueblo alpino es el glaciar Allain, que permite esquiar todo el año, excepto en los meses de mayo y junio, en los que las pistas se cierran no por falta de nieve, sino para hacer el mantenimiento de los remontes.

¿Es cara Suiza?

Pero hablábamos de Suiza y lo que cuesta o no cuesta llegar hasta allí. Antes era más latoso porque había que desplazarse hasta Madrid o Barcelona para coger un vuelo de Swiss Air, que tiene un billete de ida y vuelta a Zúrich, pero ahora existe también un rápido Bilbao-Ginebra. Después, para llegar hasta cualquier estación, como la de Saas Fee, pueblo situado a casi 1.800 metros de altura, hay que coger un tren desde el mismo aeropuerto -la red de ferrocarriles suizos funciona bien- hasta la localidad de Visp, para allí terminar el viaje en autocar hasta la entrada de Saas Fee, a la que los suizos denominan “la perla de los Alpes”.

La circulación de vehículos a motor está prohibida, por lo que sólo se puede circular con coches eléctricos. El respeto al medio ambiente convierte la localidad en una villa peatonal, lo que le da un aspecto, si cabe, más acogedor todavía.

Las antiguas casas de madera dan también su toque especial a Saas Fee, en donde se ubican numerosos y cómodos hoteles en los que hay ofertas de una semana por poco más de 800 euros, que incluyen los vuelos, los billetes de tren ida y vuelta en segunda clase desde el Aeropuerto de Ginebra o Zúrich hasta la estación de destino, incluyendo conexión en bus desde la estación de tren de Visp a la terminal de autobuses de Saas-Fee, más siete noches, alojamiento y seis días de forfait para todos los remontes de Saas Fee.

El precio de los forfaits de día es parecido al de estaciones más cercanas para nosotros, pero hay que tener en cuenta que Saas Fee cuenta con 145 kilómetros en total de pistas esquiables y los niños menores de 9 años no pagan.

La subida al glaciar Allain no es apta para las personas con vértigo. Son necesarios, primero, dos telecabinas y luego, un metro alpino. Al telecabina se accede andando desde los hoteles o en el coche eléctrico de los mismos y para hacer el cambio del primero al segundo no hay más que recorrer unos metros.

Luego, el metro alpino más alto del mundo, nos lleva por dentro de la montaña hasta los 3.500 metros de altura. Una vez allí podemos calzarnos los esquís o la tabla y, en temporada alta, descender por pistas que suman los ocho kilómetros de longitud, hasta el mismo pueblo de Saas Fee. Es decir, un descenso de nada menos que

1.700 metros de altitud

En contra de lo que mucha gente cree, para esquiar en Suiza o en este caso en Saas Fee no es necesario ser un esquiador experto. Es suficiente con tener un nivel medio, ya que aunque sólo hay una pista azul (fácil), la mayoría son rojas (difíciles), pero muy asequibles para los que tengan un nivel aceptable.
Además, en la parte baja de la estación, hay varias zonas para los no iniciados o esquiadores no tan experimentados.

Todo esto, durante la temporada habitual. Fuera de ella la cosa cambia ya que a la hora de esquiar en este glaciar, como en todos, hay que extremar las medidas de precaución, hacer caso siempre a las indicaciones y, a ser posible, conocer un poco la zona, ya que un glaciar no es una pista de esquí al uso y nos podemos llevar más de un disgusto con las grietas tapadas por la nieve. Pero, como sucede siempre, esquiando en las pistas balizadas el riesgo, en principio, no existe.

Algo más que esquí

Pero, como decíamos al principio, en Saas Fee no todo es esquí. En los pueblos cercanos de Saas-Grund, Saas-Almagell y Saas-Balen las tradiciones del Valais siguen omnipresentes.

Así, nos encontramos con escalada sobre hielo, excursiones con antorchas o una espectacular pista para el descenso en trineo, en Saas Grund, que tiene nada menos que once kilómetros de largura y a la que se accede en un teleférico que parte también de Saas Fee, pero hacia otra montaña. Además, una vez a la semana, además, abre por la noche.

Luego, a media tarde, cuando la nieve y el frío de las pistas dan paso al relax y es obligado reponer fuerzas, nos encontramos con una variada oferta de restaurantes en los que, como en las tiendas, los precios nos recuerdan que nos encontramos en Centroeuropa.

Como es habitual en Suiza, la costumbre es reponer líquidos nada más terminar la jornada de esquí, en los bares abiertos al aire libre, pero con estufas, que ofrecen música y un buen ambiente. A ellos acuden los esquiadores con sus botas de esquiar puestas. En estos bares se pueden dejar los esquís y las tablas fuera. Algunos alargan la tarde hasta que oscurece y por ello no es tan extraño encontrarse ya bien entrada la noche a algunos “paseando” por el pueblo con las botas de esquiar todavía puestas y los esquís al hombro, algo impensable aquí, en donde el cambio de calzado nada más quitarse el esquí es obligado.

En cuanto a la gastronomía, es obligado degustar el consomé suizo, para entrar en calor, y la raclette, plato típico de la zona con queso fundido -por supuesto-, verduras y patatas asadas.

Para “regarla”, lo más recomendable es un buen vino de Valais. Los nocturnos encuentran lo que buscan en “Popcorn”, que es a la vez tienda y pub y “Poison”, aunque el precio de las copas oscila entre los 12 y los 14 euros.

A TENER EN CUENTA

Restaurante giratorio

A nada menos que 3.500 metros de altura nos encontramos con el Mittelallain, el restaurante giratorio más alto del mundo. No se nota el movimiento pero pero gira 360º en una hora, lo que permite a los visitantes contemplar los espectaculares picos de más de 4.000 metros que rodean el glaciar. Unas vistas impresionantes.

¿La estación más grande de Europa?

Los representantes de las estaciones de Zermatt y Saas-Fee han confirmado que están en negociaciones para unir los dos dominios esquiables mediante remontes mecánicos, en principio, un teleférico y varios telecabinas. La unión de Saas-Fee con Zermatt, Cervinia y Valtournenche, daría lugar a la estación de esquí mas grande de Europa y a la vez a una de las más grandes de todo el mundo. A los dominios ya existentes se añadiría un enorme espacio esquiable entre los glaciares.

Un paraíso blanco

Telecabinas de 30 personas de capacidad sirven para transportar a los esquiadores y amantes del snow hasta los 3.500 metros con rapidez. Luego, kilómetros y kilómetros de pistas están a disposición de todos los esquiadores de cualquier nive, para hacer un largo descenso hasta la misma localidad de Saas Fee, de donde partimos.

Nieve todo el año

El espectacular glaciar del Allain permite que se esquíe todo el año en Saas Fee. En verano son más de veinte los kilómetros esquiables en la parte más alta de la estación. Durante la temporada son 145 los kilómetros esquiables. Además hay una pista de trineos de varios kilómetros con unas vists espectaculares.

El metro más alto

Para acceder a la parte más alta de la estación hay que subir en los teleféricos, pero la última parte de la subida, hasta 3.500 metros, se hace en el metro alpino más alto del planeta, que escala por dentro de la montaña durante siete minutos aproximadamente, en los que se nota la altura y se taponan los oídos por el cambio de presión.

 

DATOS

Avión: De Barcelona a Zúrich, ida y vuelta desde 134 euros y a Ginebra desde 64. De Madrid a Zúrich desde 161 y a Ginebra desde 85 euros. Incluye23 kilos de equipaje, comida y bebida a bordo y equipo deportivo de invierno (botas, bastones y esquís o tabla). Toda la información de los vuelos a Suiza en la web www.swiss.com/spain
Trenes suizos: la mejor forma de viajar en este país hasta las estaciones de esquí es con el pase del tren. La web de los trenes es www.swisstravelsystem.ch.
Información: Todos los datos necesarios para viajar a Suiza están en la web www.MySwitzerland.com.

 

Ver Post >

Otros Blogs de Autor